Cataluña

‘En una suerte de xenofobia superlativa, no es que [los nacionalistas] no quieran a los extranjeros como conciudadanos, es que quieren, además, a los conciudadanos como extranjeros’

[&hellip

Redacción
Viernes, 31 de mayo de 2013 | 11:51

Félix Ovejero, profesor de la Universidad de Barcelona, en un artículo publicado este jueves en El País:

‘”A veces hablamos como hablamos, y eso nos lleva a simplificar las expresiones”. De este modo quiso justificar Francesc Homs, portavoz de la Generalidad, una falsedad repetida durante meses por los nacionalistas: que el Tribunal Constitucional alemán había establecido un límite fiscal del 4% al déficit de los länder. Como si se tratara de un despiste circunstancial sobre un asunto opinable y no de una consigna de meses sobre números y sentencias. No es la única vez que descubrimos que la economía del nacionalismo se sostiene en mentiras sin escapatorias. También sucedió con otro mantra, este de menor tráfico y con más esquinas: el principio de ordinalidad, según el cual es consustancial a los estados federales que las transferencias de nivelación no alteren el orden de las federaciones por recursos tributarios per capita o por habitante ajustado.

[…] La economía moral del nacionalismo es discutible no solo por los procedimientos sino también por sus fundamentos. Recordemos lo básico: las fronteras de los estados democráticos enmarcan perímetros de justicia y democracia. Podemos exigirnos el compromiso con las decisiones y, si lo hemos acordado, imponernos redistribuciones. En esa superposición entre justicia y democracia se sostiene el germen igualitario que asociamos al ideal ciudadano. De fronteras afuera solo caben acuerdos que respondan a la capacidad de negociación y a beneficios de trato. No redistribuimos con los alemanes ni decidimos con los suizos. Ni siquiera se nos ocurre reprocharles que ignoren nuestros intereses o sus evasiones fiscales. Ni la justicia ni la democracia entran en consideración.

La economía moral del nacionalismo desprecia esta trama democrática. Su axioma básico es: “Hay conciudadanos que no son iguales a nosotros” […].

[…] Todo ese desorden moral se hace inteligible cuando se asume que los otros no son nuestros iguales. Las balanzas fiscales no son el punto de partida de ningún razonamiento, sino la conclusión del axioma irrenunciable del nacionalismo: unos son los nuestros y a los otros hay que mirarlos como extranjeros. Esa es la elección fundamental de quienes quieren levantar fronteras. En una suerte de xenofobia superlativa, no es que no quieran a los extranjeros como conciudadanos, es que quieren, además, a los conciudadanos como extranjeros. El mismo sostén de quienes invocan el derecho a decidir, a romper la comunidad de ciudadanos. Con la misma legitimidad, los que viven por encima de la Diagonal podrían constituirse en ayuntamiento independiente. Sin que los demás barceloneses pudiéramos decir esta boca es mía. Y si aceptamos esos principios y ese derecho, resulta irrelevante el hecho, real o imaginario, de que “una mayoría esté de acuerdo”. El derecho a decidir por parte de esos barceloneses, su posibilidad, es previo a saber si existe una mayoría. La mayoría es, si acaso, el resultado del ejercicio de ese supuesto derecho, lo que se quiere averiguar. Lo decisivo es que, de entrada, unos han decidido que los de abajo no somos de los suyos ni tenemos vela en nuestro entierro.

Que estas cosas se les pudieran ocurrir a los de encima de la Diagonal sería casi normal. De eso iba la nobleza un 5 de mayo de 1789 en Versalles, de comer aparte. Se opuso el Tercer Estado en la sala del jeu de paume y comenzó la mejor andadura de la moderna democracia. Otra cosa es lo que cabe esperar de quienes dicen defender el ideal de ciudadanía, en especial de la izquierda. Cuando ICV y PSC caminan en compañía de CiU -a estos efectos sus programas son una copia mala del programa de CiU del año anterior-, en esta retórica de la “singularidad” confirman su desbarajuste intelectual. Quien levanta una frontera donde no existía le está diciendo al que queda al otro lado que no lo considera su igual, que no le alcanzan los ideales de libertad, igualdad y fraternidad. Han decidido hacernos extranjeros’.

Temas: ,

13 Comments en “‘En una suerte de xenofobia superlativa, no es que [los nacionalistas] no quieran a los extranjeros como conciudadanos, es que quieren, además, a los conciudadanos como extranjeros’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Alberto - Viernes, 31 de mayo de 2013 a las 12:46

    Siempre es un placer un lujo leer a Félix Ovejero.

