Opinión

Maestro del pensar

‘La figura de Manuel Cruz representa una de las voces filosóficas más importantes de la contemporaneidad. Su pensamiento se ha convertido en un referente tanto en España como en Sudamérica, pero su importancia se extiende por varias regiones europeas, (como es el caso de Italia)’.

Oriol Alonso Cano
Jueves, 21 de febrero de 2013 | 09:20

Portada de la obra ‘Vivir para pensar. Ensayos en homenaje a Manuel Cruz’.

Este texto se iniciará con una breve nota (auto)biográfica. Espero que el lector disculpe este desliz narcisista pero debe ser así ya que toda obra de homenaje está dotada y trufada de múltiples elementos históricos y, por desgracia, nadie puede escaparse de las garras de dicha historicidad.

Hace tres años que conozco personalmente a Manuel Cruz, objeto de esta obra. Aunque ya le conocía tiempo antes, por sus obras y por la alargada sombra que alumbraba la Facultad de Filosofía de la Universidad de Barcelona, por razones académicas y de investigación, no se dieron las condiciones de posibilidad para conversar (personalmente) antes. En el momento en que, finalmente, se materializó este encuentro no sólo se colmaron palmariamente todas las expectativas que había originado de su persona y su pensamiento, sino que las superó con creces. Advertí ahí la grandeza de su figura, gestada por la brillantez y vigor intelectual, la perpetua inquietud, así como, y es ahí donde radica su infinita grandeza, por una bondad, candidez y generosidad encomiables junto con una modestia digna del más elevado panegírico, dado en un contexto poco proclive de este tipo de actitudes.

La figura de Manuel Cruz representa una de las voces filosóficas más importantes de la contemporaneidad. Su pensamiento se ha convertido en un referente tanto en España como en Sudamérica, pero su importancia se extiende por varias regiones europeas, (como es el caso de Italia). Comprometido con una crítica radical a la lógica capitalista (véase, por ejemplo, ciertas reflexiones de sus obras Amo luego existo o Adiós, Historia, adiós, como sus ejemplos más recientes, aunque podríamos citar otros muchos) su vocación de filósofo lo conduce a profundizar en las estructuras que constituyen todos los elementos que configuran lo real.

La obra que excusa estas líneas constituye, precisamente, una plasmación en formato libro de las actitudes que pude percibir en Manuel, tras nuestro encuentro. Es una obra brillante y vigorosa, donde rebosa inquietud (la multiplicidad de temáticas tratadas dan fe de ello), así como una modestia inquebrantable. Este último aspecto se observa por el hecho que la mayor parte de textos en ningún caso se erigen en panegíricos gratuitos de su obra y figura. La modestia de la obra estriba en el hecho que ofrece a todo el elenco de colaboradores y participantes (por cierto, todos ellos de un ingente prestigio intelectual y personal) un espacio en el que poder arrojar libremente una inquietud relacionada con alguno de los temas que han vertebrado el pensamiento de nuestro filósofo (la experiencia, memoria, pensamiento político, la temporalidad, historia…).

Por consiguiente, nos encontramos ante un libro de homenaje que lo único que se homenajea es aquello que se yergue en el principal rasgo intelectual de nuestro homenajeado: el pensar los diferentes vértices de la realidad a la sazón de diferentes miradores temáticos.

Oriol Alonso Cano es docente de Filosofía y Epistemología en la UOC e investigador de la Facultad de Filosofía de la UB

Vivir para pensar. Ensayos en homenaje a Manuel Cruz. Editado por Fina Birulés, Antonio Gómez Ramos y Concha Roldán. Herder Editorial, Barcelona, 2012, 458 páginas.

Temas: ,

7 Comments en “Maestro del pensar”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Juan - Jueves, 21 de febrero de 2013 a las 10:40

    Tuve al profesor Cruz hace unos cuantos años…merecido reconocimiento.

