Opinión

Desastre futbolístico

‘Respetando la sensibilidad y sabiduría futbolística de los seguidores del Real Madrid y del F.C. Barcelona, deseo que esta semana encuentren la venganza deportiva que anhelan pero, a ellos, a la afición en general y a todos los españoles decentes, me gustaría contagiarles mi indignación y ansias de santa venganza, en homenaje y deseos de justicia para con los más perjudicados’.

José Castellano
Lunes, 29 de abril de 2013 | 10:11

A pesar de lo mucho que se habla y escribe estos días del desastre del fútbol español, aplastado por los equipos alemanes, yo mantengo que eso no es nada, que las goleadas sufridas ante el Bayern de Munich y el Borussia de Dortmund son pecata minuta y aunque todavía pendientes de si el Barça consigue el gran milagro del 5 a 0, ó el Madrid su 3 a 0, para pasar a la final de la Copa de Europa, lo malo, lo realmente terrible, son los feroces ataques de la señora Angela Merkel y de sus bancos contra la economía no sólo de España sino contra las economías de todos los países del sur de Europa.

Sin duda, a simple vista y con no escasa dosis de frivolidad, tiene cierta lógica el abatimiento que muestran los seguidores de los dos equipos españoles considerados entre los mejores del mundo, después de las goleadas que inesperadamente han sufrido frente a la potencia de los peloteros alemanes que, a poco que puedan conservar sus ventajas esta semana, tendremos una final alemana y las pérdidas de nuestros dos equipos punteros, tanto en ingresos como en historial y autoestima serán cuantiosas. Pero, con todo y eso, no dejarán de ser anecdóticamente microscópicas en comparación con lo que nos estamos jugando, con la que está cayendo y con lo que estamos padeciendo millones y millones de españolitos y otros europeos del sur en términos de falseamiento de la democracia, en pérdida de libertades, en recortes de derechos laborales, sociales y de todo tipo.

Veremos transformado un escenario de prosperidad cercano al Estado de bienestar, en una auténtica ruina colectiva y en un drama humano de muy difícil solución durante las próximas décadas, con la complicidad culpable de los gobiernos europeos, entre los cuales destaca por su borreguil sumisión y entusiasmo depredador, el Gobierno del señor Mariano Rajoy y un PP que no puede ser más antipopular.

Efectivamente, la actual crisis económica es gracias a la señora Merkel y a todo lo que ella está significando con su sangriento caudillaje, de la mano del capitalismo especulativo y de esas docenas de banqueros ladrones que provocaron y se alimentan con el desastre que ellos mismos han provocado.

Gracias a todos ellos, también, la democracia representativa ha sido adulterada al imponer como gobernantes a los esbirros de ese mismo capitalismo, a personajes tan siniestros como los Mario Monti, Luis de Guindos y demás hatajo de ejecutivos que sólo sirven a sus mezquinos intereses y a los de la pandilla de bandidos para los que trabajan.

Y es gracias a todos ellos, que se están implementando políticas laborales propias de los tiempos del pistolerismo empresarial, políticas que debilitan cuando no desmontan totalmente la fuerza de la negociación colectiva, políticas que dejan casi exclusivamente en manos de la patronal más avariciosa de todos los tiempos la libertad de horarios, la movilidad geográfica, profesional y funcional, la disminución de salarios, los despidos y otras medidas retrógradas que han acabado con muchas de las conquistas obtenidas durante décadas de luchas obreras. En resumen, antipolíticas que en algunos aspectos incluso representan un retroceso respecto a determinadas concesiones que a duras penas se habían ido arrancando durante la dictadura franquista.

Asimismo, especuladores, banqueros y otros rapaces, con los Merkel, Rajoy, Monti, de Guindos y otros negreros como sucios e indignos encargaos, han provocado la casi desaparición de las clases medias, la aparición de verdaderos ejércitos de desempleados y condenado a la indigencia a muchos millones de personas a lo largo y ancho de esa Europa a la que vienen estrujando cruelmente sus vacías ubres, han forzado tremendos recortes del Estado de bienestar que no dudamos en calificar como auténticos crímenes contra la humanidad, han arruinado la sanidad pública y están atacando ferozmente la enseñanza pública, en ambos casos para tratar de apoderarse de sus despojos con el fin de hacer negocio.

En cuanto a los fondos para atención a personas dependientes, a la vivienda, a la cooperación internacional y a otros fines sociales, las reducciones significan auténticos colapsos cuando no su pura y simple desaparición, todo ello descrito muy brevemente y sin entrar en detalles, por no alimentar mi indignación que ya está alcanzando niveles de pura rebelión.

Por eso, y respetando la sensibilidad y sabiduría futbolística de los seguidores del Real Madrid y del F.C. Barcelona, deseo que esta semana encuentren la venganza deportiva que anhelan pero, a ellos, a la afición en general y a todos los españoles decentes, me gustaría contagiarles mi indignación y ansias de santa venganza, en homenaje y deseos de justicia para con los más perjudicados por todas las monstruosidades descritas, porque ya no podemos permanecer impasibles ni entretenernos en minucias frente a los ataques de los peores enemigos que la humanidad ha conocido desde hace muchos decenios como son los aquí citados y muchos más, tan responsables como ellos de los desastres que estamos padeciendo.

