Cultura, Medios e Internet

Caballero Bonald, Cervantes 2012

El jurado considera que, además de ser un exponente de la poesía, fue uno de “los cultivadores” de la novela en los años 60 y 70, evolucionando luego hacia una novela “que nunca renunció a la poesía de la palabra”.

Redacción
Jueves, 29 de noviembre de 2012 | 14:56

José Manuel Caballero Bonald ha sido galardonado con el Premio Cervantes 2012. Este jueves, el jurado ha dado a conocer el nombre del poeta, novelista y ensayista español, nacido en Jerez de la Frontera (Cádiz) el 11 de noviembre de 1926 (de madre francesa y padre cubano), como el vencedor de la edición del Premio Cervantes, galardón más prestigioso de lengua española.

Caballero Bonald, para el jurado, “no ha guardado la pluma” pese a pertenecer a la denominada generación del medio siglo, los nacidos en el decenio de los año 20 del siglo XX.  Entre otros, Valverde, Ángel González, Gil de Biedma, Barral o Claudio Rodríguez.

José Manuel Caballero Bonald, Premio Cervantes 2012 (foto: Fundación Caballero Bonald).

El jurado del Premio ha señalado que la primera dedicación de Caballero Bonald es la poesía pero, al mismo tiempo, ha sido uno de “los cultivadores” de la novela en los años 60 y 70, evolucionando luego hacia una novela “que nunca renunció a la poesía de la palabra”.

El premiado es “un creador de historias, un maestro en el uso del idioma”, en palabras del jurado, que además ha destacado que es también uno de los máximos representantes de “la tradición memorialística”. Caballero Bonald tiene además “una marcada proyección iberoamericana” y ha guardado mucha relación con los “hispanolectores del otro lado del Océano”.

Reconocido con premios

En 2005 obtuvo el Premio Nacional de las Letras Españolas y en octubre de 2006 recibió el Premio Nacional de Poesía. En 2004 fue galardonado con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana “por la calidad y el rigor de una obra poética sostenida durante cincuenta años”.

También ha recibido premios de poesía y de novela como el Boscán de Poesía, el Premio Biblioteca Breve, y por tres veces el Premio de la Crítica. Asimismo, ha colaborado con la Real Academia Española en el Seminario de Lexicografía.

En 1998 se creó una fundación que lleva su nombre y tiene como objetivo, desde Jerez de la Frontera, divulgar la obra del ahora premiado con el Cervantes.

Elogios de la crítica

En su ciudad natal, Caballero Bonald estudió el bachillerato y, más tarde, Náutica y Astronomía en Cádiz y Filosofía y Letras en las universidades de Madrid y Sevilla. Ha sido profesor de literatura en Colombia y en diversas universidades francesas y americanas. Fue secretario de Papeles de Son Armadans, revista dirigida por Camilo José Cela.

Su obra poética se inicia con Poesía (1948) y en 1952 publicó su primer libro de poemas. A estos libros siguieron otros: Las Adivinaciones, 1952; Memorias de poco tiempo, 1954; Anteo, 1956, y Las horas muertas, 1959. Todas estas obras están recogidas en su libro Vivir para contarlo, 1969.

La producción narrativa, si bien puede haber sido escasa, ha sido elogiada por la crítica por ser una obra representativa de la narrativa social. Un ejemplo de esto es su novela Dos días de septiembre, 1962. De esta corriente, sin embargo, se alejó en sus obras Ágata ojo de gato, 1974; Toda la noche oyeron pasar pájaros, 1981, y En la casa del padre, 1988.

Cuenta también en su producción con ensayos como: Cádiz, Jerez y los puertos; Narrativa cubana de la revolución; Luis de Góngora, y Los personajes de Fajardo. Gran conocedor del flamenco y de la música popular, ha realizado interesantes trabajos en este terreno, entre los que destaca Luces y sombras del flamenco.

