Opinión

Recuperar la identidad (II)

‘Hoy, el socialismo, tanto español como catalán, necesita recuperar su identidad e iniciar un proceso de reconstrucción. Cada uno con su idiosincrasia, cada cual con sus matices, pero con un denominador común: la libertad, la igualdad y la justicia social como ejes vertebradores de las políticas. La sociedad lo demanda, y más que nunca lo necesita’.

Bernardo Fernández
Miércoles, 30 de enero de 2013 | 08:50

En el periodo comprendido entre 1977 y 2010, el PSC ha sido la fuerza política hegemónica en Cataluña. De las 32 convocatorias electorales celebradas en ese tiempo, los socialistas ganaron 22 (todas las generales, todas las municipales y casi todas las europeas) CiU ganó siempre en los comicios al Parlamento autónomo, pero en 1999 y bajo el liderazgo de Pasqual Maragall, el PSC ganó en votos, aunque no en escaños. Los nacionalistas, a su vez, ganaron, de forma excepcional, en las europeas de 1994.

Estos resultados dieron a los socialistas las alcaldías de prácticamente todos los grandes municipios. Así como la presidencia de la Diputación de Barcelona durante más de dos décadas y también importantísimos cargos en la Administración central. Todo eso hizo del PSC uno de los partidos con mayor peso institucional de Europa. Tan solo la larga permanencia de Jordi Pujol en la Generalidad ensombreció algo ese reinado.

Con el cambio de siglo, esa hegemonía empezó a mostrar síntomas de agotamiento, ya en las elecciones autonómicas de 2003 el revés fue considerable. Después, la apabullante victoria en las generales de marzo de 2008 hizo pensar a los socialistas que las cosas volvían a esta en su sitio. Pero el tiempo ha hecho comprender que aquello fue un espejismo.

Ese ciclo, que podríamos denominar histórico, concluyó con la sentencia del Estatuto, en julio de 2010. Después, en Cataluña, y debido también a la crisis económica, se ha abierto una nueva etapa en la que el eje catalanista se ha desplazado hacia el soberanismo y el derecho a decidir, poniendo en cuestión, de momento, las recetas clásicas de la socialdemocracia.

En ese tiempo, de gloria y éxitos, el PSC se fue alejando progresivamente de la ciudadanía, haciendo de la tecnocracia y la gestión sin ideología, un valor superior a la propia política. No pocos dirigentes y cuadros medios del PSC daban por descontado que con la buena gestión era suficiente.

Por otra parte, se cometió el error de pensar que la cuestión nacional era el problema y se echó mano de la ambigüedad esperando que la tormenta amainara. En cambio, no se tuvo en cuenta que en realidad el problema estriba en si las ideas son hegemónicas o no. Al socialismo en general (y en esto los socialistas catalanes no han sido una excepción), le ha fallado casi siempre la política de comunicación. Además, acontecimientos como la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca (Estados Unidos) o las primaveras árabes han puesto de manifiesto que la relación de los partidos políticos con el electorado hay que fomentarla en todos los ámbitos posibles, y lugares como internet no pueden quedar excluidos.

Por otra parte, tras la mencionada sentencia sobre el Estatuto, el PSC no ha sido capaz de articular un discurso alternativo que permita contrarrestar el soberanismo. Y más allá de los problemas con el PSOE, todas las familias del socialismo catalán coinciden en admitir serias carencias en el discurso federalista del partido.

No es menor, tampoco, la cuestión de la Federación de Barcelona, que, con la del Bajo Llobregat, ha sido siempre la punta de lanza del PSC, pero en estos momentos está en sus horas más bajas. Pese a haber perdido el poder en el Ayuntamiento, apenas ha habido renovación y lo que es peor: a día de hoy, carece de un proyecto para la ciudad y de un rostro que la ciudadanía pueda identificar como líder de los socialistas en la capital. “No haremos nada mientras no despeguemos en Barcelona”, afirman diversas fuentes del partido.

Y por si todo esto fuera poco llegó la crisis, y el socialismo catalán ha tenido que pagar, como el conjunto de las organizaciones socialistas y socialdemócratas europeas, su cuota parte de responsabilidad con recargo incluido. Y escribo recargo, porque una crisis que fue generada en las entrañas del capitalismo financiero, la han tenido que asumir políticamente aquellos que nada tuvieron que ver en sus orígenes, aunque es cierto que ni la vieron venir, ni la supieron parar, ni la han sabido gestionar.

