Cataluña

El PSC sigue buscándose entre el independentismo y el unionismo, según sea en Gerona o en Hospitalet

Nadie habla claramente de ruptura interna pero a nadie le sorprendería, en el seno del PSC, que antes de dividirse (más) la sociedad catalana se partiera en dos -habría que ver en qué porcentajes- el único partido que ha sido alternativa a CiU en Cataluña. Defender cosas antagónicas a tan solo 100 kilómetros de distancia no suele dar buenos resultados.

Alejandro Tercero
Jueves, 6 de junio de 2013 | 13:02
Cartel del PSC en las calles de San Feliu de Llobregat defendiendo el 'no' a la independencia en caso de que se celebre un referendo secesionista (foto: Joan Foguet / Twitter).

Cartel del PSC en las calles de San Feliu de Llobregat defendiendo el ‘no’ a la independencia en caso de que se celebre un referendo secesionista (foto: Joan Foguet / Twitter).

El debate interno en el PSC no es que esté abierto sino que no tiene aires de que se vaya a cerrar a gusto de todos. En marzo pasado, por ejemplo, dirigentes del cinturón metropolitano de Barcelona pusieron en marcha la Plataforma de Reconstrucción Socialista para, entre otras cosas, alertar de la ‘fractura cívica, política, social y cultural de la deriva independentista liderada por CiU y ERC’.

Tal es la desorientación, que hace diez días la agrupación local de Hospitalet de Llobregat -donde el PSC ostenta la alcaldía desde la recuperación de la democracia- se vio obligada a repartir folletos para recordar que ‘el PSC no está a favor de la independencia’, aunque no rechazan celebrar un referendo secesionista. Una campaña que también ha secundado la agrupación local de San Feliu de Llobregat.

La respuesta del sector nacionalista del partido (encabezado por los Geli, Bosch, Badia y Font, entre otros) se produjo en forma de declaración, advirtiendo de que ‘federalismo no es unionismo’ y defendiendo que ‘si la solución federal fuese invalidada y, así, también la viabilidad de un pacto Cataluña-España, […] para los federalistas, toda opción democrática contra el statu quo impuesto sería legítima y coherente’.

El propio Joaquim Nadal, ex presidente del PSC en el Parlamento autonómico, también ha querido dejar clara su posición. “A alguien del PSC le molesta que yo diga ahora que en una consulta yo votaría a favor de la independencia [de Cataluña], digámoslo claro y que quede aclarada cualquier duda”, señaló la semana pasada durante una tertulia radiofónica.

“Combatir” el “discurso insolidario”

Este lunes, la alcaldesa de Malgrat de Mar (Barcelona), Conxita Campoy, ha lanzado un nuevo alegato antiindependentista desde las páginas de El Periódico en forma de carta abierta a Artur Mas.

‘¿Quiere que le diga una cosa señor presidente [autonómico]? A mi me importa muy poco lo que pasó hace 300 años [en referencia a los actos de conmemoración del 11 de septiembre de 1714]. […] Tiene que saber que Cataluña también es mía y sobre todo es del pueblo de Cataluña, de toda su gente. Y que no quiero la independencia ni perder el tiempo mientras uno solo de nosotros pase necesidades’, ha señalado la alcaldesa.

El mismo día, el director de la escuela de formación del PSC Xavier Soto y miembro del Consejo Nacional del partido, Francesc Xavier Marín, durante su intervención en el Consejo de la Federación de Hospitalet, ha realizado un contundente alegato contra las tentaciones secesionistas de algunos sectores del partido (sobre todo de Gerona), y ha hecho un llamamiento a “combatir” el “discurso insolidario” y la actitud “segregacionista” y “etnicista” de los partidos nacionalistas “con nuestro discurso solidario en internacionalista”.

La preocupación en las filas socialistas es una realidad incuestionable, conscientes de que están transmitiendo a la ciudadanía un mensaje confuso que, según todas las encuestas, está aprovechando Ciudadanos para crecer a su costa. La cuestión clave es si están a tiempo de rectificar, o, quizás, simplemente, si quieren rectificar.

