Opinión

Verdades a medias

‘La necesidad de asegurarse que el proceso soberanista no descarrile está llevando a los dirigentes de ERC a ignorar el más mínimo análisis racional de la situación actual. Quizás es así como se puede entender que propugnen la prórroga de los actuales presupuestos autonómicos de 2012 como alternativa a la aprobación de los Presupuestos de la Generalidad para 2013, ya que ello les evitaría tener que aparecer como cómplices de aprobar recortes de gastos adicionales en los servicios públicos con el subsiguiente coste político a ojos del electorado’.

Víctor Andrés Maldonado
Jueves, 11 de abril de 2013 | 10:06

Hay que reconocer la gran habilidad política de Oriol Junqueras (ERC). Además de lograr imponer sus tesis a Artur Mas (CiU), a través de un acuerdo de legislatura, para que este pudiera ser investido presidente de la Generalidad de Cataluña, ha conseguido también ser considerado el jefe de la oposición en el Parlamento autonómico. Todo un hito en el mundo desarrollado: apoyar al gobierno y, a la vez, hacerle oposición. Eso sí que es hacer política.

Todo su ideario se basa en dos ideas fundamentales: España como origen principal de todos los males que aquejan a Cataluña y la independencia como solución. Fácil de entender y de transmitir. Como ejemplo de simplicidad en el análisis y la transmisión de ideas, el principal comentario de Marta Rovira, secretaria general de ERC, ante la aprobación hace unas semanas del anteproyecto de Ley de Garantía de la Unidad de Mercado por parte del Gobierno de Mariano Rajoy (PP) fue “el imperio contraataca” (por la supuesta invasión de competencias autonómicas por parte del Ejecutivo). Extraña forma de defender los intereses de Cataluña. Si alguna Comunidad Autónoma puede beneficiarse de una manera más clara de la eliminación de obstáculos y trabas burocráticas creadas a lo largo de las últimas décadas por las distintas administraciones locales y autonómicas es Cataluña, cuyas empresas destinan algo más del 50% de sus exportaciones al resto del Estado. El sentimiento puede más que la racionalidad.

Tampoco se queda a la zaga el mismo Junqueras cuando ante la irremediable constatación de que una Cataluña independiente se quedaría fuera de la Unión Europea, su respuesta ha sido también clara y simple: después de lo sucedido recientemente en Chipre (controles de capitales, quita a los depósitos no asegurados, etc.), casi casi mejor así. Me puedo imaginar las caras de estupefacción tanto de los dirigentes de CiU como de los empresarios catalanes. Una forma curiosa de tranquilizar a las élites catalanas ante un proceso lleno de incertidumbres. A menos que sólo sea una finta política más para pescar en el electorado de la CUP, a la vista de unas próximas elecciones y la falta de entusiasmo expresado por los líderes empresariales hacia ERC.

En los días pasados, ante las estrecheces financieras del Gobierno autonómico y la futura discusión parlamentaria del presupuesto de la Generalidad, el líder de ERC ha vuelto a dejar las cosas claras. Contrariamente a lo que dice el presidente autonómico (si no hay presupuestos aprobados para 2013 no podrá haber consulta soberanista), para Junqueras el referendo de autodeterminación es más urgente que nunca, ya que así se podrán solucionar de un plumazo los problemas financieros de Cataluña. Las cuentas son fáciles de hacer: una vez independiente, todos los ingresos recaudados en Cataluña se quedarían íntegramente aquí y el déficit fiscal con el Estado desaparecería. De esta manera, el 5,8% del PIB que se transfiere al Estado en concepto de solidaridad hacia otras CCAA, calculado por la Generalidad (saldo estructural, en base a las cifras de 2009), no tendría que hacerse y el déficit proyectado para 2013 (que podría situarse entre el 1,5 y el 2% del PIB, asumiendo una flexibilización del mismo para toda España por parte de la UE) se transformaría en superávit. Fácil de entender.

