Opinión

Dispersión del unionismo

‘Los movimientos ciudadanos y, sobre todo, las entidades que los conformamos necesitamos una plataforma de ese tipo para conseguir los objetivos marcados en nuestras reivindicaciones ciudadanas. Sin ese espíritu plural pero unitario, es muy difícil enfrentarse a una dinámica totalitaria y separatista, instalada en las instituciones y que dedica sus instrumentos a perjudicar a España internacionalmente y a fomentar la desafección y el odio, de sectores catalanes hacia el resto de los españoles’.

Ángel Hernández Guardia
Viernes, 7 de junio de 2013 | 08:45

La asociación 12-O Moviment Civic aplaude la decisión de Alternativa Ciudadana Progresista (ACP) de plantear un recurso contencioso administrativo contra el abuso lingüístico, social y político del Ayuntamiento de Barcelona contra sus ciudadanos y contribuyentes.

Conozco a sus dirigentes, algunos son empleados del consistorio y llevan años luchando por impedir la perpetración de la decisión totalitaria de los partidos que votaron a favor de la imposición de un reglamento lingüístico, para que todas las comunicaciones internas y externas se hicieran exclusivamente en catalán.

Como se informó LA VOZ DE BARCELONA el pasado día 26 de mayo, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) corrigió en mayo de 2012 artículos del reglamento lingüístico, obligando a dirigirse a los ciudadanos de manera bilingüe. A pesar de ello, el Ayuntamiento de Barcelona prefiere incurrir en irresponsabilidades antes que acatar la ley y las sentencias judiciales: el último 12 de octubre (2012), la Guardia Urbana inspeccionó in situ el escenario de la concentración de la Plaza de Cataluña y solicitó en su acta (exclusivamente en catalán) la documentación correspondiente al seguro de responsabilidad civil y nos obligaba a acudir a comisaría y aportar el recibo correspondiente. Cuando se solicitó la copia del acta en español, se aplazó hasta día de hoy, dicha comparecencia. En conclusión, se opta por la irresponsabilidad institucional antes que por el exigible bilingüismo.

No obstante, pese a aplaudir la decisión de ACP, quiero aprovechar para reclamar la atención de aquellas entidades, asociaciones e incluso partidos políticos que se reclaman del espacio unionista catalán, especialmente PP, Ciudadanos y UPyD para que se establezca un mecanismo de coordinación que permita optimizar los pocos medios de que los que disponemos y rentabilizar de una manera más eficaz los esfuerzos que ahora realizamos por separado.

Los movimientos ciudadanos y, sobre todo, las entidades que los conformamos necesitamos una plataforma de ese tipo para conseguir los objetivos marcados en nuestras reivindicaciones ciudadanas. Sin ese espíritu plural pero unitario, es muy difícil enfrentarse a una dinámica totalitaria y separatista, instalada en las instituciones y que dedica sus instrumentos a perjudicar a España internacionalmente y a fomentar la desafección y el odio, de sectores catalanes hacia el resto de los españoles.

Es evidente que la principal carencia que sufrimos los que nos consideramos españoles y catalanes al mismo tiempo, es la ausencia, la abstención y la renuncia de las instituciones españolas para exigir que en Cataluña se cumplan los principios constitucionales, las leyes y las sentencias judiciales. Cuyos responsables son el Gobierno nacional, los jueces y los órganos judiciales y las Cortes españolas, que no reclaman el cumplimiento de sus propias leyes y las sentencias. No sorprende por tanto la desafección hacia las instituciones políticas.

Pero la especial coyuntura política de Cataluña, reclama especiales sacrificios a las organizaciones políticas de ámbito nacional y unionista en sus legítimas aspiraciones y a los movimientos cívicos a no dispersar sus precarios medios y protagonismos. Lo reclama la ciudadanía catalana y española y a quienes no lo entiendan, esa misma ciudadanía le exigirá cuentas en el futuro.

