Opinión

Recuperar la identidad (I)

‘Si queremos hacer un análisis medianamente riguroso de la debacle del socialismo, no lo podemos hacer tan solo desde el punto de vista catalán, sino que hemos de tener muy en cuenta la situación de los herederos de Pablo Iglesias en el conjunto de España y, también, de los momentos que está viviendo la socialdemocracia en el conjunto de Europa. Y, todo ello, sin detraer ni un ápice de las posibles responsabilidades que puedan corresponder a los dirigentes del PSC, pero a cada cual lo suyo’.

Bernardo Fernández
Lunes, 14 de enero de 2013 | 07:41

La seria derrota encajada por los socialistas catalanes en las elecciones al Parlamento autonómico de Cataluña del pasado 25N ha sido, hasta el momento, el último varapalo que ha sufrido el socialismo en España. De hecho, esta derrota se inscribe en una larga serie de reveses que se iniciaron en las autonómicas de 2010 y prosiguieron en las municipales y legislativas de 2011.

En poco más de dos años, el PSC ha dejado de formar parte del Gobierno de España, presidir el de la Generalidad de Cataluña, la Diputación de Barcelona y ha perdido, entre otras, las alcaldías de Gerona y Barcelona. Por si eso fuera poco, ha pasado a ser la tercera fuerza en el Parlamento autonómico y la cuarta en la ciudad de Barcelona, a menos de 2.000 votos de la quinta.

Con este panorama de fondo, no es de extrañar que los socialistas catalanes estén despistados y deprimidos. De todos modos, conviene clarificar que la caída del PSC ha llegado bastante más tarde que la del PSOE en otros territorios de España. Así, por ejemplo, los socialistas perdieron las legislativas en Madrid en 1986 y allí no se ha vuelto a ganar. Se perdió la alcaldía de la capital del reino en 1989 y no ha vuelto a haber alcalde socialista en Madrid, ni presidente de izquierdas en esa Comunidad desde 1991. Un análisis similar se podría hacer de la situación de los socialistas en la Comunidad Valenciana, por no hablar de los resultados obtenidos con Alfredo Pérez Rubalcaba al frente del partido en las elecciones generales de 2011, que han sido los peores desde la Transición.

Por tanto, si queremos hacer un análisis medianamente riguroso de la debacle del socialismo, no lo podemos hacer tan solo desde el punto de vista catalán, sino que hemos de tener muy en cuenta la situación de los herederos de Pablo Iglesias en el conjunto de España y, también, de los momentos que está viviendo la socialdemocracia en el conjunto de Europa. Y, todo ello, sin detraer ni un ápice de las posibles responsabilidades que puedan corresponder a los dirigentes del PSC, pero a cada cual lo suyo.

Hegemonía de las derechas

La crisis económica ha ido de perlas a las derechas para perder la timidez, descararse y hacer ideología reorientando a la sociedad con criterios nítidamente conservadores. En estos momentos de extremada escasez presupuestaria es relativamente fácil redirigir las políticas, arguyendo la falta de medios, para privatizar derechos tan inherentes al Estado del bienestar como la sanidad, la educación o los servicios sociales.

También los derechos civiles que tienen que ver con la igualdad de género están en retroceso, como lo están los de las mujeres a decidir libremente sobre su embarazo. De esta reorientación no se salva el matrimonio homosexual, ni los derechos de los inmigrantes, ni de los trabajadores e, incluso, se intenta cuestionar la capacidad de los sindicatos para negociar. Por si todo esto fuera poco, en breve se presentará una reforma del Código Penal que, sin duda, será autoritaria y represiva y que, a buen seguro, pondrá en tela de juicio algunos derechos fundamentales, como ya se ha hecho con las nuevas tasas judiciales.

Por otra parte, los nacionalistas catalanes (tan de derechas como los otros, al menos en materia económica) han visto en la crisis la ocasión para poner en marcha un proceso de secesión que no ha de aportar ningún beneficio a la inmensa mayoría de los ciudadanos. Y, para rematar la faena, desde el Gobierno central se está llevando a cabo una campaña recentralizadora de las competencias autonómicas sin el más mínimo espíritu de dialogo y, desde luego, sin interés por el consenso, olvidando, una vez más, que las Comunidades Autónomas son Estado.