  2. jose - Viernes, 31 de mayo de 2013 a las 13:18

    Es la famosa frase: “la inmigración que ha recibido Cataluña del resto de España…..”

    La gente del resto de España que ha venido a Cataluña no son inmigrantes. Son gente que se ha desplazado dentro del territorio de su propio país.

    Lo que pasa es que a los nacionalistas les hubiera gustado que “toda esta charnegada”, como dicen ellos, hubiera entrado con pasaporte a Cataluña, para que hubieran seguido siendo extranjeros en su propio país. Como los portugueses en Andorra, vamos.

  3. Ángel - Viernes, 31 de mayo de 2013 a las 15:52

    Gran maestro Félix, es usted la luz entre las tinieblas de este oscuro y sectario sistema. Ante la indigencia intelectual y moral de este nacionalismo reliquia del intelectualismo romántico y vacío de hace 2 siglos.
    Continúe iluminando y hable cuanto pueda mientras aún exista modo de expresarse en este ambiente inquisitorial subvencionado. Que vean que ahora al fin tenemos voz… Por suerte se pudo crear vozbcn, no sin trabas.

  4. Alwix - Viernes, 31 de mayo de 2013 a las 15:56

    Quin fart de demagògia, justificant les nacions amb estat en contra dels pobles que no en tenen, tota una mentalitat d’esquerres, ja es veu. Tant carregar contra els de sobre la Diagonal i resulta que eren els que xiulaven en Mas. Mentides lerrouxistes.

    I sobre els emigrants mireu les definicions de la RAE; quines bajanades El que denota es que C’s considera els immigrants com una cosa negativa.

  5. desconcierto total - Viernes, 31 de mayo de 2013 a las 17:25

    ¿Cómo es posible que a una persona se le considere inmigrante en su propio país? No imagino que llamen inmigrante a un ciudadano de Boston que por motivos de trabajo se traslade a vivir a Los Angeles. Pero si se mueve dentro de su propio país…

  6. Romualdo - Viernes, 31 de mayo de 2013 a las 17:50

    Alwix:

    ¿Demagogia, eh? Pues está bien claro. Si existe el derecho a decidir lo puede ejercer cualquier grupo. ¿En nombre de qué ideología de “progreso” se le va a conceder a uno y negar a otro?

    Lo vuelvo a repetir lleváis el germen de vuestra propia autodestrucción. Al considerar extranjero al que a vosotros os parece el día que a otro le dé la gana considerártelo a tí podrá hacerlo. ¿Con qué argumentos vas a impedir que parte de Cataluña decida separarse de ella una vez independiente? Con arrogarse a sí misma el nombre de “pueblo” e invocar el “derecho a decidir” es suficiente. Ese derecho, esa “voluntad del pueblo” estará por encima de Ejércitos, leyes y Constitución.

    ¿Y por qué no van a formar Ayuntamiento aparte los ciudadanos de una parte de Barcelona si así lo deciden en referéndum y por mayoría? Si no consideran que ellos formen parte de Barcelona que les lleva expoliando y oprimiendo cientos de años y laaprueba es que aportan a la ciudad mucho más que lo que reciben de ella.

    Pero naturalmente esto no son argumentos sino demagogia. Los argumentos de peso y con calidad los da el nacionalismo y el pacto IU/ICV, también las cesiones del PSOE y el PP para contentar a los incontentables. Se llaman singularidad, hecho diferencial, expolio fiscal, opresión, integración, discriminación positiva a favor del catalán o inmersión lingüística, exclusividad como lengua de la Administración y multas por no utilizarse…

    Y para que esto no sea sólo demagogia se necesita un Estado propio en el que el compatriota que no comulgue con estas ideas pase a ser extranjero porque así lo ha decidido la mayoría, que al igual que los que viven por encima de la Diagonal, se han definido a sí mismos como sujeto político con “derecho a decidir respecto a su pertenencia o no a Barcelona/España.

    Mientras la política española siga condicionada por el nacionalismo, y la izquierda acomplejada por ellos, a lo uno se le podrá llamar demagogia y a lo otro el non plus ultra de la democracia. Pero ya no convence a nadie y todo el mundo sabe de qué va esto. Aunque Cayo Lara haya firmado. Da igual. Cada uno se suicida como quiere.

