Opinión

Poco a celebrar, mucho que pensar

‘Con unos políticos nacionales y regionales corruptos no podemos tener unos políticos europeos limpios. La solución de la UE pasa por la solución de los países y regiones de la misma. Y como todos estamos afectados por el mismo mal, todos debemos someternos al mismo tiempo al mismo tratamiento. Se trata de una falta de democracia’.

Félix de la Fuente
Jueves, 9 de mayo de 2013 | 18:09

Ya sé que resulta irónico hablar en España de celebraciones en el momento presente. Sin embargo, conviene que nos detengamos un poco y no nos dejemos hundir por el pesimismo. Nunca Europa había vivido un período tan largo de paz como el actual. Esto ya en sí es suficiente para no perder la esperanza.

Es curioso que todos los grandes políticos europeos estén hablando actualmente de la necesidad de más Europa, mientras todos sacan a relucir argumentos de tipo nacionalista, para no dar un paso hacia Europa. Y digo nacionalista, porque el nacionalismo es una enfermedad que afecta no solo a las regiones sino también a los países de la Unión Europea (UE). El mal de Europa es el mismo mal de los estados y de las regiones, porque la UE está formada por países y regiones, que en mayor o menor medida están gobernadas por políticos que buscan mucho más el interés propio y de su partido que el interés de los ciudadanos.

Con unos políticos nacionales y regionales corruptos no podemos tener unos políticos europeos limpios. La solución de la UE pasa por la solución de los países y regiones de la misma. Y como todos estamos afectados por el mismo mal, todos debemos someternos al mismo tiempo al mismo tratamiento. Se trata de una falta de democracia.

Hoy brindaría, aunque fuera con cerveza, porque el presupuesto no da para más, para que Francia y Alemania, que siempre han sido el motor de la UE, vuelvan a ponerse de acuerdo e inyectar un poco de optimismo. Brindaría para que las instituciones de la UE –Comisión, Parlamento y Banco Central Europeo- consideren si es justo que la austeridad esté golpeando casi exclusivamente a las clases más débiles, que son las que menos culpa tienen en la crisis.

Brindaría, también, para que dichas instituciones examinaran por qué la globalización está golpeando con más fuerza a los países menos industrializados de la UE, es más: para que examinaran si la globalización, tal y como está entendida por la Comisión Europea, aporta algún beneficio al ciudadano europeo y por qué, y brindaría para que nuestros políticos españoles, tanto nacionales como regionales, se les cayera un poco la cara de vergüenza a la vista de la cifras del paro y de la situación sanitaria y educativa, y para que recapacitaran si quieren sacarnos de la crisis mandando a nuestros jóvenes especializados fuera, por despilfarrar en gastos inútiles el dinero que deberían dedicar a crear puestos de trabajo de calidad.

Es lo único que se me ocurre para poder celebrar de una manera digna el Día de Europa.

Félix de la Fuente es miembro del comité gestor del partido político Cilus y autor del Dictionnaire juridique de l’Union Européenne

Temas: , ,

10 Comments en “Poco a celebrar, mucho que pensar”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Una opinión más - Jueves, 9 de mayo de 2013 a las 21:43

    Participando del autor y estando de acuerdo con lo que ha escrito, me vienen a la mente dos cuestiones:

    A) ¿Por qué admitimos peruanos sin formación en tanto Perú exige especialización o llevar capital para poner un negocio?

    B) ¿Por qué hemos superado la dependencia familiar y del pueblo o del barrio y aún hay personas que viven en la banderita y dependientes del terruño hasta el punto de matar por esa idea abstracta?

  2. Lehman Sisters - Jueves, 9 de mayo de 2013 a las 21:52

    Yo blindaría el jamón serrano antes de que los separatistas lo prohíban , y el pa amb tomàquet también porque el totalitarismo arrasa con todo lo bueno , tarde o temprano , a no ser que alguien o algo les pare los pies claro está , de todas formas no hay que engañarse el problema es la mediocridad , contra eso estamos luchando , la república islámica de Mas y Junqueras , Europa no existe para esta gente corrupta , mientras puedan seguir destrozando un territorio para mantenerse en el poder ya les va bien .
    Visca Espanya ! Viva C’ s !

