Opinión

España, ¿triunfo de la conjura?

‘En Cataluña, los primeros indicios de la búsqueda de una identidad propia y distinta de la aceptada comúnmente como española se situán entre la tercera y la cuarta década del siglo XIX y se inscriben en lo que se conoce históricamente como Renaixença. Se trata de un movimiento cultural, sumamente minoritario, impulsado por la intelectualidad burguesa con un claro componente clerical y religioso, mientras que en 1895, en pleno auge de la industrialización, Sabino Arana, padre del nacionalismo vasco, funda el Partido Nacionalista Vasco (PNV)’.

Ramón Ibero
Sábado, 10 de noviembre de 2012 | 12:04

A finales del siglo XVIII tienen lugar en Gran Bretaña los primeros de una larga y nutrida serie de avances técnicos de aplicación práctica que muy pronto abarcarán grandes parcelas de la actividad humana, incluida su organización sociolaboral, y, superando fronteras nacionales, se difundirán en amplios territorios de la Europa central y septentrional, hasta cristalizar por último en lo que el historiador Arnold Toynbee va a llamar Revolución industrial.

La máquina de vapor, movida por carbón, constituye sin duda la invención más decisiva de ese fenómeno histórico, ya que impulsa no sólo la industria siderúrgica y buena parte de la industria textil, junto con la minería, sino también los medios de transporte y comunicación terrestres y marítimos. Y, toda vez que tanto la industria textil como la siderurgia y la minería reclaman cantidades ingentes de mano de obra, muy pronto en torno a las ciudades se construirán grandes instalaciones fabriles y aún más grandes complejos de viviendas para los obreros y sus familias.

Ha cambiado el modelo de la estructura social. De hecho, se ha pasado de una sociedad rural y una economía agraria y artesanal, prioritariamente de subsistencia, a una sociedad esencialmente urbana y una economía basada en la mecanización y, gracias a ella, en la producción a gran escala de bienes de consumo que irán rebasando progresivamente el ámbito de las necesidades primarias del individuo y la colectividad. En términos marxistas diríamos que se ha dejado atrás el modo de producción feudal y se ha iniciado el modo de producción europeo u occidental. Es la hora de la economía de mercado o, si se prefiere, del capitalismo.

En ese escenario destacan pronto dos figuras humanas: el empresario y el obrero. Los empresarios, que contratan a los obreros en calidad de asalariados y comercializan el producto de su trabajo, forman pronto la burguesía empresarial, mientras que los obreros, integrantes del llamado proletariado industrial y urbano, no tardarán en crear organizaciones que les permitan defender sus intereses individuales y sobre todo colectivos a partir del nivel de subsistencia inicial (Trade Unions).

Burguesía y proletariado son, pues, los protagonistas de ese momento histórico que, en Gran Bretaña y la zona norte del continente europeo, se extiende desde finales del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX y, en atención a sus innovaciones técnicas y sus profundos cambios sociales, ha pasado a la historia con el nombre de Revolución industrial.

Si es cierto que muchos estudiosos extranjeros acostumbran a hablar del largo siglo XIX por entender que, como ciclo histórico coherente, se extiende desde las últimas manifestaciones de la Revolución francesa hasta el estallido mismo de la I Guerra Mundial, ya iniciado el siglo XX, personalmente considero que en el caso estricto de España habría que hablar más bien del corto y denso siglo XIX, toda vez que, de fronteras adentro, podemos afirmar que empieza en 1808 con una Guerra de Independencia que degenera en un enfrentamiento fratricida y termina en 1898 con la liquidación de las posesiones de ultramar.

Entre esas dos fechas se sitúan hechos de tanta transcedencia política y social para el presente y el futuro de nuestro país como, por ejemplo, la promulgación de la Constitución de 1812, el reinado de Fernando VII (1814-1833), las tres guerras carlistas, el proceso descolonizador de Hispanoamérica, las varias desamortizaciones, en especial la de Mendizábal (1836), la Revolución de 1868 y la instauración de la I República (1873-1874). Cuando aún no ha terminado el siglo, España presencia el fin de su epopeya americana y queda reducida nuevamente a su espacio peninsular. La situación provoca una profunda y sentida reflexión en un puñado de intelectuales que hacen suyo el estado de postración que vive el país.

En ese contexto tiene lugar nuestra modesta Revolución industrial que, aunque llega con notable retraso respecto de los modelos británico y continental y se limita prácticamente a determinadas zonas de Cataluña y el País Vasco, nos trae, con el tendido de la red ferroviaria nacional y su esquema radial centrado en Madrid como capital de la nación, una decisiva mejora de las comunicaciones y, en consecuencia, una cohesión interterritorial que, si siempre fue necesaria, a partir de ahora será imprescindible para hacer frente a futuras tensiones de carácter centrífugo. Nuestro ferrocarril inicia su andadura en 1837, en 1848 se inaugura la línea férrea Barcelona-Mataró, que cubre una distancia aproximada de 28 kilómetros, y, a principios del siglo XX, la red ferroviaria nacional supera los 15.000 kilómetros.

Las burguesías empresariales vasca y catalana aceptan de buen grado la autoridad de la Corona que, al controlar el aparato del Estado, les ofrece a cambio su decidido apoyo frente a la competencia exterior. Se trata de una política proteccionista que, de una parte, cierra el paso a la entrada de productos extranjeros que podrían competir ventajosamente con los nacionales y, de otra, les asegura la explotación en exclusiva de un mercado no precisamente rico pero sí estable y de tamaño medio en el conjunto de Europa. En 1800, España tiene una población de 11,5 millones y en 1900 llega a los 16,5 millones de personas.

En Cataluña, el proceso industrial reproduce, en líneas generales, el modelo ya implantado en Europa, bien que, como queda dicho, con cierto retraso. Inicialmente, la industria textil -tejidos de algodón y lana- se desarrolla sobre todo gracias a la aportación de capitales familiares y utiliza dos fuentes de energía: el agua y el carbón. Las fábricas que se establecen en la cuenca alta de los principales ríos de la región aprovechan como fuerza motriz los saltos de agua y reciben el nombre de colonias. En ellas, los obreros viven con sus familias bajo el control directo y permanente de sus patronos, mientras que las fábricas que se instalan en la zona litoral, siempre en el entorno de Barcelona, utilizan como fuerza motriz el vapor generado por la combustión de carbón, razón por la que se las conoce popularmente como vapores y son identificadas por sus altas chimeneas.

