Opinión

Las cartas boca arriba

‘Una de las ventajas de la actual situación es que los jugadores de la partida que se está jugando en el tablero político catalán han puesto las cartas boca arriba y los ciudadanos sabemos a qué atenernos. Pero, en base a las cartas mostradas, ¿cuál podría ser el previsible desenlace del envite soberanista?’.

Víctor Andrés Maldonado
Viernes, 18 de enero de 2013 | 09:52

Tengo que confesar que siento una cierta debilidad por la cúpula actual de ERC. Son gente directa, de verbo breve y con las ideas claras. Oriol Junqueras ha resumido su programa político de una manera simple y fácilmente comprensible que se resume en un par de ideas: la independencia solucionará todos nuestros problemas y de España no se puede esperar nada bueno. La ventaja de un mensaje claro y coherente (ya que lo repiten constantemente) es que facilitan la vida enormemente a los analistas y demás observadores del devenir político en Cataluña. Aquí no hay doblez ni ambigüedad que valga, todo cristalino como el agua. No como sucede con otros partidos en Cataluña con los que uno nunca está seguro por dónde van a ir; por ejemplo, la CiU de Jordi Pujol había convertido la ambigüedad en un arte, sabiendo sacar partido a cada coyuntura por poco propicia que fuera; lo mismo se podría decir del PSC, cuyas dos almas (catalanista y obrera) han traído de cabeza tanto a los votantes como a sus propios líderes.

En este sentido, me ha impresionado la clarividencia de Anna Simó, portavoz autorizado de ERC y miembro de la Mesa del Parlamento autonómico, cuando hace unos días, ante las reticencias del PSC e ICV-EUiA respecto a la mención del ‘Estado propio’ como objetivo a alcanzar en el contexto de la ‘Declaración de Soberanía’ promovida por CiU y ERC, dijo: “Pero algún día los partidos tendrán que mojarse y decir para qué quieren la consulta”. Efectivamente, porque pese a quien pese, esa es la cuestión fundamental de la resolución que se discutirá el próximo 23 de enero en el Parlamento autonómico de Cataluña.

Como todos sabemos, el derecho a decidir, es decir, la consulta promovida por CiU y ERC para que los ciudadanos de Cataluña expresemos nuestra opinión sobre si queremos que Cataluña siga formando parte de España es una formulación para eludir otros términos menos atractivos políticamente tales como el derecho a la autodeterminación (claramente ligado a territorios bajo dominio colonial) o la misma independencia (políticamente inaceptable para una parte del electorado de CiU). Porque, ¿quién puede negarse a que los ciudadanos catalanes decidan por sí mismos? El que así lo hiciere será tachado de anti demócrata.

ERC tiene claro para qué quiere la consulta, de hecho siempre lo tuvo claro, al menos desde el principio de la nueva etapa democrática en España: para la independencia de Cataluña. Convergència Democrètica de Catalunya (CDC) parece que también lo tiene claro desde abril de 2012 (después de su último congreso), aún cuando este hecho se puso de relieve claramente sólo después de la manifestación del pasado 11 de septiembre (en conjunción con el rechazo por Mariano Rajoy del llamado pacto fiscal): un Estado propio dentro de la Unión Europea (UE); un matiz muy importante a tener en cuenta, particularmente después de que la Comisión de la UE ha dejado establecido claramente que la independencia de un territorio de un Estado miembro significaría la salida automática del mismo de la UE.

La Candidatura de Unidad Popular (CUP) también sabe para qué quiere la consulta: para la independencia, pero de todos los Países Catalanes (no sólo de Cataluña); en este caso, me pregunto si también incluyen la Franja de Aragón, el Alguer (Cerdeña) y el Carche (Murcia) o se conforman con las actuales CCAA de Cataluña, Comunidad Valenciana e Islas Baleares, además de Andorra y el Rosellón (Francia). Además, la independencia propugnada por la CUP se debería materializar fuera de la UE.