¿Ambigüedad calculada?

La ambigüedad con la que el PSC viene respondiendo a la deriva secesionista de CiU ha dejado descolocados a buena parte de sus simpatizantes, y muchos de sus dirigentes son conscientes ello.

El argumento de que el partido es el más representativo de la realidad catalana (acogiendo en sus filas a autonomistas, federalistas, nacionalistas e independentistas) no parece que esté calando entre sus potenciales votantes, especialmente en un momento en el que la ciudadanía exige a los políticos posicionamientos claros y explícitos.

Cada día son más frecuentes e intensos los episodios que demuestran la falta de cohesión interna del PSC, y de este con el PSOE -del que, teóricamente, son su marca blanca en Cataluña-.

Diferencias insalvables

Al terremoto generado por los cinco diputados autonómicos disidentes que rechazaron oponerse a la declaración secesionista promovida por CiU, ERC e ICV-EUiA en el Parlamento autonómico el pasado 23 de enero, le han seguido otros capítulos no menos desconcertantes. En las semanas siguientes, diversas agrupaciones locales socialistas se sumaron al motín interno, especialmente en la provincia de Gerona.

La respuesta de la dirección del partido, lejos de aclarar las cosas, solo sirvió para producir más incertidumbre: decidió desmarcarse del PSOE en el Congreso y apoyar dos mociones (una de CiU y otra de ICV-EUiA) defendiendo que el pueblo español no es soberano; un planteamiento que repitió el 13 de marzo en la Cámara autonómica, promoviendo una resolución para celebrar un referendo secesionista en Cataluña, que daba alas al proyecto rupturista de Artur Mas.

La participación del PSC en la reunión sobre el ‘derecho a decidir’ convocada por Mas el pasado 6 de mayo -en realidad, un acto propagandístico de los partidos independentistas- hizo que algunos dirigentes socialistas, tanto a nivel nacional como autonómico, dijesen basta. La propia Carme Chacón advirtió públicamente al líder de los socialistas catalanes, Pere Navarro, de que estaba siendo cómplice del plan secesionista de CiU y ERC. “Me has atado de pies y manos. Dirán que he sucumbido al españolismo”, respondió Navarro, más preocupado por distanciarse de PP y Ciudadanos que de los partidos nacionalistas.

La negociación de un nuevo protocolo de relación con el PSOE y la propuesta de reforma constitucional federal solo está sirviendo para dejar patentes las cada vez más insalvables diferencias entre ambos partidos. El PSC pretende dejar al PSOE sin influencia en Cataluña, pero quiere conseguir tener libertad absoluta en las Cortes Generales (algo que, por otra parte, ya ocurre en el Senado).

“Una oferta propia en Cataluña”

En cuanto a la propuesta de reforma constitucional federal, desde el PSOE ya han dejado muy claro que hay cuatro puntos que no aceptan: la definición de España como un Estado ‘plurinacional’; la referencia a la posibilidad de celebrar ‘consultas de carácter territorializado’; el ‘principio de ordinalidad’ como requisito para el sistema de financiación autonómica; y el establecimiento de los tribunales superiores de justicia autonómicos como última instancia judicial.

Más allá de las cuestiones lingüísticas (en este ámbito, PSOE y PSC están de acuerdo en mantener la prohibición del bilingüismo en las escuelas públicas de Cataluña), la insistencia del PSC por celebrar un referendo secesionista en Cataluña “legal” y “pactado” con el Gobierno no ayuda a encauzar las relaciones entre ambas formaciones, y el hartazgo en las filas del PSOE empieza a ser patente. Basta con escuchar las declaraciones del ex vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra para constatarlo, quien ha llegado a circunscribir al PSC en el “nacionalismo orgánico catalán” y que este lunes no descartaba una ruptura definitiva:

“Hay un partido que repite insistentemente que es diferente, que es otro partido, y eso no es lo que era. Si, realmente, eso lo llevan al límite, probablemente el PSOE tendrá que plantearse si hacer una oferta propia en Cataluña”.