José Castellano es militante del PSOE, presidente de Ágora Socialista y miembro de la Coordinadora de Agrupaciones Socialistas Autónomas (CASA)

Temas: , ,

7 Comments en “Desastre futbolístico”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. fran-bcn - Lunes, 29 de abril de 2013 a las 11:11

    Completamente de acuerdo con tu artículo. Austeridad y reformas = pobreza y miseria.

  2. Félix de la Fuente - Lunes, 29 de abril de 2013 a las 14:10

    Hola, José:
    permíteme que te llame de tú. Hemos coincidido en varios actos y aprecio tu entrega y tu valentía. Aunque coincido contigo en cuanto a la situación catastrófica actual de España, me gustaría hacer algunas precisiones, con las que posiblemente no estés totalmente de acuerdo, y además hacer alguna propuesta en positivo. Estoy abierto al diálogo, pero si no te contestara, sería porque no he tenido tiempo,

    Vaya por delante que no voy a defender a la señora Merkel ni al Señor Monti, y mucho menos a la primera, con cuya política estoy en total desacuerdo, que tampoco he pertenecido nunca al PP ni al PSOE y que tampoco quiere descender al terreno personal para denunciar la corrupción tanto de uno como de otro partido, aunque tengo motivos más que sobrados para hacerlo.

    Dicho esto, voy al punto fundamental, porque no tendré tiempo para exponer todas las ideas que me ha sugerido tu artículo. Considerar a la señora Merkel como la principal responsable de la crisis que estamos padeciendo en España y en los países del Sur de la UE, como tú haces, me parece bastante simplificador y negativo. Simplificador, porque la señora Merkel está defendiendo a la banca alemana con la misma intensidad y desfachatez con la que el señor Zapatero defendió al Santander y el señor Rajoy defiende a la banca española. Esta actitud de la señora Merkel no está perjudicando, es verdad, ¿pero crees que Zapatero o Rajoy dejarían d e defender a la banca española porque pudiera perjudicar a los alemanes? ¿Acaso han dejado de defenderla aun a sabiendas de que el ciudadano español está pagando los errores de la codicia de los bancos españoles?

    Es también negativo echar la culpa a la señora Merkel, porque mientras los españoles no reconozcamos que la causa principal de la crisis la tenemos en España, no tomaremos ninguna medida para salir de ella. ¿Acaso la señora Merkel nos está imponiendo el despilfarro de nuestra autonomías y de nuestros partidos políticos? ¿Acaso la señora Merkel nos está diciendo que recortemos en sanidad y en educación en lugar de suprimir toda esa muchedumbre de consejeros nombrados a dedo?

    Meter al señor Monti en el mismo saco que al señor Rajoy y a la señora Merkel me parece también bastante ofensivo para el señor Monti. Por lo que yo vivido, fue durante varios años un comisario muy competente, que además era el comisario de la competencia. Dudo que el actual comisario de la competencia, señor Almunia, esté a la altura del señor Monti.

    Abreviando, para no cansar a los lectores. Yo no utilizaría la palabra venganza, ni siquiera calificándola de deportiva, pues el futbol del Barca y del Real Madrid, aunque tengo mucho de deporte de alta calidad, tiene mucho más de negocio y de política.

    Veo también que pones a muy pocas personas en el banquillo de los acusados y casi todas del mismo color.

    Si queremos que el ciudadano vuelva a ser el centro de la política, como corresponde en una auténtica democracia, los partidos políticos, que son los representantes y apoderados de los ciudadanos, deben defender la causa de estos. Y si no lo hacen, que renuncien, pues estarían abusando de su cargo. Si los partidos políticos son los servidores de los ciudadanos, no puede ser que el señor – es decir el ciudadano- viva en la miseria, mientras el servidor, el político vive si no en la opulencia, sí confortablemente.
    Un saludo cordial

  3. bt - Lunes, 29 de abril de 2013 a las 14:38

    No puedo estar mas de acuerdo con Felix de la Fuente.

  4. fernando - Lunes, 29 de abril de 2013 a las 15:43

    Felix, estoy de acuerdo contigo. En vez de perder el tiempo haciendo demagogia antieuropea mejor haríamos cargando contra este sistema PPSOECIU corrupto que nos lleva a la ruina (nos salgamos o nos quedemos en el euro). La democracia española, en la practica de calidad muy inferior a los usos europeos, necesita que le den la vuelta como a un calcetín. Se ha de reformar la educación, la justicia, la transparencia y eficiencia de las instituciones,…mucho trabajo, pero es muy simple: copiar a europa. Perder de vista que el objetivo es la modernización a la europea (objetivo que el primer PSOE intentó, para despues fracasar) y cargar equivocadamente contra falsos enemigos es muy nuestro. Soy pesimista amigo Felix. Nos espera un gran fracaso colectivo (otra vez en la historia de España). La responsable: una izquierda ignorante e irresponsable, reflejo de la cultura general de la nación. De la derecha no se puede esperar nada, nunca se ha podido. Los nacionalistas van a la suya y aprovecharán la debilidad del gobierno. Bonito panorama. Donde esta la esperanza ?