En el otro grupo que aboga por la consulta, la situación es un poco menos clara. Al parecer, Unió Democràtica de Catalunya (UDC), según lo expresado por su líder Josep Antoni Duran i Lleida, propugnaría una confederación de Cataluña con el resto de España, pero no la independencia. El único problema con esta opción es el hecho de que hoy en día no existe en el mundo desarrollado ninguna confederación que funcione y por lo tanto no está muy claro cual sería el modelo a seguir (sólo recordar que la Confederación Helvética, contrariamente a lo que parecería indicar su nombre, es una federación). Por lo tanto, sería muy útil que los ciudadanos supiéramos las características de dicha confederación para, así, conocer cuál es la propuesta concreta que se nos hace desde este partido.

Luego tenemos ICV-EUiA, que al parecer es partidaria de la consulta y del derecho de autodeterminación, aunque no está muy claro para qué lo querría. El partido -heredero del PSUC- es una mezcla de independentistas y federalistas, aunque desconocemos en qué proporción. Desde luego, espero que los únicos precedentes que han existido en los tiempos modernos donde el derecho de autodeterminación estaba incorporado a la Constitución, es decir, las extintas Unión Soviética (URSS) y Yugoslavia, no sean los modelos a seguir, entre otras cosas porque ninguna de ellas eran un paradigma de democracia y por su cruento final.

A continuación nos encontramos con el PSC, donde según lo declarado por su actual líder, Pere Navarro, la consulta la utilizarían para votar un no claro a la independencia, ya que su propuesta es la de una España federal. Lo que no se acaba de entender con respecto a este partido es por qué está a favor de una consulta cuando el objetivo propugnado por los impulsores de la misma es la creación de un Estado independiente. Probablemente, por la presión de su sector más catalanista y con el fin de evitar la ruptura entre las dos almas del partido que podría, incluso, conducirlo a la inanidad (aunque los últimos años se lo está ganando a pulso). En este sentido, me gustaría llamar la atención sobre la ponencia que se discutirá en el congreso del PSE-PSOE (Partido Socialista de Euskadi), a celebrarse los 9 y 10 de febrero, donde los socialistas vascos reivindican ‘el derecho a la libre identidad individual frente a la construcción nacional y frente al derecho a decidir colectivo’. Por no mencionar la actitud del PSOE, cuyo secretario general también ha rechazado el derecho a decidir. En una palabra, un dechado de coherencia en la diversidad.

Al menos, una de las ventajas de la actual situación es que los jugadores de la partida que se está jugando en el tablero político catalán han puesto las cartas boca arriba y los ciudadanos sabemos a qué atenernos. Pero, en base a las cartas mostradas, ¿cuál podría ser el previsible desenlace del envite soberanista?

Tanto Artur Mas como Oriol Junqueras nos han dicho por activa y por pasiva que en caso que el Gobierno de Mariano Rajoy no se avenga a razones y no autorice la consulta, acudirán a la comunidad internacional. Como parece que Rajoy no está por la labor, hemos de suponer que Mas acudirá a la UE, sobre todo, teniendo en cuenta la propuesta de CiU de que Cataluña sea un nuevo Estado dentro de la UE. Precisamente, hasta la fecha, el único precedente en Europa apadrinado por la UE fue el de Montenegro cuando se separó de lo que quedaba de la antigua Yugoslavia en 2006. En este caso, no fue posible llegar a un acuerdo entre los partidarios y los opuestos a la independencia, por lo que la UE impuso las siguientes condiciones para el reconocimiento de la misma:

1) Una pregunta clara y sin ambigüedades posibles; la pregunta fue: ¿Desea usted que Montenegro sea un Estado independiente con completa legitimidad legal e internacional? Me temo que la propuesta de CiU al respecto (un Estado dentro de Europa) no sería aceptada.

2) Debían votar al menos el 50% de las personas con derecho a voto.

3) El voto afirmativo debía ser superior al 55% de los votos validamente emitidos.

Estas condiciones irían en la misma línea de la sentencia del Tribunal Supremo de Canadá y la subsecuente Ley de Claridad respecto de la consulta celebrada en Quebec: una pregunta clara y la necesidad de una clara mayoría. El caso de Escocia sería diferente por el hecho que ha habido un acuerdo entre los gobiernos británico y escocés.