Temas: , , ,

24 Comments en “El PSC sigue buscándose entre el independentismo y el unionismo, según sea en Gerona o en Hospitalet”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Yomismo - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 13:34

    Resultado los votantes más españolistas del PSC votarán a Ciudadanos y los más separatistas a ERC y tres cuartos de lo mismo con ICV si queda alguno españolista votará a Ciudadanos o a UPyD y los más separatistas votarán a la CUP, como consecuencia de hacer el juego al separatismo el PSC pasará a ser la 5ª fuerza de Cataluña tras CiU, ERC, PP y Ciudadanos e ICV quedará como 7ª fuerza en el parlamento catalán superada hasta por la CUP.

  2. Fagot - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 13:41

    Dicen los sabios que aquellos que siguen el camino de otro, nunca llegarán más lejos que su predecesor.

    El primero en dividir a los suyos con este tema fue CIU (su pérdida de escaños fue más que significativa, por muchos paños de lágrimas que se quisieran buscar en los votos de ERC). Ovbiamente, CIU va un paso por delante del PSC, mientras ellos tienen un malo al que culpar de la disensión interna (Duran y Unio) el PSC no lo tiene (porque se le cayó lo de PSOE de detrás).

    Obviamente, la dicotomía de CIU fue un invento muy calculado de Pujol, que quería tener un partido capaz de decir blanco donde gustase el blanco, negro donde gustase el negro y gris donde gustase el gris achacando sus contradicciones al peso que en determinados territorios tenía una u otra parte de la coalición.

    Pujol, que se inventó esto sabiendo que lo que desequilibra en realidad el que se gobierne o no la gene es la provincia de Barcelona (no independentista) sabe y muy bien (porque lo ha comprovado en las últimas aotunómicas) que el discurso “provinciano” le ayudaba a tener un mínimo de escaños y Maragall le siguió sin tener nada claro que Barcelona le iba a dar la espalda cuando enseñara la patita. No supo ver que la marca PSC-PSOE, ahora hubiera ayudado al partido a bregar echando las culpas a que eso era una coalición.

    Moraleja, se metio en la guerra del “yo soy más que tú” para ataer raicales, pero el truco de Pujol simepre estuvo en atraer radicales donde ralmente no pesaban nada, y moderados en donde en realidad pesaban. el PSC-PSOE está atrayendo radicales en donde no pesan, y perdiendo a la vez radicales y moerados en donde los radicales son tu base y pesan mucho los moderados. Por eso el PSC desaprecerá del mapa ante que CIU y por eso CIU va a durar 4 años más que le PSC, si no, al tiempo.

  3. ANS. HISPANO. - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 13:53

    EL ARANCEL CAMBÓ,
    PARA CONOCIMIENTO DE PSC/PSOE
    Y DEMÁS VARIEDADES HORTOFRUTÍCULAS,
    NO COMESTIBLES.

    Es necesario dar a conocer algo de lo mucho que España hizo por Cataluña,
    más que nada, porque los tiempos que vivimos, y más aún los que se avecinan,
    van en sentido contrario.

    Hoy no se habla más que de “balanzas fiscales” y “aportaciones de Cataluña
    al Estado”, como si en lugar de aportar los ciudadanos a través de sus impuestos,
    lo hiciesen las regiones, cosa completamente incierta.
    Pero como vivimos en el mundo de la falacia, es permisible todo lo que contribuya
    a dar la impresión de que Cataluña ha estado esquilmada, hasta ahora, por
    el resto de España.

    Es necesario que expliquemos por qué hay la presión que existe para que
    se apruebe el estatuto catalán, que está en vísperas, lo que permitirá, entre
    otras cosas, una relación privilegiada en el aspecto económico de Cataluña
    con el “resto” del Estado que va quedando.

    Esta exigencia tiene su orígen en que las élites catalanas siempre han envidiado
    el privilegiado “concierto” y “cupo” vasconavarro, que les permite recaudar
    a ellos los tributos, y pagar al Estado un raquítico 10% de lo recogido,
    al tiempo que se benefician de los servicios generales del Estado-como la
    Seguridad Social, por ejemplo, sin “rascar” un solo euro de la bolsa.

