Autonómicas 2012

Navarro comunica a Mas que no apoyará su investidura pero apoya que se celebre un referendo secesionista

El líder del PSC no descarta, sin embargo, apoyar los presupuestos de la Generalidad que presente CiU, y adelanta que presentará iniciativas para reformar la Constitución. CiU ya negocia con ERC la investidura de Mas.

Agencias / Redacción
Lunes, 3 de diciembre de 2012 | 17:32

Pere Navarro, tras su discurso de aceptación como candidato del PSC a la Generalidad (foto: PSC).

El PSC no apoyará la investidura de Artur Mas (CiU), presidente autonómico en funciones, y Pere Navarro, líder del PSC, se lo ha comunicado al candidato nacionalista este lunes. En una reunión que han mantenido los dos dirigentes en la Generalidad, durante alrededor de una hora y media, Navarro ha confirmado a Mas que los diputados autonómicos del PSC no darán apoyo a su investidura.

En un comunicado, el PSC ha informado de que Navarro, sin embargo, no ha cerrado la puerta a apoyar los presupuestos de la Generalidad que presente CiU y se ha comprometido ‘a valorar’ las cuentas que presente el próximo Gobierno autonómico para decidir el voto de los diputados autonómicos, aunque ha recordado que las prioridades de los socialistas en materia de fiscalidad son la de incrementar los ingresos y las políticas que garantizan los derechos de la ciudadanía.

En esta línea, Navarro ha adelantado a Mas que el PSC impulsará en el Parlamento autonómico iniciativas que tienen por objeto la reforma constitucional -para limitar las competencias del Gobierno en Cataluña, entre otras medidas-, la mejora de la financiación autonómica y avanzar en un nuevo modelo de la relación de Cataluña con el resto de España.

Además, Mas sí ha recibido el apoyo de Navarro para que se consulte a los ciudadanos de Cataluña sobre la secesión de la Comunidad. Si bien le ha matizado que el proceso de referendo debe ser acordado y legal de acuerdo con lo que el PSC llevaba en el programa electoral presentado el 25 de noviembre, cuyo resultado supuso a los socialistas perder ocho escaños, pasando de los 28 a los 20. Navarro considera que una consulta de estas características no es prioritario para el PSC para esta legislatura autonómica.

Navarro ha señalado, finalmente, que Mas ha visto con buenos ojos la propuesta del PSC de llevar a cabo una cumbre de partidos políticos con representación en el Parlamento autonómico y las organizaciones económicas y sociales de Cataluña para hacer frente a la crisis económica.

CiU y ERC ya tienen los interlocutores

La cita de este lunes estaba prevista para la semana pasada pero Navarro, tras hacerse público el encuentro, anuló su cita con Mas para forzar a hacerla sin anunciar ni publicidad en los medios. Mas ha visto al líder del PSC después de entrevistarse con Oriol Junqueras, máximo responsable de ERC, y con el que ya ha iniciado las negociaciones para formar el próximo Gobierno autonómico.

Representantes de ERC y de CiU ya han acordado sentarse a hablar los próximos días para llegar a un acuerdo de investidura, primero, y de legislatura, después. Por parte de la federación nacionalista estarán en la mesa de negociaciones Francesc Homs, Oriol Pujol, Josep Maria Pelegrí y Ramon Espadaler, y podría llegar a colaborar el consejero de Economía y Conocimiento en funciones, Andreu Mas-Colell. ERC tendrá como interlocutores a Marta Rovira, Pere Aragonès, Lluís Salvadó, Gemma Calvet y Albert Castellanos.

Estas reuniones están al margen de las que se produzcan otras entre Mas y Junqueras. Anna Simó (ERC) ha señalado que su formación no aspira a la Presidencia del Parlamento autonómico, aunque sí ha indicado que, por lo menos, le debe corresponder una vicepresidencia.

Temas: , ,

5 Comments en “Navarro comunica a Mas que no apoyará su investidura pero apoya que se celebre un referendo secesionista”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. AFOR - Lunes, 3 de diciembre de 2012 a las 18:09

    Después de oir esto, creo que el PSC, hoy más que nunca desde el inicio de la transición, debe dividirse entre los que creen en España y lo que no. El PSOE debe volver a hacerse visible en esta comunidad autónoma; no caben ni más cesiones, ni más traiciones.