  3. r.garcia - Jueves, 9 de mayo de 2013 a las 23:49

    Este articulista es de los pocos que escriben en este medio que suele interesarme a veces.
    Solo algunas reflexiones:

    La Unión Europea cometió muchos errores de base , por ejemplo constituirse a partir de estados, algunos de los cuales no habían resuelto sus problemas nacionales internos.
    Tal vez fue una necesidad, pero tampoco se ha hecho nada para superarlo, tratando posteriormente de proponer fórmulas superiores de integración como lengua común, macro-identidad común,conciencia común europea, etc.
    Hoy la Unión Europea es un club de estados, en los que los más ricos se aprovechan de los menos ricos.
    Es por tanto un proyecto fallido.
    Los culpables no son las naciones originales, ni los nacionalismos reivindicativos de las mismas , como Catalunya, que siguen sufriendo políticas asimilacionistas (o etnocidas) por parte de sus respectivos estados.
    Los culpables del fracaso europeo son los nacionalismos de estado que se han ido marcando cada vez más en detrimento del espíritu inicial europeo.

    Además de las tradicionales reticencias de Reino Unido y los países contribuyentes netos, fue precisamente España , en la época de Aznar, un pais receptor de fondos de solidaridad, en posición de gallito peleón egoista y nacionalista , el país que lideró y aceleró esta nueva manera de construir una Europa carente de espíritu, solo instrumental, para beneficiarse de ella los estados-nación. Cosa que se ha vuelto precisamente en contra de los intereses de España.
    Ahora, lógicamente todos hacen lo mismo, empezando por Alemania. Y España es la primera damnificada, por mucho que ahora trate de reclamar infructuosamente el viejo espíritu ya fenecido.

    El daño que le hace a España su obsesión por consolidarse como estado-nación fuerte, acabando con el alma de Catalunya es incalculable, ya que condiciona toda su política interior y exterior.

    !Muera esta manera de entender España!

  4. Romualdo - Viernes, 10 de mayo de 2013 a las 09:41

    Este artículo es claro respecto a los problemas a que se enfrenta la UE. Damos por hecho que el largo período de paz que disfruta Europa por primera vez en su historia es algo que viene dado per se. Y no, ha costado mucho conseguirlo.

    Si ahora estamos en una de esas encrucijadas que pueden llevar a la ruptura y a desandar el camino se debe efectivamente a los nacionalismos. Los políticos se comportan como españoles, alemanes, franceses.. y no como europeos. Anteponen sus intereses de Estado, políticos, económicos, electorales etc. a los de la Unión. Y eso nos puede hacer retroceder un siglo. Suelen ser intereses a corto plazo.

    Coincido con R. Garcia en que Aznar puso en peligro la UE con su prepotencia y con su actitud durante la guerra de Irak. También en que el nacionalismo de los estados hace peligrar a la UE. Evidentemente Europa sólo se podía construir a través de una unión de Estados, una unión que jamás debió permitir que los que tienen problemas secesionistas dentro formen parte de esa unión y menos si los problemas se resolvieron con guerras como en Yugoslavia.

    Cualquier estado que quiera entrar y se haya desgajado de otro debería ver vetado su ingreso en la UE hasta que no se reintegre al Estado del que se secesionó. La UE no está para que se lleven allí problemas internos de ningún estado sino para resolver los problemas de todos los europeos. Y menos para escuchar discursos de identidades, pueblos, derechos a decidir, hechos diferenciales, expolios fiscales y límites a la solidaridad. Esa Europa (de los Pueblos) nacería muerta. Conviene que los líderes europeos se vayan enterando de los auténticos peligros a los que se enfrentan.

    Es igualmente fundamental que a Europa se lleve a los políticos más importantes de cada Estado, a los que más carisma tienen y mejor valorados en las encuestas, que se haga hincapié en las campañas de que las elecciones europeas son más importantes que las nacionales, porque llevando allí a los quemados de la política nacional se da la imagen cierta de lo poco que se valora la UE y lo que allí se resuelve. Y no sólo eso, también lo poco que se espera mejorarla. Esto es lo más grave. Porque los políticos que van allí dan la impresión de no ir a luchar porque eso ya lo han hecho en la política española y están cansados. Ahora van allí a llevar una vida tranquila.

    Finalmente coincido con el señor de la Fuente en que es la corrupción interna de los Estados, el nuestro, y de sus dirigentes, los nuestros, la que, al pervertir la democracia puede hacer peligrar la Unión. Es el primer problema a resolver. Exigir a nuestros gobernantes desde cada Estado honestidad, ser los primeros en apartar del partido y entregar a la Justicia a sus imputados, imputados señor Mas no condenados, y permanecer unidos para solucionar los problemas de los ciudadanos de la Comunidad Autónoma, el Estado y la UE.

