¿Tapando la realidad?

24.12.2012 | 18:28
 

por Andreu Caballero

Arriba, toma de posesión de Artur Mas como presidente autonómico en el Salón de San Jordi del Palacio de la Generalidad el 27 de diciembre de 2010; abajo, la toma de posesión de este lunes, en el mismo lugar, con el retrato del Rey Juan Carlos tapado (fotos: gencat.cat).

La mayor obsesión del nacionalismo es ocultar la realidad. El presidente autonómico, Artur Mas, ha tomado posesión de su cargo este lunes en el Salón de San Jordi del Palacio de la Generalidad. Como si de una metáfora se tratase, y a diferencia de hace dos años, cuando el protocolo todavía corría a cargo del Ejecutivo autonómico de José Montilla, en esta ocasión han decidido tapar el retrato del Rey Juan Carlos, que preside la sala. No es el primer acto institucional en que eso ocurre desde que Mas llegó a la Generalidad.

4 Comments en “¿Tapando la realidad?”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Lehman Sisters - Lunes, 24 de diciembre de 2012 a las 21:07

    Y al PP , que son tan de derechas , seguro que les parece fenomenal .

  2. lógico - Martes, 25 de diciembre de 2012 a las 07:54

    ¿Y?
    Juan Carlos ha salido en la tele el mismo día con un retrato equivocado, porque han modificado el cuadro del fondo, que era uno de Franco, y han puesto en vez de éste uno de un tatara-tatarabuelo “juvenil”.

  3. Robert - La estupidez en catalán se llama "nacionalisme" - Martes, 25 de diciembre de 2012 a las 22:06

    Lamentable, como todo lo que hace el nacionalismo catalán

  4. juan - Miércoles, 26 de diciembre de 2012 a las 15:33

    El Sr. Mas no puede ocultar que tras la cortina negra se encuentra el retrato del Rey, como no puede ocultar que tras la cortina de humo del soberanismo se encuentra su incompetencia y la corrupción de su partido. En ambos casos la cortina no hace más que evidenciar lo que trata de ocultarse.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.