Tampoco el PSC ha sido ajeno al mal endémico de la socialdemocracia que consiste en hacer políticas de izquierdas y propuestas progresistas cuando se está en la oposición y, en cambio, al llegar al poder se ponen en práctica políticas de derechas.

Por todo lo referido en este escrito y algunas otras razones que se me han podido escapar, hoy, el socialismo, tanto español como catalán, necesita recuperar su identidad e iniciar un proceso de reconstrucción. Cada uno con su idiosincrasia, cada cual con sus matices, pero con un denominador común: la libertad, la igualdad y la justicia social como ejes vertebradores de las políticas. La sociedad lo demanda, y más que nunca lo necesita.

Está por ver en qué queda la insubordinación de los cinco diputados socialistas que el pasado 23 de enero hicieron caso omiso de las directrices de su grupo parlamentario y se abstuvieron en la votación de la declaración sobre soberanía. Tal vez sea una simple tormenta de verano o bien, por el contrario, es un torpedo en la línea de flotación que abre vías de agua incontenibles. Sea como fuere, la sociedad necesita de una fuerza de izquierdas solida y potente, con vocación de gobierno y capaz de plantar cara a las derechas, ya sea españolas o nacionalistas.

En la próxima entrega, con toda modestia, pondré negro sobre blanco algunas propuestas que puedan servir de base para que el partido socialista vuelva a ser el partido en el que mejor se identifican las clases medias y populares, y a la sazón fuerza hegemónica.

Bernardo Fernández Martínez es ex diputado autonómico del PSC y consejero nacional de la Federación de Barcelona del PSC

Este artículo es la segunda parte de uno previo publicado el pasado 14 de enero, titulado Recuperar la identidad (I).

Temas: , , ,

14 Comments en “Recuperar la identidad (II)”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Pablito - Miércoles, 30 de enero de 2013 a las 09:36

    Recuperar dice el diccionario que es volver a poseer algo que se ha perdido. El PS no ha sido producto fundamentado en un ideal. Ha sido y es un aglutinado de intereses, en ocasiones confrontados, para sacar tajada económica sus componentes. Un vehículo cómodo donde les ha cubierto las espaldas para cometer los desmanes y abusos inimaginables. No han perdido nada en cuanto nunca lo han tenido.
    Han sabido vender a las clases trabajadoras unas ideas que no sentían, disfrazándose para exponerlas de trabajadores sus dirigentes, pero que de socialismo estaban exentas. Sus mandos, algunos con grandes fortunas que no compartían con sus asociados, todo lo contrario las defendían o preservaban a costa de las gentes que decían defender o representar se han hartado de hacer millones que han disfrazado con supuestos premios de lotera; Caso Bono, Chaves, los Guerra, ´Felipe González, y si me apuran el mismo Montilla viviendo en una torre valorada en 5 millones de euros un tio que apenas sabe hacer la o con un canuto.
    Como todo en la vida tiene un desgaste. El PS ahora sin discurso. Tocados o maleados muchos de sus mandos, caminan sin brújula hacia una supervivencia que el votante harto de mentiras y promesas incumplidas les ha retirado la confianza.
    La Constitución de Suárez fue eso, una serie de sociedades que se llamaron partidos políticos para colocarse estratégicamante y sacar tajada al máximo. Todos han carecido de ideas y todos han estado de espaldas al público que los ha votado y así nos ha pintado. Están empezando a salir las corruptelas, por qué haberlas hay muchas más de las que todos tenemos referencias menos los jueces que siguen necesitando gafas. Aunque libremente paseen sin cargos los Pujoles o el Urdangarin con más protagonismo que el Príncipe burlándose de sus propios atropellos.

