El bocadillo le sale caro a TMB

22.03.2013 | 19:10
 

Ahora que todo es jauja para el rico y paja para el pobre, es decir para la inmensa mayoría que ve además como aumenta día a día la brecha social, se agradecen más que nunca aquellas resoluciones de los tribunales que ponen coto a los abusos de los poderosos. Sin ir más lejos, es un ejemplo de lo que señalo, la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que ha considerado abusiva e ilegal la ley española sobre hipotecas. De pronto, despertamos y comprendemos que las leyes –incluso algunas con solera-, también pueden incluir en su seno profundas injusticias que los trabajadores y ciudadanos debemos obligarnos a denunciar.

No hemos de irnos tan lejos para dar las gracias a otro tribunal, en este caso el Tribunal Supremo, que ha ratificado una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que condena a la empresa pública Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) a indemnizar con 894.837 euros a más de 600 conductores de autobús por privarles del descanso diario de quince minutos, llamado “tiempo del bocadillo”.

¿Quién habrá autorizado recurrir sistemáticamente hasta llegar nada más y nada menos que al Supremo el referido derecho? ¿Presentará su dimisión después del correctivo judicial? No olvidemos que detrás del desaguisado vendrá un menoscabo añadido para las arcas públicas en forma de intereses y de sucesivas condenas en costas que deberemos pagar entre todos, por lo que la cifra se elevará más allá del millón de euros. ¿Incompetencia o soberbia? Me temo que ambas cosas.

No es la primera vez que critico la estructura elefantiásica e infantil de TMB, pero, todo acaba teniendo un límite. Los transportes públicos son una pieza determinante de las sociedades industriales avanzadas, por lo que su privatización y el deterioro de las condiciones laborales de los trabajadores del sector son un objetivo primordial de ejecutivos reaccionarios como los que gobiernan TMB, con su presidente Joaquim Forn Chiariello (Barcelona, 1964; militante de CDC y ex miembro de la junta de Òmnium Cultural), mano derecha del alcalde Xavier Trias, a la cabeza.

No se entiende que se recurriera el derecho de los conductores con jornada superior a ocho horas diarias a ser compensados por el tiempo en que no pudieron disfrutar del período de descanso de 15 minutos a que tenían derecho en virtud de una sentencia de marzo de 2007. Menos se entiende, aún, cuando precisamente, ese pequeño descanso fue uno de los puntos que enfrentaron a la empresa con los sindicatos y motivaron la huelga de conductores de autobuses del año 2008, tras la que se firmó un acuerdo que consagraba 25 minutos de descanso diarios. Pero lo que no tiene perdón de dios es que no se desistiese, después, del recurso ante el Supremo.

Algunos viven muy bien en TMB, a costa de sus trabajadores y de los ciudadanos. Es lo que tiene no tener que rendir cuentas a nadie… de momento.

2 Comments en “El bocadillo le sale caro a TMB”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Luis - Martes, 26 de marzo de 2013 a las 00:42

    ¿Y POR QUÉ NO LE QUITAN AL TRABAJADOR JUBILADO DE TMB EL DERECHO AL LOTE DE NAVIDAD?
    ¿ESTO NO LO HAN DENUNCIADO EN LOS JUZGADOS?
    PUES SE TRATA DE UN PICO

  2. oros - Miércoles, 27 de marzo de 2013 a las 22:02

    Hay un par de inexactitudes en la noticia.
    Los 15 minutos están en el Estatuto de los Trabajadores y son para todos los trabajadores que trabajen jornadas de mas seis horas seguidas.
    No son retribuidos sino hay acuerdo de empresa.

    La huelga de 2008 era por la aplicación de un RD de la UE que obliga a 30 minutos de descanso en jornadas de mas de seis horas seguidas a los conductores de vehículos de viajeros. Tampoco especifica que sean retribuidos.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.