La sociedad actual

Hace ya tiempo, tal vez demasiado, que una parte de las clases medias ha dejado de considerar útil a la clase política. Razones no faltan: una política fiscal que hace recaer la carga sobre la renta del trabajo de forma especialmente dura sobre los empelados públicos y los asalariados cualificados por cuenta ajena, sin que éstos tengan la percepción de ser los beneficiarios de las políticas sociales. Pero, a la vez, se detecta que las grandes empresas y las grandes fortunas disponen de diversas fórmulas para burlar de forma legal la presión impositiva.

En el ámbito de las clases más populares los motivos para el desafecto también son múltiples. El acceso al trabajo o a los servicios públicos se entiende, muchas veces, como una usurpación de derechos por parte de los ciudadanos llegados de otras latitudes, y si la convivencia en esos espacios sociales nunca es fácil, cuando la crisis golpea como sucede ahora, la situación puede convertirse en dramática. En esas circunstancias, que el populismo y la xenofobia arraiguen es cuestión de tiempo. Pues bien, ante la situación descrita, la socialdemocracia está muda y, por el contrario, a la derecha le cuesta muy poco articular un discurso demagógico y simplista.

Con este panorama de fondo, no nos debe extrañar que la gente, incluso muchos de los que han votado siempre, pierda de forma progresiva la confianza en los partidos y sus dirigentes. De ahí que los grandes partidos, tanto socialdemócratas como conservadores, pierdan sucesivamente peso específico. No obstante, quien se lleva la palma en este descalabro, sin ninguna duda, es la izquierda. Valga como ejemplo el caso del PSC que ya lleva diversos procesos electorales perdiendo soportes de forma continua.

Es en ese contexto como hemos de entender la eclosión de organizaciones antisistema como la CUP. Además, la dispersión de voto, con respecto a épocas pasadas, es un hecho, más allá de quien gobierne en cada momento. Todo esto significa que evolucionamos hacia escenarios políticos cada vez más fragmentados y esa fragmentación corre a cargo, básicamente, de la izquierda. Y, todo esto, sin dejar de tener en cuenta otros factores como pueden ser liderazgos poco carismáticos o el propio desgaste que produce gobernar, más, si es, como en los últimos tiempos, en épocas difíciles.

En este contexto, el socialismo en general y el catalán en particular han ido perdiendo gran parte del soporte popular que les había convertido en fuerza política hegemónica. De seguir así, los socialistas corren el riesgo de convertirse en una fuerza sin relevancia. Pero eso, con el permiso de los amables lectores, lo analizaremos en próximas entregas.

Bernardo Fernández Martínez es ex diputado autonómico del PSC y consejero nacional de la Federación de Barcelona del PSC

Temas: , , , ,

16 Comments en “Recuperar la identidad (I)”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. bt - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 08:38

    No sera, simplemente, que se portan de una manera adolescente los socialistas? Frivolos y oportunistas, en Espana y Catalunya nos han vendido – en lo mas profundo de nuestros derechos – por mantener el poder de partido, mientras nos ofrecen…la tierra alta moral??

  2. Erasmus - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 09:02

    NO SOY TAN ‘MODERNO’

    Yo no soy tan ‘moderno’ como algunos. Pienso que la socialdemocracia sigue siendo válida como una de las opciones políticas básicas en Cataluña, en España y en Europa, aunque, como todo, debe ponerse al día. Y que los partidos son esenciales para la democracia.

    Erasmus

  3. Erasmus - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 09:03

    SOLUCIÓN PARA CATALUÑA: UNA NUEVA MAYORÍA POLÍTICA PROGRESISTA, ALIANZA DE LIBERAL-PROGRESISTAS Y SOCIALDEMÓCRATAS

    Hay que dejar claro que la solución del problema que plantea el nacionalismo secesionista catalán -igual que la de cualquier problema que aparece en una democracia- debe venir del ejercicio de la misma democracia, o sea, por vía electoral. A los secesionistas catalanes hay que derrotarles en las urnas, neutralizando en lo posible el monopolio práctico de CiU en la prensa y los demás medios autóctonos comenzando por denunciar su carácter antidemocrático.

