Cataluña

Mas ratifica en el cargo a los ocho delegados de la Generalidad

Ningún cambio entre los nombres de los siete representantes de la Administración autonómica en Cataluña, y uno en Madrid. También se ha nombrado a los ‘número dos’ de las consejerías. Sigue Solà, en Cultura.

Redacción
Martes, 8 de enero de 2013 | 14:48

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Jorba, Nin, Alins, Casadesús, Pallarès, Moltó, Farré y Casas (fotos: Jordi Bedmar).

El nuevo Gobierno autonómico ha ratificado en el cargo a los siete delegados que la Generalidad tiene desplegados por toda Cataluña. En una reunión celebrada este lunes con Francesc Homs, consejero de la Presidencia y portavoz autonómico, los siete delegados recibieron la confirmación de que seguirán como representantes de la Administración autonómica.

Homs les ha transmitido la confianza que Artur Mas (CiU), presidente autonómico, tiene depositada en ellos y les ha pedido que hagan más esfuerzo en materia económica pero que tengan mayor presencia en todos los lugares de la Comunidad. El presupuesto de cada delegación, según la Generalidad, se reducirá un 30% para 2013.

Los siete altos cargos de la Administración autonómica que repiten son: Albert Alins, delegado en la zona del Alto Pririneo y Valle de Arán; Jordi Moltó, delegado para la zona de la Cataluña central; Ramon Farré, delegado para la provincia ilerdense; Eudald Casadesús, delegado para la provincia de Gerona; Xavier Pallarès, delegado autonómico para la zona del Ebro; Joaquim Nin, delegado para el resto de la provincia de Tarragona; y Salvador Jorba, delegado para la provincia de Barcelona.

Sigue Solà en Cultura

Solà, ‘número dos’ de la Consejería de Cultura (foto: Rubén Moreno).

A estas confirmaciones se unen la del delegado de la Generalidad en la capital del país, que seguirá en manos de Jordi Casas; así como la del nombramiento de todos los secretarios generales de la Administración autonómica, los números dos de cada consejería. Otros once altos cargos políticos: Maria Àngels Barbarà i Fondevila (Gobernación y Relaciones Institucionales), Georgina Arderiu (Economía y Conocimiento), Roser Fernández (Salud), Xavier Gibert (Empresa y Empleo), Maria Jesús Mier (Enseñanza), Pau Villòria (Territorio y Sostenibilidad), Xavier Solà (Cultura), Maria Teresa Martí (Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural), Maria Dolors Rusinés (Bienestar Social y Familia), Enric Colet (Justicia) y el ya anunciado y polémico Josep Martí (Comunicación).

Entre los secretarios generales que han sido nombrados en el cargo, repite Solà en la Consejería de Cultura, que está en manos de Ferran Mascarell. Solà, dirigente de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) está siendo investigado por la Fiscalía Anticorrupción tras facturar importantes cantidades -por conceptos difícilmente justificables- desde su empresa a la Asociación Catalana de Municipios, de la que era responsable de los servicios jurídicos.

Temas: , , ,

10 Comments en “Mas ratifica en el cargo a los ocho delegados de la Generalidad”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Erasmus - Martes, 8 de enero de 2013 a las 15:37

    GASTO INÚTIL QUE SE RESTA DEL GASTO SOCIAL

    Es uno de los gastos de signo identitario territorial (para tener una estructura territorial ‘diferente’ de 5 niveles: Generalidad, Provincias, Veguerías, Comarcas y Municipios). La burocracia catalana ni la soñaron en la China clásica que fue donde se inventó la burocracia pública en el mundo. También inventaron los chinos el sistema de ‘oposiciones’ (exámenes) para cubrir los puestos de funcionarios públicos pero eso todavía no nos ha llegado.

    ¿Qué tal el despliegue de consejeros territoriales de diversos nombres todos cobrando? Tenemos concejales (consejeros municipales), consejeros comarcales, no se qué ‘vegueriales’, diputados provinciales y diputados autonómicos (a los ‘ministros’ autonómicos se les llama ‘consejeros’`pero no son deliberativos sino ejecutivos).

    Y ahora esos 7 flamantes embanderados (¡pongan la foto en la portada no dentro, es deslumbrante!) ‘gobernadores civiles de veguerías’. ¿No quedamos en que no debe haber gobernadores civiles y en que las veguerías no existen, pues repiten las provincias simplemente proponiendo 7 en lugar de 4? O sea que a afectos de gobernador existe la veguería y a efectos de diputados existe lo provincia. Un poco lío.

    No me extraña que Mas-Colell no pueda cumplir el objetivo de déficit que exige Europa.

