Opinión

¿Debe salir Gran Bretaña de la UE?

‘Si la entrada de Gran Bretaña en el Mercando Común fue pura especulación por parte de sus políticos de entonces, especulación constante ha sido su permanencia durante cuarenta años y especulación son las exigencias de sus políticos actuales’.

Félix de la Fuente
Martes, 5 de febrero de 2013 | 10:05

Difícil el papel que está jugando David Cameron. Ha echado un órdago a los demás estados de la Unión Europea, exigiendo unos privilegios inadmisibles, y se lo ha echado también a sus propios ciudadanos, amenazando con un referendo sobre la permanencia en la Unión Europea (UE). Y podría perder el órdago ante unos y ante otros. Cuando se abandona el camino del diálogo y se recurre al todo o nada en beneficio del propio ego, los políticos, sobre todo cuando se creen los salvadores de sus patrias, suelen sufrir las consecuencias de su orgullo.

Difícil también la situación de los ciudadanos británicos, pues muchos de ellos tienen su alma divida en varios compartimentos, como suele suceder en las sociedades modernas. Por una lado, se sienten europeos; por otro, su corazón mira al otro lado del Atlántico y se sienten muy, pero que muy británicos. ¿A quién harán caso los ciudadanos? ¿A David Cameron, que se inclina por la separación, o a Barack Obama, que pide que sigan unidos a la UE? Y en caso de que decidan seguir unidos a Europa, ¿qué Europa quieren los británicos, una Europa con privilegios para la City -la gran banca- o una Europa que beneficie a todos los ciudadanos británicos? Tampoco lo tienen fácil.

Pero dentro de los británicos más difícil aún lo tienen los escoceses, pues les gustaría seguir en la Unión Europea, y ahora están corriendo el peligro de quedar fuera por dos caminos: uno, a través de la salida de toda Gran Bretaña, si llega a triunfar el referendo propuesto por Cameron; y otro, por sí solos, si por referendo se separan de Gran Bretaña.

Los referendos, actos democráticos muy legítimos, pueden acarrear sus grandes sorpresas, sobre todo cuando se quieren utilizar en provecho propio o partidista, y no en servicio del ciudadano. Conviene que nosotros también lo tengamos en cuenta. Por otro lado, en una sociedad como la nuestra, en la que los medios de comunicación están casi todos subvencionados y en la que, además, se da un adoctrinamiento escolar, el valor democrático de los referendos es muy cuestionable.

¿Debe salir Gran Bretaña de la UE? Quizás deberíamos preguntarnos primero si Gran Bretaña ha estado alguna vez totalmente dentro de la UE. Y, para mí, totalmente dentro no lo ha estado nunca. Conviene que recordemos para esto la trayectoria que ha seguido desde el momento mismo en que se constituye la Comunidad Europea. En ese momento, Gran Bretaña se niega a unirse a los seis países fundadores –Francia, Alemania, Italia y el Benelux-, y tres años después, en 1960, promueve la creación de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) como contrapeso al entonces llamado Mercado Común.

Sin embargo, trece años después y fallecido ya el General Charles de Gaulle, que se oponía a la entrada de dicho país, Gran Bretaña, basándose en unos cálculos fundamentalmente económicos, en 1973, se deslinda de la EFTA e ingresa en la Unión Europea, junto con Dinamarca, que era otro miembro de la Asociación Europea de Libre Comercio. Esto suponía, en la práctica, la muerte de la EFTA, cuyos miembros fueron solicitando después paulatinamente el ingreso en la Unión Europea.

La permanencia de Gran Bretaña dentro de la UE ha sido después pura especulación, pues ha estado jugando siempre con la duda de su permanencia y la amenaza de su retirada. A los pocos años de su ingreso, en 1984, Margaret Thatcher, con el cheque británico, exige de la UE un trato especial, pidiendo que se le devuelva parte de la aportación del Reino Unido. La famosa frase de Thatcher, “I want my money back”, que encuentra versiones similares en nuestra España actual, refleja esta actitud titubeante y mercantilista de Gran Bretaña frente a la Unión Europea.

El cheque británico es un mecanismo de compensación por el hecho de que la mayor parte del presupuesto de la UE se destina a financiar la Política Agrícola Común (PAC), de la que el Reino Unido se beneficia muy poco, debido a que su sector agrícola es muy reducido en términos de porcentaje sobre el PIB. Uno de los motivos por el que se aprobó el cheque británico fue que en aquel momento el Reino Unido era el tercer Estado miembro más pobre de la Comunidad Económica Europea. Además, cuando se aprobó el cheque británico, el gasto agrícola representaba el 75% del presupuesto comunitario. En la actualidad el gasto agrícola significa aproximadamente el 40% y, por tanto, el cheque británico, a pesar de que no tiene razón de ser, sigue vivito y coleando.