    Creando problemas al Estado como hace el nacionalismo en España se crean problemas a la UE. No lo olvidemos.

  5. Pablito - Viernes, 10 de mayo de 2013 a las 11:35

    Es muy complicado Sr. Félix analizar en plural los problemas, sean estos políticos, europeos o de otra condición. La Comunidad Europea a la que se refieres, ha sido un soñuelo que ha funcionado durante algún tiempo sin pasar a la realidad. Con la menor brisa se ha evaporizado todo y sus asociados con un, se salve quien pueda, siguen navegando sin brújula hacia un destino incierto.
    Hoy es despilfarro mantenerla, difiero de Ud. necesitando cada día más dinero para cubrir unas estructuras barrocas que de forma desigual contribuyen los países que la componen. No se vislumbran soluciones ni a corto ni medio plazo y si un abismo insalvable a determinados países que han sido intervenidos por la CE. Y que si no se resuelve por otros medios terminarán por verse afectados todos.
    Ahora con los datos que manejamos no son buenos ni esperanzadores, deberíamos quitarnos la venda de los ojos y ver una realidad que se nos pintó de un color distinto y no se nos informó de los riegos que esa integración suponían.

  6. Max Estrella - Viernes, 10 de mayo de 2013 a las 11:37

    Muy estimado Félix: por supuesto que estoy de acuerdo contigo en todo lo que dices, y de hecho, tu argumentación no sólo es impecable, sino incluso indiscutiblemente razonable… Precisamente por eso, procede la intervención del psicólogo. Ya que la pregunta es justamente esa: si es tan obvio el despropósito en el que vivimos, si es tan evidente que el camino elegido por nuestros gobernantes es absurdo e inhumano, si es tan sumamente razonable el que nos percatemos de todo esto, entonces, ¿por qué, en el fondo, no conseguimos de una vez por todas parar el carro de la farsa? Ya que toda esa injusticia prosigue, y prosigue sin demasiadas trabas, ¿por qué?, ¿alguien se atreve a hacerse hasta el fondo esta pregunta?

    Pues, ¿de qué nos sirve llenarnos la boca de indignación al respecto de los políticos, si nosotros mismos, en nuestro fuero interno, somos tan arrogantes como ellos?; hasta el punto de ya importarnos un carajo, à peu près, los parados de más de 55 años (por dentro aún pensamos que “por algo será” que así les fue, y en todo caso lo que vende es la juventud); hasta el punto de negarle, con un pase desmayado, el más mínimo consejo a quien de verdad lo necesita (pues al cabo el otro es un don nadie, no merece la pena porque de ahí no se saca ningún rédito); hasta el punto de considerarnos a nosotros mismos gente muy preparada y de muchísima valía, y por tanto con el derecho a ningunear a cualquier pardillo sin pedigrí; hasta el punto de habernos olvidado de que la solidaridad (palabra demasiado seria) nace de la más simple camaradería, o sea de la más casera y distendida amistad, o llámese simpatía entre la gente. Que no digo yo que uno tenga que mirárselo antes de actuar, pero sí digo que, en realidad, no somos capaces de parar la farsa, ni de parar a los políticos porque en el fondo nosotros somos (¡casi!) igual que ellos: casi tan distantes, por momentos, casi tan aficionados a cogérnosla con un papel de fumar como ellos. Y hasta que no nos demos cuenta de eso, con horror, pero a la vez con alegría por habernos liberado de lo peor de nosotros mismos… hasta entonces la farsa y los comediantes proseguirán su lamentable actuación, eternamente. Nos espera una nueva era de esclavitud, Félix, esa es la verdad, la sencilla verdad que cualquiera puede ir viendo. Y si es así, los mayores culpables, en el fondo, seremos nosotros.

    Ramón García Durán

  7. Ciudadano Sinmitos - Viernes, 10 de mayo de 2013 a las 14:37

    Comparto con el autor que es grande que podamos celebrar el Día de Europa, que queda mucho camino que recorrer hasta que la UE funcione correctamente y que habrá que pensar mucho y bien para tomar las decisiones correctas que nos saquen de la crisis. Lo que está claro es que la interdependencia entre los países que constituyen la UE va a ir en aumento y la racionalización deberá incluir al conjunto. Sobran los nacionalismos, los privilegios y las trampas. La UE deberá ser una Unión de verdad. Su futuro pasa por la desactivación de las fronteras internas identitarias y la creación de una auténtica ciudadanía europea.