En el País Vasco, el proceso industrializador arranca de la extracción del hierro y la industria siderúrgica derivada de ella y por ese mismo motivo se concentra en la provincia de Vizcaya. La gran protagonista de esta nueva actividad, cuya aparición y desarrollo debemos situar en el último tercio del siglo XIX, es una burguesía de nuevo cuño vinculada a la propiedad de las minas de hierro. Como en el caso de Cataluña, esa burguesía apuesta por el mercado nacional y en consecuencia reclama del Gobierno de la nación una política que proteja sus intereses. Gracias a esa política, y concretamente a las medidas proteccionistas de 1896, la industria vasca contará en lo sucesivo con un mercado en el que podrá colocar sus productos metalúrgicos sin temor a la competencia extranjera. Dentro de esa línea, el año 1898 marca el arranque de un nuevo impulso económico derivado de la repatriación de capitales procedentes de Cuba y Filipinas, colonias recién emancipadas.

En 1902 se crean empresas tan importantes y representativas como Altos Hornos de Vizcaya y Astilleros del Nervión, mientras que el sector naval, de larga y fructífera tradición, se consolida y se diversifica. Simultáneamente, el capital vasco inicia una fase de expansión con inversiones en diferentes sectores económicos de España y la industria metalúrgica incrementa considerablemente sus exportaciones gracias a la situación de los mercados europeos generada por la I Guerra Mundial.

A modo de resumen podemos decir que en el País Vasco la Revolución industrial giró en torno a cuatro ejes fundamentales -la minería de hierro, la siderurgia, la industria naval y la inversión de capitales- y, a pesar de su evidente retraso respecto del modelo británico, arrojó un balance final muy positivo, pues generó un progreso de rango europeo gracias a la existencia de una burguesía, sumamente activa y emprendedora, que, a partir de la inversión de capitales inicial, se procuró un poder financiero, banca incluida, de ámbito nacional.

Movimientos políticos

Al hablar de la red nacional de ferrocarril nos hemos referido no sólo a su función como medio de transporte y comunicación sino también -deliberadamente- a su condición de elemento cohesionador de la nación frente a futuras tensiones centrífugas de la periferia. Esas tensiones tuvieron, pues, un claro sello burgués y en su origen estuvieron ligadas a la Revolución industrial tanto en Cataluña como en el País Vasco.

Dentro de esa línea directriz, en la segunda mitad del siglo XIX las burguesías catalana y vasca alumbrarán e impulsarán sendos movimientos políticos que, con el paso del tiempo, pondrán en jaque al Gobierno de la nación. Cada uno de estos movimientos reclamará un espacio geográfico propio y un poder político propio, no subordinado, a partir de una historia, una cultura y una lengua también propias y diferentes.

En Cataluña, los primeros indicios de la búsqueda de una identidad propia y distinta de la aceptada comúnmente como española se situán entre la tercera y la cuarta década del siglo XIX y se inscriben en lo que se conoce históricamente como Renaixença. Se trata de un movimiento cultural, sumamente minoritario, impulsado por la intelectualidad burguesa con un claro componente clerical y religioso, mientras que en 1895, en pleno auge de la industrialización, Sabino Arana, padre del nacionalismo vasco, funda el Partido Nacionalista Vasco (PNV).

El nacionalismo de Sabino Arana se asienta en una exaltada y, por eso mismo, romántica defensa de lo autóctono e incluso de lo telúrico -tierra, raza, lengua, religión, fueros- frente a lo español, encarnación de lo espurio e inferior. Con el tiempo, en el seno del PNV surgirá una corriente moderada que se opondrá a la radical en sus aspiraciones soberanistas, pero ello no impedirá que la formación intente acoger en su seno a todas las clases sociales del País Vasco para impulsar su proyecto nacional y hacer frente tanto al poder del Gobierno central como a toda forma influencia exterior. Su objetivo inmediato será crear comunidad, incluso un oasis vasco. Esto no impidió que en 1916, tras el éxito de la experiencia catalana con la Lliga Regionalista, los sucesores ideológicos de Arana aceptaran un régimen autonómico para los territorios forales.

Aunque la Renaixença se definió como manifestación cultural apolítica, es frecuente que se la cite como punto de partida del catalanismo e incluso del nacionalismo catalán. Se extingue con el siglo, pero antes, concretamente en 1892, se redactan las ‘Bases de Manresa’, declaración de principios de un proyecto político catalanista liderado, entre otros, por Enric Prat de la Riba. El nacionalismo catalán ha cobrado carta de naturaleza.

En 1901 se funda la Lliga Regionalista, que integra dos corrientes catalanistas de ideología conservadora y, dirigida por políticos tan destacados como el mencionado Prat de la Riba y Francesc Cambó, va a desempeñar un papel hegemónico en Cataluña hasta 1930, momento en el que es suplantada por Esquerra Republicana de Catalunya liderada por Francesc Macià.

En 1931, Francesc Macià proclama la República Catalana y, a pesar de que la aventura se salda con un fiasco inmediato, él es erigido en presidente de la Generalidad. Ese fiasco no es óbice para que en octubre de 1934, coincidiendo con la revolución de Asturias, Lluís Companys, nuevo presidente de la Generalidad, proclame el Estado Catalán. El Gobierno de la nación lo aborta, encarcela a Companys y decreta la suspensión del régimen autonómico concedido a Cataluña.

En la Guerra Civil (1936-1939), los nacionalistas vascos estarán a favor de la República y a su lado lucharán durante la contienda, pero la burguesía catalana da una vez más muestras de su seny y, tras pasarse al bando nacional (a la postre, el bando de los vencedores), recibe a Franco como su libertador, aclamándolo en la Avenida Diagonal barcelonesa (21 de enero de 1939).

A partir de ese momento, el nacionalismo vasco, controlado antes y ahora por la burguesía regional, no dará señales de vida hasta que, iniciada la década de los sesenta, ETA nos haga saber con sus criminales atentados que la guerra contra España no ha terminado, mientras que los miembros de la burguesía catalana se integrarán dócil y gustosamente en el nuevo régimen como buenos católicos y enemigos declarados del comunismo. En él medrarán hasta que, a finales de esa misma década, sabedores de que el régimen de Franco está próximo a su fin, empiecen a azuzar furtivamente ciertas acciones subversivas, a intrigar en sacristías y conventos y, sobre todo, a maquinar su gran conjura: una Cataluña soberana dentro y por encima de una España desnaturalizada, colonizada y sojuzgada.

Lo que viene después es de dominio público. Se inicia el proceso democrático, se proclama la Constitución de 1978 y se instaura el Estado de las Autonomías, que pone fecha a la voladura de la nación española. ¿Triunfo de la conjura?