    Naturalmente, los catalanes se dijeron…”pues nosotros también”.
    Y todo ha sido rapiñar fondos del Estado luchando con los Gobiernos centrales,
    hasta que llegó Zapatero, en que la cosa ya comenzó a marchar cuesta abajo.

    Conviene señalar que Cataluña nunca buscó la reparación de la desigual injusticia
    que se tolera hacia Vascongadas y Navarra, sino extenderla hacia sí misma,
    y pasar a tener una relación privilegiada con el Estado al igual que aquellas.
    En la Transición se pudo haber aprovechado para igualar a todas las provincias,
    porque si se trataba de comenzar de nuevo, ningún sentido tenía partir del privilegio
    injustificable de unas regiones sobre otras. No se hizo así, y se creó una Constitución
    con un título VIII, que lleva en sí el germen del desventramiento del Estado, que ya
    se aproxima, de la mano de la señora Casas-pro separatista-y sus cuates del TC.

    Pero ahora cumple señalar la forma en que Cataluña se ha beneficiado, largo y tendido
    del resto de España, sin reconocerlo y aún negándolo, que tiene su recochineo. Y a tal efecto, dedicaremos las siguientes líneas.

    Como región industrial puntera de España, Cataluña siempre obtuvo un trato favorable para la comercialización de sus productos en el mercado interior. Ya he relatado en nota
    anterior algunas de las características del beneficio catalán en cuanto a la “colocación”
    de su producción y la ayuda estatal en tal empeño.

    Desde 1737, se ha dotado a las hilaturas catalanas de un régimen de monopolio
    en cuanto al aprovechamiento del mercado español. Ojo, porque en la época que
    citamos, el mercado abarcaba Hispanoamérica y Filipinas, aparte de las Marianas
    las Palao y otras dependencias menores del Pacífico. Tremendo mercado.

    Fué precísamente la pérdida del “jugosísimo” mercado “ultramarino”, cuyo monopolio
    textil disfrutaban los tejedores catalanes, lo que produjo la irritación supine en el
    patriciado catalán por la anulación de un enorme porcentaje de su production que
    ahora habrían de reducir forzosamente. Allí comenzó a alborear el
    “nacionalismo independentista catalán”. Por causa del vil metal, como siempre
    Y esto es así, porque las grandes burguesías no tienen más patria que la bolsa.

    Cuando llegó el siglo XX, Cataluña había seguido monopolizando el mercado interno
    español-ya muy reducido, como acabamos de ver-y se había acostumbrado a trabajar
    en régimen de monopolio, con lo cual su competitividad de cara al exterior se habia
    reducido mucho. No tanto en cuanto a la calidad de las telas, sino en cuanto a
    los costes de producción y comercialización. Por eso, el Gobierno español,
    acosado por los gastos de la recientemente disputada y perdida guerra hispano-norteamericana, decidió en 1912, liberalizar el mercado con el fin de no mantener
    compromisos exclusivos con las diversas producciones españolas y dejar que se
    desenvolviesen en el mercado interno en régimen de libre competencia.

    Los catalanes pusieron el grito en el cielo. No estaban acostumbrados a competir
    en mercado abierto y estimaban que el mercado español debería pertenecerles
    en exclusiva, como hasta la fecha había ocurrido. Lo que dió lugar a una
    exacerbación del independentismo, y a la constante remisión a Madrid de las
    correspondientes “comisiones” de fabricantes para “arreglar” el asunto catalán.

    Hubo otro efecto más feo, que dió lugar al comienzo del pistolerismo catalán,
    con las luchas entre las organizaciones sindicales y patronales, que decidieron
    usar el despido masivo de obreros de los telares como medio de presión ante
    Madrid, con objeto de volver a disfrutar de un mercado “cautivo” para su producción

    Esto se vió confirmado por la participación-en un primer momento-de la burguesia
    fabricante en la Huelga General de 1917, a instancias del señor Cambó, que
    en aquellos momentos era un ferviente independentista. Luego, acabaría como
    partidario de Franco…qué vueltas da el mundo…¿a que sí?

