España

La disparidad tributaria de las CCAA genera caos fiscal, jurídico y político

Una redacción flexible de la LOFCA, unido a la necesidad de buscar nuevos ingresos ante la crisis, da lugar a un ‘rearme fiscal sin precedentes’ por parte de las CCAA, que ya suman 70 figuras impositivas diferentes.

Alejandro Tercero
Sábado, 1 de junio de 2013 | 10:04

La proliferación de impuestos por parte de las CCAA -una tendencia que se ha intensificado en los últimos tiempos- ha dibujado una situación de falta de eficacia y coherencia que es propicia para la conflictividad jurídica, económica y política.

Esta es la conclusión a la que llega Luis Manuel Alonso González, catedrático de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad de Barcelona, en un informe titulado El futuro de la tributación propia, incluido en el monográfico Propuestas para la reforma de financiación autonómica que recientemente ha sido publicado por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

El análisis compendia cerca de 70 figuras tributarias implantadas por las CCAA, de las que una décima parte se han creado en los últimos meses, frente a la veintena escasa de tributos gestionados por la Administración General del Estado.

Impuestos para los ámbitos más variados

Impuestos establecidos por las CCAA hasta finales de 2012 (cuadro: 'El futuro de la tributación propia', IEE).

Impuestos establecidos por las CCAA hasta finales de 2012 (cuadro: ‘El futuro de la tributación propia’, IEE).

La lista de impuestos autonómicos es variada y abarca todo tipo de ámbitos. Así, se pueden encontrar desde cánones sobre el agua en doce CCAA, hasta impuestos medioambientales en otras nueve, pasando por un cánon eólico (en una Comunidad), tributos sobre grandes superficies comerciales (en cinco CCAA) y tributos sobre el juego (en otras cinco).

Los parlamentos autonómicos también han establecido impuestos sobre la emisión de gases a la atmósfera (cinco CCAA); la producción o depósito de residuos en instalaciones controladas (siete); las tierras en deficiente aprovechamiento (dos); los depósitos bancarios (tres); combustibles (una); las labores del tabaco (una); las estancias en establecimientos turísticos (una) y el daño medioambiental causado por determinados usos y aprovechamientos de agua embalsada (dos).

Algunos conceptos gravados son particularmente específicos, como las bolsas de plástico (en Andalucía), los aprovechamientos cinegéticos (en Extremadura) o el daño medioambiental causado por las instalaciones de transporte por cable -es decir, teleféricos, telesillas y telecabinas- (en Aragón y en Castilla y León).

A estas cifras habría que añadir casi una decena de impuestos que se han aprobado en los últimos meses, tal y como ha recordado Alonso González.

Conflictos de competencias entre el Gobierno y las CCAA

Más allá de la falta de homogeneidad fiscal a nivel nacional, el principal problema estriba en el conflicto de competencias entre la Administración General del Estado y las CCAA, habida cuenta de que no se puede gravar dos veces un mismo objeto tributario, prevaleciendo siempre el tributo de ámbito nacional.

Esta situación de colisión se ha visto especialmente incrementada tras la reforma de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA) de 2009. Hasta entonces, la doble imposición estaba vetada para una misma ‘materia imponible’ -un concepto muy genérico-, sin embargo, desde entonces se ha limitado dicha prohibición al establecimiento de dos impuestos sobre un mismo ‘hecho imponible’ -un concepto mucho más concreto-. Este planteamiento, que ha sido avalado por diversas sentencias del Tribunal Constitucional, ha supuesto ‘una evidente apertura de compuertas hacia un big-bang de la tributación autonómica que no fue debidamente calibrada’.

Ante la crisis y su consecuente caída de ingresos fiscales, las CCAA se han animado a buscar nuevas fuentes de ingreso, lo que ha dado lugar al establecimiento de impuestos autonómicos sobre hechos imponibles cuya materia genérica ya estaba gravada por el Gobierno. Además, la LOFCA indica que si el Gobierno implanta un impuesto ya existente en una Comunidad, esta deberá ser compensada económicamente.

La suma de estos dos aspectos ha generado situaciones caóticas y litigios. Por una parte, el Gobierno, para evitar la multiplicación de tributos autonómicos, ha optado por ‘ocupar’ hechos imponibles, una reacción que el autor del informe considera ‘discutible’. Y, por otra parte, algunas CCAA han actuado apelando a la picaresca, esto es, creando un tributo poco antes de que lo estableciera el Gobierno para poder pedir una compensación económica, tal y como recoge la LOFCA. Este ha sido el caso de la Generalidad de Cataluña con el impuesto sobre depósitos bancarios.