  2. Lehman Sisters - Jueves, 21 de febrero de 2013 a las 13:15

    La ” estructura social y económica injusta ” es capitalismo y permite a la gente cambiar de trabajo , ir a misa , comprar libros , ir al cine , descargar música ilegalmente por internet ( cosas de la vida moderna ) , viajar de un país a otro cuando a uno le apetece , perder dinero , ganarlo , denunciar una amenaza , crear empresas , etc etc … toda una serie de libertades que disfruta el individuo porque se le reconoce el derecho a la propiedad privada , en Cuba y Corea del Norte te mueres de hambre o el Gobierno ( socialista ) te mata tras haberte torturado , y punto .
    El capitalismo salvaje sí es criticable porque de hecho no es que sea criticable sino que hay que denunciarlo , el tema de los desahucios en España es una buena muestra de ello , es algo moralmente inaceptable , es una vergüenza , pero precisamente para hacer honor a la verdad y juzgar de forma adecuada una situación tan trágica no hay que mezclar conceptos con demagogia de liberado sindical , trufada de tópicos revolucionarios de la gauche divine , son este tipo de actitudes ‘ filosóficas ‘ del progresismo intelectualoide las que han propiciado el auge de algo tan nauseabundo y destructor como el separatismo y su enorme tela de araña corrupta en España , sin el concepto y la aplicación económica del libre mercado no hay democracia que aguante de pie , esa democracia es el Estado de Derecho .
    En esos lugares perdidos de la mano de Dios , los llamados Estados socialistas , no hay estructuras sociales y económicas injustas porque no hay nada , o hay la nada , o sea el Infierno .

    http://www.intereconomia.com/notici....l-20130219

  3. Capitalisme no és democràcia - Jueves, 21 de febrero de 2013 a las 14:02

    Desde l’extrema dreta s’acostuma a fer una barroera equiparació entre capitaliste i democràcia per un cantó enfront els règims de Cuba o Corea com “socialistes”.

    Evidenment no hi ha cap rel.lació. El capitalisme pot conviure amb democràcies, però també amb dictadures. Cal recordar que la Sudàfrica de l’Apartheid , el Xile de Pinochet, la Alemania de Hitler eren diferents versions del capitalisme. I la Suècia socialdemocrata disfrutava de totes les llibertats sense ser un sistema capitalista pur i dur.

    I cal recordar que bona part dels estat del tercer món són “capitalistes” i sense cap llibertat real. I Xina, encara que sense llibertats individuals i amb un extrany sistema mig capitalista mig comunista, econónomicament va com un trò.

    Si simplificar mai aporta informació, en aquests extrems és ridícul.

  4. bt - Jueves, 21 de febrero de 2013 a las 15:19

    “Capitalisme..” O sea que Suecia no es capitalista?!! O esto del “puro y duro” le salva de ser capitalista? Me cuesta encontrar una sola democracia que no sea capitalista.
    Cuba Y Korea del Norte no pueden ser capitalistas – requiere que se abran las fronteras para intercambiar mercancias, y, de paso, culturas.
    China esta plenamente metido en un proceso, que tardara su tiempo, pero al final, supondra la desaparicion del comunismo. Estos procesos tardan, pero tenemos suficiente historia para decir que democracia + capitalismo = civilizacion.

    (Que no busque capitalismo “Salvaje” como ejemplo – siempre hay personas que abusan de la sistema en cuanto puedan. Pues fore

  5. Capitalisme no és democràcia - Jueves, 21 de febrero de 2013 a las 18:22

    bt

    El problema acaba siendo semántico. De qué hablamos al hablar de “capitalismo”. Porque si significa que se pueda comerciar, abrir negocios,ir a misa, viajar o ganar dinero, entonces todos somos capitalista, menos la broma (no para sus infelices víctimas) de Corea. Y eran capitalistas los romanos, los sumerios y tengo dudas sobre los chimpancés.

    Me parece que todos sabemos que al discutir sobre socialismo frente a capitalismo hablamos de otra cosa. También hay quien dice que Obama es comunista.

    Yo pienso que los problemas empiezan cuando alguien quiere librar al capitalismo del control de la democracia. Si todos estamos de acuerdo con el estado de bienestar a la nórdica, me da lo mismo llamarlo capitalismo o socialismo.

  6. ja - Viernes, 22 de febrero de 2013 a las 11:18

    Vaya, amigos, comienzan hablando de homenajear a un profesor de filosofía y acabamos hablando de capitalismo…

    Qué giros da el mundo…

  7. Can Jofresa - Viernes, 22 de febrero de 2013 a las 11:21

    Oriol, pienso que Felipe Martínez Marzoa merece un reconocimiento aún mayor. Te animo a que escribas un artículo como este dedicado al que fue el mejor Catedrático de Historia de la Filosofía que ha pasado por la UB.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.