Antes que nada recordar que bajo estas condiciones, el actual Estatuto de Autonomía de Cataluña no habría sido aprobado en el referendo celebrado el 18 de junio de 2006, ya que la participación fue del 48,85%. No digamos ya el proceso de consulta que se celebró en un número de poblaciones catalanas entre 2009 y 2010 donde, al parecer, la participación podría haber estado entre el 20 y el 30% en el mejor de los casos.

Pero tomemos como indicativos los resultados de las últimas elecciones autonómicas en Cataluña donde tanto CiU como ERC y la CUP se presentaron con un programa claramente soberanista y veamos cuál podría ser el resultado de la partida aplicando las condiciones de la UE. El número de votos contabilizados fue de 3.657.000 (el 69,6%), de los cuales 32.000 (el 0,9%) fueron considerados nulos. Con estas cifras, el referendo cumpliría con la primera condición (es decir, una participación de más del 50%). Por otro lado, la suma de los votos de las tres formaciones soberanistas actuales (CiU, ERC y la CUP), a los que podríamos añadir los votos que fueron a parar a Solidaritat Catalana (SI), fue de 1.780.000 votos.

Sin embargo, esta cifra sólo representa el 49,1% de los votos válidamente emitidos, es decir, ni siquiera la mitad más uno que Oriol Junqueras consideró como suficientes para dar el resultado por válido hace unos días. Con estos datos uno puede entender por qué Mas ha declarado que no basta con convocar la consulta, sino que también hay que ganarla. Evidentemente, cada cual puede hacer sus propios cálculos, por ejemplo, asumir que una parte de los votantes de CiU (al menos los votantes de UDC) votarían en contra o que un porcentaje de los del PSC y ICV-EUiA lo harían a favor, aunque lo uno podría compensar a lo otro.

A pesar de que todos los indicios apuntan a que la pluralidad de la sociedad catalana es un hecho indiscutible refrendado una vez más en las últimas elecciones autonómicas, el presidente autonómico parece decidido a continuar por la senda soberanista en base al supuesto “clamor” de la sociedad que creyó detectar el pasado septiembre. Lástima que seamos los ciudadanos de a pie los que tengamos que sufrir las consecuencias de una lectura errónea de la realidad.

Víctor Andrés Maldonado es economista y experto en relaciones internacionales

Temas: , ,

19 Comments en “Las cartas boca arriba”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Pablito - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 10:06

    Ícaro también tenía las ideas claras e intento subir al cielo con unas alas de cera. Cuanto dice y piensa de ERC, ni es cierto ni creíble. Yo también pensé que Oriol Junqueras sabría dar ese punto que los falta siempre a esta formación.
    Hoy como en otras ocasione,s buscan llenar sus mermadas arcas, colocar a sus gentes y de Catalunya y los catalanes, se han olvidado perdidos en galaxias de difícil localización y aún más difícil entender.

  2. enric - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 11:03

    Discrepo de este párrafo: “(…)Tengo que confesar que siento una cierta debilidad por la cúpula actual de ERC. Son gente directa, de verbo breve y con las ideas claras.”

    Yo personalmente no es que tenga debilidad, yo directamente estoy fascinado, especialmente con Marta Rovira, nº 2 del partido y que es quien está llevando el peso de las negociaciones con CiU ( tanto en lo referente a los pactos de gobernabilidad como sobre el texto de la declaración soberanista)

    Pero matizo lo de “gente directa, de verbo breve y con ideas claras”

    El problema es que la complejidad de la realidad hace que este discurso acabe siendo absolutamente innane: sirve tanto para un roto como para un descosido. Da igual que estemos abordando el problema del suministro energético de Cataluña, como el problema de la contaminación de los purines de los cerditos de Osona…

    Y para muestra un botón: en este vídeo vemos hablar a la señora Rovira sobre los problemas de la viña…¿A que es igual que estuviese hablando de la investigación con cédulas madre?

    http://www.youtube.com/watch?v=HcrEwtF-Kdo

    El problema es que en nuestra tierra el infantilismo, más que la demagogia, está haciendo estragos de los que tardaremos tiempo en recuperarnos.

    Por lo demás, excelente análisis.