    Abogo por una nueva mayoría progresista en Cataluña, formada por una alianza de liberal-progresistas (‘Ciutadans’ =Azaña) y socialdemócratas (PSC =Prieto). Mi hipótesis es que la harán posible tanto el avance de la formación liberal-progresista, ‘Ciutadans’, como la recuperación por el PSC de su condición de gran partido de la izquierda clásica (socialdemócrata) en Cataluña, tras haber sobrevivido a la cacería de exterminio que le ha librado CIU y su aparato mediático en los años pasados, cacería vuelta ahora más difícil por nuevas circunstancias y porque el PSC ha generado anticuerpos defensivos.

    Para explicar los resultados de las últimas elecciones autonómicas catalanas debe tenerse en cuenta que CiU ‘le hizo la campaña a ERC’ y en menor medida a ICV. Mientras que tiró a matar al PSC, actuando como el ‘verdugo’ de esa fuerza que viene siendo desde hace años. Con la complacencia de la quinta columna que CiU tiene dentro de la fuerza esencial de la izquierda, que quieren un PSC sometido a CiU o muerto. ¿Por qué no se van a ERC? El PSC volverá a ser una fuerza mucho más importante que ERC. Al simple observador ERC (una fuerza sin espacio político definido) aparece como un partido acordeón. Tuvo 23 diputados autonómicos en 2003, solo 10 en 2010, 21 en 2012. ¿Otra vez 10 la próxima vez?

    A ver quién discute la legitimidad de un futuro gobierno progresista de coalición de Azaña (‘Ciutadans’) y Prieto (PSC) en Cataluña. Y quizá de una ICV recuperada para la socialdemocracia tras su actual sarampión abertzale y neoestalinista. Quedando en la oposición los conservadores de centroderecha (PPC) y la ‘familia nacionalista’ con todos sus componentes incluidos (CiU, ERC, CUP).

    ¿Por qué los nacionalistas del PSC no se van a ERC? ¿No quieren un partido de izquierda y nacionalista? Pues ahí lo tienen, más o menos izquierda. Y si no tienen también a la CUP maoísta. Y al nuevo partido de E. Maragall. O a CiU, preferido por Mascarell que ya se ha ido igual que E. Maragall haciendo lo correcto. ¿Por qué no se van de una vez y dejan ya de j.der en el PSC? ¿Por qué?

    Imagino a plazo corto o medio un ‘Parlament’ próximo al qur indico en diputados (total 135): PSC 35, CiU 35, PPC 25, ‘Ciutadans’ 20, ERC 10, ICV 10, CUP 0.

    Erasmus

  4. Pablito - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 09:43

    Bueno. Pienso que Ud. también lo tiene claro, que algo que salga de elementos como el Pablo Iglesias, ni con una metamorfosis puede arreglarse.

  5. Romualdo - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 09:52

    Ha ocurrido lo que dice Bt.

    Desde que cayó el muro el socialismo está desorientado. No sabe ni qué defiende ni cómo hacerlo. El dinero efectivamente se lo saca a los mismos que lo hace la derecha, no hay más que ver la política fiscal de Zapatero con los ricos.

    Critica los recortes a una derecha envalentonada porque puede adelgazar al Estado echando la culpa a las desastrosas cuentas de sus antecesores, cuando dichas cuentas en las Comunidades en las que ha gobernado la derecha son las mismas, y las Cajas de Ahorro han sido igualmente hundidas en las Comunidades que ellos han gobernado. Pero esa crítica no se la cree nadie pues todo el mundo sabe que con el PSOE en el poder la política de recortes se realizaría igualmente.

    La falta de crédito que tienen los políticos está en las fortunas que hacen algunos, en sus paraísos fiscales (véase otro hilo de este foro), en su larga trayectoria dedicada a la política con unos niveles de vida muy por encima de los que conseguirían con su titulación o su profesión que prácticamente no han ejercido.

    En sus retiros dorados, y da igual el partido político al que se pertenezca, cobrando sueldos elevadísimos en Consejos creados ex profeso o de empresas en cuya privatización tuvieron algo que ver, o en el Senado o en la UE o donde sea.