    El caso es que, como ha sucedido siempre, se acabó atendiendo a las peticiones
    catalanas, y se aplicó un ARANCEL, no menos del 36%-una auténtica salvajada-
    para todas las hilaturas que tratasen de competir en el mercado español…que
    con semejante recargo no podían competir con los productos catalanes. Volvieron
    a adueñarse del mercado patrio, claro está. Así cualquiera.

    Dicho ARANCEL, imjplantado a sugerencia de Cambó en 1922, se mantuvo en vigor,
    ininterrumpidamente, hasta 1960. En dicha fecha fué abolido para, entre otros
    efectos benéficos, permitir el crecimiento industrial en el resto del país.

    De modo que los polos industriales dejaron de estar reducidos a Vascongadas
    y Cataluña, y se desarrolaron industrias en lugares como Pontevedra, Asturias,
    Cádiz, Navarra, Tarragona, Madrid, Santander, ctc…Pero debe quedar constancia
    que consiguieron lo que pretendían, que no era sino la continuidad de
    la política comercial desde antes de Fernando VII hasta la reseñada fecha de 1960,
    con la exígua excepción de los años que discurren entre 1913-1922.

    Verdad es que a Cataluña, dada la prosperidad de los años siguientes, y el ventajoso
    cambio de nuestra peseta, le permitían exportar al exterior un volumen no inferior
    al 46% de su producción. El resto lo tenían asegurado en el mercado interior.

    Con razón los dorados años sesenta fueron los del “milagro español”, con un
    cremiento exponencial del PIB entre un 6-7%, cuando Europa crecía a razón de
    un 4-6%. Gracias al Plan de Estabilización de 1959, se abandonó la práctica
    autárquica, lo que benefició nuestro desarrollo económico de manera singular.
    Y fueron las regiones industrializadas como Cataluña y Vascongadas, las más
    beneficiadas y consideradas, los “motores” de nuestro desarrollo.

    Motores, cierto, pero con la inversión y apoyo del resto de España y de sus
    Gobiernos de cualquier época desde Carlos III. Que ahora, en medio de su egoísmo,
    se olvidan de recordar. Y con un Presidente desconocedor de nuestra Historia,
    aparte de dogmático, radical y sectario…lo tienen a huevo, dicho sea con perdón.
    Que se vaya sabiendo…

  4. Luis - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 13:55

    DE QUE UNIÓN ME ESTÁN HABLANDO , EN EL FONDO LOS DE GERONA LO QUE ESTÁN PIDIENDO ES QUE EN LAS POBLACIONES DÓNDE SALGA NEGATIVA , NOS QUEDAMOS EN ESPAÑA QUE ES DONDE ESTAMOS AHORA MISMO Y SI LOS DE GERONA QUIEREN ANDAR SOLOS , YA VOLVERÁN , QUE LAS ANCHOAS NO DAN PARA MUCHO

  5. Ramon - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 14:04

    El nombre real y completo del llamado PSC es PSC(PSC-PSOE), un apelativo lo suficientemente complicado como para revelar mas allá de cualquier duda que para constituir un partido “único” del socialismo en Cataluña hubo que hacer muchos equilibrios. Otro tanto podríamos decir de CiU, donde la discrepancia entre UDC i CDC ha sido incluso mas fuerte que en el PSC(PSC-PSOE), lo que convieerte al invento en algo mas bien problematico.
    Ambos engendros se han mantenido porque han funcionado, el del PSOE en las elecciiones generales y el de CiU en las autonomicas. Ahora, cuando las posiciones en el tema central que durante tantos años ha sido innombrable, el de España, se tienen que plantear a las claras, la heterogeneidad de ambas “asociaciones electorales”, que otra cosa no son, se pone de manifiesto. El PSC(PSC-PSOE) esta condenado a la escision, y esta perjudiacara electoralmente tanto a unos como a otros y probablemente el socialismo, ideologicamente caduco, acabara siendo residual en Cataluña. El caso de CiU es distinto, CDC puede andar sola e incluso recuperar el voto perdido solo haciendo lo que hay que hacer para ganar mas credibilidad independentista (el voto perdido por CiU no fue al PP sino a ERC) i UDC, que nunca ha sido mas que el partido instrumental de una elite barcelonoesa, simplememente desaparecera y sus votos se repartiran entre CDC (creo que la mayoria) y el PP.
    El nuevo mapa electoral esta a la vista, y hara que las sacudidas experiementadas hasta ahora sean solo eso, sacudidas. Lo que viene es mas fuerte.

