Ciudadanos, trabajadores e idealistas

18.01.2013 | 12:23
 

Entrevista a Arcadi Espada (periodista) y Francesc de Carreras (catedrático de universidad), promotores del manifiesto ‘Por un nuevo partido político en Cataluña’ (‘Per un nou partit polític a Catalunya‘) en el programa de TV3 La nit al dia presentado por Mònica Terribas, el 7 de junio de 2005 –pronto hará 8 años-.

Es bueno pararse a recordar, de vez en cuando, los orígenes y observar las trayectorias en perspectiva. En el mundo que hemos creado, tener la osadía de cuestionar el orden establecido y denunciar la injusticia social, lamentablemente, tiene un precio.

Ha pasado el tiempo y revisando la entrevista arriba citada, además de que éramos más jóvenes, uno siente la nostalgia de aquellos momentos de entusiasmo y de inocencia. Sus protagonistas eran –continúan siéndolo- la vanguardia en la respuesta organizada a los nacionalistas catalanes; personas sensatas, valientes, honestas… decentes, en palabras del desaparecido Horacio Vázquez-Rial.

Pasó el tiempo: Francesc de Carreras (¡Qué gran magistrado del Tribunal Constitucional sería!) dejó de ser invitado a ‘Els Matins’ de TV3, programa dirigido y presentado, entonces, por Josep Cuní, y pasó de tertuliano habitual al ostracismo; Arcadi Espada llegó a prometer en una tertulia, de la misma cadena pública, que no volvería a hablar en catalán por la discriminación existente hacia el español (desgraciadamente no he logrado encontrar el vídeo de aquel momento para el recuerdo imperecedero de muchos). Ya conocen su evolución; como la de aquella joven Terribas que acabó siendo nombrada directora de una TV3 al servicio de la causa.

Para unos, llenos de razón, un largo silencio de las autoridades públicas catalanas; para otros, simples marionetas de una ideología absolutista, los premios y el reconocimiento. Sencilla radiografía de la Barcelona y la Cataluña actuales: miseria intelectual y moral.

Ya, prácticamente, nadie habla en español en las cadenas públicas catalanas controladas por el poder hegemónico nacionalista (TV3, BTV, Catalunya Ràdio, Mou TV…). La realidad virtual se impone a la cotidiana; y se nos presenta como una anomalía utilizar la lengua materna de más del 50% de los ciudadanos de Cataluña; la mayoría de estos, hijos de la inmigración de mediados del siglo XX venida del resto de España, con lo que se hace imposible soslayar la vertiente profundamente discriminatoria desde el punto de vista social que supone esta exclusión institucionalizada.

No importa violar, un día sí y otro también, la legalidad vigente; empezando por el propio Estatuto de Autonomía de Cataluña, cuyo artículo 52 –dedicado a los medios de comunicación social- señala:

1. Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para garantizar el derecho a la información y a recibir de los medios de comunicación una información veraz y unos contenidos que respeten la dignidad de las personas y el pluralismo político, social, cultural y religioso. En el caso de los medios de comunicación de titularidad pública la información también debe ser neutral.

2. Los poderes públicos deben promover las condiciones para garantizar el acceso sin discriminaciones a los servicios audiovisuales en el ámbito de Cataluña

¿En qué cajón quedó olvidado el respecto a la dignidad y al pluralismo? ¿Hemos de dar por perdida la neutralidad informativa exigible? ¿Acaso puede decirse, sin sonrojarse, que no existe discriminación en el acceso a los servicios audiovisuales en el ámbito de Cataluña?

Destaca la desvergüenza de los representantes políticos de la época, en especial la de Lídia Santos (PSC, catedrática de universidad), al comentar la irrupción de aquellos ciudadanos que pretendían continuar siéndolo, insinuando su peligro para la “convivencia”. ¡Cuántas barbaridades, en Cataluña, se han hecho en tu nombre!

Hoy continuamos en la lucha. Salvamos el miedo; sólo queda la prevención. Logramos cambiar el rumbo. Surgió Ciudadanos, después UPyD… quizás pronto una opción, genuinamente, de izquierdas. Al fin y al cabo, esta era la ideología mayoritaria de los integrantes de aquel grupo de intelectuales y profesionales que se reunían en El Taxidermista –un restaurante de la Plaza Real- para compartir el sueño de una Barcelona y una Cataluña de todos y para todos.

Tal vez, un día, un alcalde de Barcelona, les haga un hueco en el nomenclátor: ‘Calle de los ciudadanos, trabajadores e idealistas’; se lo merecerían. Soñar sigue sin costar dinero.

