Opinión

Intenciones de ACP

‘Próximamente celebraremos una asamblea y la junta propondrá apostar activamente por la colaboración con los distintos grupos de izquierda que se han creado y crearán, al estilo de la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC), donde resaltan lo importante que les une y no se paran a discutir en flecos que les separan’.

Pedro Fernández
Martes, 4 de junio de 2013 | 09:41

En respuesta a Isidro Carpio

El pasado martes 21 de mayo la asociación Alternativa Ciudadana Progresista (ACP) presentó el libro del periodista político Alfredo Grimaldos titulado Claves de la transición 1973-1986 (para adultos), dentro de un conjunto de actos, actividades y acciones con los que ACP pretende hacer visible una opción social de izquierdas que se oponga nítidamente a esquemas ideológicos tras los cuales se esconde reservar el poder (y una importante desigualdad en la distribución de la renta) a unos colectivos concretos.

La elección del libro del señor Grimaldos pudo ser más o menos acertada y el señor Carpio tiene todo el derecho a no coincidir en los planteamientos ni, por supuesto, en las conclusiones. Vaya de entrada mi agradecimiento, como miembro de la junta de ACP y como presentador del acto, por asistir al evento, así como al resto de asistentes.

Lo importante de este acto (y de esta obra), al igual que el libro de Juan Francisco Martín Seco titulado Contra el euro, que también presentamos hace unas semanas, es hacer presente en nuestra sociedad que existen visiones bastante distintas de las oficiales sobre cómo fueron las cosas o que es lo mejor para el futuro, sin por ello compartir ciegamente cada punto y coma.

Para los miembros de ACP, como para los de Ágora Socialista y otras muchas organizaciones (Frente Cívico, Socialismo 21…), que se han llevado decepciones políticas (traiciones llaman algunos), es que el devenir de los acontecimientos nos ha dado la razón. Son las organizaciones políticas de las que acabamos saliendo las que están equivocadas.

Comentaré mi caso. A los 22 años me adherí a Iniciativa per Catalunya (ICV), hoy presentada en las elecciones bajo la marca ICV-EUiA. En aquel momento, el coordinador general era Rafael Ribó, persona a la que apoyé, aplaudí y defendí durante más de diez años. Ese fue el tiempo que tardé en darme cuenta de que en ICV sobraba catalanismo y faltaba izquierda, aquel establishment encorbatado de buenas palabras no se parecía en nada a aquellos que yo entendía eran de izquierdas. El hijo del secretario de Francesc Cambó y sus más acérrimos ni entendían ni entenderían jamás mi realidad ni la de los de mi barrio, mi clase.

¿Tengo derecho a preguntarme cómo consiguió el señor Ribó llegar a secretario general del PSUC y si tuvo ayuda de elementos ajenos al partido? Creo que, visto en lo que ha acabado el PSUC y visto el enorme peso que tenían los cuatro gatos de Nacionalistes d’Esquerres en ICV, no es absurdo pensar que no todo el trigo era limpio. Evidentemente, el ascenso a la Secretaría General se hizo siguiendo los cauces democráticos establecidos, así como la fusión en ICV y la conversión del PSUC en decorativa fundación, por lo que varios miles -incluido yo- podíamos estar totalmente equivocados aunque, lo más probable, es que en las dos opciones haya parte de verdad.

Pero la trayectoria de ICV, como se encargó de señalar Joaquín Leguina en el acto de Ágora Socialista del pasado viernes 24, no es única. Alguna coincidencia con lo antes expuesto habrá en la pérdida de 700.000 votos sufrida por el PSC desde la primera victoria de Pasqual Maragall a la actualidad. ¿No se han preguntado nunca los miembros de Ágora Socialista como es que Barcelona ha tenido a los obreros alcaldes Serra, Maragall, Clos y Hereu? Sin duda, nada que ver con el actual, el derechista Trias.

En definitiva, en ACP no estamos exentos de errores pero ni somos ni invitamos a rencorosos izquierdistas ácratas. Es más, próximamente celebraremos una asamblea y la junta propondrá apostar activamente por la colaboración con los distintos grupos de izquierda que se han creado y crearán, al estilo de la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC), donde resaltan lo importante que les une y no se paran a discutir en flecos que les separan.