  6. Pau - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 14:09

    En mi opinión lo que pueda ya decir el PSC es irrelevante. A estas alturas….

    Sólo queda C’s o que el PSOE se presente en esta comunidad autónoma.

  7. Joja - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 14:17

    El PSC es un partido zombie, pero como todavía anda, camina y tiene cargos públicos cree que sigue vivo. Realmente es un partido nacionalista pero como depende de los votos que le “presta” el PSOE tiene que guardar las formas. Si es como creo esa minoría de militantes nacionalistas no estan apenas respaldados por votantes pero no hay manera, una y otra vez la dirección del PSC cede ante esa minoría, y una otra vez el PSC pierde votos. Por favor dejad que muera el PSC no tiene sentido. Cuando el PSOE recapacite un poco y se dé cuenta del daño que le está haciendo el PSC a nivel nacional se acabará todo, el fin está próximo y el zombie ya tiene un francotirador apuntando a la cabeza.

  8. enrique - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 14:24

    Pues lo mismo que desde su fundación: por más que se busca no se encuentra. Es más, ni siquiera se le espera. Al menos eso es lo que piensan la mayoría de socialistas en particular y los españoles en general.

  9. Antonio-F. Ordóñez - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 14:31

    De hecho el PSC está roto y, a su vez, el PSOE debe romper con su sucursal catalana. Los peores tiempos para el socialismo catalán y, como consecuencia, de ello del español.

    Es necesaria una refundación que lleva, irremediameblemente, por subrayar que la soberanía nacional reside en el pueblo español.

  10. Pablito - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 14:37

    Las distintas alternativas ideológicas que está presentando el PSC, dan pie sin caer en la exageración de haber perdido todos ellos el norte. Sus propias contradicciones, ofrecen una pantalla fragmentada, donde no sabes con qué imagen quedarte. Necesitan con urgencia una catarsis. Pero también necesitan y quizá con más urgencia dejar de pavonearse del ridículo que están haciendo.
    Que carecen de responsabilidad sus mandos es notorio, pero además en un sistema piramidal como están constituidos como formación política, necesitan urgentemente obedecer las normas que marca la dirección en lugar de gallinear de forma obscena y grotesca, en loca competición haber quien dice la tontería más incurrente.
    Es cierto y lamentable que Navarro vale en la dirección de PSC menos que un cero a la izquierda. Es una hornacina en una torre donde hay campana pero no tiene badajo. Es tan ridícula y lamentable su situación que hasta despierta vergüenza ajena.

  11. Erasmus 1989 - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 15:18

    POSICIÓN OFICIAL DEL PSC ANTE LA SECESIÓN

    Las campañas contrarias a la secesión de Cataluña emprendidas por determinados ayuntamientos catalanes regidos por el PSC (como Hospitalet de Llobregat, la 2ª ciudad por población de Cataluña, o San Feliú de Llobregat), que se corresponden en el plano municipal con las campañas de propaganda secesionista que realizan otros ayuntamientos de diferente signo político, o la agrupación ACM (Agrupación Catalana de Municipios), han encendido una polémica política y sido contestadas por algunos militantes del PSC. Ello actualiza el debate sobre la posición del PSC ante el nacionalismo y la secesión.

    La posición oficial del PSC es la que expresa la dirección del partido, o individualmente su presidente y portavoz principal Pere Navarro. El PSC es una fuerza constitucionalista, defensora de la legalidad democrática, que se reafirmó como tal al votar ‘no’ a la “Declaración de soberanía de Cataluña” aprobada el pasado 23 de Enero por el Parlamento Autonómico con los votos favorables de CiU, ERC, CUP e ICV, que ha sido suspendida por el Tribunal Constitucional.

