20.10.2012 | 16:35
 

UPyD ha presentado un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Supremo contra la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) de mantener la exigencia de presentar el aval de, al menos, el 0,1% de los electores (esto es, 5.530 firmas para la circunscripción de Barcelona) establecida en el artículo 169.3 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) -que, en Cataluña, actúa como norma supletoria, al no haber una ley electoral autonómica-, a todos aquellos partidos que no obtuvieron representación en las anteriores elecciones. UPyD considera que la resolución de la JEC ‘vulnera el principio de pluralidad política’, y recuerda que la Generalidad no incluyó la exigencia de los avales en su convocatoria inicial.

3 Comments

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Susana - Sábado, 20 de octubre de 2012 a las 18:50

    Hoy hay 40 afilaidos de UPyD buscando firmas ¡LO VAMOS A CONSEGUIR!

  2. Erasmus - Sábado, 20 de octubre de 2012 a las 18:54

    ¡NI UN SOLO VOTO NO INDEPENDENTISTA PARA CIU EL 25N!

    Nadie que no sea independentista debe dar su voto a CiU el 25N, porque al hacerlo estará favoreciendo la independencia que no quiere.

    El objetivo de CiU (y la prisa por alcanzarlo) lo ha expresado Artur Mas, ya como candidato y presidente en función electoral. En palabras muy recientes, de Octubre 2012: “La independencia de Cataluña es imparable”, ha dicho. El objetivo de CiU y de Mas -tienen prisa por alcanzarlo, pues temen que el paso del tiempo lo vuelva más difícil- es lograr la independencia, el Estado propio.

    Los que no somos independentistas tenemos que lograr que ni un solo voto no independentista vaya el 25N a CiU, esto es, a la candidatura del señor Mas. Serviría para fortalecer a la única fuerza independentista catalana preocupante, que es CIU. Las demás no lo son.

    Si logramos que CiU no sea la fuerza más votada el 25N habremos asestado un duro golpe al independentismo. Nos lo puede facilitar el que haya 4 candidaturas independentistas para el 25N (CiU, ERC, SI, CUP) que se repartirán el voto independentista. ¡Solo el voto independentista!

    Ningún no independentista debe dejarse engañar por la hipocresía de Durán Lleida, que busca retener en CiU votos que es normal que ante el desafío independentista de CiU vayan al PP catalán. Durán Lleida engaña cuando dice que él no es independentista sino confederalista. Ser confederalista es ser independentista, pues una confederación lo es siempre de Estados independientes. Vale ya de manipular el lenguaje.

    Que CIU salga debilitada de la cita electoral del 25N es la mejor manera de frenar al independentismo en Cataluña.

    Tengámoslo claro: el problema de la secesión y el del semitotalitarismo que ha implantado en Cataluña CiU (la educación manipulada, el ‘periódico ‘único’, ¡La Vanguardia boletín orgánico de CiU!) para imponer ese objetivo antihistórico debe tener, y lo tiene, una solución democrática a través de la dinámica de las fuerzas políticas.

    La gran ocasión para derrotar a CiU (no se lo que es el nacionalismo difuso, lo que cuenta es esa organización concreta como aparato de poder dirigida por un núcleo duro de fanáticos peligrosos) son las presentes elecciones autonómicas. La para Mas interminable precampaña y campaña (quedan 5 semanas y fracción para desmontar el frágil discurso de Mas) y la votación del 25N.

    “Debilita la mano que te abofetea”. Dice Duverger, el mejor politólogo del siglo veinte.

    Erasmus

  3. Manel - Domingo, 21 de octubre de 2012 a las 13:30

    Yo ya he firmado, si ya se, las posibilidades de logran un diputado son remotas, pero no por ello hay que lanzar la toalla, esto no es un sprint sino una carrera de fondo y poco a poco UPyD irá a más. ¡Ánimo a sus afiliados!.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.