Pedro Fernández Herrero es economista y miembro de la junta directiva de Alternativa Ciudadana Progresista

Temas: , ,

8 Comments en “Intenciones de ACP”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Antonio-F. Ordóñez - Martes, 4 de junio de 2013 a las 10:02

    Tras la traición de IU -a la que algunos llaman ya, jocosamente, “Izquierda Hundida” (véase, por ejemplo, el artículo “Traición de Izquierda Unida a los trabajadores españoles” http://izquierdahispanica.org/2013/....espanoles/)- que ha supuesto su adhesión a la propuesta burguesa y discriminatoria del “derecho a decidir” del nacionalismo catalán, los miembros de Alternativa Ciudadana Progresista (ACP), trabajamos más que nunca por la unidad de la izquierda no nacionalista en Cataluña, a través de la Coordinadora de Agrupaciones Socialistas Autónomas (CASA).

    Buen artículo de Pedro Fernández, que sólo hace que recoger la línea que sigue ACP en la actualidad y a la que se dedica en cuerpo y alma.

  2. pepe castellano - Martes, 4 de junio de 2013 a las 10:52

    Querido Pedro!

    Te aseguro que reflexionaré (todos hemos de hacerlo) sobre los contenidos de tu artículo. Mientras tanto, unas palabras para asegurarte que las gentes de Ágora Socialista desde su fundación hace quince años y muchos de sus miembros, no solo nos habíamos preguntado que pintaban esos alcaldes (y otros más) al frente de las candidaturas socialistas sino que, además, nos habíamos opuesto desde dentro y hacia el exterior del partido, contra personajes de ese tipo y otros de la izquierda caviar, planteamientos y discrepancias enfrentados a la dirección que en los socialistas es frecuente porque los “aparatos” han tenido siempre muchas dificultades para practicar lo que en otro tipo de organizaciones camuflan y justifican como “autoexclusión.

    Un abrazo.

  3. Delendus est PSC - Martes, 4 de junio de 2013 a las 12:48

    La cooptación de líderes de la burguesía para encabezar partidos obreros en la Transición debe ser una de las estrategias más suicidas de la historia política. Todo ellos procedentes de familias franquistas, reconvertidos en nacionalistas, al servicio de un programa político ajeno a sus votantes. Han empleado una estrategia de entrismo para conjurar el peligro “lerrosuxista”, decían, y aborregar a la clase obrera, destruyendo su cultura. Hace cien años, junto al catalanismo, había una cultura obrera, republicana, marxista o libertaria, de la que no ha quedado rastro tras 30 añosde nacionalcatolicismo y otros treinta de pujolismo. Pero la culpa ha sido de las mismas organizaciones que debieron velar por ese legado y se han dedicado a hacer nocucentismo con tintes socialdemócratas.

  4. Isidro Carpio - Martes, 4 de junio de 2013 a las 13:15

    Apreciado Pedro:

    Aunque sea por cortesia,ya que me mencionas en tu articulo,te diré que no cabe ninguna duda al respecto del trabajo que viene realizando Alternativa Progresista Ciudadana,que es muy loable.
    Ahora bien,el que nuestras nuestras conferencias sean plurales,como tu muy bien dices,no tienen que ser del gusto y muchos menos compartir determinados argumentos,maxime como es el caso,el de la Transición ya que muchos de nosotros formamos parte de esa Transición y de las ganas de libertad,inexistente en aquella epoca.

    Seguramente hubo errores,no digo que no,pero de ahí a tratarla de “ilegal” va un gran trecho y sobretodo si esa es la idea que se pretende inculcar en nuestros jovenes.
    Mira a la otra conferencia a la que aludes la de Juan Francisco Martín Seco “Contra el Euro” me parecio muy oportuna y hasta pedagogica para la izquierda.
    Mi articulo publicado en este periodico sobre la Transición,pretendia dar otra versión,y que no es oficialista,sino la realidad como yo contemple aquella epoca,y por tanto muy distinta a la de Grimaldos.
    Lo importante es que aquellos que trabajamos,por aquello que yo llamo la” Izquierda Real” basada en el analisis, alejada del oportunismo politico y preocupada por el bienestar de las clases mas desfavorecidas,podamos seguir,aunque desde la discrepancia,trabajando por una sociedad más justa,más igualitaria y libre de imposiciones por gobiernos neoliberales,asi como de dogmatismos.
    Un abrazo amigo Pedro.