Pero, cuando las excepciones del Reino Unido se convierten casi en regla, es cuando la UE empieza a dar ciertos pasos, aunque tímidos, hacia una auténtica unión política. Gran Bretaña dice no o pide una excepción a los Acuerdos de Schengen, por los que se eliminan los controles a las fronteras entre los estados miembros. Gran Bretaña no quiere seguir adelante y solicita una opt-out, una excepción. Esta es la primera de una serie de excepciones que van dejando descolgada a Gran Bretaña. Con el euro tenemos las segunda excepción, una excepción de mayor relevancia aún. Gran Bretaña no sólo no entra en el euro, sino que, a diferencia de los demás estados miembros, ni siquiera está obligada a entrar, porque ella así lo exige. Otras excepciones son los capítulos de la aplicación de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, la cooperación policial y judicial en materia criminal y el capítulo social.

Si la entrada de Gran Bretaña en el Mercando Común fue pura especulación por parte de sus políticos de entonces, especulación constante ha sido su permanencia durante cuarenta años y especulación son las exigencias de sus políticos actuales. Se equivoca Cameron si piensa que en un momento de crisis puede hundir o transformar a su gusto a la UE, exigiendo la renacionalización de la mayor parte de las competencias comunitarias, es decir desmantelando la UE. Se equivoca si piensa que le van a seguir en su intento los países nórdicos. Y, de paso, flaco favor el que Cameron hace a los ciudadanos británicos.

Los políticos británicos llevan mucho tiempo poniéndose delante del tren de la UE, para intentar pararlo, pero subiéndose a él en el último minuto, cuando ven que el tren se les escapa. Podría ocurrir que la próxima vez se queden en tierra. Las excepciones y los privilegios son algo que no cuadra con la democracia, y son demasiadas las excepciones que se le han concedido ya a Gran Bretaña. No me gustaría que salieran de la UE, pues en la era de la globalización no se solucionan los problemas dividiendo, sino sumando, pero mucho menos me gustaría una UE diseñada por Cameron.

Félix de la Fuente es miembro del comité gestor del partido político Cilus y autor del Dictionnaire juridique de l’Union Européenne

Temas: , ,

24 Comments en “¿Debe salir Gran Bretaña de la UE?”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. EDUARDO ROMERO PALAU - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 10:21

    Por cierto,querido Félix de la Fuente salir de Europa el mas pronto posible como quiere hacerlo Catalunya, vale la pena pagar un 10%+ de impuestos y ser una nacion de verdad y fuera todos los moros. Visca el Barça.

  2. Ed - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 11:46

    Sí, una nación de verdad, y sobretodo con una moneda catalana devaluada un 40 % , así como la riqueza de sus habitantes. Buscar los dineros fuera a precios astronómicos y requisando los existentes en el interior, tardar 10,15 o 20 años para llegar al nivel de vida actual, con nuestros vecinos otros tantos años más de progreso. Más vale cola de león que cabeza de ratón…Los experimentos con gaseosa, y de las baratitas, que con las cosas de comer no se juega.

  3. Coque - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 12:32

    varias puntualizaciones: “una moneda catalana devaluada un 40%”. Me temo estimado Ed, que eres muy optimista, minimo un 70% si partimos de una situacion como la actual.
    Ademas no te olvides que estariamos en una situacion de dependencia energetica total del exterior y tendiramos una moneda devaluadisima para pagar la factura energetica.

    Evidentemente que el govern requisaria todas las partidas en modena fuerte existentes en el interiro dolares o euros, y los cambiaria justo antes de la devaluacion, naturalmente. Y esto no es algo nuevo, hace no demasiado pasó en Argentina, lo llamaron “corralito”.

    Tambien estaria la capacidad de generar riqueza, que fuera de la UE con carga arancelaria, seria dificil competir con productos de paises miembros, unica solucion rebajar costes de fabricacion, esto es sinonimo de reducir salarios y consecuencia nivel de vida.

    alguien me podria decir, volvemos al sector primario (agricultura y ganaderia) si, pero necesitaria una reforma y reconversion gigantesta, pues el actual modelo productivo no seria viable, al no contar con las ayudas europeas a estos sectores, pues no seria estado miembro.