    En que meterse en política facilita las cosas para entrar o ascender en la Administración Pública. En que con la disculpa de la lengua y la cultura se ponen trabas a la llegada de talento y se blinda dicha Administración a los naturales de las Comunidades Autónomas bilingües, En que siendo las Comunidades Autónomas Administración del Estado como dice Bernardo Fernández resulta que son utilizadas como plataforma para derribar al Estado saliéndose de él y el PSC lo “comprende” y respalda el referéndum. Esto último aunque no lo comparte con el PSOE comparte lo demás y el PSOE se ha plegado a otras exigencias del nacionalismo al igual que la derecha. Otro aspecto más que lleva a la gente a tener “desafección”, esa palabra que tanto gusta a los nacionalistas, a los políticos.

    Por eso asistimos a la fragmentación del voto a costa principalmente de la izquierda. Porque ha claudicado ante sus principios aplicando políticas económicas y distributibas de derechas. Porque sigue acusando a sus adversarios políticos de ultraderecha o fascistas lo que ya nadie se cree. Porque, al igual que el PP al que critica, respalda a los nacionalistas en su “identidad” que no es más que una disculpa de rico que no quiere compartir. Y el PSOE lo apoya. Cuando para la izquierda el nacionalismo ha sido tan enemigo a combatir como el capitalismo o la monarquía.

    En definitiva que al PSC le llegan las consecuencias de la debacle socialista en Europa y en España y además aporta su granito de arena nacionalista. Al final, lo que dice Bt: nos han vendido. Tal vez porque no hayan entendido ni sabido adaptarse a lo que supuso la caída del muro y cuál era su papel tras esa situación. Lo mismo les ha ocurrido cuando han visto lo ocurrido en los Balcanes y tras la desmembración de la URSS, tampoco han sabido ver toda la intolerancia, violencia, intransigencia, racismo, fanatismo y xenofobia que se ocultaba en los nacionalismos y qué se podía extrapolar en buena medida al caso español aprendiendo de ello.

    Pacten con el PP en cuestiones esenciales. Busquen el consenso entre todos para salir de la crisis. Pongan el centro de su discurso en los problemas de la clase trabajadora y desentiéndase de identidades, al contrario combátanlas porque todo lo que se refiere a identidad ya se tiene. Lo demás es deseo de Estado propio para no tener que responder los dirigentes ante ninguna autoridad externa cuando se malverse o se administre mal. Y si no se consigue estado propio en la teoría que lo sea en la práctica como propone ICV. Todas las ventajas de la independencia y ninguna de las desventajas. Se está produciendo desafección también del resto de los españoles hacia el nacionalismo por la deriva que ha tomado, desafección que arrastra a la izquierda.

    Sigan así y verán a dónde llegan. Vds.,la UGT y CCOO. IU está subiendo pero a costa de voto cautivo del PSOE. Y otra parte del voto hasta ahora cautivo del PSOE más el que podemos considerar de centro se le está marchando por estas veleidades.

  6. Erasmus - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 10:42

    ¿POR QUÉ LOS COMUNISTAS?

    ¿Por qué, Romualdo, ha de subir la opción comunista y no la liberal progresista cuando hay un cierto retroceso de los dos grandes partidos. Creo que es el momento de UPyD-‘Ciutadans’, de Rosa Díez y de Albert Rivera. Es cierto que los comunistas tienen más apoyo mediático, por gozar del favor de cierto periodismo esnob (enamorado senil del comunismo e incluso de Eta) y de la fuerte influencia mediática y complicidades que tienen los nacionalistas catalanes y vascos en todo España. Al único nacionalista (hoy retirado de la política) que le oí hablar sinceramente contra el comunismo fue a Miquel Roca. No pienso que sean obstáculos insuperables los que ha citado.

    Erasmus

  7. Romualdo - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 11:05

    Erasmus:

    El voto a IU sube porque el PSOE tenía un voto prestado de IU en la primera etapa de Zapatero y porque el desencanto con el PSOE del ala más izquierdista de los votantes se vuelve a IU.

    Son muy pocos los de ese ala izquierdista que se van a UPyD o Ciutadans. Los que se le van a esos partidos son los votos más centristas del PSOE y algunos claramente de izquierdas que también se fue. Pero no es lo habitual.

    Todavía los votantes de izquierdas, aunque cada vez menos, no entienden que el enemigo, mucho mayor que la derecha, es el nacionalismo. Pero tiempo al tiempo porque esto está empezando a cambiar. Y como el PSOE/PSC/IU siga con esta candidez al nacionalismo se terminarán quedando sin votantes.

    Porque cada vez la sociedad española percibe más que el nacionalismo se está COMIENDO a la izquierda.