  2. Erasmus - Lunes, 3 de diciembre de 2012 a las 21:42

    EL PSC ES LA ALTERNATIVA AL GOBIERNO DE CIU

    El PSC (que sigue siendo la 2ª fuerza en votos en Cataluña, aunque una ley electoral hecha a la medida de los nacionalistas haya dado a ERC un diputado más que al PSC) volverá a ser la primera fuerza política catalana si sabe jugar y visualizar su papel como alternativa al gobierno de CiU en el plano de la contraposición gobierno-oposición y también como alternativa a ‘las dos derechas’ (CiU y PPC) conjuntamente en el plano de la dialéctica ideológica.

    CiU ha tratado de convertir al PSC en ‘gubernamental’, primero, con su invitación a incorporarse al Ejecutivo autonómico y después con un ‘plan B’ para lo mismo, consistente en proponer al PSC llegar a acuerdos con el gobierno de CiU en materias concretas. Si el PSC pierde la imagen de oposición neta y de alternativa neta al gobierno de CiU (traducido en la proclamación clásica que se hace en tal situación: ‘hay otro modo de gobernar’) perderá la ocasión de alcanzar el gran capital de prestigio que le puede producir tal posicionamiento en este tiempo de crisis.

    Oportunamente Felipe González acaba de recordar que la socialdemocracia es una fuerza de vocación mayoritaria y que es peligroso para ella no creérselo. Espero que Pere Navarro sí que se lo crea. Es condición necesaria para que el PSC vuelva a ser la primera fuerza política de Cataluña. Tal objetivo de la socialdemocracia es más fácil en Cataluña que en otras partes, pues el destino del PSC es serlo casi todo en la izquierda mientras que la derecha estará partida por mitad entre CiU y PPC.

    CiU no tiene ninguna justificación para pedirle al PSC que ‘comparta su desgaste’ gubernamental, que es un gaje del oficio que ejerce. Máxime cuando no se lo pide a ICV fuerza que le es más próxima. Y cuando el necesario ‘pacto de legislatura’ de CiU y ERC hará que el Ejecutivo nacionalista no pueda perder ninguna votación. Como táctica de demolición del PSC -objetivo permanente de CiU (ahora no sería tanto diezmarle, sino impedirle crecer con un impulso vigoroso)- es genial hacer al PSC gubernamental para que se desgaste preservando del desgaste a la izquierda amiga, ICV, que debe prestigiarse en la oposición.

    Señalo que ICV ha votado las dos principales mociones de la estrategia soberanista aprobadas por el parlamento autonómico en la pasada legislatura, esto es, la del apoyo al concierto económico y la decisión de organizar en la presente legislatura un referéndum de secesión sea legal o no. Recuerdo que los votantes de dichas mociones fueron exactamente: CiU, ERC, ICV y… Ernest Maragall.

    CiU usa el argumento de la responsabilidad, difícil de resistir. Dice que en la actual situación nadie puede negar su apoyo al Ejecutivo autonómico para superar la crisis. Es cierto. Pero no para el programa ordinario de gobierno, ni para los presupuestos de la Generalidad (el ‘plan de gobierno puesto en cifras’). Eso, que determina la estabilidad del Ejecutivo, debe ser asegurado por los dos socios de legislatura, CiU y ERC. En cambio, todos deben ayudar cuando se trate de un esfuerzo extraordinario para objetivos que no se puedan alcanzar con los medios usuales.

    Navarro tiene su propia propuesta que ya había anticipado en la campaña electoral. El PSC colaborará lo que sea necesario con el gobierno de CiU, pero no lo hará en el marco de una relación bilateral sino multilateral. Navarro acaba de recordar que el PSC ya propuso en la campaña electoral una conferencia de todos los partidos parlamentarios para afrontar la crisis. A lo que CiU todavía no ha dado respuesta.

    El PSC es el partido más alejado de CiU entre los presentes en el Parlamento autonómico, pues el PSC es antagónico y alternativo a CiU en los dos ejes de la dialéctica política catalana: el social y el territorial. Todas las otras fuerzas tienen más puntos de contacto con CiU que el PSC. El PPC comparte con CiU modelo social. ERC (además de ser su socio de investidura) comparte con CiU el objetivo secesionista y forma parte de la ‘familia nacionalista’ de la que también forma parte CUP. ICV es la izquierda obrerista próxima a CiU en lo territorial. Ciutadans es otra izquierda, la izquierda liberal-progresista, no socialista (en referencias históricas: Ciutadans es Azaña, no Prieto), tercera vía entre conservadores y socialdemócratas.

