Cataluña

El TC paraliza la aplicación de la ley de horarios comerciales de la Generalidad

La norma autonómica pretende evitar la aplicación del Decreto-ley del Gobierno, que permite a los comerciantes hacer rebajas durante todo el año y elevar de ocho a diez los festivos en los que se puede abrir; y obliga a liberalizar los horarios en las zonas turísticas.

Daniel Tercero
Miércoles, 27 de febrero de 2013 | 13:43

El Tribunal Constitucional (TC) ha admitido a trámite el recurso presentado por el Gobierno contra el decreto de la Generalidad sobre horarios comerciales y, en aplicación de la petición del Gobierno, ha suspendido la vigencia de los artículos recurridos de la norma autonómica. El recurso del Gobierno se presentó después de un informe favorable del Consejo de Estado.

El recurso, ahora admitido a trámite y con efecto desde el pasado 1 de febrero, se centra en cuatro artículos del decreto autonómico aprobado en octubre de 2012, en base a una ley aprobada en el Parlamento autonómico en 2004, cuya primera intención era intentar desactivar el Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad, que afecta, entre otras cosas, a los comercios de toda España.

Los artículos impugnados son el 1.2, de las letras a) a la e) de la Ley del Parlamento autonómico de Cataluña 8/2004, de 23 de diciembre, de horarios comerciales, en la redacción dada por el artículo 1 del Decreto-ley 4/2012; los artículos 2.1, letras b), c), d), f), i) y l) y 2.2 de la misma Ley 8/2004, en la redacción dada por el artículo 2 del Decreto-ley 4/2012 y el artículo 5 del Decreto-ley 4/2012.

Diferencias para liberalizar los comercios

La norma autonómica pretende evitar la aplicación del Decreto-ley del Gobierno que permite a los comerciantes de Cataluña, y de toda España, hacer rebajas durante todo el año y elevar de ocho a diez los festivos en los que se puede abrir; y obliga a liberalizar los horarios en las zonas turísticas. Sin embargo, el decreto autonómico fija un máximo de 72 horas semanales en la apertura de los comercios de lunes a sábado y, entre otras medidas, mantiene los ocho días festivos como límite para abrir.

En octubre, cuando el Gobierno anunció la presentación del recurso ante el Alto Tribunal, Francesc Homs (CiU), entonces solo portavoz en funciones de la Generalidad, aseguró que la competencia de los horarios comerciales es “exclusiva” de las CCAA, y lo argumentó en base a la sentencia de 2010 del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía. Desde el Ministerio de Economía y Competitividad, sin embargo, recordaron que las leyes autonómicas están supeditadas a las leyes nacionales sobre la regulación de los horarios comerciales.

En su escrito de admisión a trámite, el pleno del TC ha acordado también la suspensión de la vigencia y aplicación de los artículos impugnados, y ha dado quince días a las partes para que puedan presentar alegaciones.

Un informe de la Generalidad, contra el excesivo proteccionismo

Casualmente, hace solo unos días, un organismo de la Generalidad, la Autoridad Catalana de la Competencia (ACCO), ha emitido un informe con unas conclusiones muy duras en contra de la actividad excesivamente proteccionista de la Administración autonómica. Para la ACCO, la normativa autonómica desarrollada a lo largo de los últimos quince años se ha caracterizado por ‘su elevado grado de intervención administrativa’, imponiendo ‘numerosas restricciones injustificadas a la competencia, básicamente en forma de barreras de entrada de índole muy diversa (urbanísticas, sectoriales, etc.), que han dificultado -e incluso impedido- la implantación de nuevos establecimientos, sobre todo los de gran formato’.

El organismo asesor de la Generalidad ha advertido de que también ha habido una ‘limitación de los horarios comerciales’ y de ‘los periodos de rebajas’ que, a su vez, ‘limitan la capacidad de los operadores para competir’. Esto, según el informe, ha supuesto unas consecuencias contrarias a las inicialmente pretendidas, y no solo no ha evitado ‘la caída del comercio tradicional’, sino que ha conllevado ‘efectos negativos colaterales sobre la competitividad de la economía’ y para los consumidores.

Temas: , ,

4 Comments en “El TC paraliza la aplicación de la ley de horarios comerciales de la Generalidad”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Luis - Miércoles, 27 de febrero de 2013 a las 14:13

    ESTOS MAGISTRADOS NO SE ENTERAN QUE AQUÍ EN CATALUÑA HACEMOS

    LO QUE MEJOR NOS PLACE Y DESPUÉS SI USTEDES SACAN SENTENCIAS

    Y NO HACEN PARA QUE SE CUMPLAN ¿QUE MÁS NOS DA ESTA SENTENCIA?

  2. hdf452 - Miércoles, 27 de febrero de 2013 a las 19:39

    Madrid tiene libertad de horarios. Cataluña, no. La economía madrileña es más dinámica y más libre que la catalana. Prácticamente ya le ha igualado el PIB a las cuatro provincias catalanas.

  3. Erasmo - Miércoles, 27 de febrero de 2013 a las 21:50

    @hdf452

    EL QUE DIUS ÉS MENTIDA.

    El comerç català resisteix millor la crisi que el model liberal de Madrid.

    La llibertat d’horaris no impedeix que a la capital espanyola les vendes baixin més que a Catalunya.

    Un dels conflictes que tenen el govern espanyol i la Generalitat és el dels horaris comercials. Catalunya defensa el model propi, amb 72 hores setmanals i 8 festius a l’any d’obertura, mentre que l’Estat, amb l’aposta per la unitat de mercat, vol imposar un model més liberal, amb 90 hores setmanals i 10 festius d’obertura, similar al que fa anys que funciona a Madrid, on els centres comercials i els comerços cèntrics obren cada diumenge. El comerç català no es cansa de defensar el model autòcton, i ahir va aportar dades per demostrar que aguanta millor la crisi. Les dades de l’INE recollides per la Confederació de Comerç de Catalunya reflecteixen que el comerç català ha perdut menys vendes, menys ocupació i menys punts de venda que el madrileny durant els anys de crisi.

  4. Ramón Ibero - Viernes, 1 de marzo de 2013 a las 22:42

    ¿MENTIRAS O FALSEDADES?

    Personalmente considero que, en líneas generales, habría que hablar de falsedades, no de mentiras.
    En mi opinión, llamar mentira a una falsedad no es una mentira, es una falsedad.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.