Ramón Ibero es traductor y periodista

Temas: , , ,

24 Comments en “España, ¿triunfo de la conjura?”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Pablito - Sábado, 10 de noviembre de 2012 a las 13:11

    Sin carecer de fundamentos cuanto expone, creo que torea sin profundizar lo esencial del movimiento incipiente y que no pasó de anecdótico, cometiendo el mismo error de los nacionalistas al enmarcarlo con una presencia y peso que nunca tuvo. Magnificándolo hasta el punto, que quienes no lo vivieron lo tomen por dogma de fe y, los actuales nacionalistas, lo den como referencia válida, unas pautas que apenas tuvieron repercusión y que muchos de los actores de éstos movimientos, terminaron por renunciar a ellos, incluido el impresentable -hay estudios actuales que afirman que también era pedófilo- el maldito Sabino de Arana.
    La historia de España es una hermosa novela, como diría Américo Castro, pero dentro de la misma, las referencias hacia Cataluña han sido en cierta forma despectivas. No por que carecieran de prestigio. Es que su postura siempre contestaría la hacían incómoda y poco comprensible al resto de la península. La revolución industrial de Cataluña que Ud. hace referencia, se generó con el dinero obtenido por la venta de sus haciendas de los indianos catalanes en Cuba que regresaron a España invirtiendo su fortuna en la industria textil, con tal acierto y tino que llegaron a ser importantísimos con un prestigio envidiable y además, el sector editorial, uno de los mejores y selectos del mundo. Ambos tiraron adelante económicamente de toda Cataluña hasta los años setenta que sus nietos más preocupados por sus torres en la costa desatendieron y hundieron ambos sectores industriales.
    Hoy todo cuanto sucede en nuestra querida Barcelona, parece broma. Cuesta asimilarlo que tanta importancia esté en peligro en tan poco tiempo. Somos responsables todos, pero principalmente, ese nacionalismo egoísta y cegato. Ajeno a la producción, buscando siempre el botín y el derribo de todo cuanto no comulgue con sus ideales maléficos que te recuerdan aquellos alemanes de cruz gamada.

  2. Pedagogia - Sábado, 10 de noviembre de 2012 a las 13:43

    És normal que es tendeixi a la simplificació quan s’exposen argumentacions històriques, però inevitablement es cau en inexactituds:

    ‘En Cataluña, los primeros indicios de la búsqueda de una identidad propia y distinta de la aceptada comúnmente como española se situán entre la tercera y la cuarta década del siglo XIX y se inscriben en lo que se conoce históricamente como Renaixença. Se trata de un movimiento cultural, sumamente minoritario, impulsado por la intelectualidad burguesa con un claro componente clerical y religioso”

    S’ignora que hi va haver propostes laiques i amb afinitats amb el socialisme, com la de J. N. Roca i Farreras, o que la qüestió nacional no està sempre i exclusivament supeditada als interessos de la burgesia industrial. Les classes populars també tenien les seves formes de catalanisme polític.

    Pere IV, Cròn. 381. Es totavia entès que sia català e no d’altre nació, doc. segle XIV (BSAL, x, 367)

    De fet, a l’hora de parlar de nacions, hem de distingir entre la nació històrica i la moderna. La nació històrica, en aquest racó d’Europa, es configura a partir d’un grup ètnic el territori del qual coincideix més o menys exactament amb una demarcació sota autoritat senyorial (un reialme, un comtat…). La cohesió cultural, és clar, hi juga a favor. El “nacionalisme”, entès com a lleialtat i favoritisme intragrupals, apareix com una conseqüència del fet nacional. Per exemple, al segle XIV, en la famosa afirmació de Muntaner segons la qual no coneixia cap poble al món tan benestant com el català, ni que fos tan nombrós i, malgrat això, parlés una sola llengua: “d’un llenguatge solament, de negunes gents no són tantes com catalans”. En els parlaments a les corts catalanes de mitjan segle XV no és estranya l’expressió “nació catalana”, fins en boca de la reina Maria, muller d’Alfons IV i germana del rei de Castella, per designar una part del conjunt de súbdits de la Corona d’Aragó. Així, el cardenal Margarit, bisbe d’Elna, es refereix, l’octubre de 1454, en les corts de Barcelona, a “la benaventurada, gloriosa e fidelíssima nació de Catalunya.” Novament, hi trobem esments durant la Revolució de 1640, en especial quan el Principat s’alia amb França per finalitats defensives. Al capdavall, és aquella nació que, a l’estiu de 1713, prefereix acabar amb glòria i resignació -parafrasejant el discurs pronunciat en el braç militar per Emmanuel Ferrer- abans que sotmetre’s a les imposicions d’una corona invasora que la vol tiranitzar.
    Aquesta nació històrica va ser implícitament reconeguda per les noves autoritats d’ocupació, com veiem en les instruccions del fiscal del Consejo de Castilla (1716):

    “Pero como a cada nacion parece que señaló la naturaleça su idioma particular, tiene en esto mucho que vencer el arte y se necesita de algun tiempo para lograrlo, y mas quando el genio de la Nacion como el de los Catalanes es tenaz, altivo y amante de las cosas de su Pais, y por esto parece combeniente dar sobre esto instrucciones y providencias mui templadas y disimuladas, de manera que se consiga el efecto sin que se note el cuidado.”

    La nació moderna es configura a l’àrea occidental del planeta d’ençà de la segona meitat del segle XVIII com una comunitat sobirana que opta per la llibertat. Suprimeix i suplanta l’autoritat senyorial de l’Antic Règim (en el cas més senzill, la del rei), que existia per gràcia de Déu. Per tant, en primer lloc, hi ha d’haver un moviment nacionalista, més o menys organitzat, que creï la nova nació -la construeixi- allà on abans existia un domini senyorial. La nació s’associa ara a la democràcia perquè és l’expressió de la voluntat popular.
    La primera nació moderna del món -tenia constitució i reconeixia el sufragi universal masculí- es funda quan Pasquale Paoli allibera Còrsega de l’ocupació genovesa, el 1755. La república corsa desapareix el 1769. Després, vénen la Revolució americana -els Estats Units d’Amèrica (1776), hereus de la república puritana de Cromwell, es constitueixen on hi havia unes colònies britàniques- i la Revolució francesa (1789) -una revolució traïda-, que també dóna naixement a una república, en ple continent europeu. El component nacionalista d’aquestes dues darreres revolucions esdevindrà un model que haurà d’ésser tingut en compte per l’allau de noves nacions que aniran fent eclosió, fins els nostres dies, als quatre cantons del planeta. I, és clar, també tindrà repercussió a casa nostra. Ara bé, per tal que el model sigui operatiu, caldrà destronar la dinastia dels Borbons la tardor de 1868 i que es proclami a Madrid una república l’11 de febrer de 1873. Sobresurt, entre el maig i el setembre d’aquest darrer any, una sèrie de nou articles que Josep Narcís Roca i Farreras, teoritzador pertanyent al Partit Federal, publica a la revista “La Renaixença” per obtenir suport per als intents de proclamació de l’Estat Català. En total, comptem més de cinc d’aquests intents entre els mesos de febrer i setembre de 1873. Josep Narcís Roca desenvolupa en els articles l’estratègia política bàsica del seu grup (que llavors fins i tot decideix el govern de Madrid): el propòsit que el Principat de Catalunya esdevingui un estat confederat en una federació espanyola, esperant el moment que la majoria de catalans vulgui la independència definitiva i hagi desaparegut, en aquesta avinentesa, el perill de guerra amb Espanya. Pocs anys més tard, Josep Narcís Roca parla per primer cop de “nacionalisme” català i empra per primera vegada en català la fórmula “països catalans”. A més, amb un gran encert, avisa contra els elements conservadors catalans que, per evitar que els més revolucionaris controlin el nou marc polític, “no volen un grau gaire alt d’autonomia catalana, solament la descentralització que sigui compatible amb la monarquia espanyola”. La proclamació de la República Catalana com un Estat integrant de la Federació ibèrica per Francesc Macià (14-4-1931) i, fins i tot, la de l’Estat Català de la República Federal Espanyola per Lluís Companys (6-10-1934) només s’acaben d’entendre si percebem la continuïtat amb el projecte d’assoliment gradual de la independència difós per Josep Narcís Roca uns seixanta anys enrere en “La Renaixença”, transmès per les successives formacions polítiques del republicanisme nacional català.