  8. Erasmus - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 12:32

    LOS COMUNISTAS SON BIENQUERIDOS DE LOS NACIONALISTAS CENTRÍFUGOS

    Romualdo. Los nacionalistas centrífugos desde siempre han optado por el comunismo contra la socialdemocracia. Por algo será. Actualmente están subiendo las dos clases de votos: los comunistas y los liberal-progresistas (UPyD, que es por lo que preguntan las encuestas, sube parecido a IU, aunque me fío poco de las encuestas). Espero que el voto liberal-progresista tire más que el voto comunista. Los comunistas suben mucho el año que le toca perder al PSOE y bajan mucho el año que le toca ganar. El préstamo de votos funciona en los dos sentidos.

    Erasmus

  9. Erasmus - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 14:01

    NAVARRO: “ERC ESTÁ CON EL GOBIERNO Y EL PSC ES EL PRINCIPAL PARTIDO DE LA OPOSICIÓN”

    El líder del PSC, Navarro, reivindica el título de ’jefe de la oposición’, que le corresponde por liderar el principal partido de la oposición al Ejecutivo de Artur Mas. Navarro ha salido al paso de la confusión que tratan de crear al respecto los nacionalistas. Lo ha hecho incluso antes de que -por una decisión de Artur Mas (ejecutada a través de la presidenta del Parlamento autonómico), sin duda equivocada y que resultará contraproducente para Mas, adoptada el 09/01/2013- tal título le fuera otorgado con manifiesta ilegitimidad al líder del partido (ERC) que cogobierna Cataluña con CiU, Junqueras, que por su función real es un auténtico vicepresidente de Mas. No obstante la realidad dirá quién es el jefe efectivo de la oposición al Ejecutivo de Artur Mas. Eso no es un título, sino una función.

    Las palabras de Navarro en esa cuestión han sido terminantes. Reivindica para el PSC la condición de principal partido de la oposición y rechaza que ERC pueda pretender un estatus de oposición: “Hoy por hoy está claro dónde está cada uno, ERC con el Gobierno, y el PSC es el principal partido de la oposición en Catalunya”, expresó Navarro en un reciente artículo (“2013, año clave para el PSC”, La Vanguardia, 19/12/2012). Navarro señala que el pacto de legislatura de CiU y ERC es una ‘coalición de gobierno’: “No hay un gobierno de coalición, pero hay una coalición de gobierno (de CiU y ERC)”, manifestó Navarro en el debate de investidura.

    Hoy en Cataluña existe un ‘bipartito’ de CiU y ERC como coalición de gobierno. Ambas fuerzas constituyen la ‘mayoría de investidura’ que ha hecho presidente a Artur Mas y también ambas fuerzas han pactado los principales objetivos de gobierno del Ejecutivo nacionalista, incluidos los inconstitucionales consistentes en crear ‘estructuras de Estado’ y realizar una ‘consulta’ independentista en 2014. E igualemente han pactado la creación de estructuras paralelas al Ejecutivo para colaborar a los fines del mismo.

    El cogobierno de CiU y ERC es un ‘bipartito’, ya que CIU es una sola fuerza electoral aunque esté compuesta por dos sectores -CDC y UDC- registrados como partidos. El programa electoral es de CiU y el voto se pide para CiU. Y lógicamente es CiU quien gobierna. CDC y UDC son sectores internos de CiU, sin personalidad electoral que es lo que identifica una fuerza en una democracia.

    Erasmus

  10. Erasmus - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 14:04

    UBÚ MAS NOMBRA ‘JEFE DE LA OPOSICIÓN’ A JUNQUERAS

    La noticia la dio La Vanguardia, el 09/01/2013. En esa fecha Artur Mas (único responsable de tal nombramiento) nombró ‘jefe de la oposición’ -a través de la presidenta del ‘Parlament’, Nuria de Gispert- al líder de ERC, Junqueras. Pensé que Mas no se atrevería a consumarlo, bien que desde las elecciones podíamos observar que algunos sectores nacionalistas lo alentaban abiertamente.

    El hecho constituye una actuación tipificadamente ‘orweliana’ (incluso ubuesca, si estuviera emergiendo un Ubú Mas) de un poder basado en la propaganda cuyo método es imponer que las palabras signifiquen lo que uno quiere. Representa un menosprecio altanero de la verdadera oposición, a la que se le niega, no ya el pan, sino el ser, al confundir todos los actores del juego.