  2. Erasmus - Miércoles, 30 de enero de 2013 a las 10:53

    SOLUCIÓN PARA CATALUÑA: UNA NUEVA MAYORÍA POLÍTICA PROGRESISTA, ALIANZA DE LIBERAL-PROGRESISTAS Y SOCIALDEMÓCRATAS

    Hay que dejar claro que la solución del problema que plantea el nacionalismo secesionista catalán -igual que la de cualquier problema que aparece en una democracia- debe venir del ejercicio de la misma democracia, o sea, por vía electoral. A los secesionistas catalanes hay que derrotarles en las urnas. A la vez que neutralizando en lo posible el monopolio práctico de CiU en la prensa y los demás medios autóctonos catalanes comenzando por denunciar su carácter antidemocrático.

    Abogo por una nueva mayoría progresista en Cataluña, formada por una alianza de liberal-progresistas (‘Ciutadans’ =Azaña) y socialdemócratas (PSC =Prieto). Mi hipótesis es que la harán posible tanto el avance de la formación liberal-progresista, ‘Ciutadans’, como la recuperación por el PSC de su condición de gran partido de la izquierda clásica (socialdemócrata) en Cataluña, tras haber sobrevivido a la cacería de exterminio que le ha librado CIU y su aparato mediático en los años pasados, cacería vuelta ahora más difícil por nuevas circunstancias y porque el PSC ha generado anticuerpos defensivos.

    Para explicar los resultados de las últimas elecciones autonómicas catalanas debe tenerse en cuenta que CiU ‘le hizo la campaña a ERC’ y en menor medida a ICV. Mientras que tiró a matar al PSC, actuando como el ‘verdugo’ de esa fuerza que viene siendo desde hace años. Con la complacencia de la quinta columna que CiU tiene dentro de la fuerza fundamental de la izquierda, que quieren un PSC sometido a CiU o muerto. ¿Por qué no se van a ERC? El PSC volverá a ser una fuerza mucho más importante que ERC. Al simple observador ERC (una fuerza sin espacio político definido) aparece como un ‘partido acordeón’. Tuvo 23 diputados autonómicos en 2003, solo 10 en 2010, 21 en 2012. ¿Otra vez 10 la próxima vez?

    A ver quién discute la legitimidad de un futuro gobierno progresista de coalición de Azaña (‘Ciutadans’) y Prieto (PSC) en Cataluña. Y quizá de una ICV recuperada para la socialdemocracia tras su actual sarampión abertzale y neoestalinista. Quedando en la oposición los conservadores de centroderecha (PPC) y la ‘familia nacionalista’ con todos sus componentes incluidos (CiU, ERC, CUP).

    ¿Por qué los nacionalistas del PSC no se van a ERC? ¿No quieren un partido de izquierda y nacionalista? Pues ahí lo tienen, más o menos izquierda. Y si no tienen también a la CUP maoísta. Y al nuevo partido de E. Maragall. O a CiU, destino preferido por Mascarell que ya se ha ido -igual que E. Maragall- haciendo lo correcto. ¿Por qué no se van de una vez y dejan ya de j.der en el PSC?

    Sin duda los nacionalistas que quedan en el PSC se macharán por la misma senda de los que ya lo han hecho (Mascarell, E. Maragall) ya que están en el partido equivocado. O les echarán con motivo. Uno a uno, o pocos a pocos. Castells a CiU, Elena a ERC. No se atreverán a crear el enésimo partido de izquierda nacionalista. ¿Qué lograrían electoralmente? Pronto mejor, cada oveja con su pareja.

    Imagino a plazo corto o medio un ‘Parlament’ próximo al que indico en diputados (total 135): PSC 35, CiU 35, PPC 25, ‘Ciutadans’ 20, ERC 10, ICV 10, CUP 0.

    Erasmus

  3. Erasmus - Miércoles, 30 de enero de 2013 a las 11:26

    LA SOCIALDEMOCRACIA YA ES IDENTIDAD

    La ideología socialdemócrata (estamos hablando de la identidad de una fuerza política, no de comportamientos individuales donde ‘en todas partes cuecen habas’) es una identidad política reconocida muy ampliamente en el mundo cuyo contenido ha evolucionado coherentemente. Es el centroizquierda actual en el mundo.

    El PSC necesita concretar su proyecto político dentro de su ideología y para ello en Cataluña me parecen importantes dos cosas. Primera, definirse como fuerza defensora de la legalidad cosa que ya ha hecho. Segunda, definir una política de alianzas (sin renunciar a ser una fuerza de vocación mayoritaria). Yo propongo la alianza del PSC con una fuerza creciente, ‘Ciutadans’. La perspectiva de lograr una mayoría electoral impulsaría el avance de ambas fuerzas. ¿Alguien propone otra cosa?

