Opinión

¿Sirve para algo el PSC?

‘Ese papel de segundón ‘útil’, conlleva, a largo plazo, como se constata en la actualidad, cohonestar el desgarro social y familiar consecuentes y ayudar a los que asumen la labor de carcoma y de debilitamiento del Estado. Estas tareas, obviamente, constituyen lo contrario de los valores que justifican a un partido socialista’.

Olegario Ortega
Viernes, 15 de febrero de 2013 | 19:07

Día sí y día también el PSC es objeto de noticias y de comentarios. Ciertamente, la importancia que ha tenido en la vida pública catalana, así como su vinculación con el PSOE, lo justifican. Actualmente, tanto las peripecias del aparato, como las de su voluntarioso líder Pere Navarro, tratan de hacerse creíbles, pero les toca lidiar con una situación interna, un andamiaje ideológico y un discurso público que se empeñan en lo contrario.

Víctor Andrés Maldonado, en su artículo titulado Las tribulaciones del PSC, publicado en LA VOZ DE BARCELONA, nos da una explicación extensa, argumentada y acertada de su declive; sin embargo, esta explicación se puede abreviar atendiendo a la función que el entonces llamado catalanismo asignó a este partido: impedir que se visualizara que el voto mayoritario de Cataluña ni era catalanista ni entendía la política en clave nacionalista. Por esa razón no se podía permitir que quien recogiera la mayoría social expresada en votos fuera la Federación Catalana del PSOE. De ahí que toda la ingeniería de la unificación se construyera sobre el principio, no confeso, aunque aflorado en una alocución indiscreta de un líder del momento: “Vosotros ponéis la cantidad, nosotros la calidad”.

Todo el esfuerzo comecocos desplegado por el PSC desde su proceso de reunificación lo ha dedicado a hacer creer que los dos ejes de acción, “nacionalismo de izquierdas” y “afirmación de la diferencia para lograr la igualdad y la cohesión”, son compatibles con el socialismo y sus valores. Sin embargo, ambos cuerpos argumentales están abocados al fracaso. Los dos llevan la antítesis -es decir, la mentira- en sus propias entrañas.

Desde entonces, para el socialismo catalán, todo ha sido un lento e irreversible proceso de deterioro: primero de ideas y de consignas, posteriormente de respaldo social. La mayoría social que se expresaba a través del PSC ha ido percibiendo que ese partido siempre la ha traicionado, que se ha dedicado a la doble tarea de reconvertir las mentes hacia una ideología basada en las diferencias, en lugar de la basada en valores de igualdad.

Al mismo tiempo, con los votos de esta mayoría, se ha dedicado activamente a ser el puntal discreto e imprescindible de la llamada construcción nacional de Cataluña, lo que en la práctica equivale a favorecer una sociedad que, en lugar de reconocer el protagonismo histórico y los derechos sociales e individuales de las clases populares que proporcionan los votos socialistas, lo que hace es priorizar intereses identitarios y favorecer a las élites y a las minorías que recaban para sí la legitimidad en una estratificación social de inspiración etnicista .

Además, ese papel de segundón útil, conlleva, a largo plazo, como se constata en la actualidad, cohonestar el desgarro social y familiar consecuentes y ayudar a los que asumen la labor de carcoma y de debilitamiento del Estado. Estas tareas, obviamente, constituyen lo contrario de los valores que justifican a un partido socialista.

El tiempo lo acaba poniendo todo al descubierto, a pesar de los espaldarazos ocasionales y acríticos de los líderes nacionales del PSOE, del engrase permanente mediante florituras argumentales (coronada con que la solidaridad se realiza donde están los sentimientos) y de la compra de voluntades de líderes de medio pelo y doble moral, tanto del partido como de la UGT.

A mi modesto entender, el PSC lo tiene muy crudo para alcanzar el protagonismo del pasado. Las consecuencias que se están recogiendo van en tres direcciones, todas ellas demoledoras para un partido pretendidamente socialista:

a) El abandono del votante en favor de otras opciones más creíbles y acordes con sus intereses reales.

b) El desprestigio que alcanza al propio PSOE, por asumir la política territorial originada en el PSC, por ser percibido como poco útil para la política de Estado y por haber fallado en su labor de garante de las políticas de izquierda de su franquicia catalana.

c) La constante corrosión del PSC por parte de las fuerzas sediciosas -antes llamadas catalanistas, nacionalistas y soberanistas- cuyas cabezas visibles buscan reacomodo en otros partidos, al tiempo que tratan de liquidar lo que ha devenido en una herramienta inútil a su propósito.