Ángel Hernández Guardia es presidente de 12-O Moviment Cívic

Temas: , , ,

18 Comments en “Dispersión del unionismo”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Erasmus 1989 - Viernes, 7 de junio de 2013 a las 12:30

    En relación con el tema del artículo ver mi blog http://erasmus1989.blogspot.com.es/

  2. Ciudadano Sinmitos - Viernes, 7 de junio de 2013 a las 12:39

    Totalmente de acuerdo con el autor. Es imprescindible la coordinación de las entidades que se oponen a la deriva separatista del nacionalismo identitario catalán. Somos muchos los catalanes que no queremos dejar de ser españoles y necesitamos que se defiendan nuestros derechos de ciudadanía con eficacia.
    Los separatistas se han unido para llevar adelante su proceso soberanista. Los que nos oponemos a ello no tenemos más remedio que hacer lo mismo.

  3. Angel - Viernes, 7 de junio de 2013 a las 13:11

    Terminado el franquismo sólo una minoría eran gente con una pequeña formación política.En Cataluña como estamos viendo los dirigentes de la mayoría de partidos son de ideología nacionalista y en estos 35 años de democracia se han ido organizando financiando con dinero público,sin que el Gobierno y las instituciones del Estado fueran algo para no permitirlo.Las consecuencias de esta dejadez,nos ha llevado a la situación actual,de hacer un referendo tanto legal como no.El nacionalismo ha ido levantando la voz a no encontrar tanto una contestación por parte de la sociedad,en una mayoría perplejos ante lo que estamos viendo que está pasando.El nacionalismo está confundiendo el silencio de la mayoría que es consecuencia de la perplejidad que causa lo que quiere el nacionalismo,con pensar que la gente está conforme con las barbaridades políticas que están haciendo.Estoy de acuerdo que es necesario organizarse con una sola voz contra el régimen nacionalista instalado en el poder,pero es también imprescindible que el Gobiern,los partidos de ámbito nacional y las instituciones del Estado actúen haciendo cumplir los derechos constitucionales de tod

  4. Antonio-F. Ordóñez - Viernes, 7 de junio de 2013 a las 13:58

    Estimado Ángel,

    Comparto el fondo de tu artículo y lo que propones. Sin embargo, no debo ocultarte las enormes dificultades que esa empresa ha supuesto hasta la fecha.

    Te pondré dos ejemplos:

    1) Recuerdo un acto que organizaba una entidad afin, creo recordar que era Impulso Ciudadano, y que se convocó bajo el paraguas del unionismo; se había acordado que nadie sacaría elementos identificativos de su organización. Sin embargo, en el momento oportuno, militantes del PP, contraveniendo lo previamente acordado, enarbolaron numerosísimas banderas de su formación política. Tanto es así que los transeuntes de Las Ramblas estaban convencidos de que el acto se trataba de un meeting del PP.

    2) Hace unos meses, como abogado hice las gestiones oportunas con otras asociaciones afines con la finalidad de crear una especie de NAACP (la asociación de defensa de los derechos civiles de los negros en EE.UU.) que fuese en la línea que señalas de ahunar esfuerzos y recursos que, además, redundasen en una mayor fuerza/presión ante los tribunales. Motivaciones personales ajenas al objetivo hicieron que se desechase esa buena idea compartida por todos.

    De todas formas, siempre he sido partidario del diálogo.

    Un abrazo,

  5. Pip - Viernes, 7 de junio de 2013 a las 18:02

    Creo que es un error asumir el imaginario nacionalista refiriéndonos a nosotros mismos como “el unionismo”.

  6. Pepa - Viernes, 7 de junio de 2013 a las 22:52

    Totalmente de acuerdo con el autor. Ante la demagogia de los nacionalistas que pretenden atropellarnos arrasando nuestros derechos y libertades debemos mostrarnos fuertes y unidos. Si lo hacemos bien podemos demostrarles que nosotros sí podemos hacer una manifestación de 1 millón de personas , ellos no fueron más de 600.000, conscientes de sus derechos y dispuestos a luchar por ellos…

  7. Miguel Angel - Sábado, 8 de junio de 2013 a las 02:44

    Efectivamente, “unionismo” es un término despectivo que forma parte de la retórica nacionalista del amigo-enemigo. Por eso el nacionalismo separatista no debe ser “independentista”, es “secesionista”.
    Los partidario de España están desunidos por personalísmos, como todos en España,es nuestro mal. La reacción española es débil. Sólo que para nuestro alivio,los secesionistas también se fragmentan, como pasó en el pasado con ERC, , la genta de López-Tena, etc.
    La verdad es que España se merece esto, pues los secesionistas no habrían podido inflar su soufflé sin la previa de deserción muestra.