    “Catalunya és un país ric en territoris i gents, una diversitat que la defineix i l’enriqueix des de fa segles i l’enforteix per als temps venidors. (…) El Parlament de Catalunya, recollint el sentiment i la voluntat de la ciutadania de Catalunya, ha definit Catalunya com a nació d’una manera àmpliament majoritària.”
    Estatut d’Autonomia (2006)

  3. Perico - Sábado, 10 de noviembre de 2012 a las 14:20

    Mas que pedagogia esta nota es politica pura o deseos voluntaristas de los que os han comido el tarro, para poneros a su servicio y lo digo con profundo conocimiento de causa.

    La estafa histórica que estais perpetrando desde hace años, debería estar penada con carcel, como lo están por ejemplo las estafas mercantiles. Todo se andará

  4. ANS. HISPANO. - Sábado, 10 de noviembre de 2012 a las 14:31

    MEMORIA HISTÓRICA PARA CATALIBANES DEL “MORRO FORT”
    Y OTROS ESPECÍMENES SECESIONISTAS/CAGANERS/BOLETAIRES
    EN EL REINO DE PUJOLANDIA/GARGAMELANDIA AL 3%

    1. CATALUÑA NUNCA HA SIDO NI REINO NI NACIÓN.
    La supuesta Confederación o Corona catalano aragonesa no figura en ningún documento real antiguo. No es más que un invento de los pseudohistoriadores románticos, no sujetos a la realidad y a los hechos irrefutables que describen los textos antiguos.
    El reino era el REINO O CORONA DE ARAGÓN y los Condados catalanes que fueron
    denominados por los carolingios y/o francos MARCA HISPÁNICA (casi nada), estaban
    incluidos en dicho REINO O CORONA DE ARAGÓN. Los hechos fueron así y
    los deseos románticos son lo que son y no pueden esconder la realidad y la verdad.

    2. El nacionalismo (separatismo) nace poco antes de 1898. Se trata de un movimiento secesionista doméstico que se inventa el patético Enric Prat de la Riba, con motivo de
    la previsible pérdida de las últimas posesiones de ultramar (Cuba, Puerto Rico y Filipinas).

    3. Enric Prat de la Riba se inventa dicho nacionalismo en su librito-panfleto, de
    pocas hojas “La nacionalitat catalana”. Se trata de un movimiento secesionista frente
    a un supuesto Estado opresor (España). O sea, cuando todos los españoles se unen y hacen piña (generación del 98) por la pérdida de las últimas posesiones de ultramar,
    al señor Enric Prat de la Riba no se le ocurre otra cosa que dar la espalda a España promoviendo el nacionalismo (separatismo).
    A eso se le llama DELITO DE ALTA TRAICIÓN.

    4. Los catalanes nunca habian sido secesionistas hasta esa fecha. Ramon Muntaner,
    B. Desclot, B Despuig, Lluis de Requesens, Gaspar de Portolá, Diego Villarroel,
    Rafael de Casanova, B.C Aribau, Jacint Verdaguer, Milá I Fontanals, Josep Guell, Agustina Zaragoza, Gral. Cabrera, Gral. Prim i Prats, Gral. Batet, Amadeo Vives,
    Enric Granados, Baltasar Albéniz, Salvador Dalí, Josep Pla y un largo etcétera
    así lo demostraron

    5. La estrafalaria senyera estelada (estrellada) es una burda copia o fusión de la
    bandera de Cuba o Puerto Rico con la bandera de la Corona de Aragón, inventada
    por los nacionalistas (separatistas) allá por 1898 y nacida, posiblemente, para estrellarse.

    6. El himno “nacional” de “Els segadors” parece de funeral y su letra hortera que clama venganza con el “cop de falç” y otras lindezas, se refiere a las revueltas entre los segadores catalanes y sus propios terratenientes. Nada que ver contra España o los españoles.
    Menuda farsa con el himno en cuestión.

    7. La Diada del 11 de Septiembre es otra AUTÉNTICA FARSA como es facil de demostrar. Rafael de Casanova y el asturiano Diego Villarroel luchaban por el Archiduque Carlos, en lugar del Borbón. Así lo demuestra su MANIFIESTO donde dicen que luchan por ello y por el bien de ESPAÑA. Eran unos auténticos ESPAÑOLAZOS (botiflers?). Fué una guerra de SUCESIÓN y no de SECESIÓN pero los separatistas se lo callan y montan su farsa “nacionalista”. Hay que divulgar dicho MANIFIESTO, como ha hecho C,s, donde se demuestra la FALSIFICACIÓN HISTÓRICA de estos falsarios y acomplejados resentidos de ERC y CiU. (Lérida, Mataró y parte de Barcelona preferian al Borbón y parte de Madrid, preferian al Archiduque Carlos).

    8. Felipe V (francés) venció al mando de otro militar extranjero y formuló en 1714
    el decreto de NUEVA PLANTA donde abolió los obsoletos fueros catalanes.
    (el Fuero Juzgo castellano ya habia sido abolido mucho antes). A partir de entonces Cataluña, que venía de tres siglos de gran decadencia, es cuando inicia su recuperación
    y progreso en todos los sentidos.