  3. Felix de la Fuente - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 11:18

    Admito que algunos partidos catalanes han puesto ya las cartas boca arriba, como tú dices, pero estoy esperando que la Comisión Europea las ponga también ( y te lo digo porque creo que tú trabajas en la Comisión Europea). Prescindo de las dclaraciones inicilamente ambiguas de la comisaria Reding y de otros casos. A mi me gustaría saber si la Comisión Europea ha estudiado y se va a pronunciar sobre si las subvenciones que la Generalitat, con dinero de todos, está dando a empresas privadas de Cataluña, entre ellas a La Vanguardia”, no son auténticas ayudas de Estado y están violando, por tanto, los principios y las leyes de la competencia.

    Esto me parece mucho más grave y más profundo. Sin las subvenciones a los medios de comunicación y el adoctrinamiento en las escuelas -punto sobre el que tampoco se ha pronunicado la Comisión Europea, y a mi opinión estaría obligada a hacerlo- el separatismo catalán se habría desmoronado por sí solo.

    La Comisión Europea, si no es por convicción, al menos por cortesía debería responder a las preguntas que sobre estos dos puntos le ha dirigido el año pasado CILUS -Ciudadanos Libres Unidos- y que hace cuatro años ya le dirigió Ciudadanos sobre el segundo punto.

    Pregunta, si quieres informarte, al departamento de la Competencia. Gracias

  4. Volem la independència i rodes noves pel tractor - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 11:32

    Muy buenas reflexiones las del articulista.

  5. Angel - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 13:24

    El derecho a decidir nos corresponde a todos los españoles.España forma un territorio con lazos comunes desde hace mas de 2000 años cuando llegaron los romanos y desde hace 620 años se empezo a construir la actual España.Cataluña pertenece a España por un proceso historico de guerras y tratados fi9rmados para tener hoy el territorio que tenemos, es por este motivo que nos corresponde decidir a todos los españoles,no solo a los españoles que vivimos en Cataluña.

    No es un argumento valido,el pedir la independencia porque España esta mal economicamente y como esta mal,decidimos irnos.La Constitucion Española de 1978,es el documento que define quien son los propietarios del terriitorio llamado España,son las escrituras,por lo tanto una parte no puede decidir sin contar con el resto de españoles,porque seria robarles parte de su propiedad.

    Seria tremendo que despues de 620 años de guerras entre nosotros y el resto de paises,se consiguio que España sea hoy lo que es y una minoria,hecha mayoria en un trozo de España,con un simple referendo se apodera de 31.000 Km.2º de territorio por la cara,porque unos cuantos dicen que sin España viviremos menjor.Segun esta gente,en vez de trabajar para salir de la crisis como es logico,lo que quieren es forma su propia Taifa,eso si,manteniendose en el poder con ventajas sociales y economicas,los mismos,la oligarquia nacionalista.

    No existe actualmente,ninguna posibilidad que Cataluña o otro territorio de España,pueda ser independiente,solo con la participacion de la gente que vive en una autonomia.Los nacionalistas catalanes intentan distorsionar la realidad,todo su empeño esta en votar solo los que vivimos en Cataluña,porque es donde ellos estan en el poder y pueden manipular a la gente a su favor,esto lo llevan haciendo 35 años.Este sistema no lo han inventado los nacionalistas catalanes,todas las dictaduras lo practican,se hacen suyo a la mayoria de la gente dando ventajas sociales y economicas a los que se hacen del regimen.

    Recordemos que en la mayoria de los caso,los regimenes dictatoriales terminan por exclavizar al pueblo y siempre son fuerzas de otros paises que tienen que actuar contra estos regimenes.Tenemos muchos ejemplos,Alemania, en el pasado y mas reciente lo vemos en los paises arabes.La ideologia nacionalista es una ideologia caciquil,se reparten el poder un grupo de familias,es volver a la edad media.

  6. Pau - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 13:51

    Gracias, gracias y gracias por su claridad y pedagogía, señor Maldonado.

    Guardo su texto y lo difundo…

  7. Erasmus - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 14:13

    LAS CARTAS BOCA ARRIBA TODAVÍA PUEDEN HACERSE MÁS CLARAS

    El poner las cartas boca arriba es una actitud reciente que corrige los hábitos de ambigüedad y confusionismo que han caracterizado a la política catalana por mucho tiempo. Pero esas cartas puestas boca arriba hace poco todavía están en casos algo emborronadas porque la cara que estaba oculta rozándose con el suelo presenta adherencias terráqueas.