    En fin, esto datos son poco o nada discutibles y totalmente previsibles y es a donde estos iluminados nos quieren abocar

  4. Kimet - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 13:26

    500 años de ofensas… les queda el carácter de haber sido no hace mucho la gran potencia mundial, el gran imperio y de ahí esta actitud de autosuficiencia que siempre han demostrado.

    Dicho esto, que se vayan los británicos si así lo quieren, no aportan nada realmente al conjunto europeo, podemos prescindir de ellos tranquilamente me parece a mí ya que su salida no afectaría al Euro en absoluto y no se encuetrn economicamente mucho mejor que España. El tema es que si ellos pueden prescindir de la UE por esta misma razón. Por cierto, el referendo secesionista de Escocia podría cambiar y mucho si Gran Bretaña sale de la UE. Como haya indicios de ello, los escoceses no creo que quieran seguir al resto de la UK al abismo y la soledad internacional (simpre les quedará la Commonwealth a ellos).

    Ellos verán que hacen.

  5. Perico - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 14:24

    Vista la situación de Europa y vistas las cosquillas que otros paises europeos con cualquier motivo o excusa hacen a Gran Bretaña como si quisieran reditar anntiguas querellas por otros medios, hace muy incomoda la presencia de GB en la Union.

    Los perdedores de esta situación serian los escoceses pues su referendum quedaría como algo inutil y sin sentido.

  6. drac - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 16:01

    CAMERON de la ISLA vuelve al cante , cuidado no le salte un CLEGG , y se quede con el culo al aire.

  7. peter delgado - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 18:50

    felix un buen articulo, nivel en conocimientos, desarrollo, equilibrio. Enhorabuena.
    esta ponderacion debian seguirla mucho periodistas profesionales.

  8. Romualdo - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 20:56

    Gran Bretaña no puede jugar a la ambigüedad. O dentro o fuera. Porque optó por quedar fuera del euro lo que en circunstancias normales le es muy perjudicial lo que ocurre es que no se ha hecho la unión política ni la unión fiscal que son imprescindibles para hacer la unión monetaria. Se ha empezado la casa por el tejado pero ahora es imprescindible acabarla.

    Si por cuestiones de política interna Cameron convoca un referéndum puede llevar al Reino Unido a una situación difícil porque si se sale de la UE no lo queda más camino que reforzar políticamente los lazos con Estados Unidos adoptando como moneda el dólar. Ya que perdido el Mercado Común Europeo la libra por sí sola no podría mantenerse en los niveles de cambio actuales y dejaría de ser una moneda de referencia. Eso decían al menos los expertos cuando decidieron no entrar en el euro. Lo que ocurre es que la crisis y la gestión de la misma está haciendo tambalearse al euro.

    Yo creo que Europa saldrá reforzada de esta crisis porque no tiene opción. O camina hacia la integración política con la Carta Social como referente y la homogeneización en la riqueza de su población como venía haciendo o nos hundimos todos empezando o terminando por Alemania que antes o después tendrá que entender que un Sur empobrecido, incluso con Francia, empobrece a la larga a toda la UE incluída Alemania que no podrá colocar sus productos ni su exceso de crédito en Europa.

    Y a Inglaterra hay que jugarle fuerte como han hecho siempre ellos. Y decirle que o dentro o fuera pero que no se aceptan “estados a la carta”. Que tras tres vetos debería ser más europeísta y si lo que quiere es mantener su tradicional aislacionismo y a la vez el equilibrio europeo hoy no es posible ninguna de las dos cosas.

    Para mantener el equilibrio europeo se debería romper la UE y el resultado sería una Europa mucho más desequilibrada. Con Estados muy potentes compitiendo y rivalizando entre sí incluso militarmente: Una vuelta a un pasado desastroso.

    Y mantener el aislacionismo en un mundo cada vez más globalizado y donde los centros de poder económico y político se están desplazando no es posible para una nación de la población y la riqueza de Inglaterra. Se impondría una integración política de la Commenwealth o como he dicho una unión con Estados Unidos.

    De Inglaterra y de la UE depende que triunfe la sensatez. Nos necesitamos todos pero tenemos que ser solidarios y tener un sentimiento de ciudadanía común. No sólo por altruísmo que es lo deseable, también por egoísmo, aunque esto a la larga siempre termina rompiendo cualquier unión.