    9. La lengua castellana no la impuso Felipe V, ya que era la LENGUA COMÚN
    de todos los españoles desde la Edad Media. El ARCHIVO DE LA CORONA DE ARAGÓN (no de la Confederación) sito en Barcelona, así lo demuestra, pues
    la mayoria de sus documentos están escritos en castellano (80%) y en occitano y/o catalán (20%) aproximadamente. Visiten este magnífico Archivo para despejar dudas.

    10. Cuando el castellano tiene gramática en 1492 (“GRAMMATICA CASTELLANA”)
    y el andaluz Antonio de Nebrija la presenta en agosto de 1492 a los Reyes Catolicos,
    al mismo tiempo que las naves de Colón están cruzando el océano Atlántico,
    el catalán está pululando en 7 variantes dialectales del llemosí o provenzal (occitano)

    El poeta catalán B. C. Aribau, cuya obra la escribe mayoritariamente en castellano,
    dice hasta 5 VECES en su “ODA A LA PATRIA” que escribe en lengua llemosina (provenzal).

    Es allá por 1933 cuando un químico con aficiones filológicas (Pompeu Fabra) ,del que
    se reia Miguel de Unamuno, coge como base una de sus 7 variantes (el “barceloní”) y compendia en una especie de batúa, la “Gramática Catalana“. O sea, 441 años más tarde que la “Gramática Castellana” de Antonio de Nebrija (1492)

    Sobre si el catalán (batúa de 7 variantes) y el valenciano son la misma lengua,
    paso del tema. No me interesa para nada, pero sólo apuntar que el gran humanista gallego,
    de ascendencia vasca (40 años en el exilio) Don Salvador de Madariaga dijo que
    catalán y valenciano eran similares (como lo son el gallego y el portugués) pero poseen GRAMÁTICAS DISTINTAS. Dejo el tema para los filólogos.
    Los interesados pueden visitar la web de los profesores y catedráticos valencianos TERESA PUERTO FERRÉ, RICART GARCIA MOYA, AGUSTÍN GALBIS y cols.
    o los escritos del catalán PADRE BATLLORI MUNNÉ sobre el tema.

    http://www.teresafreedom.com/module....8;artid=24

    http://www.authorstream.com/Present....-tralar-2/

    Lo “grave” para los pancatalanistas es que la lengua española tiene exclusivamente una ÚNICA GRAMÁTICA para toda España y para 24 o 25 paises hispanos donde es lengua materna y se rigen por sus 24 o 25 ACADEMIA DE LA LENGUA ESPAÑOLA
    (no existen gramáticas andaluza, murciana, extremeña, mexicana, colombiana, venezolana, cubana, dominicana, argentina, chilena, etc etc etc), en cambio el valenciano, mallorquín(con sus variantes) y catalán SÍ POSEEN GRAMÁTICAS DISTINTAS.
    He ahí el nudo gordiano y el “problema” para los identitarios pancatalanistas.

    11. En el tardofranquismo, allá por los años 60, se podía publicar todo lo que se quisiera en catalán. Así surgieron libros, revistas y bibliotecas como SERRA D’OR, ORIFLAMA, ENCICLOPEDIA CATALANA, y diarios como TELEESTEL (versión catalana de
    Tele Expres), etc. La mayoria de ellos tuvieron que ser subvencionados o cerrar porque la gente no consumía producto EN catalán.

    Hace más de 35 años que los editorialistas catalanes pueden editar exclusivamente
    EN catalán, por qué no lo hacen?. Muy sencillo y curioso, porque nuestra universal
    lengua común ES LA QUE DA DE COMER a editorialistas, libreros, periodistas, etc catalanes desde la Edad Media. ¿Verdad familia Godó, Lara, Bruguera, Molino,
    Plaza y Janés, Sopena, Océano, Casa del Llibre, etc etc etc?. La pela es la pela, noi.

    Lógico si tenemos en cuenta que la lengua española o castellana
    es la lengua materna del 65% de los catalanes,
    es la lengua que representa el 15% del PIB,
    es la lengua poseedora de 11 PREMIOS NOBEL DE LITERATURA,
    es la lengua que cruza el Atlántico y el Pacífico, `
    es la lengua con un potencial de 500 millones de hispanoparlantes,
    es la lengua de segunda elección para anglófonos, brasileños, chinos, etc.
    y, en definitiva, es la lengua más hablada en occidente, con una progresión
    y una demografía increibles.

    12. Si los políticos catalanes siguen con su obstinación en meter el catalán con embudo a la gente, sufrirán un rechazo de la sociedad catalana que lo que deseamos es LIBERTAD y no imposiciones. Téngase en cuenta que más de la mitad de los catalanes tenemos orígenes fuera de Cataluña y nuestra lengua materna es el castellano. No lo pisoteen porque se darán de bruces contra la realidad social. La Cataluña oficial no puede ni debe imponer sus “normas dictatoriales” a la Cataluña real.

    La bibliografía de lo expuesto es amplia y apabullante. Los mandarines y reyezuelos locales (con el chiringuito montado al 3%) huyen de ella como gato escaldado, porque
    se les descubre la farsa y la mentira. Recomiendo a los jóvenes se documenten de ella
    y se liberen de la FALSIFICACIÓN HISTÓRICA de estos catalibanes acomplejados,
    para que el noble pueblo catalán vuelva a recobrar la pujanza que nunca debió de perder.

  5. Mollet - Sábado, 10 de noviembre de 2012 a las 19:10

    Históricamente, Catalunya no ha sido nunca una nación, ni un país, ni un estado. De una forma o de otra, siempre, y digo siempre, Catalunya a formado parte de otra estructura política unida al territorio actual de España. Desde los romanos, de la Hispania, a la actual España.

    Catalunya no es una nación; cualquier estudio histórico-científico independiente lo atestigua y aclara.

    Cataluña no es una nación, dejen de decir mentiras partidistas. Aunque una mentira se diga millones de veces, no deja de ser una puta mentira.

  6. Pablo Mármol - Sábado, 10 de noviembre de 2012 a las 19:52

    Mollet – Sábado, 10 de noviembre de 2012 a las 19:10

    “Históricamente, Catalunya no ha sido nunca una nación, ni un país, ni un estado. De una forma o de otra, siempre, y digo siempre, Catalunya a formado parte de otra estructura política unida al territorio actual de España. Desde los romanos, de la Hispania, a la actual España.”

    Pues ésta la has repetido un puñao de veces menos y ya te la crees.

  7. Luisamar - Sábado, 10 de noviembre de 2012 a las 20:00

    Les recomiendo leer “La nación catalana no ha existido nunca” un libro cuya primera edición data de 1932 y se debe a José Osés Larumbe y a José Osés Hidalgo. Está editado por la Ed. Pliegos.