    Id a contarlo a la UE. Corred. Decid que esto es demagogia. Hablad del Derecho a Decidir y de déficit democrático. Decid que la Constitución española no recoge el derecho a la secesión como sí que lo hace ¿Cuál en la UE o en alguna parte?

    Efectivamente: DEMAGOGIA.

  7. ANS. HISPANO. - Viernes, 31 de mayo de 2013 a las 18:19

    YA PUESTOS A PEDIR,
    YO TAMBIEN QUIERO VOLVER A ESTA ÉPOCA
    QUE MOLA MOGOLLÓN
    http://commons.wikimedia.org/wiki/F....3%B1ol.png
    Y ESO QUE NO HE PUESTO SUDAMÉRICA, FILIPINAS,
    LA ISLA DE GUAM, EL ESTRECHO DE TORRES,
    LAS ISLAS MARQUESAS, LAS ISLAS MARIANAS,
    LAS ISLAS BERMUDAS (de un tal Bermúdez)
    Y MUCHO MÁS

  8. ANS. HISPANO. - Viernes, 31 de mayo de 2013 a las 18:21

    Los acomplejados separatas se ponen muy nerviosos con
    la Historia Gloriosa e Incomparable de ESPAÑA
    y suelen hacer de Antonio Pérez, de Don Oppas y de
    jugar a la Leyenda Negra, pero con una convicción tan escasa,
    tan inconsistente, tan ablandabrevas que no asustan a nadie.

  9. ANS. HISPANO. - Viernes, 31 de mayo de 2013 a las 19:22
  10. Una opinión más - Viernes, 31 de mayo de 2013 a las 22:31

    Siempre me llamó la atención un pueblo que es capaz de decapitar a un rey en 1793 y nombrar a un Emperador apenas una década más tarde, bajo la bandera republicana.

    Tal vez se trate en este pueblo ibérico de destruir un Estado de libertades para construir otros basados en el absolutismo. Al menos, la opción que tenemos al W del pirineo huele a absolutismo de puño en alto y banderita cantando canciones a la nueva nación inventada.

  11. ANS. HISPANO. - Sábado, 1 de junio de 2013 a las 18:04

    Sugiero los libros
    LA RAZA CATALANA (1)
    LA RAZA CATALANA (2)
    de Francisco Caja
    EXTRANJEROS EN SU PAIS
    de Azahara Larra Servet.
    ADIOS ESPAÑA. VERDAD Y MENTIRA DE LOS NACIONALISMOS
    de Jesús Lainz
    LA NACIÓN FALSIFICADA
    de Jesús Lainz
    DESDE SANTURCE A BIZANCIO
    de Jesús Lainz

    para desmontar la farsa de los secesionistas catalanes y vascos.

  12. Lehman Sisters - Sábado, 1 de junio de 2013 a las 19:03

    Los separatistas viven de la mentira y la tergiversación histórica , son bipolares negativos , nunca se deduce ni subyace nada servible de su empanada mental , son inviables socialmente y causan vergüenza ajena , sobretodo mediática .

  13. Angelico - Lunes, 3 de junio de 2013 a las 21:23

    La palabra inmigrante es acertada en su forma, pero desacertada en su uso. Y lo utilizan los separatistas y algunos conversos que todavía se mantienen por estrategia (y sobresueldo) dentro del PSC y del Icv-euia para las personas que vinieron del resto de España a Cat. Creo que les podemos llamar COMPATRIOTAS. Fijaros que PSC ni Icv-euia, no usan esa palabra. Porque pretenden seguir usando la de inmigrante (segun la RAE) para crear la sensación psicologíca de frontera “estatal” lo cual es falso, porque toda España es la misma tierra. Ademas por esa regla de 3 podriamos llamar inmigrante a los de Reus, La Seu, Tarragona, Lleida o Girona, que vinieron a Barcelona. Y a ver quien les dice a ellos inmigrantes Nadie. Aqui los partidos que se alimenta de los votos de los compatriotas que vinieron a Cat, a hacerla grande y que no quieren ser extranjeros en su tierra, sobretodo, porque nunca lo han sido, estan traicionando a sus electores. Y hasta ahora, nos estamos dando cuenta de cuanto tiempo llevan haciendole la cama a los nacionalistas. O aqui somos inmigrantes todos, (los de Reus, los de La Seu, los de Tarragona, Lleida, Andalucia, Extremadura, o Castilla) o ninguno.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.