Estos conflictos se extienden a otro tipo de figuras, como son las tasas, que el análisis no entra a valorar, como serían el euro por receta y las tasas judiciales.

El autor rechaza el ‘rearme fiscal sin precedentes’ que han protagonizado las CCAA en los últimos tiempos y que ha llevado al ‘desemantelamiento progresivo e imparable de una financiación basada en el sistema de unión para desembocar en un sistema de separación de ingresos tributarios apenas matizado por aspectos que remiten todavía al sistema de unión’.

Finalmente, el informe propone solventar el desorden actual y las necesidades de financiación de las CCAA transfiriendo a las CCAA algunos tributos que ahora solo son cedidos (como el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, el Impuesto sobre el Patrimonio o la tasa sobre el juego) y ejerciendo desde la Administración General del Estado las medidas de coordinación tributaria que le otorga la Constitución en su artículo 149.1.14.

Temas: , ,

18 Comments en “La disparidad tributaria de las CCAA genera caos fiscal, jurídico y político”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Honorato - Sábado, 1 de junio de 2013 a las 14:45

    El impuesto por respirar, para cuándo.

  2. felix - Sábado, 1 de junio de 2013 a las 15:25

    Claro eso es evidente, los politicos nacionalistas son un reducto de caciques ilustrados que tiran pa’l monte. Un monte provinciano sembrado de enchufes y favores de circulos y pequeños comites en donde se trabaja para expoliar al ciudadano haciendole creer que la nacion recien descubierta Cataluña, Pais Vasco, etc es la via para que todos seamos ricos.Ricos y corruptos se hacen ellos los politicos catalanes por ej. que utilizan el catalan para enriquecerse cada vez mas y robar al ciudadano catalan que paga cada vez mas impuestos para gastarlos en doblajes al catalan de peliculas, embajadas, entidades fascistoides como Omnium o ANC donde se persigue la secesion para cubrir la cutrez de la corrupcion de muchos.

  3. Una opinión más - Sábado, 1 de junio de 2013 a las 15:40

    Desde el punto de vista jurídico la chapuza española no tiene precedentes porque se ha quedado en un punto intermedio por causa de la falta de capacidad profesional de los dirigentes políticos, que juegan a ser expertos y se meten en terreno desconocido para ir haciendo pruebas a costa de los ciudadanos.

    Un verdadero sistema descentralizador y de administración única para cada concepto conlleva la delegación a la Administración Local más próxima al ciudadano, del mismo modo que el sistema centralista conlleva que es el Estado el que responde al ciudadano. En España es imposible descentralizar con más de ocho mil ayuntamientos, es inviable.

    Me llama la atención el impuesto por alojamiento que ha puesto Cataluña, una City Tax que es propia de ciudades europeas como Ámsterdam (en las facturas de hotel viene la city tax que supone en torno al cinco por ciento de la factura), que puede ser bueno para Barcelona pero malo, por ejemplo, para Lérida o San Carlos de la Rápita por lo del efecto frontera y gentes que prefieren irse unos kilómetros más allá para no pagar el impuesto.

    Son muchos los catedráticos de derecho administrativo y tributario que opinan que el sistema español es ruinoso e inviable.

  4. FRAN-BCN - Sábado, 1 de junio de 2013 a las 18:26

    felix – Sábado, 1 de junio de 2013 a las 15:25

    Por favor léete bien el articulo, Habla de España en General (Spain, Spanien, Espagne)

    Y tu sólo despotricas sobre Catalunya? Amigo lástima se te ve el plumero!!!!!!!

  5. bejota - Sábado, 1 de junio de 2013 a las 19:37

    LAS AUTONOMIAS VOTADAS POR MAYORÍA DEBEN SEGUIR ;LAS QUE NO , DEBERIAN PASAR AL GOBIENO CENTRAL SIN TOCAR NI UNA COMA LA LEY PORQUE SON CONCESIONES ADMINISTRATIVAS Y NO LEGÍTIMAS.