    Erasmus

  2. Erasmus - Martes, 8 de enero de 2013 a las 18:43

    SOLUCIÓN PARA CATALUÑA: UNA NUEVA MAYORÍA POLÍTICA PROGESISTA, ALIANZA DE LIBERAL-PROGRESISTAS Y SOCIALDEMÓCRATAS

    Abogo por una nueva mayoría progresista en Cataluña, formada por una alianza de liberal-progresistas (‘Ciutadans’ =Azaña) y socialdemócratas (PSC =Prieto). Mi hipótesis es que la harán posible tanto el avance de la formación liberal-progresista, ‘Ciutadans’, como la recuperación por el PSC de su condición de gran partido de la izquierda clásica (socialdemócrata) en Cataluña, tras haber sobrevivido a la cacería de exterminio que le ha librado CIU y su aparato mediático en los años pasados, cacería vuelta ahora más difícil por nuevas circunstancias y porque el PSC ha generado anticuerpos defensivos.

    Para explicar los resultados de las últimas elecciones autonómicas catalanas debe tenerse en cuenta que CiU ‘le hizo la campaña a ERC’ y en menor medida a ICV. Mientras que tiró a matar al PSC, actuando como el ‘verdugo’ de esa fuerza que viene siendo desde hace años. Con la complacencia de la quinta columna que CiU tiene dentro de la fuerza esencial de la izquierda, que quieren un PSC sometido a CiU o muerto. ¿Por qué no se van a ERC? El PSC volverá a ser una fuerza mucho más importante que ERC. Al simple observador ERC (una fuerza sin espacio político definido) aparece como un partido acordeón. Tuvo 23 diputados autonómicos en 2003, solo 10 en 2010, 21 en 2012. ¿Otra vez 10 la próxima vez?

    A ver quién discute la legitimidad de un futuro gobierno progresista de coalición de Azaña (‘Ciutadans’) y Prieto (PSC) en Cataluña. Y quizá de una ICV recuperada para la socialdemocracia tras su actual sarampión abertzale y neoestalinista. Quedando en la oposición los conservadores de centroderecha (PPC) y la ‘familia nacionalista’ con todos sus componentes incluidos (CiU, ERC, CUP).

    ¿Por qué los nacionalistas del PSC no se van a ERC? ¿No quieren un partido de izquierda y nacionalista? Pues ahí lo tienen, más o menos izquierda. Y si no tienen también a la CUP maoísta. Y al nuevo partido de E. Maragall. O a CiU, preferido por Mascarell que ya se ha ido igual que E. Maragall haciendo lo correcto. ¿Por qué no se van de una vez y dejan ya de j.der en el PSC? ¿Por qué?

    Imagino a plazo corto o medio un ‘Parlament’ próximo al qur indico en diputados (total 135): PSC 35, CiU 35, PPC 25, ‘Ciutadans’ 20, ERC 10, ICV 10, CUP 0.

    Erasmus

  3. Lehman Sisters - Martes, 8 de enero de 2013 a las 20:04

    Ni estudian Ni trabajan

  4. Artur - Miércoles, 9 de enero de 2013 a las 07:19

    No tienen sentido del ridículo ni de la decencia. Esa Administración megalomaníaca es impagable…

  5. luis - Miércoles, 9 de enero de 2013 a las 10:09

    ARTURITO

    TE SOBRA EL DINERO POR TODAS PARTES

    LARGATE YAAAAAA

  6. luis - Miércoles, 9 de enero de 2013 a las 10:11

    QUE CÁRITAS QUE TENÉIS TODOS

    BUSCAROS UN TRABAJO EN EL MUNDO LABORAL JUNTO A VUESTRO JEFE Y ESE

    JUNQUERAS

  7. luis - Miércoles, 9 de enero de 2013 a las 13:47

    NI LAS JONES

  8. BEJOTA - Miércoles, 9 de enero de 2013 a las 19:20

    Van Rompuy a Escocia y Catalunya:”Nadie obtendrá nada del separatismo”
    Directorio
    Van RompuyConsejo EuropeoHerman Van RompuyEscocia Unión Europea

    El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha lanzado un mensaje a las autoridades escocesas, catalanas y flamencas, señalando que “nadie obtendrá nada del separatismo

  9. BEJOTA - Miércoles, 9 de enero de 2013 a las 19:24

    Van Rompuy a Escocia y Catalunya:”Nadie obtendrá nada del separatismo”
    Directorio
    Van RompuyConsejo EuropeoHerman Van RompuyEscocia Unión Europea

    El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha lanzado un mensaje a las autoridades escocesas, catalanas y flamencas, señalando que “nadie obtendrá nada del separatismo

  10. ANS. HISPANO. - Jueves, 10 de enero de 2013 a las 14:02

    ELLIOTT Y EL DEBATE CATALÁN
    Francesc de Carreras
    La Vanguardia 9 Enero 2013

    En el actual debate mediático sobre la independencia de Catalunya se habla mucho de la historia, de sus razones históricas, de los agravios frente a España. Pero callan los historiadores y su silencio es una forma de asentimiento a la opinión dominante. Y esta opinión dominante puede resumirse en una frase: “Desde hace 300 años, desde 1714, España expolia y oprime a Catalunya”. Un mensaje claro y directo. Y simple y falso. Pero que hace mella.