  9. Luis - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 22:51

    SIIIIIIII

    COMO cataluña

  10. Felix de la Fuente - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 23:39

    Romualdo, estoy de acuerdo contigo, Ahora es necesario ir rápido. Es mucho el tiempo que se ha perdido. Son muchos los millones de parados que no pueden esperar eternamente. Por haber estado jugando tanto tiempo al ratón y al gato, Europa ha perdido un tiempo precioso. Ahora se está impulsando el sistama de cooperaciones reforzadas, que es una forma de decir: se acabó el cuento, el que no quiera que no siga. Se está diseñando un núcleo durao, que lo formarían, en principios los Estados del Euro y que esta ría abiertos los que quisieran unirse después, y los que quieran seguir como ahora, pues que continúen así.

    Hay un gobierno fáctico internacional de las finanzas y de las internacionales y si Europa no se une, podemos ir renunciando poco a poco a la democracia y al estado de bienestar europeo, que ya nos está ocurriendo. Pretender que separados o con referendos se va lograr algo, es anácrónico.
    Y a nivel nacional nos pasa lo mismo, estamos tirando por el sumidero diariamente millones de euros, mientras nuestras cifras de paro ascienden vertiginosamente.

  11. alex - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 23:57

    Al final,siempre se vuelve a ser lo que se era…en época romana,Britania era el culo del mundo y en la Edad Media Inglaterra era un país atrasado y periférico…la Historia pesa,pero la Geografía también.

  12. alex - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 23:59

    Será gracioso ver cómo el sueño de Napoleón se cumple…el continente unido y la isla de piratas fuera.Les espera un gran futuro como estado número 51 de los Estados Unidos.Que se larguen rapidito.

  13. leo - Miércoles, 6 de febrero de 2013 a las 06:40

    PUES DENTRO DE 30 AÑOS ESTADOS UNIDOS SERA UN PAIS LATINO ASI QUE REINO UNIDO LO TENDRA CHUNGO SI SE UNE AL TIO SAM …PERDON DE AQUI A POCO TIEMPO SERA EL TIO PEPE………………………………..Y ESO SI QUE ES IMPARABLE YA HAY UN PRESIDENTE NEGRO ,ELPROXIMO SERA MUJER Y EL SIGUIENTE HISPANO AL TIEMPO ,EN CALIFORNIA YA SON MAYORIA LOS LATINOS Y VARIOS ESTADOS ESTAN A PUNTO DE CAMBIAR LAS MAYORIAS DE ANGLOS POR LATINOS………………ASI QUE LOS BRITIS MEJOR QUE SE LO PIENSEN O ESPIRI GONZALEZ SE LOS COMERA

  14. Romualdo - Miércoles, 6 de febrero de 2013 a las 10:00

    Félix de la Fuente:

    Tienes toda la razón, lo que nos jugamos es precisamente la democracia. Es decir quién manda, si los financieros y los hombres de negocios o nuestros representantes.

    Sólo un poder político fuerte en una Europa unida políticamente puede hacer leyes, y hacerlas cumplir, favorables a todos sus ciudadanos por encima de los intereses particulares de los económicamente fuertes.

    No podemos consentir que se desmonte el Estado de Bienestar con la disculpa de la crisis cuando si la UE funcionase como un Estado se podrían haber tomado medidas mucho menos duras y favorables a todos los ciudadanos en su conjunto.

    Gracias por el artículo.

  15. Perico - Miércoles, 6 de febrero de 2013 a las 12:23

    De todas formas el invento de la UE se desmornará se largue o no se largue GB.
    si se larga antes del desmoronamiento se ahorrará el coste implicito en estos fenomenos: mucha furia, mucho ruido, mucho desastre, mucho apocalipsis y mucha destrucción económica en todas las economias europeas.

  16. drac - Miércoles, 6 de febrero de 2013 a las 12:25

    UK els periferics et donen la benvinguda al marge comú.

  17. Perico - Miércoles, 6 de febrero de 2013 a las 12:27

    De todas formas el invento de la UE se desmornará se largue o no se largue GB.
    si se larga antes del desmoronamiento se ahorrará el coste implicito en estos fenomenos: mucha furia, mucho ruido, mucho desastre, mucho apocalipsis y mucha destrucción económica en todas las economias europeas.

  18. Felix de la Fuente - Miércoles, 6 de febrero de 2013 a las 13:16

    Perico, espero que no aciertes. Si la UE se desmonta, como tú dices, prepárate tú y tu familia para emigrar a China. Ah y no te olvides de llevarte un buen talegito de oro, porque no sé si podremos seguir cobrando las pensiones y no sé qué pasaría con el euro o la nueva peseta.