  6. La culpa del cafè para todos - Sábado, 1 de junio de 2013 a las 20:02

    Es normal que sea un caos. Es la culpa del café para todos.
    Las comunidades autónomas existen por envidia a Cataluña y Euskadi.
    Los demás regiones nunca han querido autonomía, pero si los catalanes piden, no quieren ser menos. Y si hay autonomía, hay disparidad, claro. Autonomía significa disparidad (leyes propias diferentes en cada gobierno descentralizado). Lo que no tiene sentido es construir autonomías que se rijan por leyes orgánicas superiores o consejos estatales para tutelarlas. Que yo sepa, esto ya no es un estado autonómico, es un fiasco. Autonomía significa que te gobiernas solo, sin tutelas, ni entes superiores que te supervisen en temas territoriales como la educación, la sanidad o los tributos básicos.
    Solo en las naciones históricas se ha reivindicado autonomía.
    Lo que pasa es que el modelo autonómico ya está obsoleto.
    Ahora el tema es la independencia.
    No hay que darle más vueltas.
    España ya está agotada.
    Nadie está contento con el modelo actual.
    Hay que preguntar al pueblo qué quiere. Es el derecho a decidir, ¿les suena?

  7. Lehman Sisters - Sábado, 1 de junio de 2013 a las 20:46

    Algo tan ridículo como el separatismo se vuelve peligroso cuando lo intentan aplicar seriamente .

  8. R. S. - Sábado, 1 de junio de 2013 a las 23:15

    Dos cosas:

    – Primero, reducir el número de autonomías. Castilla, los Países Catalanes, y los Países Vascos están divididos en varias comunidades que tienen poco sentido. A España le bastaría seis comunidades históricas: Galicia, Asturias y León, Castilla, País Vasco, Aragón, y Países Catalanes.

    – Segundo, establecer claramente quién (Estado o comunidad) tiene competencia sobre qué. A partir de allí, el único que puede gravar impuestos sobre algo es el que tiene la competencia. Y si no está bastante claro, lo determina el TC.

  9. Una opinión más - Sábado, 1 de junio de 2013 a las 23:16

    La culpa del cafè para todos – Sábado, 1 de junio de 2013 a las 20:02

    “Las comunidades autónomas existen por envidia a Cataluña y Euskadi”.

    ¿Está seguro de lo que dice o es una frase hecha que hemos oído todos muchas veces y que se termina asumiendo como verdadera cuando no es sino una falsedad?

    ¿De verdad no existían territorios forales con funcionarios propios y competencias propias antes que Cataluña?

    Repase sus datos, por favor. Y nunca se olvide de que Navarra no es Euskadi.

    Ley de 25 de octubre de 1839: El Gobierno, oyendo antes a las provincias Vascongadas y a Navarra, propondrá a las Cortes la MODIFICACIÓN INDISPENSABLE DE LOS FUEROS para conciliarlos con el interés general de la Nación y de la Constitución.
    La Ley 16 de agosto de 1841, llamada Ley Paccionada, aprobaba el convenio firmado entre Pamplona y el Ministerio de la Gobernación, firmado por la Diputación por “hallarlo conforme y arreglado a los intereses particulares del PAÍS que representa y a los generales de la NACIÓN”.

    Las Vascongadas no firmaron convenio alguno y fueron sus fueros eliminados en 1876.

    Hoy en día va a ser imposible quitar a unos la autonomía y a otros no. No creo que riojanos, cántabros, asturianos o murcianos lo permitan, simplemente por agravio comparativo.

    Por cierto, en Navarra jamás nos hemos dedicado a usar la autonomía y los fueros para reclamar independencias, más bien el dinero ha ido a pagar carreteras y funcionarios. Si alguien pretende innovar y hacer que los navarros dejen de tener hacienda propia, que siempre han tenido, habrá que hacer juegos jurídicos malabares porque todo está firmado y pactado desde el siglo XVI entre el Rey, las Cortes y Navarra.

  10. Miquel - Sábado, 1 de junio de 2013 a las 23:56

    Espanyols,… el vostre invent de les Autonomies, per tal de no reconèixer les nacions gallega, catalana i basca, us ha sortit malament. Us en adoneu, no?
    Adéu Espanya, adéu Espoli !

  11. Ángel - Domingo, 2 de junio de 2013 a las 02:45

    El café para todos es la ruina. Un país donde la mitad de la población se concentra en lugares tan pequeños como la comunidad de Madrid y Cataluña no puede tener 18 administraciones. Es que es absurdo de todo punto y cada una con su red clientelar de enchufismo y mamandurrias varias hasta llegar al punto en que en lugares como el nuestro hay partidos capaces de ganar elecciones sólo con que les voten sus enchufados y subvencionados.
    El modelo autonómico es un fracaso consumado, no hay que seguir ahondando en él.

  12. Escarlata - Domingo, 2 de junio de 2013 a las 08:35

    La culpa del cafè para todos .