    A nada está obligado el PSC a lo que no estén igual o más obligadas las otras fuerzas parlamentarias. Hay que dar a todos la oportunidad de mostrarse responsables sin excluir a nadie. No se trata de ayudar a completar una mayoría, problema que no tiene CiU gracias a ERC. El apoyo al Ejecutivo de CiU tiene sentido para ampliar la base de un compromiso ‘de sociedad’ en aquellos asuntos que lo requieran para lo que no sobra nadie. Para eso deben colaborar con el Ejecutivo de CiU todos: además de ERC, CUP, PPC, ICV, Ciutadans y PSC.

    Erasmus

  3. Juan jose Cortes - Martes, 4 de diciembre de 2012 a las 00:27

    Supongo que el PSOE habra tomado buena nota de lo que su partido “amigo” est haciendo y sobre todo de los resultados que esta obteniendo en sucesivas convocatorias. Alla ellos. Ni el PSOE ni el PSC van a variar su posicion hasta que caiagan aun mas en las elecciones. Es el unico lenguaje que entienden.

  4. Miguel - Martes, 4 de diciembre de 2012 a las 01:06

    El PSOE debe presentarse como tal en Cataluña (siendo el PSC parte de él pero no su sustituto) y competir con los partidos de izquierdas aportando una visión global de España, defendiendo lo que es común a todos sin dejarse morder por quienes desde las posturas nacionalistas intransigentes sólo defienden el catalanismo puro y desprecian lo demás.

    Este nadar entre dos aguas en el río de las pirañas nacionalistas los va a dejar en los puros huesos. O espabilan o desaparecen.

  5. Erasmus - Martes, 4 de diciembre de 2012 a las 23:48

    EL PSC ES LA ALTERNATIVA AL GOBIERNO DE CIU

    (CORREGIDO)

    El PSC (que sigue siendo la 2ª fuerza en votos en Cataluña, aunque una ley electoral hecha a la medida de los nacionalistas haya dado a ERC un diputado más que al PSC) volverá a ser la primera fuerza política catalana si sabe jugar y visualizar su papel como alternativa al gobierno de CiU en el plano de la contraposición gobierno-oposición y también como alternativa a ‘las dos derechas’ (CiU y PPC) conjuntamente en el plano de la dialéctica ideológica.

    CiU ha tratado de convertir al PSC en ‘gubernamental’, primero, con su invitación a incorporarse al Ejecutivo autonómico y (tras rechazar el PSC la propuesta) con un ‘plan B’ para lo mismo consistente en proponer al PSC llegar a acuerdos con el gobierno de CiU en materias concretas. Si el PSC pierde la imagen de oposición neta y de alternativa neta al gobierno de CiU (traducido en la proclamación clásica que se hace en tal situación: ‘hay otro modo de gobernar’) perderá la ocasión de alcanzar el gran prestigio que le puede producir tal posicionamiento en este tiempo de crisis.

    Oportunamente Felipe González acaba de recordar que la socialdemocracia es una fuerza de vocación mayoritaria y que es peligroso para ella no creérselo. Espero que Pere Navarro sí que se lo crea. Es condición necesaria para que el PSC vuelva a ser la primera fuerza política de Cataluña. Tal objetivo de la socialdemocracia es más fácil en Cataluña que en otras partes, pues el PSC puede reunir a la mayoría de la izquierda mientras que la derecha estará largo tiempo partida por mitad entre CiU y PPC.

    Si el PSC se plantea como socialdemocracia catalana, respetuosa de la legalidad, independiente del PSOE pero formando parte de la familia socialdemócrata española e internacional, lo será todo en la izquierda clásica en Cataluña, igual que el Labour británico, el SPD alemán, o la ‘familia socialdemócrata’ a escala española. El PSC es lo único sólido que existe en la izquierda catalana. ICV y ERC son dos funambulisnos creados por el apararato mediático de CiU para destruir al PSC. CiU ha resucitado -como zombi- dos veces a ERC, un partido que murió con la Guerra Civil como lo atestiguó el útimo Tarradellas que había sido miembro del mismo antes de que el partido falleciera. ERC nueva época (un partido sin sustancia ni espacio propios, inventado dos veces por CiU y verdadero apéndice suyo) es en cuanto a sus dimensiones un ‘partido acordeón’: tuvo 23 diputados autonómicos en 2003, 10 en 2010, 21 ahora y volverá a 10 en la ocasión siguiente.