    Sin duda Mas deberá arreglar ese estropicio. Dado que el rectificar Mas otorgando tal título al líder del PSC, Navarro (al que le pertenece), sería demasiado dar su brazo a torcer, supongo que Mas optará por suprimir el título para que no lo tenga nadie. Al fin y al cabo ese título no tiene mucho sentido fuera del Reino Unido, de donde se importó sin causa suficiente.

    Erasmus

  11. bt - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 15:33

    Es verdad, Erasmus, que nos hace falta un partido fuerte en la oposicion. Pero estas socialistas no dan la talla (ni Felipe – con el pesar que me dar decirlo) Todo les vale con tal de arrancar el poder del PP, hasta apoyar a unos mucho mas peligrosas para la convivencia – los nacionalistas.
    Asi de oportunistas.
    Encima se jacten de todo tipo de “reformas” , que son, en su mayor parte, un maquillaje, para ponernos bonitos, cara al publico. De que nos sierve tener la mitad de los ministerios ocupados por mujeres si no se les han escogidos por su formacion – sino por su fisica y su devocion al lider y el partido??! En vez de maquillaje, Espana necesita una buena dieta – y mucho ejercicio – para prevenir los granos, desde dentro. No veo capaz a estas socialistas.
    Es una lastima porque la salud democratica del pais dependera de que haya dos partidos fuertes y mas bien centrales. UPyD y Ciutadans no tendran razon de ser cuando se arreglen el problema del PSOE debil y frivolo y un PP demonizado y “pesado”.

  12. momium - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 16:19

    Simplemente bt lo ha clavado con un sencillo, claro y directo mensaje

    Añadir que la sociedad ha cambiado (los dirigentes socialistas y/o comunistas los que más de todos porque han pasado del abriguito de pana a comprar en las tiendas ‘guays’ del Paseo de Gracia) pero se dirigen a la sociedad como si esta nunca hubiera cambiado durante los últimos 100 años …o como si estuviéramos a finales de los años setenta

    Y la gente de la calle no es idiota y lo percibe

    Por cierto, discrepo en bastantes cosas con el articulista de arriba. No veo por ninguna parte ese intento de retroceso de derechos civiles que él dice. Lo siento, pero estoy leyendo demasiados topicazos vulgares carentes de fundamento y demasiados lugares comunes de progresía populista y facilona

    Lo que ya es de traca es que pretenda presentar estos sindicatos indecentes que tenemos en este país como algo digno y presentable. No por favor, eso sí que no. Mejor nos iría si nos fijásemos en el modelo sindical alemán y tomar buena nota

    ¿ Qué solución tiene a la crisis ? ¿ saltarse las directrices europeas ? ¿ salirse del euro y a ver qué pasa ?

    Yo si tengo una y muy clara pero obviamente la casta política va a estar radicalmente en contra porque sería el final de :

    Eliminación del ineficiente e insostenible sistema autonómico y de las elefantiasicas administraciones públicas del Estado : Demasiados políticos y demasiadas estructuras estatales ineficaces hacen de España un país inviable e insostenible. Cada ciudadano español en cada región está pagando doblemente para sostener toda una inmensa red y estructura ineficaz y para para sostener dos o incluso más gobiernos : El del país y el de la taifa desmadrada correspondiente

    El problema de este país no es ni la izquierda ni la derecha. Y el que quiera plantearlo de esa manera es que intenta, como siempre por otra parte cuando hay políticos opinando por en medio, arrimar el ascua a su sardina. El problema son los políticos y el overbooking que hay de todos ellos. Mucha gente viviendo de la política. mucha gente creando problemas inexistentes para perpetuarse en ella (crear problemas para presentarse como la solución que es el primer mandamiento de los políticos y más viejo que el propio mundo). Y sobre todo muy poca gente generando recursos y riqueza ¿ Como se van a pagar las pensiones o se van garantizar los derechos civiles sino hay prácticamente nadie que genere trabajo y riqueza ?