6 Comments en “Ciudadanos, trabajadores e idealistas”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. TOPO - Lunes, 21 de enero de 2013 a las 11:05

    Sr. Federico, tanto defender con locura la independencia de CAT como la unidad de ESP, no nos hace libres a ninguno. Levantando una bandera u otra no conseguimos más que olvidarnos que hay gente que tiene que “arrastrarse” para llegar a final de mes, mientras otros se ríen y divierten mientras los ven arrastrarse.

    Hemos olvidado que la gente de a pie no tenemos “patria”, nuestra patria el mundo entero y la lucha contra las injusticias.

    Los partidos deberían dar a conocer sus políticas sociales y no tanto sus “banderitas”, que todos sabemos ya quien ondea cada una, PERO NINGUNO NOS EXPLICA COMO SACARNOS DE ESTA SIN PAGAR LOS DE SIEMPRE.

    La lucha entre “naciones” y la potencia de estas(que me explique alguien quien decide y porqué que es una nación), ha evitado que p.ej. que el ESPERANTO sea lengua universal de todo el mundo, con el que se evitarían problemas entre lenguas, que son cultura y no deberían usarse de uno ni de otro lado como arma arrojadiza.

    Para finalizar, sólo seremos libres el dia que REALMENTE nosotros decidamos que hacer para mejorar nuestro futuro.

    Salut i anarquia – Salud y Anarquia

  2. TOPO - Lunes, 21 de enero de 2013 a las 11:09

    Por cierto, me encanta su logo, de las pocas personas que no esconden el color Rojo y Negro de los Anarquistas. Esas personas olvidadas, que perdieron dos veces, ya que perdieron la guerra y además perdieron su revolución (nuevamento porque los de “arriba” prefieren tocar poder que cumplir con sus palabras).

    Y aunque no siempre estoy de acuerdo con sus opiniones, me gusta leerle porque almenos, siempre expone unas razones en las que basa su opinión, que últimamente andamos escasos de explicar el porqué pensamos una cosa u otra.

    Cómo me decían el en colegio, “porque sí o porque no” no es una respuesta válida.

    Un saludo,

  3. Federico Llosa Marsé - Lunes, 21 de enero de 2013 a las 13:41

    Gracias, muy especiales, para TOPO. Agradezco sus comentarios y comparto sus pensamientos: “Hemos olvidado que la gente de a pie no tenemos “patria”, nuestra patria el mundo entero y la lucha contra las injusticias”. ¡Cuánta verdad hay en estas palabra!

    Le recomiendo al respecto el siguiente artículo de Diego Guerrero:

    Nación y clase
    http://www.elrevolucionario.org/rev....rticulo652

    También le recomiendo siga la web de Alternativa Ciudadana Progresista
    http://alternativaciudadana.es/

    Salut i Anarquia – Salud y Anarquía

  4. TOPO - Lunes, 21 de enero de 2013 a las 15:59

    Gracias por los enlaces, les echaré un vistazo.

    Sabe lo que más me choca de este debate independentista/unionista?? Tanto en un lado como en otro, la mayoría no se da cuenta de que el sistema actual falla. Por suerte, creo, que hay dos partidos que aunque se encuentren en las antípodas uno de otro (CUP y C’s), son claros en sus discursos. Uno (C’s) quiere “reformar” España para mejorarla, el otro CUP quiere la independencia de los “Països Catalans” pero en su mente esta otro tipo de modelo de estado, mejor o peor ya se vería pero cambiando el actual.

    El resto de partidos, pues la verdad, es un si, no, pero, alomejor, quizás, vamos a ver…

    No cree?

  5. Federico Llosa Marsé - Lunes, 21 de enero de 2013 a las 17:07

    Mejor hablar de “secesionista/unionista”; es más riguroso.

    Sobre los partidos que mencionan, hoy por hoy no pasan de ser minoritarios y me temo acabarían siguiendo los errores de los grandes (corrupción, falta de transparencia, privilegios injustificados, etc.) si llegasen a su nivel.

    El problema sin duda es sistémico. Cayó el sistema comunista soviético, pero, también, está cayendo el sistema capitalista. Quizás una tercera vía, como la que representan los países nórdicos pudiera ser la solución: un gran y fuerte sistema público que garantice el Estado de Bienestar, absoluto predominio de las formas de participación directa aprovechando las nuevas tecnologías, nivel mínimo de fraude fiscal, separación absoluta de la religión del Estado -es decir laico- sin excepciones, etc.

    Como acabe la historia depende, en gran parte, de todos nosotros y de lo que podamos hacer en nuestra pequeña parcela de actuación diaria.

  6. TOPO - Lunes, 21 de enero de 2013 a las 17:44

    Pues tiene usted toda la razón del mundo, pero para eso necesitamos en este “País” un cambio de mentalidad absoluto.

    “Nos vemos” en su próximo artículo.

    Salut i Anarquia! Salud y Anarquia!

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.