  8. Pablo Mármol - Sábado, 10 de noviembre de 2012 a las 21:53

    ¿José Osés Tarumba? Conocido en su casa a la hora de cenar.

  9. Al pan pan - Domingo, 11 de noviembre de 2012 a las 09:37

    EL MODELO FEDERAL ACRECENTARÁ LOS PROBLEMAS DEL MODELO AUTONÓMICO

    El modelo federal lo están diseñando los mismos que se han beneficiado durante treinta años del modelo actual autonómico (del que hasta hace muy poco afirmaba que era estupendo), pero que nada tiene que ver con lo que quieren y necesitan los ciudadanos, que no es otra cosa que un estado fuerte y un gobierno honrado que proteja a los ciudadanos en vez de a los oligarcas.

    2. El modelo federal, como sistema administrativo, puede funcionar en aquellas países en donde todos están convencidos (y hasta orgullosos) de pertenecer a una misma nación; entre otras cosas porque se lo han hecho sentir así desde pequeños, en su casa y en el colegio. En España ocurre al revés, se han enseñado durante treinta años las diferencias, se incita a la separación y ya nadie sabe a ciencia cierta si España es una nación o un país, o si es una nación de naciones o qué coño es. No saben siquiera con seguridad como se llama el idioma que hablan, si español o castellano. En resumen, un caos en donde corruptos reconocido que desafían al Estado y a los tribunales, siguen libres, son líderes y la gente, en Cataluña, los aclama.

    3. El modelo federal está siendo propuesto por una clase política, que ha demostrado su incompetencia, acomplejada o corrupta, para mantener los Taifas que les interesen, porque nadie, que sea honrado, se atreve a decir que el modelo centralizado es el más efectivo con diferencia y nadie se atreve a decir que durante treinta años la clase política ha engañado miserablemente a todos los ciudadanos manteniendo un modelo de Estado que solo ha favorecido a los políticos. Y nadie se atreve a decir que nada en la historia de España de los últimos 500 años justifica el federalismo; que en el fondo es una rendición ante unos grupos de sediciosos o de terroristas.

    4. El modelo federal, en España, oficializará los privilegios y las diferencias entre regiones (en realidad entre familias y oligarquías). Dirán que es la panacea, como dijeron de las autonomías, pero será el inicio de un proceso de separatismos y enfrentamientos porque la gente, aunque tarde, acabará abriendo los ojos y enfadándose y porque se ha demostrado sobradamente que en España cualquier tipo de gobierno local con capacidad legislativa – y sin un control exaustivo exterior o central—genera todo tipo de caciquismos, de corrupción y de mangoneo entre poderes. Porque aquí roba todo el que puede.

    Un modelo federal, en España –que se financiará a costa del hambre y el paro de millones de personas– con diez parlamentos, diez Estatutos con leyes y derechos diferentes y cinco idiomas diferentes, solo ofrece una duda: cuando explotará el invento.

  10. Al pan pan - Domingo, 11 de noviembre de 2012 a las 10:00

    El modelo federal lo están diseñando los mismos que se han beneficiado durante treinta años del modelo actual autonómico (del que hasta hace muy poco afirmaba que era estupendo), pero que nada tiene que ver con lo que quieren y necesitan los ciudadanos, que no es otra cosa que un estado fuerte y un gobierno honrado que proteja a los ciudadanos en vez de a los oligarcas.

    2. El modelo federal, como simple sistema de división administrativa, puede funcionar en aquellas países en donde todos están convencidos (y hasta orgullosos) de pertenecer a una misma nación; entre otras cosas porque se lo han hecho sentir así desde pequeños, en su casa y en el colegio. En España ocurre al revés, se han enseñado durante treinta años las diferencias, se incita a la separación y ya nadie sabe a ciencia cierta si España es una nación o un país, o si es una nación de naciones o qué coño es. No saben siquiera con seguridad como se llama el idioma que hablan, si español o castellano. En resumen, un caos en donde corruptos reconocido que desafían al Estado y a los tribunales, siguen libres, son líderes y la gente, en Cataluña, los aclama.

    3. El modelo federal está siendo propuesto por una clase política, que ha demostrado su incompetencia, acomplejada o corrupta, para mantener los Taifas que les interesen, porque nadie, que sea honrado, se atreve a decir que el modelo centralizado es el más efectivo con diferencia y nadie se atreve a decir que durante treinta años la clase política ha engañado miserablemente a todos los ciudadanos manteniendo un modelo de Estado que solo ha favorecido a los políticos. Y nadie se atreve a decir que nada en la historia de España de los últimos 500 años justifica el federalismo; que en el fondo es una rendición ante unos grupos de sediciosos o de terroristas.

    4. El modelo federal, en España, oficializará los privilegios y las diferencias entre regiones (en realidad entre familias y oligarquías). Dirán que es la panacea, como dijeron de las autonomías, pero será el inicio de un proceso de separatismos y enfrentamientos porque la gente, aunque tarde, acabará abriendo los ojos y enfadándose y porque se ha demostrado sobradamente que en España cualquier tipo de gobierno local con capacidad legislativa – y sin un control exaustivo exterior o central—genera todo tipo de caciquismos, de corrupción y de mangoneo entre poderes. Porque aquí roba todo el que puede.

    Un modelo federal, en España –que se financiará a costa del hambre y el paro de millones de personas– con diez parlamentos, diez Estatutos con leyes y derechos diferentes y cinco idiomas diferentes, solo ofrece una duda: cuando explotará el invento.

  11. Tella - Domingo, 11 de noviembre de 2012 a las 10:15

    Pablo Mármol – Sábado, 10 de noviembre de 2012 a las 21:53

    Un poco más de respeto por los datos fehacientes. El gran maestro nacional J. Osés Larumbe (senior) fué tambié autor de un curso de historia sagrada, de una geografía para niños y además preparó una edición sin pié de imprenta del estremecedor documento histórico “Los protocolos de los sabios de Sión” (aquí en versión 2008): http://books.google.es/books?id=H51....38;f=false

  12. lex - Domingo, 11 de noviembre de 2012 a las 13:20

    Alicia y su partido, ya hay que decirlo claro, están vendidos ya hace tiempo al movimiento separatista. Ya ha dicho el rey Aturo muchas veces y los han repetido sus “caballeros”. que todo lo que le puedan sacar a España constituirá un peldaño o escabel para conseguir más, hasta conseguir la independencia. Alicia ha apoyado a Mas en su política durante dos años y ahora dice que no cumplio nunca sus compromiso por tal apoyo, compromisos como: introducir el español como lengua vehicular de la enseñanza, quitar la “embajadas” y otros aspectos que conducen a reforzar su desafío a España y que encaminan al separtismo. A Alicia le tomo el pelo miserablemte , no es habil y no se caerá del burro, porque ellos, los de PP no aman a España y sólo les importa el poder, mientras dure.