    Veo partidos y personajes más dispuestos a seguir aclarando sus cartas y otros a persistir en los malos hábitos pasados. Ejemplo de lo primero es el líder del PSC, Navarro, que -pese a que en el partido la situación es confusa, lo que no impide la decantación de una mayoría- está dando grandes pasos hacia la clarificación de la posición del PSC desde la dirección del partido. Navarro declara hoy (lo recoge La Vanguardia, en el artículo ‘Navarro tilda de “gran chapuza” el proceso impulsado por CiU y ERC’, que ya no se encuentra en portada sino en ‘Más información’) que el proceso impulsado por CiU y ERC con su declaración de soberanía es una gran ‘chapuza jurídica’ y una ‘cortina de humo’ para cubrir otros problemas, O sea, que si la declaración habla de soberanía el PSC no la suscribirá.

    En el polo opuesto se encuentra Durán Lleida dispuesto a sobrepasar al viejo maestro Jordi Pujol en las artes de la ambigüedad y el confusionismo, cuestión que he abordado en otro post que reproduciré en este hilo. El modo de hacer política de Durán Lleida es infame y debemos cerrarle todo futuro.

    Erasmus

  8. Peter Griffin - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 14:44

    Pablito – Viernes, 18 de enero de 2013 a las 10:06

    Irrefutables paralelismos entre el vuelo de Icarus y “el viaje de Itacus”

  9. Erasmus - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 15:19

    HIPÓCRITA DURÁN LLEIDA (OTRA CORRUPCIÓN)

    Durán Lleida (lo escribo de modo que el lector lo pronuncie bien) es un hipócrita y un manipulador. Es el nº2 de CiU, por ser Artur Mas presidente y él secretario general de CiU; además él es presidente de UDC, el sector más moderado de CiU de sus dos sectores. El programa electoral con el que se presentó CiU (CDC y UDC) en las pasadas elecciones autonómicas fue por primera vez abiertamente independentista, pues declaraba que buscaba para Cataluña un Estado propio soberano. Durán Lleida ha manifestado hace poco -él sabrá por qué- que ‘votaría no a la independencia de Cataluña’. Ese señor no puede pretender que aceptemos que está en desacuerdo con el programa de la fuerza política de la que es su nº2. Otro enredo del nº2 de CiU es decir que él no es independentista sino confederalista, cuando es la misma cosa pues las confederaciones lo son siempre de Estados independientes. CiU ya no tiene bula para manipular el lenguaje hasta la náusea y Durán Lleida para reírse de nosotros.

    Lo que el nº2 de CiU pretende -con la confusión que crea diciendo que ‘no es independentista- es evitar que los no independentistas que todavía votan a CiU dejen de hacerlo yéndose a otras opciones. Lo mismo que cuando dijo -en vísperas de la manifesrtación del 11S- que la manifestación ‘no era independentista’ mintiendo para atraer a participantes no independentistas, pero después todos fueron contados como independentistas. Es bastante indigno hacer eso. Empiezo a pensar que el nº2 de CiU no funciona bien del coco.

    Es manipular sin pudor a la opinión el que un jefe político (me refiero a Durán como jefe de UDC) diga, como él acaba de decir, que él ‘votará no a la independencia’ en un hipotético referéndum independentista pero que su partido (UDC) -que ha asumido como parte de CiU un programa independentista- ‘deberá decidir qué vota’. Jamás he contemplado una actitud tan deshonesta en un líder político. No nos importa lo que piense hacer él personalmente (aunque si piensa lo que dice no puede por coherencia seguir un minuto más como nº2 de CiU, principal fuerza impulsora de la secesión). Nos importa lo que piensa hacer UDC en un hipotético referéndum, esto es, si votará sí o no a la independencia, pues en el segundo caso debe escindirse de CIU. ¿No sabe Durán Lleida lo que votará UDC? ¿Tampoco UDC lo sabe? ¿Tanto afán por ganar adeptos para el independentismo y tanto decirnos que son ya una gran mayoría y resulta que según el nº2 de CiU no tienen seguros ni a los de casa (todos los que forman parte de CiU) y al nº2 de la casa le tienen en contra?

