Trias, otro demócrata en apariencia

29.11.2012 | 12:31
 

‘Pedir a los ciudadanos que tomen decisiones mediante formas de democracia participativa o directa, vía consultas populares o referéndums, sólo debe hacerse en aquellos casos en que el ciudadano pueda formar su criterio sobre el asunto y así pueda votar de forma responsable. Si este no es el caso, se le está engañando, se reviste de legitimidad democrática -para algunos estas formas directas son la democracia más perfecta- a decisiones que previamente han estado manipuladas desde el poder y cuya responsabilidad, encima, se traslada al incauto ciudadano, a quien los gobernantes acabarán echándole la culpa: precisamente la inversión de la democracia’, Francesc de Carreras, ‘Demócratas en apariencia’, artículo publicado en La Vanguardia el 20 de mayo de 2010.

Hoy los empleados públicos del Ayuntamiento de Barcelona están llamados a decidir en referéndum si aceptan o no el preacuerdo suscrito el pasado viernes por el municipio y los sindicatos mayoritarios UGT y CCOO mediante el cual se palia la pérdida de la paga de Navidad de este año, fruto de la aplicación del Real Decreto 20/2012 dictado por el Gobierno español. Cabe destacar que un tercer sindicato -ASI- ha dejado abierta la posibilidad de sumarse a este pacto, mientras que otros dos -Sapol y CGT- no lo firmaron a la espera del resultado de las votaciones.

En definitiva de lo que se trata, en evidente fraude de ley, es sortear el decreto estatal, como consecuencia de una oferta del equipo de Gobierno municipal que preside su alcalde, Xavier Trias (CiU), trasladando a los alrededor de diez mil trabajadores municipales la responsabilidad de la decisión.

En este cambalache, los sindicatos mayoritarios actúan de cómplices necesarios, haciendo suyos los argumentos de los responsables municipales al señalar que el Ayuntamiento no tiene excusas para abonar a los trabajadores una paga parecida a la de Navidad porque tuvo un superávit de 38 millones de euros. La fórmula elegida se ha utilizado, también, en TMB; además de en Navarra y en Extramadura.

Evidentemente, dada la escasa información suministrada, la inmediatez de su convocatoria y los gravísimos y profundísimos momentos de crisis que atravesamos -en la que por poner un dato significativo: España acaba de traspasar su récord del llamado índice de miseria (desempleo + inflación) desde marzo de 1993, un 28,1%, una cifra que dobla la media europea y triplica la de los EEUU-, es fácil concluir cuál será el resultado de la consulta. Con su abstención, los empleados municipales, podían haber dado un ejemplo de conducta responsable al negarse a ser manipulados desde el poder.

Más allá de la falta de solidaridad entre trabajadores que comportará -pues la medida no se hará extensible a todos los de todas las administraciones públicas- y que muestra como el poder económico y político se empeñan en dividir a la clase obrera, este tipo de consultas, en definitiva, pretenden corresponsabilizar de una decisión a la parte más débil de la relación laboral, los asalariados, trasladándoles la decisión última de la misma, pero siempre con las cartas marcadas de antemano.

Fueron las formas de Jordi Hereu (PSC) en su consulta sobre la Diagonal, trasladando la decisión a los ciudadanos barceloneses. Son las formas que ahora vuelve a emplear Trias (CiU), con la ayuda de los sindicatos mayoritarios, trasladándola a los empleados públicos del consistorio. Nuevos tiempos, viejas prácticas… de aparentes demócratas.

No hay comentarios en “Trias, otro demócrata en apariencia”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.