    Erasmus

  4. Jose Orgulloso - Miércoles, 30 de enero de 2013 a las 11:27

    El partido socialista, español o autonómico, dejó de ser de izquierdas el 1983, cuando descubrieron que podían obligar a los trabajadores a pagar el IRPF. Posteriormente, descubrieron que nos podían hacer pagar el IVA. Y a los pequeños comerciantes, el IAE. Y luego un catastro que ni los alemanes, oiga. Y posteriormente, como ya no podían inventar más impuestos, miraron hacia otro lado mientras los bancos nos sangraban a comisiones. Y aún después, cuando nos estafaban con preferentes, bancos malos, más comisiones, semicorralitos a los autónomos y pequeñas empresa, etc etc etc.

    Perdone Usted, Don Bernardo, pero esto en mi casa no es ser de izquierdas.

  5. Jose Orgulloso - Miércoles, 30 de enero de 2013 a las 11:28

    Me faltaba añadir que el PP no se salva tampoco aunque en su caso no se puede decir que mienta: son de derechas, hacen política de derechas pero al menos dicen que son de derechas. Bien, liberales de centroderecha pero ya nos entendemos.

  6. Erasmus - Miércoles, 30 de enero de 2013 a las 12:28

    CONVERGENCIA HISTÓRICA ENTRE LA IZQUIERDA Y LA DERECHA

    La evolución de la sociedad ha acerca a la derecha y a la izquierda históricas, de modo que cada una ha tomado parte del programa o del espíritu de la otra. Eso es bueno porque produce una política más centrista (y aleja la tragedia de la guerra civil). Hoy la izquierda es centroizquierda y la derecha es centroderecha. Hacia el exterior de esos contornos lo que hay son ‘extremas’. Hay centroizquierda y extrema izquierda. Centroderecha y extrema derecha.

    Erasmus

  7. Erasmus - Miércoles, 30 de enero de 2013 a las 12:32

    ESPACIOS POLÍTICOS Y REGENERACIONISMO LIBERAL-PROGRESISTA

    ‘Ciutadans’ (la fuerza que más crece en Cataluña, pues triplicó escaños en las pasadas elecciones autonómicas) debe desarrollar rápidamente su espacio propio, el espacio liberal-progresista. No es el de los conservadores de centroderecha, ni el de los socialdemócratas de centroizquierda, sino que representa una tercera vía entre ambos. ‘Ciutadans’ son progresistas no socialistas. O izquierda liberal.

    Ante la fatiga democrática del bipartidismo hoy la familia liberal-progresista (Ciudadanos y UPyD) representa la vía regeneracionista de la democracia en España, y en Cataluña en particular, por su espítitu democrático y su sentido del Estado garante de la igualdad de los ciudadanos. Los liberal-progresistas constituyen la tercera vía democrática y regeneracionista que necesita urgentemente nuestra democracia. No puede serlo la formación comunista IU, porque los comunistas son ajenos al espíritu democrático. Y, por si fuera poco, son sembradores compulsivos de odio social. IU se ha beneficiado de la ausencia de la opción liberal-progresista para atraer votos descontentos con el bipartidismo no comunistas.

    Hoy -tras la conversión en centristas de la derecha y la izquierda tradicionales- fuera de las fuerzas de centroderecha y centroizquierda y de los partidos de ‘tercera vía’ (en Alemania hay más de uno) solo hay ‘extremas’, derecha e izquierda.

    CiU, ERC y CUP, como fuerzas nacionalistas, forman en Cataluña la ‘familia nacionalista’. En lo esencial comparten la misma posición política, consistente en apoyar la secesión de Cataluña. Los nacionalistas son antes que nada nacionalistas. Solo secundariamente es ERC izquierda moderada y CUP (cuyo impulso para avanzar le viene principalmente del aparato mediático de CiU) ‘izquierda radical anticapitalista’ bastante teatral. Por no saber ver los constitucionalistas tal unidad de la familia nacionalista en el País Vasco, se ha producio en esa comunidad un crecimiento patológico de las formaciones nacionalistas. No debe cometerse el mismo error en Cataluña.