  5. Lehman Sisters - Lunes, 29 de abril de 2013 a las 15:49

    El estado del bienestar , nadie sabe lo que es y tanta gente lo defiende a capa y espada , ¿ como seremos capaces de cambiar el infierno cubano de los Castro por el Estado del bienestar del capitalismo ?
    Ser o no ser , he ahí la cuestión .

  6. Romualdo - Martes, 30 de abril de 2013 a las 11:26

    El Estado de Bienestar es irrenunciable y no tiene nada que ver con la economía planificada ni dictaduras marxistas. Consiste en una redistribución de la riqueza que intenta, y a veces lo consigue, garantizar derechos básicos como la educación a ciertos niveles o la sanidad. Además entra en él una pensión digna, una jubilación a una edad que permita disfrutar de la vejez antes de que lleguen los achaques, unas condiciones laborales respecto a horarios, vacaciones, salarios, coberturas de bajas e incapacidades…

    Todo esto no se puede tirar por la borda. Y si nuestros políticos, hombres de negocios y banqueros no han sido responsables, se han dejado engañar o han engañado deben responder.

    Lo que dice Félix de la Fuente es totalmente cierto porque en la UE no hay espíritu europeo sino que prima el Estado al que se pertenece por encima de los intereses de todos los ciudadanos de la UE, al menos para los dirigentes de los estados y para muchos de sus políticos en el Parlamento.

    Independientemente de las reformas imprescindibles en la UE para que pueda funcionar y salgamos de la crisis juntos porque buscando rendimientos a corto los dirigentes, y la señora Merkel en primer lugar, demuestran una cortedad de miras que terminará asfixiando a todos, incluidos ellos aunque ahora se beneficien, hay que recortar en el caso español del punto más fuerte e intocable que tenemos y que es el que menos necesitamos. El Estado de las Autonomías.

    Porque no funciona, ha roto la solidaridad entre españoles, es una tarta para los partidos políticos que les lleva a administrar, en muchos casos caciquilmente, un territorio, fomenta el amiguismo, el clientelismo, la corrupción y debilita al Estado. No ha servido para que el nacionalismo se encuentre a gusto y eso que ni de lejos esperaba el nivel de autogobierno, reconocimiento de símbolos, fomento de la cultura y demás que ha alcanzado, y nos puede terminar hundiendo a todos.

    La reforma moral que se necesita para salir de la Partitocracia no llegará porque es predicar en el desierto. Para suprimir el Estado de las Autonomías tampoco. Y es predicar en el desierto porque los que lo tienen que llevar a cabo se verían en el paro y perderían poder sobre los ciudadanos. Y ante eso no hay moral que valga.

    Pero la pobreza creciente, la destrucción de las clases medias y la pérdida de derechos que denuncia con toda razón José Castellano puede llevar a que esto se tenga que abordar por una presión social y por consiguiente rápido y mal.

    Que la izquierda recobre su papel, que entienda que centralismo no es igual a franquismo, que denuncie todo lo que está pasando, que haga autocrítica y que se luche por una Europa más unida y más social. Se puede hacer pero hay que cambiar a todos los que han tenido alguna responsabilidad en los partidos políticos para que los que lleguen nuevos vengan sin el lastre del “puesto”. El problema es ¿Tienen posibilidades de renovar su Partido de arriba abajo? ¿Están capacitados para sustituir a sus líderes y dirigentes?

    Estos son los problemas que yo veo.

  7. cleal - Martes, 30 de abril de 2013 a las 13:07

    Felicidades Félix de la Fuente, por tus aportaciones al Articulo. Quien esta pagando las consecuencias de la crisis son las clases sociales medias y bajas, como siempre, y como dice Castellano. En Alemania son infinitamente mas austeros que en España y no solo la clase política. Los servicios sociales como la atención médica en Alemania se pagan, una cantidad mínima, pero se pagan. Y se ha extendido por Europa, -quizá interesadamente- que los ciudadanos del Sur vivimos muy bien a costa de los del Norte, especialmente la clase política. Lo realmente trágico es la imposibilidad – por ahora- de que surja un gobierno de concentración real que ponga el bien común por encima de las necesidades partidistas y personales. Las reformas estructurales necesarias, yo diría que imprescindibles, no serán posibles si todos los políticos -del signo que sean- realizan juntos un acto de reflexión y generosidad patriótica y enderezan esta debacle. Este Estado de las autonomías no se sostiene ni económicamente ,ni políticamente.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.