Opinión

‘Plou: puta Espanya!’

‘España ha llegado a ser, para mentalidades rudimentarias, la encarnación del mal. Peajes, balanzas fiscales: todo son agravios. Aquí la gente está convencida de que los catalanes pagamos más que el resto de españoles. Y si el bosque se quema, siempre hay un simple que dice que ha sido culpa de españoles, y se lo reímos. Son todo mentiras, pero nadie se esfuerza en desmentirlo’.

Jesús Royo
Martes, 9 de octubre de 2012 | 08:46

Es la versión catalana del piove, porco governo de los italianos. Un invento que resulta muy práctico para endosar al vecino todas nuestras caquitas y aparecer así ante el mundo y ante nosotros mismos mucho más guapos y relucientes. Es un elemento fundamental en la implantación subliminar del nacionalismo: España es la causa de todos nuestros males y desgracias. Más aún: es el mal por antonomasia. D’Espanya, ni gent ni vent. España es tan mala, que la misma palabra ya mancha, y hay que evitarla. El español, en consecuencia, es un ser ontológicamente perverso del que hay que huir. En las manifestaciones se utiliza como insulto: “Espanyol el que no boti“. En Cataluña, si dices que eres español te la juegas: ¡es que vas provocando, hombre! Textual: a mí me sucedió hace una semana.

La hispanofobia es algo fundamental en el montaje del independentismo. Algo o bastante. Y cabe preguntarse: ¿de dónde viene esa manía contra España? ¿De la leyenda negra? ¿Del ancestral autoodio de los españoles, que retrataba el poeta Bartrina, catalán por cierto, “si alguien habla mal de España, es español”? Recuerdo que en mi infancia (años cincuenta) en las parroquias y entre boyscouts se cantaba La muntanya venerada cambiándole la letra: “Quan Espanya sigui morta… Catalunya encara forta alçarà son front altiu“. Franco también contribuyó, y mucho, en el descrédito de España, abusando del nombre, el sentimiento y la bandera, apropiándoselo y dejándolo casi inservible para su uso en democracia: tanto, que a veces pienso que los nacionalistas de ahora no son más que el reverso y al mismo tiempo la continuación lógica del franquismo.

La gran inmigración de los años 60-70, que dobló la población de Cataluña, tuvo también gran importancia en el desprestigio de España y el correspondiente prestigio de Cataluña. Por un lado, los catalanes nativos veían venir de España gentes más pobres que ellos, con quienes competían en el trabajo, en el espacio y hasta en las novias. Igualar España a pobreza y Cataluña a riqueza era una manera de retener la primacía de los nativos ante los competidores recién llegados. Por otro lado, los inmigrantes dejaban en su tierra un pasado incómodo y llegaban a otra tierra que esperaban que fuera mejor. Su propia biografía representa España como lo que se deja atrás, y Cataluña como lo que se adquiere. Ellos también reforzaban la ecuación España-mala Cataluña-buena. Todos esos factores, debidamente explotados por el nacionalismo reinante, han contribuido a la situación actual: España es motivo de vergüenza, mientras Cataluña lo es de orgullo.

España ha llegado a ser, para mentalidades rudimentarias, la encarnación del mal. Peajes, balanzas fiscales: todo son agravios. Aquí la gente está convencida de que los catalanes pagamos más que el resto de españoles. Y si el bosque se quema, siempre hay un simple que dice que ha sido culpa de españoles, y se lo reímos. Son todo mentiras, pero nadie se esfuerza en desmentirlo. Y así crece la bola. Como las leyendas que corrían sobre los judíos, que si comían niños, que si traían la peste: el caso es que llevaron a la masacre del Call de Barcelona, Lérida y Gerona (1391), y acabaron en la expulsión del siglo XV: toda una limpieza étnica.