    El PSC se declara no nacionalista. Su posición oficial ante la pugna contraria de su minoría de militantes pro nacionalistas es que proclamarse nacionalista o partidario de la secesión de Cataluña es incompatible con la pertenencia al PSC. Tal posición oficial se resume como sigue:

    ‘Quien quiera un partido de izquierda y nacionalista ya tiene a ERC. Y si además es antisistema tiene a CUP’.

    Todo anuncia que el sector pro nacionalista del PSC acabará abandonado ese partido o siendo expulsado del mismo.

    De mi blog, hoy, http://erasmus1989.blogspot.com.es/....te-el.html

  12. putrefactoasis - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 15:29

    El PSC esta hundido. Pierde votantes por todas partes. Segun Fuentes del propio partido, si hubiesen elecciones catalanas, sería una hecatombe para ellos, entre 10-12 escaños. En cambio C’s esta en los 16-17, hace tiempo que hizo el sorpasso. Y cada dia que pasa, antigues votantes socialistas se pasan a C’s. PSC=RIP. Partido en descomposición

  13. pedro - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 16:17

    Muy bien sociatas seguir así!!!!!! más votos para CIUTADANS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!11

  14. Pasaba por aquí. - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 16:51

    El PSC cree que puede seguir nadando en la política catalana escabullendose en la ambiguedad de siempre, con una mano doy y con la otra quito, craso error, esos tiempos han pasado. Va a resultarles imposible seguir llevando del ronzal a sus votantes, por que de repente estos tienen otra opción de izquierdas, progresista y liberal como C´s, que se acredita todos los dias con un mensaje claro y una acción política diaria que les avála.
    Ahora el electorado puede comparar y en esa comparacion el PSC queda muy mal parado y por lo que siempre ha sido, un colaborador imprescindible de la centenária aristocrácia nacionalista y los asilvestrados salvapátrias de ERC. Una história pasada, al menos a partir de ahora que no estorben.

  15. Juan Pérez - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 17:04

    La carta abierta de Conxita Campoy, al menos en el párrafo escogido, la suscribo íntegramente, y ese enfrentamiento a cara de perro al discurso xenófobo del secesionismo catalán, al discurso de capitalismo rancio de “propietario de la finca catalana” con el consiguiente “reservado el derecho de admisión” me ha parecido valiente y oportuno. ¡Ya era hora! Si el escepticismo, que no los años, no me hubiera roto tantas ilusiones, diría que esa carta es vehículo de nobles ideales que podría compartir con la redactora. Como soy gato viejo y escaldado, creo que se da un movimiento de salvar la poltrona por parte de profesionales de política que le están viendo las únicas orejas que temen del lobo: perder el cargo. No creo que, a estas alturas, la pertenencia al psC, tal y como Navarro lo gestiona, les sirva para mantenerlo. O mucho e equivoco o el PSOE toma cartas en el asunto y va tener un agujero negro de votos que no lo va a conocer, de aquí a 4 años, ni el abuelo que lo fundó. Ahora se despiertan quienes han descubierto que socialismo, quiere decir sociedad, no patria ni nación, y que, de haberlas, solo hay dos patrias: la del capital y la de los desposeídos, y que han de optar por una de ellas. Eso de “gestores del capitalismo” se lo creyeron y, al final, han venido los auténticos y se han quedad con la gestoría. Pues lo mismo con el nacionalismo, ¿para qué quieren neoestatistas federalistas habiendo secesionistas pata negra -y no me refiero a la higiene, que conste…- al doblar la esquina?
    Parece mentira, pero, después de muchos años como observador de la política, y como practicante durante algunos de ellos, la única conclusión a la que llego es que la inercia y la soberbia son los tótems de quienes tienen poder político. Mira que se les avisa de que viene el lobo, pero nada, que no hay manera… Son contumaces en la perdición. si fueran jóvenes, se entendería; pero el que menos ya peina canas…

  16. Alberto - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 17:25

    Pues para cuando el PSC se quiera encontrar a lo mejor ya ni está. Porque resulta imposible que en un mismo partido convivan independentistas catalanes a cara perro y otros que quieren seguir manteniendo los lazos con España. En realidad son dos partidos con dos proyectos políticos diferentes, por no decir diametralmente opuestos.