    El separatismo tiene un efecto bola de nueve. Cuanto más le das al movimiento secesionista más lo agrandas.Mas, o el que le sustituya, quiere más y más y mucho más siempre, y no se saciará nunca porque su meta es el desgarro de nuestra España, pase despues lo que pase. que eso no le importa un pito. Hundirá a los catalanes pero sadrá con la suya, porque los que le siguen ya está suficiente fanatizados.

    Basta ya de paños calientes y cataplasmas. En el actual momento, si no dejamos las palabra aparte y empezamos a hacer algo, a hacer, y menos comentar y decir, pienso que al separatismo no lo para nadie. Si no se aplican remedios eficaces para que el rey Arturo y sus caballeros cumplan las leyes y la Constitución , que en la actualidad se están saltando a la torera, sobran las palabra escritas o habladas. Las palabras ya no valen si no sirven para sostener la acción.

    Español, despierta, piensa y actúa , si es que ama a tu patria.

  13. Luna mora - Domingo, 11 de noviembre de 2012 a las 17:21

    Descansa en paz, Amaia Egaña. Fuiste asesinada por la dictadura del neoliberalismo capitalista y la pseudodemocracia secuestrada por los poderes fácticos. Sólo el pueblo salva al pueblo.

  14. ANS.HISPANO. - Domingo, 11 de noviembre de 2012 a las 19:01

    EL PUNC Y LA FARSA NACIONALISTA EN CATALUÑA
    DE LA PUJOL FAMILY AL 3%

    Como bien es sabido, en Cataluña falta LIBERTAD. Vivimos hace ya casi 35 años en un régimen nacionalsocialista instaurado por la Pujol family al 3%. No conocemos otra cosa.
    Hemos pasado de la dictadura franquista a la pujolista sin solución de continuidad.
    Una especie de PUNC (Partido Unico Nacionalista Catalán) con barretina (vertical)
    y con varias secciones. Cuando llegan las elecciones autonómicas, la mitad de los votantes se van cambiando de sección sin tener ni puta idea de lo que votan y la otra mitad siguen quedándose en casa pasando del tema autonómico y viendo la Telebasura, yéndose
    a la playa o a la montaña o saliendo a pasear, etc. Todo es producto de una farsa histórica que dura ya demasiado tiempo.

    Ha vuelto a ganar CiU como “voto de castigo” al tripartito, pero se han equivocado de medio a medio los “castigadores” que se sienten españoles y no se enteran que CiU es una especie de separatismo a plazos, (frase de FJL), un sí pero no, un no pero sí, dos pasos para adelante y uno para atrás, pegar fuego y luego vestirse de bombero, el típico victimismo, una ambigüedad supina, un jugar al secesionismo sin estar convencidos plenamente porque no les salen las cuentas, un desamor a España por desinformación o inoculación de odios retorcidos, envidias o complejo de inferioridad a las realidades irrefutables de nuestro país, un tirar la piedra y esconder la mano, etc.

    “Madrit (con t) ens roba” dicen los muy patanes. Y jugando con el victimismo y la bandera, amagan la cartera. Casos Pujol family, Laboratorio Fides S.A., Banca Catalana, Palau de la Música, Millet (Billet), Prenafeta, Maciá Alavedra, Planasdemunt, Huguet y cols, Pasqual Estevill, de la Rosa, Bartomeu Muñoz, Oriol Pujol y la biblia en verso
    al 3%.
    O sea el oasis catalán convertido en una charca putrefacta. Y lo que más les jode es que hace ya tiempo que “Madrit” (con t) les ha superado en casi todo. Pero si se lo dices te tachan de anticatalán, facha…en fín, lo de siempre.

    Esta falsificación histórica que realizan a diario estos acomplejados mandarines y reyezuelos de PUJOLANDIA (término inventado por M. Vázquez Montalbán),
    que se lo están llevando crudo al 3% desde hace mucho tiempo, se destruye bombardeándolos con los estudios económicos serios publicados por varios
    organismos españoles, que desmantelan la farsa del expolio hacia Cataluña, y con algunas referencias bibliográficas que demuestran la verdadera historia de Cataluña
    y de España, libre de leyendas y romanticismos.
    Ej.

    “OTRA HISTORIA DE CATALUÑA” de Marcelo Capdeferro,
    “LA RAZA CATALANA” de Francisco Caja,
    “LOS CATALANES DE FRANCO” de Ignasi Riera,
    “EXTRANJEROS EN SU PAIS”de Azahara Larra Servet,
    “DIEZ HORAS DE ESTAT CATALÁ” de Enrique de Angulo,
    “ADIOS ESPAÑA” de Jesús Lainz,
    “LA NACIÓN FALSIFICADA” de Jesús Lainz,
    “EL PARAISO POLÍGLOTA” de J Ramón Lodares,
    “ESPAÑA COMO NACIÓN” de la Real Academia de la Historia,
    “ESPAÑA TRES MILENIOS” de Antonio Domínguez Ortiz,
    “ESPAÑA INTELIGIBLE” de Julián Marias,
    “ESPAÑA UN ENIGMA HISTÓRICO” ´de Claudio Sánchez Albornoz,
    “MEMORIA DE ESPAÑA” de Fernando García de Cortazar y Ruiz de Aguirre, “MEMORIAS DE UN FEDERALISTA” de Salvador de Madariaga,
    “ESPAÑA” de Salvador de Madariaga,
    “DISCURSOS POLÍTICOS” de José Ortega y Gasset,
    “EL OCASO DE LOS FALSARIOS” de Jaime Ignacio del Burgo,
    “EL BUCLE MELANCÓLICO” de Jon Juaristi,
    “JAQUE AL VIRREY” de Josep M. Novoa,
    “LAS MIL CARAS DE JORDI PUJOL” de Josep M. Novoa,
    “1934 LA GUERRA CIVIL EMPEZÓ EN ASTURIAS” de Angel Palomino
    (capítulos dedicados a Cataluña),
    etc. etc. etc.

    Queridos compatriotas, lean algunos de estos libros que van a tener argumentos irrebatibles para fulminar definitivamente las historias románticas de estos indigentes
    intelectuales subidos a la poltrona del separatismo al 3%

  15. Cierzo - Domingo, 11 de noviembre de 2012 a las 20:46

    Visitar exposición Libros “El Quijote”..