    La principal fuerza electoral de la familia nacionalista, CiU, integra dos formaciones (CDC y UDC) registradas como partidos, pero que no son fuerzas autónomas. Al ser CiU la entidad que comparece en las elecciones (el programa es de CiU y el voto se pide para CiU) hay que considerar a CDC y UDC sectores internos de CiU.

    El espacio nacionalista (familia nacionalista) es un espacio con características particulares, al que se le puede definir como complejo, porque, además de ser competitivo con los otros espacios, es antisistema por no asumir la Constitución.

    No preveo mucho porvenir al (recién llegado a la política parlamentaria) tercer miembro de la familia nacionalista catalana, CUP, fuerza apoyada manifiestamente por CiU para quitarle votos al PSC, a la que auguro un retorno a la condición de formación extraparlamentaria donde tiene su lugar junto a la formación de Anglada, que también estuvo a punto de entrar en el ‘Parlament’ en las pasadas autonómicas. Esa supuesta nueva vanguardia de la clase obrera catalana, gesticula en los salones pero son tan desconocidos en los barrios obreros como entre la burguesía progresista.

    Lo único sólido en la izquierda, en Cataluña, es el PSC. Si nos referimos a la izquierda clásica, que se apoya a la vez en los sectores obreros y las clases medias progresistas.

    Erasmus

  8. Jose Antonio Rodriguez - Miércoles, 30 de enero de 2013 a las 18:30

    ¿Recuperar el PSC? Para qué. Sustituirlo sería mejor, o refundirlo, y por supuesto como parte del PSOE.

  9. Manuel I. Cabezas - Miércoles, 30 de enero de 2013 a las 18:34

    D. Bernardo,

    • Tiene Ud. más moral que el Alcoyano y ningún sentido del ridículo, ni del honor. ¡¡¡Con lo que está cayendo y sigue Ud. poniéndose esas medallas de oprobio y de desprestigio, que lo descalifican a Ud. para los restos: ex diputado autonómico del PSC y consejero nacional de la Federación de Barcelona del PSC!!!

    • He leído reposada y concienzudamente su última deposición y, una vez hecho esto, le informo que me he limitado a tirar de la cadena. Y a otra cosa, mariposa. Como de costumbre Ud. sigue en su mundo, el mundo de la CASTA POLÍTICA, y le trae al pairo los problemas que acucian a la ciudadanía.

    • Lo mejor que podrían hacer Ud. y los de la casta política es hacer mutis por el foro. Ustedes, los de la CASTA POLÍTICA (los POLÍTICOS PROFESIONALES), son el tercer problema más grave para los ciudadanos españoles, después de la crisis económica y el paro, CIS dixit, de los que son Ustedes responsables. Ustedes no son parte de la solución sino parte del problema.

    • El análisis que Ud. hace en su deposición lingüística denota que Ud. debe ir al oftalmólogo: Ud. no ve, Ud. necesita gafas nuevas. Encerrado en la psicoverborrea politicastra, Ud. no se entera de lo que está martirizando a los jóvenes, a los menos jóvenes, a los maduritos y a los de la tercera edad.

    • Por favor, haga Ud., por una vez, el primer favor y servicio a la ciudadanía: proponga a sus conmilitones y a Ud. el hacerse el haraquiri político o, más bien, el haraquiri que practican aún los políticos nipones cuando los cogen con las manos en la masa o han defraudado nítidamente a sus votantes

    Manuel I. Cabezas
    honrad.blogspot.com
    Seguidor y practicante de la doctrina de la HONESTIDAD RADICAL
    30 de enero de 2013

  10. Amanda - Jueves, 31 de enero de 2013 a las 03:37

    Estoy en desacuerdo con la parrafada del sr.Fernández.La puntilla total para el psc, vino de la mano del tripartito,con Maragall y su estatuto,creando un problema que no existía,fuera de los políticos y sus pretensiones,no existía ninguna demanda de estatut ,como se comprobó en las primeras encuestas,-ningún interés popular-pero a base de dar la barrila mediática sobre agravios,sobre ataques a Cataluña etc,etc,hasta que se contagió emocionalmente a la población a cuenta de la imprescindible importancia hasta el” casus belli”,creado desde arriba pero haciendo creer a la gente que los necesitados eran ellos, SOCIALIZANDO EL NACIONALISMO y el INDEPENDENTISMO que nos inunda.