    Últimamente, un historiador eminente ha empezado a terciar en el debate. Se trata nada menos que del británico John H. Elliott. A sus 82 años, desde su residencia de Oxford, hace declaraciones de una envidiable lucidez. A raíz de su último libro (Haciendo historia, Taurus, 2012), una recapitulación de su vida como historiador, ha concedido algunas entrevistas en las que se le ha preguntado sobre la actual situación de Catalunya y, como es natural o, mejor dicho, como es su obligación moral, ha respondido con toda sinceridad.

    Elliot es probablemente la más respetada autoridad en la historia española de los siglos XVI y XVII. Además, es un profundo conocedor de Catalunya. En los primeros años cincuenta, tras licenciarse en Cambridge, se vino a Barcelona y residió en ella durante algún tiempo, el suficiente para aprender a hablar perfectamente catalán y castellano. Se introdujo en el mundo académico de la época y trabó amistad y complicidad intelectual con Jaume Vicens Vives y su escuela.

    Vicens se había situado, ya desde antes de la guerra, en una posición crítica frente a la historia romántica que predominaba en Catalunya. Así lo explicó John H. Elliott en El País Semanal del pasado domingo: “Al ver lo que estaba intentando hacer Vicens Vives, desmitificar la historia de Catalunya, enseguida me encontré del lado de este grupo. Me di cuenta del peligro de la mitología en la formación de identidades colectivas y nacionales”.

    En otra entrevista publicada en octubre pasado, a preguntas de Tulio H. Demicheli, insistía en lo mismo: “Vicens Vives quería eliminar las categorías de ‘agravio’ o ‘expolio’ a la relación de España con Catalunya, un continuo ‘victimismo’ desde el compromiso de Caspe que es un reduccionista. Esos tópicos respondían más a los rencores que la arrogancia castellana había provocado en la sociedad catalana que a la realidad histórica, porque no es verdad que hubieran ‘perdido libertades’ en 1714, ni que el Principado fuera ‘más democrático’ antes que después de Felipe V.”

    Ciertamente esta desmitificación de la historia catalana era una de las pretensiones de Vicens Vives. Pero su prematura muerte en 1960 truncó esta tarea y, en la entrevista de El País, Elliott considera hoy que sus esfuerzos han sido baldíos: “Me habría gustado que en la Catalunya actual Vicens Vives hubiera ganado esa batalla, pero después de una o dos generaciones parece que no la ganó. Para mí ha sido muy triste, porque creo que una sociedad necesita sus mitos, pero si los mitos dominan y entorpecen una auténtica investigación, llegamos a una situación en la que el pueblo queda ensimismado y adopta una postura de agravio pensando que todos los desastres han sido culpa de otros. En ese momento es cuando se llega a una situación de crispación por cualquier problema. Hay políticos que se aprovechan de esto para fortalecer los mitos, para poner un énfasis excesivo en el victimismo y no darse cuenta de los problemas internos de una sociedad. Eso es lo que me preocupa especialmente”.

    Es decir, lo que preocupa a Elliott es que los historiadores catalanes -se entiende, la mayoría dominante- han vuelto a la historia de antes, la que cultiva mitos al servicio de las ideologías políticas y provoca una sociedad ensimismada, en la que el agravio se magnifica y el victimismo sistemático se utiliza para ocultar los verdaderos problemas. Es un retrato exacto de lo que está sucediendo: se utilizan los falsos “300 años de opresión española” para encubrir, tapar y disimular, el desgobierno actual. Y buena parte de los historiadores catalanes son cómplices de esta situación.

    ¿Por qué no explican que el 11 de septiembre de 1714 fue el final de una guerra de sucesión a la Corona de España provocada por el enfrentamiento entre las grandes potencia europeas? ¿Por qué no explican que en dicha fecha no perdieron los catalanes libertad alguna sino únicamente los antiguos fueros estamentales?

    ¿Por qué no explican que el siglo XVIII, gobernando los Borbones, empezó la prosperidad económica de Catalunya, tras siglos de decadencia, los dos últimos bajo gobierno de los Austria?

    ¿Por qué no explican que el auge del siglo XIX está basado muy fundamentalmente en el libre comercio con América concedido por Carlos III, un rey Borbón, mientras esta libertad fue negada antes por la dinastía de los Habsburgo?

    ¿Por qué no explican que la política proteccionista de los gobiernos españoles a la industria catalana durante los siglos XIX y XX, hasta el Plan de Estabilización de 1959, fue en beneficio de las empresas de Catalunya y, probablemente, en perjuicio de los consumidores del resto de España?

    En todo ello deben mojarse los historiadores.

    http://www.lavanguardia.com/opinion....reras.html

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.