    El líder del PSC, Navarro, dice: ‘el PSC votará no a la secesión’ (no dice ‘Navarro votará no’). Aprenda Durán de un rival decencia política, o simplemente humana. Y cuando lo haya aprendido dimita como prometió hacerlo si se demostraba que UDC se había financiado ilegalmente pues se ha demostrado. Durán Lleida solo puede salvar su culo (muy bien remunerado y con muchos gajes añadidos, a lo que él se aferra cuando moralmente ya no le pertenece) en la Cataluña de las manipulaciones y de la prensa comprada. Porque es el nº2 del Régimen y no le van a dejar caer.

    Durán Lleida se obstina en negar la financiación ilegal de UDC (desviando los focos de los hechos ocurridos y dirigiéndolos hacia el escrito pactado con la fiscalía, donde se hace una calificación judicial pactada de los hechos, que -eso sí- son objeto de relato) para evitar cumplir su promesa de dimisión, que el nº1 de UDC vinculó a la mera existencia de financiación ilegal de esa formación. Pero el periódico más independiente de los alineados con el catalanismo, el digital E-noticies, en una muestra de periodismo honrado, no inusual en ese órgano de prensa (artículo, “Pallerols, el PER de Duran”, 16/01/2013), se refiere a hechos que el nº1 de UDC no podía desconocer en los siguientes términos: “El reciente acuerdo entre la fiscalía y los acusados del caso Pallerols ha revelado que el partido de Duran… el fraude organizado mediante las academias de Pallerols consistía en falsificar documentación para quedarse con parte del dinero que debía utilizarse para la formación de parados, porque los cursos no se hacían, o se hacían con menos alumnos de los que se decía oficialmente para recibir los fondos. Una parte de ese dinero iba para Unió, y otra parte, para el bolsillo de algunos comisionistas, entre ellos algunos militantes de UDC”. Al día siguiente, E-noticies volvía a referirse a la financiación ilegal de UDC (en un tono neutro, sin especial animosidad) expresando: “Unió, ha admitido que se financió irregularmente mediante el denominado caso Pallerols, desviando fondos de la Unión Europea destinados a la formación de parados” (artículo “La imagen de Catalunya”, 17/01/2013).

    ¿Entonces? Durán Lleida no dimitirá, pero ha demostrado que no tiene palabra. Y sí, doblez. Prefiero mil veces como adversarios a los que vienen de frente.

    Erasmus

  10. Miguel - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 15:23

    El análisis está incompleto puesto que no se mencionan a todos los partidos con representación en el parlamento de Cataluña.

    ¿Cómo puede hacerse una previsión del desenlace del “envite soberanista” sin hacer mención alguna a PP y Ciutadans?

    Se transmite la idea de que el soberanismo depende sólo de las formaciones que o bien lo apoyan o bien coquetean con parte de sus planteamientos, lo cual es rotundamente falso. La partida está fundamentalmente en manos de los partidos que apoyan la legalidad vigente sin ambigüedades ni fisuras.

    Aquí hay muchas ideas sobre cómo tratar de manipular las leyes para saltárselas y NINGUNA sobre cómo trabajar desde la legalidad para que la ilegalidad sea abocada al fracaso por más mentiras, recovecos y ardides se pongan en juego.

    Por hablar más claro: ¿cuáles son las estrategias que recomienda el autor del artículo para desactivar la insumisión de alcaldes con Hacienda, con las leyes de banderas, etc.? ¿Cuáles son las estrategias que recomienda para evitar la politización nacionalista de los canales autonómicos de TV? ¿Cuáles son las medidas que recomienda para eliminar la connivencia de sindicatos y periódicos con el nacionalismo derivada de las subvenciones? Etcétera.

    Flojo, muy flojo el artículo.

  11. Erasmus - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 16:22

    MI ÚNICA DUDA CON DURÁN LLEIDA

    Empiezo a dudar de que el nº2 de CiU vaya bien del coco. De lo que no dudo es de que sirve conscientemente al objetivo secesionista de CiU. De otro modo no sería su nº2.

    Erasmus

  12. MaríaJe - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 17:14

    Gracias por su clara explosición de la situación.
    Lástima que profesionales como Ud. no estén en activo en la politica de este pobre país, otro pelo nos luciría!