  8. Chapeau - Sábado, 8 de junio de 2013 a las 10:55

    NO soy unionista, me molesta mucho semejante adjetivo porque no se corresponde con la realidad. No quiero “unir” nada, lo que quiero es que Catalunya y los catalanes sigan siendo españoles.

    ¿Porqué los separatistas califican a los que no piensan como ellos de unionistas? Porque así hacen creer, especialmente en la fase de internacionalización, que se trata de dos países/naciones independientes que pueden unirse o separarse en función del resultado de una votación.

    Mi pierna es mía. Si me la cortan es una separación. Pero si no quiero que me la corten no soy unionista, soy una persona con sentido común. No quiero que me unan la pierna, ya está bien, lo quiero es que no la corten. Fácil ¿no? Pero hasta tú, Ángel, has caído en la trampa.

  9. Ultima Ratio - Sábado, 8 de junio de 2013 a las 12:44

    Me parece muy acertada la reflexión de Chapeau. Creo que los adjetivos adecuados son, secesionistas y anti-secesionistas, puesto que unionistas recuerda a la problemática de Irlanda del norte.

    Por otro lado con respecto al articulo de Angel Hernandez, pienso que los anti-secesionistas lo tenemos jodido. Después de 35 años de proselitismo, que empezó en la inmersión no solo lingüística sino también ideológica y del bombardeo constante de los medios, doblegados mediante la subvención y el compadreo y con un gobierno central en constante dejación de sus obligaciones, solo queda. O nos organizamos los que sufrimos este statu quo empalagoso, estomagante, superlativamente nacionalista o sucumbir como ciudadanos libres.

  10. Alberto - Sábado, 8 de junio de 2013 a las 16:12

    Creo que la división sería entre españoles y no españoles. Suena un poco brutal, pero los separatistas si bien son por supuesto ciudadanos del estado español, sus sentimientos son de indiferencia o de franca hostilidad hacia el resto de sus conciudadanos. Ante este dilema los catalanes españoles solo tienen dos caminos. O plantar cara o bien pasar a formar parte de la comunidad nacionalista. En ese último caso a medio plazo Cataluña acabaría por irse de España con casi total seguridad. Un frente unido en defensa de vuestra identidad catalano-española, pacíficamente y desautorizando todo el discurso totalizante de los separatistas, en lo intelectual y lo moral. Ayuda del estado central no creo que tengáis mucha, como dice con verdad el señor Hernández. Y lo otros controlan el imaginario colectivo y el poder político, untando a todos los creadores de opinión habidos y por haber, incluso fuera de Cataluña. Difícil tarea la de los españoles en Cataluña. Ánimo, pero no lo tendréis fácil.

  11. Mariacruz - Domingo, 9 de junio de 2013 a las 08:27

    En nuestros dias no “todo vale” debe ser aceptado.

    Ahora mismo el ” simposi” es inaceptable por provocador y partidista.

    La gente es ..ignorante porque no lee o cobarde para decir BASTA YA.

  12. Mariacruz - Domingo, 9 de junio de 2013 a las 08:30

    Mas tendría que irse .

  13. Xavier - Domingo, 9 de junio de 2013 a las 10:54

    Ángel: ánimos!!!

  14. pepe castellano - Domingo, 9 de junio de 2013 a las 11:55

    Chapeau a lo que dice Chapeau!

    Lo de unionista no me convence y creo que los que nos oponemos a este régimen de nacionalismo obligatorio somos claramente constitucionalistas, inlucuso quienes no compartan la constitución deberían defenderla pues con Ella ha sido posible el más largo período de paz y prosperidad de España y además contiene el método para que se pueda modificar con la condición de que al menos sea con el respaldo de una mayoría tan cualificada como lo es la importancia del texto a modificar.

  15. Una opinión más - Domingo, 9 de junio de 2013 a las 18:13

    Comparto plenamente el artículo salvo un punto: funcionarios haciendo política, aunque sea para bien, y me explicaré un poco. En cuanto al comentario del abogado Antonio F.-Ordoñez me viene al pelo para explicar lo que iba a decir.

