El trilero de la Plaza San Jaime

10.05.2013 | 13:28
 

Hace años que nuestras autoridades municipales pretenden eliminar de las calles a los trileros; es decir, a aquellos que se dedican a ese juego callejero de apuestas fraudulentas que consiste en adivinar en qué lugar de tres posibles se encuentra una pieza manipulada. Sin embargo, me temo que el mayor trilero de todos se encuentra en posesión de la vara de mando municipal.

Para nuestro alcalde de Barcelona su principal preocupación no son los problemas de movilidad que sufren los vecinos por los recortes en los buses de barrio, los desahucios, el paro, los pisos con aluminosis que aún existen en algunas zonas de la ciudad o los servicios sociales que no dan abasto, como ayer, por ejemplo, le reivindicaron un grupo de vecinos indignados, con toda la razón, organizados en la plataforma Nou Barris Cabreada.

Trias tiene otras prioridades más allá del servicio a los trabajadores y ciudadanos y que podemos resumir en dos a satisfacer durante su mandato: devolver a los lobbies que financiaron su subida al poder los servicios prestados y poner la estructura municipal al servicio de su partido y, más concretamente, al servicio de su líder mesiánico y su deriva secesionista.

No hay nada como tener buenos amigos, deben pensar los miembros de la burguesía barcelonesa más añeja, en la que se inserta el mismo alcalde. En poco tiempo ha dado satisfacción a varios -no en vano el 92% de las contrataciones municipales son a dedo-; veamos -y no se trata de una relación exhaustiva-:

Al lobby hotelero se le regala un nuevo plan de usos de Ciutat Vella que favorece sus intereses particulares.

Al lobby del motor se le subvenciona con ocho millones de euros -que antes pagaba la Generalidad- para que los coches pijos de la Fórmula 1 circulen por Montmeló.

– Al lobby de los comerciantes: ayer les pone una pista de hielo en la Plaza de Cataluña y mañana les hará una Diagonal a su medida.

– Al lobby mediático: 2,4 millones en informes que no piensa publicar y en el que destaca uno sobre la caída de una palmera en la Plaza Real o los realizados por personajes públicos, significados políticamente a favor de la secesión, como la inefable Patrícia Gabancho.

– Al lobby sanitario.

– Al lobby deportivo que representa fundamentalmente el F.C. Barcelona…

¿Seguimos?

Si ya fue grave hacer la manifestación pública de que el Ayuntamiento de Barcelona se ponía al servicio de la causa soberanista que encabeza Artur Mas y que este actúa de facto como banco de la Generalidad de Cataluña en condiciones preferentes, ahora nos hemos enterado que Trias, como buen trilero, ha hecho desaparecer 25 millones de euros de las arcas públicas municipales en favor de la Administración autonómica con cargo a unas sospechosas obras que se realizaron antes incluso de contraída la deuda originaria a costa de Spanair. ¿Se acuerdan? En otros países, por cosas menores a esas, algunos responsables políticos se ven forzados dimitir y otros acaban en la cárcel; aquí nuestro alcalde se lo pasa todo por el forro y encima se ríe en la cara de la inmensa mayoría de ciudadanos.

Al final con los nacionalistas, todo se limita a saber quién la hace más grande y quién la tiene más grande. De momento, el trilero mayor no está en la calle, sino a la cabeza del poder municipal. ¿Hasta cuándo soportaremos su manipulación?

1 comentario en “El trilero de la Plaza San Jaime”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Darío - Viernes, 10 de mayo de 2013 a las 15:41

    Muy de acuerdo con su artículo, pero no creo que sean únicamente los nacionalistas quien hagan estas cosas, no? Creo que es típico de neoliberales, no cree?

    Estoy se acabaría rápido con una consulta NO vinculante (estado autónomico, federal, confederal o independencia) donde se vería realmente dónde estamos, que creo sorprendería bastante…

    Y si hace falta que se haga en España entera para ver que conclusiones se pueden sacar de los resultados.

    Sano!

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.