    Hasta el 15.12.2012: Lunes de 18 a 21 horas y sábados 19 a 21 horas.

    http://www.btv.cat/btvnoticies/2012....exposicio/

    Cervantina-Acción Cultural Miguel de Cervantes
    C/.Guitard,45 ático Barcelona

    https://plus.google.com/100662136605727486959/about?gl=es&hl=es

    Cierzo

  16. Erasmus - Lunes, 12 de noviembre de 2012 a las 00:25

    EXCELENTE PANORAMA

    Un excelente panorama histórico y una excelente conceptualización de le ‘revolución industrial’ veo en el artículo de Ramón Ibero.

    Erasmus

  17. Romualdo - Lunes, 12 de noviembre de 2012 a las 10:37

    De este artículo quiero resaltar una inexactitud respecto a los nacionalistas vascos. No lucharon al lado de la República durante toda la contienda como afirma el autor.

    Se rindieron en Santoña al ejército italiano, no destruyeron su industria que quedó intacta para Franco y no pasaron a Santander ni a Asturias a combatir al lado de los republicanos españoles como sí lo hicieron los socialistas, comunistas y anarquistas vascos.

    Todo el mundo sabe que el nacionalismo vasco traicionó a la República.

  18. Ramón Ibero - Lunes, 12 de noviembre de 2012 a las 12:45

    ERROR

    Pido disculpas y agradezco a Romualdo el error que ha detectado y denunciado en mi artículo.

    Sigue aclaración.

  19. robertg - Lunes, 12 de noviembre de 2012 a las 13:13

    Cuando la voladura de una nación es consecuencia de restablecer cierta normalidad en los territorios donde previamente la normalidad había sido sustituida por políticas etnocidas, es que dicha nación tenía los pies de barro, o sea era una nación de mentirijillas, como dicen ustedes.

    Las naciones bien fundamentadas no se vuelan así como así. Prueba de ello, es que los catalanes, tras 3 siglos de represión casi continuada no hemos sucumbido

  20. fran-bcn - Lunes, 12 de noviembre de 2012 a las 14:23

    Sinceramente un argumento nada nuevo, vale y??

    Y aun gracias que las burguesías tiraron del carro en el s. XIX porque sino aun iríamos. Otro ar en tartana como en media España

    oTRO argumento a comentar fue el peso de la Iglesia, que allí donde tiene cierta presencia ,as sociedades avanzan poco.

    Y el pueblo nada? no pinta nada?

    APA NO FOTEM !!!!!

  21. Ramón Ibero - Lunes, 12 de noviembre de 2012 a las 20:16

    ACLARACIÓN PARA ROMUALDO (¿TRIUNFO DE LA CONJURA?)

    Es cierto que dirigentes políticos vinculados al Partido Nacionalista Vasco negociaron con mandos de las tropas italianas, al parecer de espaldas tanto al Gobierno de la República como a la jefatura del ejército sublevado, un acuerdo por el que los vencedores se comprometían a respetar las vidas de los que se entregaran (Pacto de Santoña, agosto de 1937), pero también lo es que los batallones del ANV (Acción Nacionalista Vasca) siguieron luchando incluso después de la dura derrota del monte Albertia (julio de 1937) y la ocupación del territtorio vasco por las tropas sublevadas. Aquí, como en el artículo, me refiero sólo a las dos formaciones específicamente nacionalistas, una de derechas (PNV) y otra de izquierdas (ANV).

  22. Romualdo - Martes, 13 de noviembre de 2012 a las 10:02

    Ramón Ibero:

    Tiene Vd. razón y así fue. El apoyo que durante toda la guerra recibió la República de los nacionalistas vascos le vino de ANV, organización muy minoritaria respecto a la que de verdad tenía peso en el gobierno vasco: el PNV.

    Cuando se habla de la traición del nacionalismo vasco a la República se habla de los que de verdad le podían haber prestado un servicio importante. Algo que ANV por sus dimensiones y peso político no podía hacer mas que simbólicamente. Pero efectivamente, como Vd. bien señala, lo hizo.

    Discúlpeme ya que en este tema nunca reparé en ANV.

  23. lex - Jueves, 15 de noviembre de 2012 a las 19:33

    El rey Arturo Mas y “sus caballeros”: corrupción pura.
    Alicia y su partido, ya hay que decirlo claro, están vendidos ya hace tiempo al movimiento separatista. Ya ha dicho el rey Aturo muchas veces y los han repetido sus “caballeros”. que todo lo que le puedan sacar a España constituirá un peldaño o escabel para conseguir más, hasta conseguir la independencia. Alicia ha apoyado a Mas en su política durante dos años y ahora dice que no cumplio nunca sus compromiso por tal apoyo, compromisos como: introducir el español como lengua vehicular de la enseñanza, quitar la “embajadas” y otros aspectos que conducen a reforzar su desafío a España y que encaminan al separtismo. A Alicia le tomo el pelo miserablemte , no es habil y no se caerá del burro, porque ellos, los de PP no aman a España y sólo les importa el poder, mientras dure.

    El separatismo tiene un efecto bola de nueve. Cuanto más le das al movimiento secesionista más lo agrandas.Mas, o el que le sustituya, quiere más y más y mucho más siempre, y no se saciará nunca porque su meta es el desgarro de nuestra España, pase despues lo que pase. que eso no le importa un pito. Hundirá a los catalanes pero sadrá con la suya, porque los que le siguen ya está suficiente fanatizados.

    Basta ya de paños calientes y cataplasmas. En el actual momento, si no dejamos las palabra aparte y empezamos a hacer algo, a hacer, y menos comentar y decir, pienso que al separatismo no lo para nadie. Si no se aplican remedios eficaces para que el rey Arturo y sus caballeros cumplan las leyes y la Constitución , que en la actualidad se están saltando a la torera, sobran las palabra escritas o habladas. Las palabras ya no valen si no sirven para sostener la acción.

    Español, despierta, piensa y actúa , si es que ama a tu patria

  24. Ramón Ibero - Jueves, 15 de noviembre de 2012 a las 21:24

    EL PSC, EPÍTOME DE LA SOCIEDAD DE CATALUÑA

    Se puede afirmar que, efectivamente, en el PSC coexisten dos almas, pero a mi modo de ver es necesario añadir inmediatamente que una de ellas corresponde al amo y la otra al esclavo.

    Palabra de Hegel.

    Aún no he perdido la esperanza de que un intelectual del “establishment” condal deje de prestar oídos, aunque sea sólo por un momento, a la voz de su amo y declare públicamente que en Cataluña hay dos comunidades sociolingüísticas: una comunidad opresora, minoritaria y burguesa de lengua catalana, y una comunidad oprimida, mayoritaria y plebeya de lengua española. La primera se define como catalana y catalanista, mientras que la segunda aún no tiene plena conciencia de su condición de española.

    El PSC es epítome de esa sociedad.

    Palabra de esclavo.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.