    ¿Verdad que la democracia funciona muy mal y no decimos “fuera la democracia”? Pues lo mismo pasa con la UE. Además, quién podría parar en España la corrupción de los partidos?

  19. Romualdo - Miércoles, 6 de febrero de 2013 a las 15:05

    Si la UE se desmororna Europa caminará haca atrás. El objetivo de la paz y la prosperidad se habrá ido al traste por los egoísmos nacionalistas. Sean del Reino Unido, de Alemania, o del interior de las naciones, los que reclaman estado propio para hacer un mundo mejor según ellos pero ingobernable e insolidario para cualquier observador neutral.

    Como la Segunda Guerra Mundial ocurrió hace 70 años y la Primera 100 creemos que no se van a volver a repetir porque “hoy somos más civilizados”. No hay más que ver los argumentos de los líderes y las fobias que repiten sus seguidores hacia los que no piensan como ellos para saber que la vuelta a la barbarie “está ahí”. Sólo hay que querer verla y luchar por evitarla.

  20. Josep - Miércoles, 6 de febrero de 2013 a las 17:50

    La UE va para ser los UEE(Estados Unidos de Europa, y si los británicos no quieren seguir ese camino de progreso, que abandonen la UE. Son ellos los que perderán. Toda la economía de Inglaterra, la absorverá la UE… y la City morirá.

    Cámeron y Artur Mas, están cortados por la misma estupidez y egocentrismo. Aunque Mas solo sea una pulga sarnosa.

  21. anto33 - Miércoles, 6 de febrero de 2013 a las 18:22

    Los británicos siempre se han aprovechado de la UE.Por mí,que se larguen.

  22. Ciudadano Sinmitos - Jueves, 7 de febrero de 2013 a las 12:39

    Coincido con el autor, a mí tampoco me gustaría una UE diseñada a la medida de los británicos, de la misma manera que no me gustaría una España diseñada a la medida de los nacionalismos catalán y vasco.
    Hace un año la revista ÉXODO titulaba su nº 112 ¿ADÓNDE VAS EUROPA?, analizaba la crisis política que acompaña a la crisis económica, y llegaba a la conclusión de que la ciudadanía europea estaba siendo ninguneada y sacrificada en el altar del capitalismo financiero. No obstante, se mostraba optimista y pensaba que aún estamos a tiempo de salvar el proyecto común europeo, aunque para ello no se podrá contar con los intereses de la gran banca ni con los nacionalismos excluyentes.
    No es casual que los nacionalistas catalanes preparen un referéndum para separarse de España, los nacionalistas escoceses otro para separarse de UK, y los ingleses otro para separarse de la EU. Es el pasado mítico que se resiste a pasar a la Historia desapareciendo del presente. En el siglo XX los nacionalismos enfrentaron a los europeos y los cubrieron de sangre. En el 21 esto no puede repetirse. Los ciudadanos europeos tendremos que superar estas maniobras separatistas identitarias, porque estaremos BETTER TOGETHER, MEJOR UNIDOS.

  23. Felix de la Fuente - Viernes, 8 de febrero de 2013 a las 13:54

    Ciudadano Sinmitos y otros:
    Como parece que algunos os interesáis por los temas europeos -¿quién lo hubiera dicho?, hace solo unos años, los que nos preocupábamos por cuestiones de Europa estábamos considerados como “chalaos”-, ahí va alguna información, para que véais que algo se mueve:

    http://escritorio.acceso.com/verpdf....2000:00:00
    Se trata de una especie de Tasa Tobin para el futbol, es decir para el comercio con los futbolistas-estrellas.

    Hace muy pocos días hablaba yo de las muchas contradicciones de nuestra democracia española y decía que mientras no hay un céntimo para fomentar el empleo, hay cantidades astronómicas para importar futbolistas.

    Otra noticia en la misma línea: con motivo de la introducción de la tasa Tobin parece que se está creando la Europa a dos velocidades, y que ya no la podrá vetar ningún país gracias al sistema de las mayorías reforzadas. Once Estados miembros de la Unión ya están de acuerdo para aplicar esta tasa. Por otro lado, se va viendo dóndde están los cuasi-paraísos fiscales dentro de la Unió: Londres y Luxemburgo.

  24. Pau - Viernes, 8 de febrero de 2013 a las 18:44

    En realitat es una questió que hauran de decidir el britànics sols,sense cap interferència aliena.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.