Ante este panorama, ¿quiénes puede apostar por el PSC? Solo los llamados pesebristas, que viven de que su aparato sobreviva; los bienintencionados de todo tiempo y lugar, que a pesar de la evidencia siguen creyendo posible la mezcla del agua y del aceite y los que no se enteran del diluvio hasta que la riada arrastra su cobijo. Escasas mimbres para ser partido alternativa y para aspirar al liderazgo de una sociedad, en la que no creen y a la que le niegan su naturaleza.

Olegario Ortega es socio de Ágora Socialista

Temas: , ,

52 Comments en “¿Sirve para algo el PSC?”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. enrique - Martes, 19 de febrero de 2013 a las 20:11

    Erasmus, para tontos útiles los que votan Psc y se lo creen. Y en estos momentos la cara de j…….. que se les ha quedado a todos los trabajadores (incluyendo autónomos) que se creyeron ese aserto que pones, válido hace un siglo y solo en un contexto, y se han deleitado con el sistema de exclusión de la izquierda , la idea de que no necesitan las organizaciones sindicales para defenderse de la rapiña empresarial y el pensamiento único.

    Los eurocomunistas italianos no mataron el PCI, el PCI era el eurocomunismo. El PD es algo que quedó después de la riada de la tangentópolis. IU, partido y coalición de partidos al mismo tiempo, fue fundada por el PCE y siempre tuvo asociados partidos de izuierda socialista, el Pasoc de Pablo Castellano hace años, o hay formaciones como Izquierda Republicana (¿No era ese el nombre del partido donde militiba Azaña? , pues si Erasmus sí):, tambien el partido del alcalde de Marinaleda (Cut) que si tiene una ideología de extrema izquierda…… Desde IU o el PCE se han pasado, en manada o individualmente, grupos, partidos y personas al Psoe que siempre han tenido la misma ideologia antes y después del trasiego (muchos del socialismo, que tengo que poner el calificativo de izquierda, para diferenciar les de la socialdemiocracia ya que ambos pertenecen a la familia socialista) como la ex alcaldesa de Cordoba y ex ministra de Zapatero Rosa Aguilar y actual diputada socialista (creo que se afilió al partido aunque no lo puedo asegurar). En fin, ICV se define ecosocialistas y tiene de izquierda clásica (no, no necesariamente comunista Erasmus) casi tanto como el Psc. En eso tienes razón puede que terminen de converger con el Psc , ambos son nacionalistas, antiespañoles y de izquierdas vergonzantes (en antiguo lenguaje: revisionistas ,y en el moderno: unos sinverguenzas que venden lo que sea para permanecer chupando del bote).

    Ah! y ya que estoy lanzado te diré que la escisión Bolchevique de Lenin ocurrió hace casi un siglo y en el periodo antes de la toma del poder absoluto, los menchevique enrolados en el Partido Socialista Revolucionario Ruso tenían alas como las actuales de las familias socialistas (salvando por supuesto las enormes diferencias con la actualidad y el contexto revolucionario) siendo la colaboración del ala izquierdista tan grande que formaron gobierno de coalición; aunque este obviamente duró muy poco. La socialdemocracia actual no es una evolución de los principios marxistas ni mucho menos.

    Pero todo esto solo es un continuo si o no, un toma y daca, un ejercicio de análisis….. (iba a decir intelectual pero me he arrepentido a tiempo y no he hecho el ridículo) ; el problema, y peligro, lo veo en el reduccionismo de que todo a la izquierda de la socialdemocracia es estremismo antidemocrático que es igual, solo que a la inversa, del reducionismo del otro lado que dice que todo a la derecha del progresismo es derecha extrema , facherio, u oligarquia capitalista explotadora (a mi últimamente me encanta la palabra carcundia como habrás comprobado). Eso se suele explotar para privilegiar el bipartidismo pero tiene los incovenientes de la exclusión de lo no politicamente correcto y en este país algo que hemos sufrido muchas veces y que se denomina frentismo. Algo que desgraciadamente ya no podemos evitar con los secesionistas.

  2. Pedro - Sábado, 23 de febrero de 2013 a las 09:57

    PSC e ICV no sirven para nada porque sus cúpulas podían serlo perfectamente de ERC mientras sus votantes sí son distintos a los de ERC.

    Es un auténtico desastre que C’s haya sido desde el primer momento un partido liberal. Lo que hace falta en Cat. es un partido de izquierdas que deje claro que no se puede ser de izquierdas y nacionalista a la vez porque son cosas contradictorias desde la base.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.