  11. lex - Jueves, 31 de enero de 2013 a las 14:16

    EL PSC es traidor a España . O se implanta aquí el PSOE , o los votos socialistas se irán a CiUDADANOS. Estó está más claro que el agua.

  12. lex - Jueves, 31 de enero de 2013 a las 14:17

    Hya que pasar a la acción

  13. Romualdo - Jueves, 31 de enero de 2013 a las 15:12

    Con decir que el PSOE ha jugado a “entender” al nacionalismo y el PSC a “ser nacionalista” vale. Todo lo demás de políticas económicas al estilo de la derecha ya nos lo sabemos desde los tiempos de Felipe González.

    La única sensibilidad socialista está en los votantes que ahora están totalmente desorientados por haber sido vendidos al nacionalismo y a los conceptos económicos de la derecha.

    Si se quieren replantear la “identidad” tiene que dimitir Rubalcaba y con él la vieja guardia Zapaterista. Renovar todos los cargos y hacer un discurso antinacionalista y de izquierdas pero concretando cómo se va a salir de la crisis cumpliendo con el déficit, pagando la deuda, saneando la banca, reduciendo el paro, aumentando el PIB e incrementando los servicios sociales además de evitar los desahucios.

    Difícil papeleta que no se resuelve con identidades sino con debates profundos y toma de posiciones valientes. Porque ya casi nadie ve la línea que separa al PP del PSOE. Yo sólo la veo en que es más entregado al nacionalismo. En lo demás igual. Hablan de defensa de la Sanidad y de la Educación Pública pero si estuvieran gobernando tampoco tendrían dinero para ella.

  14. Manuel I. Cabezas - Jueves, 14 de febrero de 2013 a las 18:06

    Don Bernardo,

    • Para mí, es Ud. el “sin-vergüenza”: sigue Ud. poniéndose en la pechera esas medallas de hojalata de “ex diputado autonómico del PSC y consejero nacional de la Federación de Barcelona del PSC”. Haciéndolo, continúa Ud. tirándose piedras contra su propio tejado, como si fuera un masoquista.

    • ¿No se ha enterado Ud. de que los miembros y “miembras” de la casta política (PSOE, PSC, PP, CiU, ERC, IU, C’s, UPyD y “gli altri”) son parte del problema que vivimos los españoles y no son parte de la solución? Son Ustedes objeto de desprecio por partye de los ciudadnos decentes. Cuando se abra de veda y la olla social explote, pueden esperar lo peor todos los miembros y “miembras” de la casta política.

    • Mire, para “recuperar la identidad” el socialismo, como titula Ud. su última deposición lingüística, primero se debe haber tenido una identidad. Y no creo que ninguno de los miembros de la casta política la hayan tenido. Perdón, estoy escribiendo demasiado rápido y estoy mintiendo. Sí, han tenido una identidad. Se han identificado con la CORRUCIÓN, con el NEPOTISMO, con el ENGAÑO A LOS ELECTORES, con el MONOPOLIO DE LOS EMPLEOS PÚBLICOS, con el DESPILFARRO Y EL EXPOLIO DE LAS ARCAS PÚBLICAS,… Que sais-je encore?

    • Se les ha visto el plumero, a todos los miembros de la casta política. Y los ciudadanos ya sabemos dónde viven, en qué utilizan el tiempo libre y el tiempo que tendrían que utilizar para ganarse el pan con el sudor sus frentes. Y para averiguarlo, los ciudadanos decentes, que somos la mayoría, no hemos tenido que utilizar los servicios de la agencia de detectives MÉTODO 3, como ha hecho el PSC para espiar y, luego, chantajear a sus rivales políticos.

    • Don Bernardo, no entro a valorar la inconsistencia de su deposición: más de lo mismo, incoherencia tras incoherencia, divagaciones alejadas de las inquietudes y problemas de los ciudadanos, discurso vacío de contenido, discurso previsible en un miembro confeso de la casta política,…

    Manuel I. Cabezas
    (14.02.2013)

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.