  17. drac - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 17:27

    Cataluña necesita un monton de toneladas de antioxidantes y oligoelementos para combatir la gran cantidad de radicales libres que anda suelta por ahi en espera de la subvencion el chanchullo la informacion privilegiada pasadas por la lengua podrida.

  18. bejota - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 18:57

    GUERRA ,YA HA PROPUESTO PRESENTAR AL PSOE EN CATALUÑA. ¡QUÉ BIEN! AL MENOS EVITAREMOS QUE LOS SUBMARINOS NACIONALISTAS MANIPULEN LOS VOTOS DE LOS QUE CREEN QUE ESTÁN VOTANDO AL PSOE CUANDO VOTAN AL PSC.

  19. Ciudadano Sinmitos - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 19:26

    ¿Qué votante razonable y no apesebrado puede confiar hoy día en el PSC?
    Aparte del desastre de su acción de gobierno en los años del Tripartit, abrazado a ERC e ICV, no se le ve un proyecto político coherente y realista por mucho que se busque. El PSC es una estructura de poder que ha vivido del voto de centroizquierda que no quería apoyar al nacionalismo ni a la derecha. Pero en 2013 la borrachera separatista ha hecho abrir los ojos hasta a los más confiados.
    El PSC ya no es necesario, no tiene capacidad para afrontar el tremendo problema del secesionismo identitario. Si pasa a ser residual, la Cataluña real no perderá nada; al contrario, ganará mucho. Porque hay otra opción política que tiene las ideas muy claras y está dispuesta a defenderlas, un partido de centro izquierda, socialdemócrata y liberal, que pone los valores de ciudadanía por encima de los identitarios.
    Adiós PSC. A este ciudadano, que no cree en los mitos nacionalistas, le has dejado un mal recuerdo.

  20. iñigo - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 19:34

    Es curioso ver cómo siguen dándole patadas al muerto. El PSC es caballo muerto, no merece la pena que lo sigan lanceando con sus idioteces.

  21. Isma - Jueves, 6 de junio de 2013 a las 22:48

    A las 23.00 sale el nuevo sondeo del GESOP para El Periódico de Catalunya. Tampoco nos podemos fiar demasiado del GESOP ni de El Periódico… ya sabemos a quien sirven. Pero bueno será una primera muestra ya que el día 26 saldrá el oficial de la Generalitat -CEO- que evidentemente también tiene dueño.
    A ver qué panorama pintan.

    Mi apuesta:

    CiU –> 38-41 escaños
    ERC –> 29-30 escaños
    PPC –> 17-18 escaños
    Cs –> 16-17 escaños
    PSC –> 14-16 escaños
    ICV –> 11-12 escaños
    CUP –> 4-6 escaños

    Veremos.

  22. Luis - Viernes, 7 de junio de 2013 a las 00:13

    SOCIATAS , ENCUESTAS DE HOY YA OS DAN 13-16 ESCAÑOS ( ME PARECE ) BRAVO POR LA MÚSICA

  23. Olegario - Viernes, 7 de junio de 2013 a las 09:11

    Al PSC, al partido, le queda poco que decir. A los votantes del PSC mucho. El partido ya ha cumplido el papel que le encomendó l’Assembea de Catalunya: neutralizar la mayoría social y sus intereses, entretenerla, manipularla y anularla; mas claramente, TRAICIONARLA. Ahora es el momento de los votantes. Todos comprobarán que un partido sin votantes no es más que un mal recuerdo.

  24. Lehman Sisters - Sábado, 8 de junio de 2013 a las 09:56

    Que hagan como CIU , la amenaza separatista es algo demasiado serio como para jugar con ello , a Artur Mas hay que reconocérselo , tiene un proyecto secesionista como buen separatista que es , el PSC debe tener la valentía de mostrarse tal y como es y proclamar igual que CIU su separatismo , están diciendo que quieren separarse del resto del país , esto no es una broma .

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.