  8. Saguntum - Viernes, 10 de mayo de 2013 a las 15:22

    Según el epígrafe del artículo, el autor es miembro del comité gestor de CILUS, a mi me gustaría saber más de este partido. He oído que pronto tienen un congreso y sería de mucha utilidad que alguien publicara algo al respecto.

  9. Félix de la Fuente Pascual - Viernes, 10 de mayo de 2013 a las 20:54

    Gracias a todos los que os tomáis la molestia de de leer mis líneas, que muchas veces salen lanzadas más por el corazón que por la mente. Perdonad que no os mencione a todos. Quisiera pararme a comentar alguna de las afirmaciones del Señor Pablito. Comprendo que considera a la UE como un despilfarro inútil, aunque en un 95% no lo comparta, y mucho menos viniendo de un español, como si nuestro país fuera un dechado de austeridad, pero no entiendo lo que quiere decir cuando afirma que la UE es un señuelo. Me gustaría que me lo explicara. No creo que ningún país se le haya forzado o engañado para que entrara en la UE. Si hasta los catalanes separatistas quieren entrar en la UE.
    Unas observaciones simplemente sobre el tema. Hasta hace pocos años la solidaridad entre los Estados miembros de la UE era quizás una de sus notas más características. Me hubiera gustado que en España hubiéramos aprendido un poco de esta solidaridad. A través de los fondos estructurales y del Fondo Social Europeo llovían millones sobre los países menos desarrollados de la UE, entre ellos España. ¿Qué se hizo de este dinero, dinero que venía de los impuestos de los ciudadanos de otros países de UE? La mitad ya no llegó a sus destino y el resto se esfumó entre los cursos de formación que no se dieron o los que se dieron y no sirvieron para nada y entre las autovías, los ferrocarriles y los aeropuestos fantasmas.. ¿Se van a fiar ahora de los gobernantes españoles, llámense Rajoy o Zapatero, lo demás países de la UE? Yo, en su lugar, no me fiaría. Si ven, además, cómo despilfarran las autonomías españolas, la postura de algunos políticos europeos resulta lógica. Yo escribí una vez que nuestros políticos españoles han contaminado Europa

    Otra observación: ni la Comisión europea, ni España han sabido ni saben enfrentarse al reto de la globalización. En lugar de investigar, nos hemos dedicado a fabricar ladrillos. Y de esto, a mi entender, la principal responsable es la Comisión Europea. Y mientras no lo sepamos encauzar estaremos dando palos al agua.

    Por último –y ya he abusado bastante- quiero responder brevemente por educación a un pregunta personal de Saguntum. No me molesta que aparezca mi nombre como gestor de un partido político, porque es verdad, aunque ni lo he pedido ni sé a qué se debe. Como este partido celebra mañana su primera asamblea nacional en Madrid, he estado ocupando provisionalmente un puesto para el que no he sido elegido. Mándame tu e-mail y te podré dar más información. De todas formas, en la pagína Web de CILUS encontrarás mucha más información. Solamente te quiero decir que CILUS y “Escaños vacíos” son hasta ahora, que yo sepa, los dos únicos partidos que no admiten y no van a admitir nunca subvenciones del Estado, porque este principio lo tienen bloqueado. Lamento no poder extenderme más aquí.
    Saludos a todos

  10. Romualdo - Sábado, 11 de mayo de 2013 a las 08:21

    Gracias D. Félix por sus aclaraciones. Sobre todo por el mal uso que en España se ha hecho de los fondos. ¡Cuánto bien podíamos haber conseguido si una parte sustanciosa de ellos no se hubiese dilapidado!

    Ahora no se fían y con razón. Pero ese es el camino: La solidaridad, la honestidad y el control. Percibo que con los fondos de la UE ha ocurrido lo que con los Bancos en España. Dominadas las Cajas por políticos, asumiendo riesgos excesivos, remunerando desorbitadamente a sus directivos, prestando a la instituciones para obras innecesarias cuyo único fin era ganar las elecciones…se han arruinado. Y los españoles, al margen de la responsabilidad y desvergüenza de cada cual, echamos la culpa a los mecanismos de control del Estado.

    ¿La UE no veía lo que se hacía en España con el dinero? ¿No tiene establecidos los mecanismos de control o, al igual que en España, no han funcionado?

    Son preguntas que se me han ocurrido al hilo de sus explicaciones. Le agradecería que, de disponer de unos minutos, me las aclarase. Gracias.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.