    Los incautos que en los setenta formamos sindicatos estudiantiles y creíamos luchar por las libertades dábamos la cara, como tontos útiles, ante el Gobernador Civil, al que había de entregar el DNI para cualquier charla en un cine al que traía, por ejemplo, un “pensador” de izquierdas (del PCE, lo único que existía realmente y todos eran de las células del PCE). Yo lo hice durante cuatro días, de lunes a jueves en un salón de un cine de un colegio religioso.

    Bien, el primer día aparecieron cuatro estudiantes temerosos de entrar en un cine con varios furgones de grises en la puerta, fue la charla y no pasó nada, salvo la intimidación correspondiente que siempre daba aquella policía armada.
    El martes casi hubo lleno y en el exterior vi algunos grupos de guerrilleros de Cristo Rey junto a la policía, y tampoco pasó nada.
    El miércoles, día que me tocaba como responsable único ante el Gobernador Civil, cuando salí a la palestra a coger el micrófono para presentar la charla y al invitado, vi en la parte superior a mucha gente que conocía por ser de extrema derecha y violentos, que venían con bolsas de deportes con bates de beisbol y alguno hasta con pistola en la sobaquera, además de las fustas y cadenas consabidas. Como estaban insultando desde el principio, llamé a uno por su nombre y apellido y le invité a bajar, como líder de su grupo, a debatir abajo, en la palestra, ante todo el mundo e intercambiar opiniones, pues para mi eso es la democracia, y que elija libremente el pueblo.
    El jueves, último día, lleno absoluto pero con mucha gente afuera, esperando por si había la oportunidad de entrar.

    El martes quedamos en el lugar clandestino de reunión: monjas reparadoras, habitación que generosamente nos proporcionaban al sindicato de estudiantes clandestino. La imagen de esa tarde noche de marzo fue: los de siempre, es decir cuatro: un batasuno, un carlista, un comunista y un tonto útil, pero apareció un quinto al que yo conocía desde pequeño y que jamás había dado la cara ni aparecido nunca en las reuniones. Y el quinto aparecido ese día dijo textualmente: “Lo habéis hecho muy bien, a partir de ahora se encargará el partido del resto”.
    Y el partido no era batasuna, ni el partido comunista o carlista, no, era el PSOE, recién legalizado y que me había ofrecido uno de sus miembros, un año antes, la oportunidad (dijo así: gran oportunidad) de militar y sacar un cargo.
    El comentarista abogado nos desvela lo que ha hecho el PP y me ha recordado a situaciones de hace casi cuarenta años, combinadas con un artículo que nos desvela cómo se han hecho con las instituciones del Estado para saltarse las leyes y acomodarlas a sus intereses personales, en este caso la manipulación por la lengua.

  16. Mariacruz - Lunes, 10 de junio de 2013 a las 05:46

    @Mariacruz 9.6 08:27

    Cuando digo “ignorante” no es para insultar sino para decir que muchos IGNORAMOS LO QUE ESTÁ PASANDO EN CATALUÑA.

    Y gracias a LVdB sé algo.
    Este medio es una.gran ayuda para estar informada.

  17. Mariacruz - Lunes, 10 de junio de 2013 a las 05:54

    @ANGEL 7.6 11:13

    BUEN DÍA ÀNGEL”

    Mas que unionistas nos debían llamar SENSATOS o CUERDOS!

  18. Carlos - Martes, 11 de junio de 2013 a las 10:45

    En la estrategia “separatista” el lenguaje es un instrumento muy estudiado y útil a sus intereses. Ellos se autodenominan independentistas porque la carga emocional de la palabra independiente es positiva . Sin embargo separatista es una palabra con carga emocional negativa (ellos jamás la utilizaran, al igual que la palabra España). Secesionista tiene ,desde mi punto de vista una carga emocional demasiado neutra . Si lo que se pretende es contrarrestar el agitprop separatista mi humilde opinión es que deberiamos denominarles separatistas.
    En el extremo contrario, creo que la palabra constitucionalista es la que tiene mayores connotaciones positivas, a pesar de la ingente propaganda en contra de la Constitución que han lanzado y siguen lanzando en los últimos años.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.