Productividad

05.02.2013 | 11:00
 

Sigo dándole vueltas a la frase de Pepe Mel en El Mundo, este domingo. Mel es entrenador del Betis, hombre leído, viajado y -lo más novedoso- escritor. En una ocasión, le dijo el director de la Seat, en Martorell (Barcelona), que cuando el Betis ganaba un partido de fútbol “aumentaba la productividad” de los trabajadores. Y asegura que hay “estudios” que confirmarían que “hay un millón de béticos”, solo en Cataluña se entiende. Es obvio que el estado de ánimo influye en la capacidad de los trabajadores -aunque habría que ver cómo influye este en cadenas de montaje o ver cuántos ánimos hay que excitar-, para bien y para mal. La pregunta sería, en cualquier caso, si los trabajadores son más productivos porque el Betis no acostumbra a ganar -o no tanto como Barça y Real Madrid, por ejemplo- y, por lo tanto, cuando lo hace hay trabajadores que se motivan o, por el contrario, si el equipo de fútbol de Sevilla ganase siempre los trabajadores se acostumbrarían a las mieles de la victoria y no reflejarían su motivación en el ámbito laboral. Seguro que también hay estudios al respecto.

3 Comments en “Productividad”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Elías - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 11:33

    Sí que hay estudios sobre ello. Te recomiendo el libro “Las ventajas del deseo”, del psicólogo israelí Dan Ariely. En él se narran experimentos de campo sobre la tolerancia a estímulos positivos y negativos, cómo ambos afectan a la productividad, y los niveles de tolerancia y tiempo de acomodo. El comentario de ese libro es una de las últimas entradas en mi blog.

    Saludos.

  2. Daniel Tercero - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 12:00

    Elías…

    …gracias!

  3. Antonio-F. Ordóñez - Martes, 5 de febrero de 2013 a las 19:26

    Sí que hay muchos béticos en Cataluña, fruto, evidentemente, de la inmigración de los años 50-60 del siglo XX. Además el Real Betis Balompié es un club “que cae bien” en toda España.

    Sin ir más lejos, mi padre es un forofo de este club y el resto de mi familia lo seguimos por inercia.

    ¡Viva el Betis manque pierda!

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.