  13. libertadexpresion - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 19:19

    Josep Pujol Ferrusola paga impuestos en Madrid
    http://www.eldebat.cat/cast/notices...._67156.php

  14. Mariacruz - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 21:20

    En el caso de que llegue esa consulta puede ocurrir que los catalanes en mayoria no vayan a votar
    .O que voten NO a la separación.

    O que voten SI en mayoria suficiente

    En este caso.creo. que habria que preguntar. al resto de españoles si permiten perder una parte de. España.

  15. Mariacruz - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 21:28

    A los españoles no se les puede.”ningunear” porque. se levantan como hizo. España por cierto Cataluña defendió España al igual que Madrid el 2-3’en Mayo 1808.

    “Tengamos la fiesta en paz”

  16. Mariacruz - Viernes, 18 de enero de 2013 a las 21:36

    No despertemos la “bestia” que llevamos dentro y luego no haya remedio.

    No hagan de nosotros un conflicto como el isra-pal.

  17. Jose Orgulloso - Sábado, 19 de enero de 2013 a las 12:16

    Exactamente esto es lo que estoy diciendo desde que empezaron con el chantaje de la independencia (hablo de las consultas ilegales aquellas).

    Ante la amenaza de los radicales, el Estado debería proponer un referendo al estilo Montenegro: 50% de participación, 55% de votos positivos y pregunta referida sólo a la independencia, nada de zarandajas de dentro o fuera de la UE.

    Pero en lugar de esto, nos entretenemos en si el sexo de los ángeles lo tenemos que decidir toda la nación o sólo los residentes en Cataluña. Y así nos va.

  18. Romualdo - Lunes, 21 de enero de 2013 a las 09:50

    Estoy totalmente de acuerdo por lo dicho por Enric. Un mensaje por muy contundente y claro que sea, cuando se trata de una materia tan compleja y con repercusiones tan graves, no puede ser simple porque se convierte en un eslogan.

    Algo que todos los totalitarios han manejado, las llamadas CONSIGNAS, para impedir la refelexión y el análisis.

    Porque no vale con decir que se quiere la independencia sin medias tintas. Eso es de agradecer y mucho más honesto que la jugada de Pujol y toda CiU con este asunto, no digamos nada de ICV y PSC que no saben ni a qué juegan, es de agradecer digo pero no basta.

    Porque además de decir que se quiere la independencia hay que decir para qué y qué se va a hacer con ella. Y qué va a pasar con los ciudadanos. Y, lo primero de todo, decir por qué se puede defender eso desde el Derecho.

    Porque resulta que no se puede defender porque el Derecho de Autodeterminación no va con Cataluña, (ahora se inventan el Derecho a Decidir como distinto del de Autodeterminación con unos argumentos que no engañarían ni a un niño), se va a llevar a Cataluña a la confrontación social y a la ruina económica, se va a incrementar la corrupción y el caciquismo ya que no habrá poder judicial ni ejecutivo (policía) externo y no se dice cómo se van a respetar los derechos de los catalanes que quieran seguir siendo españoles. Si van a ser tratados igual que los demás ciudadanos como hace ahora España con los independentistas.

    Que las cartas estén boca arriba no significa que sepan lo que se traen entre manos ni cómo resolver los problemas que se generarían que serían muchos más que los que ahora se tienen.

  19. Romualdo - Lunes, 21 de enero de 2013 a las 09:56

    D. José Orgulloso:

    Discrepo de Vd. y de lo que viene sosteniendo respecto al referéndum unilateral. El único referéndum posible es el de todos los españoles pronunciándonos si queremos seguir conviviendo los de unos territorios con los de otros.

    No valen las preguntas exclusivas a los habitantes de un territorio porque es ignorar a los demás, que tienen el mismo derecho a votar que nosotros.

    Los casos de Montenegro en la extinta Yugoslavia tuvieron la particularidad de situaciones de guerra civil o de posturas de fuerza por parte de la población. Una situación que, aunque no se da en Cataluña, es la que se busca: La fuerza de los HECHOS, eso sí sin violencia física pero con coacción y violencias de otro tipo, la verbal por ejemplo.

    Un saludo.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.