    CiU no tiene ninguna justificación para pedirle al PSC que ‘comparta su desgaste’ gubernamental, que es un gaje del oficio que ejerce. Máxime cuando no se lo pide a ICV fuerza que le es más próxima. Y cuando el necesario ‘pacto de legislatura’ de CiU y ERC hará que el Ejecutivo nacionalista no pueda perder ninguna votación parlamentaria. Como técnica de demolición del PSC -objetivo permanente de CiU (ahora no sería tanto diezmarle, sino impedirle crecer con un impulso vigoroso)- es genial hacer al PSC gubernamental para que se desgaste, eso sí, preservando del desgaste a la izquierda amiga, ICV, que debe prestigiarse en la oposición.

    Señalo que ICV ha votado las dos principales mociones de la estrategia soberanista aprobadas por el Parlamento autonómico en la pasada legislatura, esto es, la del apoyo al concierto económico y la decisión de organizar en la presente legislatura un referéndum de secesión sea legal o no. Recuerdo que los votantes de dichas mociones fueron exactamente: CiU, ERC, ICV y… Ernest Maragall.

    CiU usa el argumento de la responsabilidad, difícil de resistir. Dice que en la actual situación nadie puede negar su apoyo al Ejecutivo autonómico para superar la crisis. Es cierto. Pero no para pactar el programa ordinario de gobierno, ni para aprobar los presupuestos de la Generalidad (el ‘plan de gobierno puesto en cifras’). Eso, que determina el rumbo y la estabilidad del Ejecutivo, debe ser asegurado por los dos socios de legislatura, CiU y ERC. En cuanto a los presupuestos, es cierto que Navarro ha prometido ‘valorarlos`, pero tal valoración solo puede ser coherentemente una: ‘Eso, señores gobernantes, son los presupuestos de su manera de gobernar. Los de mi manera de gobernar (los de la alternativa al gobierno de ustedes) serían diferentes’.

    En cambio, todas las fuerzas deben ayudar al Ejecutivo cuando se trate de un esfuerzo extraordinario para objetivos que no se puedan alcanzar con los medios usuales. Navarro tiene su propia propuesta que ya había anticipado en la campaña electoral. El PSC colaborará lo que sea necesario con el gobierno de CiU, pero no lo hará en el marco de una relación bilateral sino multilateral. Navarro acaba de recordar que el PSC ya propuso en la campaña electoral una conferencia de todos los partidos parlamentarios catalanes para afrontar la crisis. A lo que Mas todavía no ha dado respuesta.

    El PSC es el partido más alejado de CiU entre los presentes en el Parlamento autonómico, pues el PSC es antagónico y alternativo a CiU en los dos ejes de la dialéctica política catalana: el social y el territorial. Todas las otras fuerzas tienen más puntos de contacto con CiU que el PSC. El PPC comparte con CiU modelo social. ERC (además de ser su socio de investidura y de legislatura) comparte con CiU el objetivo secesionista y forma parte de la ‘familia nacionalista’ de la que también forma parte CUP. ICV es la izquierda “obrerista” próxima a CiU en lo territorial. Ciutadans es la izquierda liberal-progresista, no socialista (puede decirse que, en referencias históricas, Ciutadans es Azaña, no Prieto), una tercera vía entre conservadores y socialdemócratas.

    A nada está obligado el PSC a lo que no estén igual o más obligadas las otras fuerzas parlamentarias. Hay que dar a todos la oportunidad de mostrarse responsables sin excluir a nadie. No se trata de ayudar a completar una mayoría, problema que no tiene CiU gracias a ERC. El apoyo al Ejecutivo de CiU tiene sentido para ampliar la base de un compromiso ‘de sociedad’ en aquellos asuntos que lo requieran para lo que no sobra nadie. Para eso deben colaborar con el Ejecutivo de CiU todos: además de ERC, CUP, PPC, ICV, Ciutadans y PSC.

    Erasmus

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.