Pero la realidad es mucho más compleja y los cálculos no son tan simples. Primero, la independencia de Cataluña tendría un efecto negativo sobre su economía derivada del efecto frontera (creación de un nuevo Estado) que supondría una reducción de las exportaciones, de las inversiones, el traslado de sedes sociales de empresas, etc. Por lo tanto, el actual nivel de ingresos tributarios se vería sensiblemente reducido y los gastos incrementados (por ejemplo, por el aumento de parados) debido a la subsecuente contracción económica y, por ende, el déficit proyectado no sólo no se eliminaría, sino que podría ser incluso mayor.

Si en una perspectiva a medio y largo plazo es correcto utilizar los saldos estructurales, en el caso de un proceso de independencia rápido como el que propugna ERC (solicitando incluso un referendo de autodeterminación para este mismo año), el análisis de los saldos reales se hace necesario. En este último caso, el resultado sería mucho peor. Efectivamente, y según los datos publicados en 2012 por la Consejería de Economía y Conocimiento, los impuestos recaudados en Cataluña en 2009 (un año de crisis como el actual) fueron 46.195 millones de euros, mientras que los gastos efectuados fueron 45.403 millones. Esto es debido al efecto de la actual crisis económica, con una caída significativa de los ingresos fiscales y un aumento del gasto asociado al incremento del número de parados. En este caso, la diferencia a favor de una Cataluña independiente sería sólo de alrededor de 800 millones de euros, equivalente al 0,4% del PIB, al que habría que detraer el 2,7% del PIB de los costes de los servicios prestados directamente por el Gobierno que deberían ser asumidos por la Generalidad, es decir, un déficit del 2,3% del PIB. Además, y como en el caso anterior, habría que añadir el impacto negativo en la economía derivado del proceso de separación, adicional a la actual crisis. Un desastre que nos abocaría a una suspensión de pagos y un programa del Fondo Monetario Internacional (que no de la UE, a la que no perteneceríamos más) con los respectivos ajustes presupuestarios.

Mi conclusión es que la necesidad de asegurarse que el proceso soberanista no descarrile está llevando a los dirigentes de ERC a ignorar el más mínimo análisis racional de la situación actual. Quizás es así como se puede entender que propugnen la prórroga de los actuales presupuestos autonómicos de 2012 como alternativa a la aprobación de los Presupuestos de la Generalidad para 2013, ya que ello les evitaría tener que aparecer como cómplices de aprobar recortes de gastos adicionales en los servicios públicos con el subsiguiente coste político a ojos del electorado. Pero, incluso en este caso, eso sólo sería en apariencia puesto que una prórroga de los actuales presupuestos supondría de facto un recorte de alrededor del 28% del gasto.

Los actuales dirigentes de ERC tienen las ideas claras, pero de una simpleza tal que puede llevar a Cataluña a un verdadero desastre económico, aparte de la fractura que el actual proceso soberanista ha provocado en la sociedad. ¡Pobre Cataluña, los que dicen amarte por sobretodo pueden llevarte al abismo!

Víctor Andrés Maldonado es economista y experto en relaciones internacionales

Temas: , , ,

7 Comments en “Verdades a medias”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Pablito - Jueves, 11 de abril de 2013 a las 10:15

    ¿Ud. cree Sr. Maldonado que ERC piensa? Los está sobrevalorando Ud. ya cuanto hagan o digan, es como el burro flautista: por casualidad.

  2. Erasmus - Jueves, 11 de abril de 2013 a las 11:05

    JUNQUERAS ES ‘COPRESIDENTE’, NO ‘JEFE DE LA OPOSICIÓN’

    Junqueras tiene de ‘jefe de la oposición’ lo que yo de obispo de Roma. ERC participa junto con CiU en la gobernación (o la desgobernación, si se prefiere) de Cataluña aunque no ocupe consejerías. El ‘pacto Mas y Junqueras’ -que hizo presidente a Artur Mas- incluye objetivos de gobierno que el Ejecutivo de Mas está aplicando. El líder del PSC, Navarro, no considera a ERC parte de la opocición sino del gobierno. Si ERC hubiera sido oposición al Ejecutivo de Artur Mas lo primero no le hubiera hecho nacer.

  3. Romualdo - Jueves, 11 de abril de 2013 a las 11:13

    Vd. ha hecho un análisis certero y contundente pero, por desgracia, no son las cifras, los argumentos ni los análisis lo que cuenta para el nacionalismo sino la fe.