En 1995 publicó la primera parte de sus memorias, titulada Tiempo de guerras perdidas, que ha vuelto a ser publicada en una versión revisada en 2004. Y en 2001 publicó la segunda parte de sus memorias, titulada Costumbre de vivir.

Una vida pasada por la poesía

En 1997 se publicó una antología de poemas de Caballero Bonald, recopilados por María Peyeras Grau y presentados bajo el título de El imposible oficio de escribir. Antología. En 1999 apareció Copias del natural, un libro que recoge sus colaboraciones periodísticas, y Poesía amatoria, una antología temática de sus versos. En 2002 publicó Mar adentro, escritos sobre su vieja afición de marinero.

En enero de 2004 comenzó a agrupar sus poemas en un volumen, Poesía completa, una obra que el propio autor reconoce como. Ese mismo año publicó una nueva antología titulada Años y libros. Al año siguiente publicó el libro de memorias poéticas titulado Manual de infractores.

Los últimos premiados con el Cervantes han sido Nicanor Parra (2011), Ana María Matute (2010) y José Emilio Pacheco (2009); que han sido los últimos a unirse a una lista con ilustres como Juan Marsé (2008), Rafael Sánchez Ferlosio (2004), Francisco Umbral (2000), Camilo José Cela (1995), Mario Vargas Llosa (1994), Miguel Delibes (1993), Gonzalo Torrente Ballester (1985), Rafael Alberti (1983), Octavio Paz (1981), Jorge Luis Borges (1979) o Jorge Guillén (1976).

Temas: ,

3 Comments en “Caballero Bonald, Cervantes 2012”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. iñigo - Jueves, 29 de noviembre de 2012 a las 16:17

    Un gran caballero de las letras, Caballero. Una lástima y una injusticia que no haya sido admitido en la RAE.

  2. ANS. HISPANO - Sábado, 1 de diciembre de 2012 a las 00:20

    SEPARATAS TOMEN NOTA,

    11 PREMIOS NOBEL DE LA LENGUA CASTELLANA
    (a uno y otro lado del Atlántico)
    PARA LOS SEPARATAS DE LAS COMARCAS ORIENTALES
    DE LA CORONA DE ARAGÓN

    PABLO NERUDA,

    GABRIELA MISTRAL,

    JORGE LUIS BORGES,

    MARIO VARGAS LLOSA,

    GABRIEL GARCIA MÁRQUEZ,

    OCTAVIO PAZ,

    JACINTO BENAVENTE,

    JOSÉ ECHEGARAY,

    JUAN RAMÓN JIMÉNEZ,

    VICENTE ALEIXANDRE,

    CAMILO JOSÉ CELA.

    (6 hispanoamericanos y 5 españoles)

    Sin olvidar el GLORIOSO SIGLO DE ORO ESPAÑOL
    Sin olvidar que CARLOS SLIM (hispano de Mexico) es el hombre más rico del mundo
    Sin olvidar que AMANCIO ORTEGA (un español de León) no le anda a la zaga.
    Sin olvidar…etc etc etc

    La cultura universal del MUNDO HISPANO reposa su cabeza en una confortable almohada,
    en cambio la de otros su cabeza reposa en un cojín “piojoso y desplumao”

    A ver si los acomplejados secesionistas toman nota y se culturizan.

    Firmado:
    500 MILLONES DE HISPANOPARLANTES
    desde RIO GRANDE O TEXAS (de tejas)
    hasta CABO DE HORNOS O TIERRA DE FUEGO (fin del mundo antártico) y
    desde CALIFORNIA (de cal y forno)
    hasta FILIPINAS (de Felipe II)

    La cultura universal del MUNDO HISPANO reposa su cabeza en una confortable almohada,
    en cambio la de otros su cabeza reposa en un cojín “piojoso y desplumao”

  3. Joan-Lluís L. - Sábado, 1 de diciembre de 2012 a las 13:34

    ANS. HISPANO – Sábado, 1 de diciembre de 2012 a las 00:20

    Sembla mentida que només tinguin aquests, amb les pressions que històricament ha exercit l’estat espanyol (prou documentades) sobre el comitè Nobel perquè no fossin premiats certs candidats que podien fer ombra als seus deliris de grandesa imperials. Àngel Guimerà, sense anar més lluny:

    Les deliberacions de l’Acadèmia sueca, encarregada d’atribuir el premi Nobel de literatura, són sempre misterioses i generen moltes hipòtesis més o menys sensates. De fet, els arxius de l’Acadèmia són classificats durant cinquanta anys i, per tant, en el nostre 2012, només es pot accedir a les deliberacions anteriors a 1962 –impossible, doncs, per ara, de saber si Salvador Espriu va passar, o no, a frec de tenir-lo–. El 1986, un dels acadèmics suecs, Kjell Espmarck, va publicar una mena de biografia autoritzada d’aquest premi (Det litterära Nobelpriset –que he llegit en la seva versió francesa: Le prix Nobel, ed. Balland–, en què intentava analitzar els diferents moviments, pendulars o en espiral, que van agitar la docta acadèmia durant les primeres dècades del segle. I així es pot saber per què Àngel Guimerà, considerat per l’Acadèmia sueca com «un dels escriptors més eminents» del seu temps, gràcies a la seva «imaginació potent aliada a una noble simplicitat sense artificis» no va tenir aquest premi. La raó, com es veurà, va ser eminentment política.

    Segons Espmarck, Àngel Guimerà va ser un candidat recurrent al Nobel, discutit en les fases finals de votació, durant disset anys, del 1907 al 1923 (va morir el juliol del 1924, tres mesos abans de l’atorgament d’aquell any). En el seu llibre, Espmarck cita dues d’aquestes deliberacions, de 1917 i 1919, que l’esmenten com a mereixedor del premi. I semblava tan evident que donar-li el premi Nobel de literatura era un simple acte de justícia literària que els acadèmics van sentir-se obligats a justificar aquesta no atribució. I la raó donada és: «No arriscar, ni que sigui involuntàriament, de ferir l’orgull del sentiment nacional castellà». I precisaven que, «en la mesura en què pot ser previst i impedit, la tria de l’Acadèmia no ha de provocar un augment de tensió entre antagonismes nacionals els quals són, amb tota evidència, nefastos als objectius pacífics que persegueix, en tots els àmbits, la Fundació Nobel». Guimerà, doncs, va ser sacrificat a una suposada concòrdia…

    Els acadèmics no van apartar per sempre aquesta atribució, però pensaven que, primer, havien d’amansir l’opinió pública i el poder espanyol. I, per això, havien decidit que no podien atorgar el Nobel a Guimerà «abans que sigui recompensat un altre escriptor que s’expressi en la llengua noble més antiga del seu país»… Deixem de costat aquesta estrafolària concepció de «llengua noble més antiga» –ja que en rigor això hauria implicat que es guardonés primer un escriptor d’expressió basca– i que en realitat és evident que designa la llengua de l’Estat. Fixem-nos en aquest servilisme: un català només podia venir després d’un espanyol… Per cert, un espanyol ja havia tingut el Nobel: José Echegaray va ser recompensat el 1904. Però es tractava d’un any de doblet, com ho feia de tant en tant l’Acadèmia a l’inici del segle XX. Oficialment, el fet de premiar dos escriptors havia de ser considerat com una atribució de dos premis sencers (tot i que la suma atribuïda era dividida en dos), però aquesta doble atribució era vista més aviat com un premi partit en dos i no satisfeia ni l’opinió pública lectora ni la premsa dels països d’origen dels escriptors, ni els mateixos escriptors nobelitzats… Així doncs, Guimerà havia d’esperar que un escriptor espanyol tingués un premi per a ell sol abans de poder esperar obtenir-lo… El primer espanyol a ser guardonat en solitari va ser Jacinto Benavente, el 1922, però, l’any següent, els acadèmics van badar i, l’any posterior, Guimerà havia mort.
    (Joan-Lluís L.)

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.