Trias aprueba una relación de puestos de trabajo contraria al interés general

13.02.2013 | 12:51
 

Comentábamos en un post de enero de 2012 que el artículo 25 del decreto 214/1990, de 30 de julio por el cual se aprobó el reglamento del personal al servicio de las entidades locales exigía que ‘la entidad local ha de aprobar anualmente la plantilla en la misma sesión en que se apruebe el presupuesto. Un ejemplar de la plantilla con el total de retribuciones del personal que se deduzca y de la relación de puestos será uno de los documentos que integran el presupuesto’; mientras que el artículo 32 señalaba que ‘las relaciones de puestos de trabajo son públicas y pueden ser consultada en períodos de exposición pública del presupuesto anual o de sus modificaciones, en la forma que cada entidad tenga establecida’.

Por fin, más de 20 años después, en el pleno municipal de 21 de diciembre de 2012, se cumplió con la exigencia reglamentaria y se aprobó el nuevo Catálogo de puestos de trabajo del Ayuntamiento de Barcelona. Este documento se publicó en una gaceta extraordinaria de 31 de enero de 2013. Además, está previsto que en el próximo Consejo plenario municipal se presente un reglamento que desarrolle todo el sistema de ordenación municipal.

Se abre un proceso, así, que será crucial tanto para los empleados públicos (se configurará el nuevo sistema que sustentará y regulará un modelo de desarrollo de su carrera profesional y definirá la fórmula de gestión de recursos humanos que determinará el modelo de Función Pública del futuro Ayuntamiento), como para los ciudadanos contribuyentes que, aumentando la transparencia, podrán consultarla y conocer en qué se gastan sus recursos públicos por lo que hace a materia de personal.

Sin embargo, según denuncia la Asociación Profesional de Técnicos y técnicas del Ayuntamiento de Barcelona (APTAB), ‘desafortunadamente, este hecho, muy esperado y entendíamos como una oportunidad, ha sido gestionado de forma inmediata y sin la incorporación de los mecanismos de participación y consulta habitual y hasta de los requisitos legales que forman parte del funcionamiento habitual y de la cultura de nuestra organización’.

Esta joven y combativa asociación, única en su especie en el seno del Ayuntamiento de Barcelona, ha expuesto una serie amplia de consideraciones en relación al texto aprobado, entre las que destacan las siguientes:

– No constituye una relación de puestos de trabajo tal y como establece la legislación vigente en Cataluña.

– No recoge la totalidad de puestos de trabajo de la Corporación (se limita a establecer una tipología de puestos).

– No identifica qué puestos pueden ser desarrollados exclusivamente por funcionarios de carrera, personal laboral, personal eventual y personal directivo.

– Generaliza la libre designación (convirtiendo este sistema de provisión excepcional en el ordinario de los puestos de trabajo con destino de nivel 24 a 30).

– Introduce la máxima discrecionalidad en la provisión de puestos de trabajo cualificados y de mayor retribución (limitando así el derecho a carrera profesional basado en los principios de objetividad, mérito, capacidad e igualdad de oportunidades).

Visto lo anterior, uno confirma sus peores expectativas y llega a la conclusión de que Xavier Trias (CiU) -el actual alcalde- y su equipo, de ideología nacionalista y liberal, no son precisamente los más adecuados para establecer las bases de una organización municipal pública moderna, sencillamente, porque no creen en ella; lo suyo siempre ha sido la empresa privada y el libre mercado. Lo mismo sucedía en los últimos tiempos de Gobierno municipal socialista. No entienden ni entenderán eso de que en una administración lo importante no es maximizar beneficios sino procurar el interés general.

Mucho me temo que, de no variar finalmente la relación de puestos de trabajo tal y como se ha aprobado inicialmente, acabe consolidando, aún más si cabe, el desembarco habitual a los puestos directivos –es decir, a los mejor retribuidos- de amigos y afines formados en las escuelas de negocios de la ciudad bien relacionados con las cúpulas de los principales partidos políticos, abandonando a su suerte al grueso de empleados públicos que ha accedido a sus puestos, mayoritariamente, mediante duras oposiciones acreditando sus méritos y capacidades y cercenándoles, así, toda posibilidad de ascenso a las más altas cotas de la organización municipal. Todo ello, evidentemente, en beneficio de una minoría bien posicionada en la burguesía autóctona y en perjuicio de la inmensa mayoría de los barceloneses.

No hay comentarios en “Trias aprueba una relación de puestos de trabajo contraria al interés general”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.