    Tenemos un país como es España con la mitad de habitantes que tiene Alemania y tenemos el doble o más de políticos que tienen los alemanes : Blanco y en botella señores.
    Ahí tienen las respuestas y no en la edulcorada retórica de la metafísica ideológica que se queda en cero en la práctica y que al ciudadano de a pie no le sirve de nada. Ahí tienen soluciones eficaces (perdón por la inmodestia pero lo saben hasta en bolillos del condado) y sobre todo muy baratas. Tienen dos posibles opciones : Pueden hacer caso los queridos sres. políticos y hacer el correspondiente caso poniendose a trabajar manos a la obra o pueden hacer como que no han leído, como que no va con ellos y seguir generandonos problemas haciendo que todo siga igual y haciendo como que nunca se enteran absolutamente de nada

  13. elemental querido watson - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 17:04

    Yo me parto con los analisis de ciego de este hombre.

    Los primeros q NO tienen claro q son estado es el gobierno autonomico de la generalitat. El cual, usa sus funciones para hacer la peor de las propagandas contra el estado (no decias q eran lo mismo?).

    Leerte, es como leer al tio q describe la paja en el ojo ajeno sin percaterse de la viga en el propio. Hace mucho q los partidos q han gobernado cat utilizan la educacion como medio para inculcar opciones politicas afines. Lo logico no es q el estado intente reclamarlas ahora…lo logico es q lo hubiera hecho hace tiempo.
    No ha habido PEOR GESTION de la justicia,sanidad y educacion q desde el mismo momento q lo estan llevando los gobiernos regionales. Incluidas sendas encuestas de los propios profesionales del gremio q ya anunciaron q en manos del estado las cosas iban mejor.

    El problema no es centralizar o no. El problema, es q algunos usais quimeras y azuzais el miedo gratuitamente. Donde esta escrito q sea “malo” per se, q el gestor de educacion o sanidad sea el gobierno central? Cuales son los motivos y razones OBJETIVAS? Donde estan los ejemplos inexistentes y datos q digan q el gobierno de la generalitat lo ha hecho mejor con los mismos recursos? DONDE????

    El psoe se ha hundido por la simple razon de las mega cagadas de zapatero y de sus frases celebres q luego se ha comido con patatas. Negar la crisis una y mil veces en vez de reaccionar. Es un patan y la gente no es tonta.

    El psc por contra, tb tiene su varapalo por su penosa gestion. Pero tambien es evidente q la gente esta harta de su triple rasero y de ser la marca suave de ERC. Lo q acaba ocurriendo cuando un partido no solo gestiona mal sus deberes cuando gobierna, sino q ADEMAS traiciona su discurso una y otra vez y adopta el de ERC, a lo unico q va a inducir es a lo obvio: a q la gente vota a la formacion con el discurso original o a q los q no son de ERC dejen de votar a la nueva marca blanca de este.

    Preguntate pq el pp sigue manteniendo practicamente los mismos escaños de siempre. La debacle del psc no se puede entender sin el auge de ciutadans. Si no, hoy el PP seria la segunda fuerza politica a varios escaños de ERC.

    Simplemente la gente ya esta harta de sentirse estafada con la nuevs cara del socialismo catalan.

  14. Angel Hernandez Guardia - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 18:18

    Sr.Sherlock: Lo que ocurre con el Sr. Watson es que es bien pensado. ¿Porque no cita el Sr. Bernardo que votó él como diputado del PSC, ante la propuesta secesionista del Nou Estatut de su partido con los Maragalls o Montilla o sobre los recortes sanitarios de la Geli separatista o de Pascual en Educación o Mascarell o Castells?. Por favor todas sus declaraciones son como las del resto de los socialistas del PSOE o del PSC: de un cinismo político insufrible.

    A quienes desde el propio PSC se atrevieron a vaticinar y denunciar lo que iba a suceder los calificasteis de derechistas y despues de expedientarlos como a Socialistas en Positivo, los expulsasteis del partido. Dese cuenta de que ya no tienen credibilidad.

  15. elemental querido watson - Lunes, 14 de enero de 2013 a las 23:56

    Sr Angel:

    No lo sabia. Pues peor me lo pones, este tio es un verdadero hipocrita de la peor calaña.

  16. Alejandro - Martes, 15 de enero de 2013 a las 09:20

    Entiendo que a los socialistas les duela perder el poder: es lo que tiene dedicarse al latrocinio y a servir de palmeros de la oligarquía catalana.

    Confío en que sigan lejos del poder muchos años.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.