    La memez de envidias de una regiones a otras por llevar un traje histórico u otro tan solo se puede aplicar a aquel Rey déspota que no soportaba que le dijeran que iba desnudo.

    ¿Desde cuándo hay regiones de un País, en este caso España, que no tengan o hayan tenido una Historia que podrían ensalzar para motivo y deleite de diferenciales de las burocracias administrativas?

    La ingeniería social a través de estas falsas premisas no les ha dado la gana a aplicarlas a ciertas CCAA que son precisamente las que más cumplen con el déficit, exceptuando Murcia.

    Unos por invasivos expansionistas y otros por defenderse con las mismas monedas que a nadie importaban, salvo a los caciques, tienen una sobredeuda descomunal.

    No mezcles los intereses en nombres de Historias rancias con los intereses e igualdades de los contemporáneos cuyo trabajo sea igual en Sevilla que en La Garriga. Estos sí que no notan mayor diferencia en el volumen de impuestos a los que les somete cada globo administrativo con una misma producción personal o jurídica.

    ¡Menudas contradicciones borreguiles teneís los nacionalistas/ casi fanáticos religiosos terráneos! Por un lado abucheaís la Monarquía porque no hay derechos hereditarios por iluminación descendiente, pero por otro lado aplicaís la iluminación absolutista e indiscutible de la herencia de Historia o no.

    Toda España tiene Historia, precisamente la más antigua de Europa. ¿Quieres que reivindiquemos un “hecho diferencial” a la UE por este singular rasgo?

  13. Isabel Pérez - Domingo, 2 de junio de 2013 a las 15:57

    Cuando nos mandan tantos, estamos desgobernados. Ya lo dice el refrán: “Oveja de muchos, la come el lobo”

  14. Isabel Pérez - Domingo, 2 de junio de 2013 a las 16:03

    Reconozco que las Autonomías son un expolio de la clase política contra el bolsillo de todos los españoles y, lo tanto, TODAS deberían ser eliminadas. Dejando de pagar a tanto politicastro y estructuras de pseudosestadillos, se acababa de inmediato la crisis económica y política se podrían crear empleos y, con ese dinero, financiar a las PYMES. ¡Pero claro!, las autonomías son las oficina de empleo de los partidos políticos, y éstos no sabrían donde colocar a tanto vago con carnet del partido.

  15. Manauel González - Domingo, 2 de junio de 2013 a las 16:04

    Reconozco que las Autonomías son un expolio de la clase política contra el bolsillo de todos los españoles y, lo tanto, TODAS deberían ser eliminadas. Dejando de pagar a tanto politicastro y estructuras de pseudosestadillos, se acababa de inmediato la crisis económica y política se podrían crear empleos y, con ese dinero, financiar a las PYMES. ¡Pero claro!, las autonomías son las oficina de empleo de los partidos políticos, y éstos no sabrían donde colocar a tanto vago con carnet del partido.

  16. Cayetano Céspedes Caro - Domingo, 2 de junio de 2013 a las 23:45

    Esto es un cachondeo. Cada año hay que inventarse nuevos impuestos para poder seguir adelante. Parece ser que los que pagan los impuestos, son los únicos que saben como solucionar esta falta de dinero de las arcas públicas. pues bien, volveremos a contárselo, HAY QUE PONER EN LA CALLE A TODOS LOS NOMBRADOS A DEDO Y CERRAR TODAS LAS OFICINAS Y DEPARTAMENTOS CREADOS PARA INSTALAR A FAMILIARES Y AMIGOS. Esto es básicamente lo primero.El segundo paso, bajar los sueldos de los políticos y eliminar el 75% de asesores tanto a nivel Autonómico como central.El tercer paso, Los cambios Constitucionales necesarios que eviten la unificación de los poderes del Estado y los cambios muy necesarios de la ley electoral. En España puede ser político cualquiera, hasta” Gordillo”

  17. dolores - Martes, 4 de junio de 2013 a las 12:07

    El problema es mas de saber repartir y ver lo esencial de donde va ese dinero que de dar mas.
    Todos sabemos que si nos dan 3 pedimos 4 y si nos lo dan seguieremos pidiendo cada vez mas esto pasa en todas las casas y esto es una muy pero muy grande donde se gasta sin reparo.

  18. jumocre - Viernes, 7 de junio de 2013 a las 22:26

    Hay tendencia a pensar que un estado centralizado no es democratico. Pero nadie duda de que Francia es un pais democratico. Propongo copiar la constitucion francesa que es mucho más barata y ha dempstrado que es eficaz.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.