  5. Topo - Martes, 4 de junio de 2013 a las 15:03

    Delendus est PSC – Martes, 4 de junio de 2013 a las 12:48

    Que gran verdad dices con el párrafo: “Hace cien años, junto al catalanismo, había una cultura obrera, republicana, marxista o libertaria, de la que no ha quedado rastro tras 30 añosde nacionalcatolicismo y otros treinta de pujolismo. Pero la culpa ha sido de las mismas organizaciones que debieron velar por ese legado y se han dedicado a hacer nocucentismo con tintes socialdemócratas”

    La Cataluña Real, la que era plural y obrera ha sido enterrada y desterrada de la historia para vender una imagen de los catalanes como trabajadores que trabajan sin quejarse…

    El problema, es que no hay partidos realmente obreros, porque en sus cúpulas no están estos obreros que son los que ven los problemas cotidianos.

    Suerte, que mediante internet empieza a conocerse la verdadera historia de la Cataluña y España obrera, y empiezan a crearse cooperativas sociales (de consumo, de servicios, de seguros, de sanidad, de educación…) que son el gérmen de la recuperación de esa memoria excluida por el oficialismo de un lado y del otro.

    Salut!

  6. Lehman Sisters - Miércoles, 5 de junio de 2013 a las 19:29

    Votad a C´s , os saldrá más barato , no perderéis tiempo con reuniones progres y estaréis en contacto con gente de derechas que en este país siempre es bueno debido a la paranoia del comunismo , es triste decirlo pero aún queda gentecilla ridícula que anhela el fracaso de la unión soviética , Sánchez Gordillo , Oriol Junqueras , Willy Toledo …

  7. Manuel I. Cabezas - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 13:18

    Estimado compañero de fatigas Pedro,

    · Te confieso que, desde hace ya varios años, no soy sensible ni receptivo a los discursos partidistas. Tu texto y los comentarios que le siguen me producen la misma impresión: a pesar de que tu objetivo sea “HACER VISIBLE UNA OPCIÓN SOCIAL DE IZQUIERDAS”, esto me parece trasnochado.

    · Como sabes muy bien soy seguidor y practicante de la doctrina de la HONESTIDAD RADICAL y lo políticamente correcto no me interesa, ya que no conduce a nada ni a ningún sitio. “Izquierdas, derechas, centristas, …”: parole, parole, soltanto parole. Como reza el lema del ayuntamiento de Cerdanyola, “FACTA, NON VERBA”.

    · Tu texto y los comentarios que le siguen me han traido a las mientes una frase que leí, en la palza de Cataluña, cuando lo del 15M: “NO SOMOS DE IZQUIERDAS NI DE DERECHAS. SOMOS DE LOS DE ABAJO Y VAMOS A POR LOS DE ARRIBA, SEAN DE DERECHAS O DE IZQUIERDAS”.

    Un abrazo, Pedro,

    Manuel I. Cabezas
    http://www.honrad.blogspot.com

  8. Antonio-F. Ordóñez - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 20:45

    Manuel I. Cabezas,

    Conozco tu punto de vista desde que te conozco, sabes que te respeto y admiro tus conocimientos que tan bien has expresado, incluso, en este digital; sin embargo, no comparto tu opinión de la inexistencia de izquierdas y derechas.

    ¿No existe diferencias, por ejemplo, entre el tratamiento que de la crisis ofrecen las políticas neoliberales que se imponen en toda Europa, también en España, respecto a las alternativas que ofrece, por ejemplo, el Pr. Vicenç Navarro?

    Te recomiendo que veas este video de su participación en el programa Singulars de Canal 33 el otro día: http://www.alternativaciudadana.es/....38;lang=es

    Llamalo elegir entre el progreso de unos pocos y el progreso de la mayoría; pero, exitir existe.

    ¿O es admisible, por ejemplo, que según datos oficiales de la Generalitat más de 28.000 niños en la ciudad de Barcelona presenten indicios de malnutrición evidente? A la vez, la propia Generalitat ha echado a la calle a más de 5.000 funcionarios; sin embargo, a aumentado el número de directivos… ¿Seguimos?

    Un abrazo.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.