La hispanofobia existe, pero lo terrible es que esté bien vista en Cataluña, a todos los niveles, y que hasta los intelectuales simpaticen con ella. Algunos de ellos descaradamente la alimentan, está claro, y quizá cobran por ello. Es hora de desprestigiar a los hispanófobos, y de restaurar el apego a España como Estado: o sea, garantía de igualdad, libertad y democracia. Con bandera incluida: y quien tenga complejos, allá él.

Jesús Royo es catedrático de Instituto de Lengua catalana y licenciado en Filosofía

Temas: ,

59 Comments en “‘Plou: puta Espanya!’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. lumi - Miércoles, 10 de octubre de 2012 a las 18:46

    El dia 12 de octubre los conductores de tmb con pancartas en contra de la casta politica catalana y

  2. Ciudadano de Cataluña - Miércoles, 10 de octubre de 2012 a las 19:52

    Efectivamente Coque, nadie da nada a nadie por la cara, excepto Cáritas. A mí me trajeron a Cataluña mis padres siendo muy niño, y puedo certificar que los principios de cualquier persona modesta y trabajadora, que emigra para mejorar su vida y la de los suyos, generalmente son malos, por no decir muy malos, hay que tener en cuenta, que nos encontramos con una lengua extraña, las relaciones con otros niños eran un poco recelosas al principio, no es lo mismo vivir en un pueblo del interior que en la costa, eso nos pasó a nosotros, por tanto, los cuatro hermanos la más pequeña con 2 años no lo notó, pero los otros tres sí, por lo que nos integramos no sin a veces sufrir la hostilidad incomprensible de los otros niños, no era lo mismo emigrar en los 50, que en los 60 o 70, ya que en los 50, no había aún mucha emigración, ni barriadas de castellanos parlantes como en el Baix Llobregat. En definitiva, con sufrimientos y necesidades fuimos saliendo adelante, y ampliando la familia con otro hermano. Mi padre consiguió afianzarse en el M.O.P.U. como técnico en recursos humanos hasta su jubilación, y hace unos años falleció, y teniendo siempre presente su procedencia, Extremadura, mi madre con 90 años, vive con sus recuerdos, rodeada de sus hijos, nietos y bisnietos, jamás le he oído decir una mala palabra sobre Cataluña, lo contrario de estos nacionalistas radicales que continuamente están en el candelero con su delirio separatista. Para terminar, lo que somos, lo que tenemos y la vida que llevamos, nos la hemos ganado, nadie nos ha regalado nada, ni antes ni ahora que dependo del Estado. Cataluña nos acogió y proporcionó trabajo, nosotros colaboramos en hacerla rica y pujante dentro de España, por tanto hemos hecho lo suficiente para no sentirnos extraños en ningún sentido, y si protestamos, no lo hacemos contra Cataluña, si no contra unos gobernantes que con sus soflamas de adoctrinamientos, nos quieren llevar, mejor dicho, quieren llevar a sus palmeros hacia un camino suicida, y con ello la fractura social y familiar de los ciudadanos de Cataluña.

  3. Marta - Jueves, 11 de octubre de 2012 a las 10:08

    Ignorant, la dita és: De ponent ni gent ni vent.

  4. Josep M. - Jueves, 11 de octubre de 2012 a las 10:51

    Jesús, tu no llegeixes els diaris?

  5. jesús royo - Jueves, 11 de octubre de 2012 a las 12:32

    a la Marta: doncs sí, sóc ignorant, i per això m’agrada aprendre.dels savis. Segurament se’m va travessar l’altre refrany equivalent, “De Espanha, ni bon vento, ni bon casamento”.
    Al Josep Maria: sí que els llegeixo, però no sé si els llegim igual…

  6. Josep M. - Viernes, 12 de octubre de 2012 a las 00:46

    Com que veig que el Jesús Royo no troba arguments perquè els catalans n’estiguem fins al capdamunt dels governs espanyols i d’alguns dels seus ciutadans li n’oferiré uns quants:

    Si dejamos las razones identitarias a un lado y nos centramos en el día a día, ¿quién puede defender el expolio que padecen todos los catalanes, independientemente de si se sienten españoles o catalanes?