    Ellos ya tienen la respuesta: Dios independencia proveerá. Incluso consiguen que algún profesor de Harvard, Princetown e incluso un Premio Nobel de Economía opinen favorablemente a la viabilidad económica de una Cataluña independiente. Algo que no se creen ni el resto de los profesores universitarios ni el resto de los Premios Nobel de Economía. Pero da igual porque, como dijo Pujol padre, salirse de la UE no es grave y puso el ejemplo de Islandia o Noruega como si tuvieran algo que ver con Cataluña.

    Y así van por la vida efectivamente, jugando a aupar el gobierno y a hacer oposición. Eludiendo compromisos de recortes presupuestarios y poniéndose como ejemplo de lo que serían capaces de hacer, no con Cataluña, con toda España, si les dejaran. España está gobernada incompetentemente y a tanta incompetencia Junqueras le da sopas con honda y les enseña a administrar y gobernar el día que quieran. Habrá ocasión de comprobarlo con la independencia.

    ¿Barbaridad, aberración, arrogancia…? Es igual. Ante la patria sólo valen los sentimientos. Si el lema Una, Grande y Libre no lo hubiera inventado el franquismo, hoy lo habrían descubierto los nacionalistas y sería su consigna máxima sobre Cataluña. No es broma. Todos sus comentarios sobre sus aspiraciones respecto a Cataluña llevan esas tres palabras soterradas.

  4. Erasmus - Jueves, 11 de abril de 2013 a las 11:53

    ERC Y CIU DICEN LO MISMO

    Todo lo que dice con acierto Maldonado de ERC vale también para CiU, pues corresponde al plan secesionista de Artur Mas apoyado por ambas fuerzas. La diferencia en el punto concreto de los presupuestos se debe a que ERC -como señala el articulista- no quiere sufrir desgaste electoral por apoyarlos y se distancia de los mismos usando su fingida pertenencia a la oposición. Pero su real ‘coalición de gobierno’ con CiU le obligará a pactar con CiU los presupuestos y votarlos. Ninguna otra fuerza apoyará los presupuestos de Artur Mas, salvo que el PSC entre en el tripartito propuesto por Mas (CiU+ERC+PSC) en cuyo caso los apoyará tras negociarlos.

    De momento CiU solo tiene a ERC. Si ERC no opoya los presupuestos puede causar la caída de Mas y provocar la investidura de otro presidente de la Generalidad. Con otro programa de gobierno diferente del pactado por Mas y Junqueras para la investidura del primero.

  5. Lehman Sisters - Jueves, 11 de abril de 2013 a las 12:28

    ¿ Como vas a esperar un signo de la inteligencia humana tal como la racionalidad por parte de gente que se relaciona directamente con el entorno de Terra Lliure y defiende a los etarras en el Congreso ?
    ¿ ?

  6. MariaJe - Jueves, 11 de abril de 2013 a las 15:27

    Junqueras es como una mantis religiosa y el pobre Mas, su telonero.
    Cataluña es un esperpento, una caricatura de lo que fue.
    El Sr. Andrés Maldonado desperdicia su capacidad mental en estos asuntos, lástima que personas como él no se dediquen a la POLÍTICA con mayúsculas (con perdón).

  7. Una opinión más - Jueves, 11 de abril de 2013 a las 18:09

    Buen artículo y muy clara la exposición.

    Esto me recuerda a un hermano tuyo gemelo que viene y te dice: “estoy enfadado contigo, nos matamos y luego hablamos”.

    No otra cosa es decir: “Los problemas ya los abordaremos después de separarnos de nosotros mismos”.

    Cuando eres español, has viajado por dentro y por fuera de España, vas conociendo a las personas y puedes tener claridad de juicio no te queda sino decir:

    ¡¡¡Esta gente de ERC no podrían estar en la vida pública en ningún otro país de la UE, salvo en el Este!!! No razonan, pero es que los que les votan son iguales o peores en razonamiento.

    Para los (o el) de siempre: Disculpas por escribir en español, es para que se me entienda, es lo que pretendo cuando escribo.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.