España

‘El nacionalismo vasco y catalán han dejado bajo mínimos la apuesta socialista en esas dos CCAA. Espero que el nacionalismo español, que tarde o temprano reaccionará ante el reto catalán y vasco, no arrolle a un partido que, como el PSOE, nunca fue discutido en su españolismo’

[&hellip

Redacción
Domingo, 9 de junio de 2013 | 10:45

Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ex presidente de la Junta de Extremadura con el PSOE, en un artículo publicado este sábado en El Confidencial:

‘Los secretarios regionales del PSOE y el secretario general Alfredo Pérez Rubalcaba mantendrán el próximo mes una reunión del llamado Consejo Territorial, donde van a analizar y tratar de consensuar un documento titulado La Política Territorial del PSOE. Dicho documento trata de darle una vuelta al llamado Estado autonómico español que, en esencia, fue la consecuencia del pacto entre UCD, PSOE y CIU en 1978. El PP de entonces (AP) se abstuvo en el referendo constitucional por su oposición radical al Título VIII de la Constitución, el que desarrolla el sistema autonómico, y por haber introducido en el artículo 2 del mismo texto la palabra nacionalidades.

Resulta de una extrema torpeza alejarse de un modelo que, con sus carencias y sus errores, ha funcionado bien y ha permitido un nivel de igualación entre territorios y ciudadanos españoles como nunca antes había ocurrido en la historia de España. Modificarlo para mejorarlo es una cosa. Hacerlo irreconocible, es otra. Y se perjudica al sistema cuando se decide una apuesta por algo que la mayoría de los ciudadanos no saben qué significa. Me refiero al término federal que el documento del PSOE utiliza excesivamente para desconcierto de unos y para mayor gloria de quienes, habiendo rechazado el modelo autonómico, pueden llegar a convertirse en los máximos defensores del sistema actual y de la Constitución que la mayoría de ellos rechazaron.

El documento, entre otras cosas, atribuye la debilidad del Estado autonómico a la falta de cierre del mismo, tratando de eliminar el artículo 148 de la Constitución, que recoge las competencias que pueden ser asumidas por las CCAA y reelaborando el artículo 149 para que queden claras y cerradas para siempre las competencias exclusivas del Estado. Son muchos los que dentro y fuera del PSOE consideran que el modelo autonómico está demasiado abierto, lo que permite que por su agujero se cuelen demandas de los nacionalismos insaciables que circulan por algunos territorios españoles. Para ello la solución que encuentran es la de eliminar el artículo 150.2 que permite al Gobierno central ceder alguna de sus competencias exclusivas. Ese artículo, desde mi punto de vista, es una originalidad de nuestro sistema, que no se encuentra en ningún Estado federal del mundo, y que evita conflictos y reformas constitucionales y estatutarias si en algún momento, como ocurrió con la cesión de competencias en política penitenciaria a Cataluña, se necesita recurrir a él para cerrar demandas que eviten males mayores. No recuerdo que la existencia de ese artículo, que está en la Constitución para ‘por si acaso’, haya sido fuente de conflicto en todos los años en que el sistema lleva funcionando. El problema que tenemos planteado en España no reside en el carácter más o menos abierto de nuestro modelo autonómico. El problema autonómico español tiene que ver con la existencia de partidos nacionalistas, que cuestionan permanentemente la existencia del Estado tal y como lo conocemos desde hace siglos y en cuya fundación participaron activamente algunos territorios de los que ahora cuestionan la unidad nacional. Aquí no estamos en el caso de Alemania, por ejemplo, donde diversos territorios se unieron para formar un Estado, sino que el Estado constituido, decide descentralizarse para ganar eficacia y reconocer y apoyar las diversas identidades que lo componen.

[…] No se sabe quién habrá sido el autor de uno de los párrafos más incomprensibles del texto citado. No acierto a comprender que la pluma de un socialista escriba que ‘reconfigurar el Estado exige abandonar periclitadas concepciones que confunden su unidad con la unicidad de una imaginaria nación indisoluble, así como relativizar una noción de soberanía que desde hace ya mucho tiempo ha perdido apoyo en la realidad -lo cual también es extensible a la mitificada soberanía de los independentismos que reivindican Estado propio para sus naciones-. Dejando atrás atávicas concepciones en las que laten nociones mitificadas de la unidad de la nación y la exaltación ideológica de lo supuestamente único en cuanto al Estado, hay que ubicarse en la órbita del reconocimiento de la diferencia y de la aceptación de la pluralidad para conjugar la necesaria unidad’. España no es ni una imaginaria nación indisoluble ni responde a atávicas concepciones en las que laten nociones mitificadas de la unidad de la nación. Quienes defendemos la soberanía nacional no podemos aceptar que se cuestione o relativice esa noción de soberanía.

El nacionalismo vasco y catalán han dejado bajo mínimos la apuesta socialista en esas dos CCAA. Espero que el nacionalismo español, que tarde o temprano reaccionará ante el reto catalán y vasco, no arrolle a un partido que, como el PSOE, nunca fue discutido en su españolismo‘.

Temas: , , ,

11 Comments en “‘El nacionalismo vasco y catalán han dejado bajo mínimos la apuesta socialista en esas dos CCAA. Espero que el nacionalismo español, que tarde o temprano reaccionará ante el reto catalán y vasco, no arrolle a un partido que, como el PSOE, nunca fue discutido en su españolismo’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Ciudadano Sinmitos - Domingo, 9 de junio de 2013 a las 13:27

    España es una democracia de la UE del silgo 21. A los románticos nacionalismos identitarios vasco, catalán, gallego, andaluz, canario, etc. no se les puede combatir ahora con nacionalismo identitario español, ni con federalismo desquiciado. Al NACIONALISMO separador y al PSOEISMO debilitador se les vence con CIUDADANISMO integrador.