    ¿Quién puede defender que España robe a Catalunya 60 millones de euros al día a partir del déficit fiscal?

    Quién puede defender que los estudiantes catalanes reciban sólo el 5% de todas las becas del estado y los estudiantes de Madrid reciban el58%?

    ¿Quién no querría ver aumentada la renta per cápita anual de los catalanes en unos 2.400€ al año si tuviésemos seguridad social propia?

    ¿Quién puede defender que el “Ministerio de Cultura” haga un gasto anual por cada español de 47€ y por cada catalán sólo de 5€?

    ¿Quién querría viajar con el 40% de los trenes construidos por el Estado durante la década de los 70 que se consideraron obsoletos y que aún circulan por Catalunya, mientras que Madrid sólo tiene el 4%?

    ¿Quién no querría ver a su país 7 veces más rico como dijo el Premio Nobel de Economía Aplicada en la UB el pasado mes de mayo?

    ¿Quién puede defender que 1 de cada 3 años el Ministerio de Fomento noinvierta nada de nada en Catalunya?

    ¿Quién quiere, pese a ser catalán y sentirse español, que cada año nos roben 20.000.000.000 de euros (11% del PIB), siendo así la región del mundo que sufre más déficit por parte de su gobierno? ¿Realmente sentirse español en Catalunya compensa eso?

    Como residente en Catalunya, ¿quién puede tolerar que por cada 12,7 millones de euros que se invierten en medio-ambiente en el aeropuerto de el Prat, se inviertan 300 millones al de Barajas?

    Por muy españolista que uno sea en Catalunya ¿se puede defender que entre 1985 y 2005 sólo se hayan construido en Catalunya 20km de autovías mientras que en Madrid se hagan cerca de 900 en idéntico periodo? ¿Se puede aceptar y no protestar cuando en Catalunya sólo se invierte un promedio del 12% del PIB español anual pese a aportar el 22% del mismo PIB español?

    ¿Se puede aceptar el agravio que hemos sufrido con el AVE? En Catalunya, por el AVE, el gobierno invirtió 316€ por catalán, pero en el mismo año invirtió 1.198€ por andaluz, 894€ por madrileño,574€ por aragonés y 407€ por castellanomanchego.

    ¿Se puede aceptar pagar peajes y más peajes?
    Con la dependencia de Catalunya con respecto a España nosotros los catalanes, independientemente de si nos sentimos españoles o catalanes, estamos perdiendo la oportunidad de vivir mejor. Estamos perdiendo la oportunidad de dar un futuro mejor a nuestros hijos.

    España es un mal negocio a nivel cultural, pero sobre todo a nivel económico, y lo es porque tratar a Catalunya como una colonia forma parte de su leitmotiv nacional.

  7. Al Loro - Viernes, 12 de octubre de 2012 a las 06:52

    BEJOTA – Martes, 9 de octubre de 2012 a las 19:09

    Como vuelvas a decir “Puta Espanya” te vas a la calle. Te advierto.

  8. Los catalanes vamos a misa - Viernes, 12 de octubre de 2012 a las 06:53

    Ay Jesús, que mal rollito…

  9. Catalan-Andaluz - Viernes, 12 de octubre de 2012 a las 10:59

    Señor Romualdo, independientemente de que estemos de acuerdo o no, le doy las gracias por su educada y equilibrada contestacion, es usted un señor, lamentablemente no puedo decir lo mismo de otros que han tergiversado, malintencionado y distorsonado tanto mis palabras como la realidad, para los demas poco puedo añadir a lo dicho por el señor Josep M, son razones de peso sin discusión alguna y el que ponga objeciones es simplemente porque no vive aqui, solo añadire una razon mas para quitarse complejos y aceptar la independencia, Catalunya pretende formar parte de la comunidad Europea, eso implica que estara sometida a las mismas leyes , a la misma libertad de movimiento y al mismo respeto hacia personas e instituciones de “toda Europa”

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.