  2. Jose Orgulloso - Domingo, 9 de junio de 2013 a las 16:45

    El PSOE debería mirar un poquito más hacia su casa y hacer limpieza a fondo, antes de ponerse a pontificar sobre los radicales.

  3. iñigo - Domingo, 9 de junio de 2013 a las 17:22

    No, a este PSOE no se le puede votar. Lo siento mucho.

  4. Una opinión más - Domingo, 9 de junio de 2013 a las 18:37

    Uno se queda atónito de la capacidad de manipular el lenguaje que tienen los ingenieros socialistas vividores de la cosa del lenguaje obtruso, inventando incluso palabras denotadoras por deducción o inducción a sus fieles seguidores, normalmente por interés.
    El artículo de la redacción nos muestra dos palabras que ahora tomo como ejemplo: unidad frente a unicidad, y nos lo resalta en negrita.
    En este caso, unidad sería bueno y unicidad malo, es decir, nos vienen a decir con el palabro que forzar uniones no es bueno y que España es algo forzado, pero dicho en suave y con un palabro.
    El PSOE, la izquierda, el tal Rodríguez Ibarra, son vividores de sueldos públicos como ex de una región, como profesor público, como rector, como lo que sea que muestra a alguien de un partido al que nadie conocía por su profesión que sube y sube hasta tener una pensión máxima a costa de los demás.
    El PSOE es una mafia, dicho claramente, una asociación de individuos juntos para delinquir impunemente que se ponen cafeterías subvencionadas, sindicatos subvencionados, jueces a dedo, funcionarios a dedo, empleados públicos a dedo, empresas a dedo y demás cosas a dedo que han arruinado una nación con medio milenio de historia y décadas de sangre, sudor y lágrimas que hoy se han visto llevadas al lodazal socialista en que se ha convertido España desde febrero de 1981, el día del contragolpe para eliminar a lo que quedaba de español en los altos cargos del Estado.

  5. Alberto - Domingo, 9 de junio de 2013 a las 22:15

    A mi juicio el problema no es federalismo sí o federalismo no, sino independencia sí o independencia no. El independentista si lo es de verdad no puede ser federalista de ninguna manera y viceversa. Vamos a suponer que España, su estado, fuera una república federal en vez de una monarquía parlamentaria y democrática con autonomías. Supongo que nadie creerá ni por un segundo que no existirían independentistas en la hipotética república federal española. Los habría como ahora, pidiendo la ruptura del estado federal- Canadá es un estado federal y ahí está Quebec- y la secesión de sus naciones.

  6. Miguel - Domingo, 9 de junio de 2013 a las 23:12

    La apuesta socialista ha quedado bajo mínimos en Cataluña porque el socialismo le ha permitido las mayores barbaridades al nacionalismo. Les han consentido todo y además les han justificado, lo que redobla el daño.

    Sé que Ibarra puso la cara (y se la partieron desde el propio partido) contra las irresponsables cesiones de Zapatero al nacionalismo catalán que imperaba e impera dentro del PSC, así que no le cuestiono en este asunto.

    Sólo puedo decir que si el PSO”E” actual no le gusta, aún está a tiempo de moverse para cambiarlo (aunque el tiempo va muy muy justito y las alternativas se le echan encima).

  7. Angel - Domingo, 9 de junio de 2013 a las 23:43

    Hemos aprendido que el problema creado por los nacionalistas,tienen la culpa el PSOE y IU.Es lamentable que la izquierda por tener poder se venda al nacionalismo.

  8. anto33 - Domingo, 9 de junio de 2013 a las 23:58

    Por esto que dice Ibarra es por lo que el PSOE se va al carajo:son incapaces de presentar un modelo para España,sólo buscan sacar el mayor número de votos,tratando de adaptarse en cada autonomía al discurso que creen mayoritario,como el catalanismo en Cataluña.Por eso no volverán a gobernar.

  9. Lehman Sisters - Lunes, 10 de junio de 2013 a las 11:01

    PPC y PSC están disolviéndose poco a poco entre los votantes de C’ s , en menos de 10 años habrán desaparecido como partidos políticos , el socialismo español en general está en plena fase de desintegración , es un modelo político fracasado que no se da cuenta de su penosa realidad , la derecha española se ha vendido al fraude económico social-demócrata ( esta palabra es divertidísima ) y a los separatismos regionales españoles , predominantemente el catalán y el vasco , hace tiempo que no es un partido de derechas , sus votantes han tardado en percatarse de ello pero tras las elecciones locales de Abraham Mas paro y su derecho a dividir catalanes , el electorado conservador se está quitando la venda percatándose de la traición PPC con Artur Erc , tanto los votantes liberales como los progresistas son plenamente conscientes de que la política con mayúsculas tiene un nombre en España , Albert Rivera , y una siglas , C’s .
    No al proyecto Yugoslavo ( nacionalista ) de CIU .

  10. a+ - Lunes, 10 de junio de 2013 a las 14:37

    El proyecto de futuro para España en igualdad para todas las regiones lo encarna desde la izquierda UPyD. El PSOE está fuera de juego e IU juega a volver al Medievo, con España partida en folclóricos trocitos de rancio abolengo.

  11. simarro - Lunes, 10 de junio de 2013 a las 18:17

    ¡Que cinismo tiene el Socialismo de la PSOE!
    Si, son ellos, los que votaron SI al inconstitucional Estatut!
    ¡Pero que sinvergüenzas que son en Cataluña y en el resto de la Península Ibérica!

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.