Opinión

Contra el PP

‘¿Y qué hace Rajoy mientras permite este expolio a España, amparado en la negación de los problemas, en esconder la cabeza mientras la nación se desmorona poco a poco, ocultando cual avestruz su cabeza en un agujero esperando que el crecimiento económico haga que todo pase? Rajoy es tan ‘aliciesco’ como Zapatero, con la única salvedad de que en público él no discute el concepto de nación española’.

Santiago Armesilla
Miércoles, 7 de agosto de 2013 | 12:19

La politología, esa disciplina académica mal llamada “ciencia política” (nunca será una ciencia salvo, acaso, alguna rama particular de la misma como la biopolítica), la cual tuve yo el placer, según se mire, de estudiar, y que trata de analizar las relaciones dialécticas entre las distintas instituciones que definen a toda sociedad política al nivel de los vectores descendentes y ascendentes del poder político, define los partidos atrápalo todo como partidos que tratan de atraer para sí el voto de diversos sujetos pertenecientes a diversas clases sociales entrecruzadas entre sí y con diversos intereses económicos, sociales y políticos. Estos partidos escoba (también se les llama así) no tienen una ideología definida más allá de defender en mayor o menor medida la legalidad vigente del Estado en que desarrollan su actividad política, y por ello sufren de fallas teórico-políticas más que graves en su constitución. Es decir, su ortograma, su leit motiv, es tan viscoso y difuso que vale tanto para un roto como para un descosido, siempre y cuando observen cuidadosamente los principios constitucionales jurídicos del Estado. Aunque no siempre, pues según les convenga se los saltarán a la menor oportunidad.

Tanto el PSOE como el PP podrían ser calificados así, aunque también UPyD (cada vez más) e Izquierda Unida tienen características de partidos escoba, tendencia a la que se han sumado muchos otros partidos debido a mi juicio por dos motivos: la viscosidad postmoderna de las ideologías políticas en las democracias de mercado pletórico capitalista (uno puede ser de izquierdas y defender privilegios étnicos como le ocurre a Bildu o la CUP, lo que demuestra que, como dijo Gustavo Bueno, “la derecha se encuentra disuelta en la izquierda, es lo mismo pero con otro nombre”), donde los votantes y los militantes políticos son también consumidores satisfechos en tanto pueden mezclar incoherentemente tendencias, ideas y prácticas venidas de tradiciones ideológicas disímiles y enfrentadas en el pasado (¿acaso no hay nazis judíos en Israel, o anarco-capitalistas?); y también por el tradicional anarquismo antropológico de la sociedad española, fomentada por el clero y estabilizada con fuerza ya en la época de los Austrias, hasta el punto que los Borbones fueron realmente el factor desestabilizador de esa tendencia anarquizante, cuya influencia se ha dejado sentir tanto a derecha (franquismo) como a izquierda (Constitución de la República española de 1931). Sobre esta cuestión antropológica recomiendo mi artículo de Alternativas al secesionismo, publicado en El Debat el 1 de julio.

Hay, por tanto, características estructurales a nuestro sistema político democrático, a nuestro sistema económico capitalista con elementos propios del modelo de Establo del bienestar (fórmula irónica del filósofo español Juan Bautista Fuentes Ortega), y a nuestra idiosincrasia antropológia y sociológica histórica, que posibilitan que prácticamente todos los partidos políticos españoles, tanto los que son partes de un todo (PSOE, PP, IU, Ciudadanos y UPyD), como aquellos que quieren destruir el todo para separar una parte y crear estados nuevos supeditados al eje franco-alemán (CiU, ERC, PNV, Bildu-Amaiur-Sortu, CUP, BNG, AGE, PA, CHA), sean partidos escoba, cuyo único marco teórico fuerte realmente resulta serlo débil: la Constitución española de 1978. No es el momento aquí de realizar un análisis crítico político de nuestra Carta Magna. Pero el hecho de que el único pilar de unidad política ideológica de todos estos partidos escoba sea una Constitución en la cual se habla de nación española y también de nacionalidades históricas (cuando nación y nacionalidad son lo mismo), al tiempo que la parte más extensa de la misma sea la dedicada al ordenamiento administrativo de las inventadas ad hoc Comunidades Autónomas), lo que posibilita que las fricciones entre estos partidos escoba bajo el amparo de nuestra Constitución monárquica sea el de la unidad de España y su balcanización (mediante un haraquiri pacífico o bélico), muestra el estado lamentable político y filosófico de los partidos políticos de nuestra patria y de las motivaciones de sus principales ideólogos.

Los análisis de este mejunje ideológico incoherente, contradictorio y de mala fe (en expresión de Sartre) se han realizado a muy diversos partidos también en su relación con la idea de nación española. Desde los partidos neofeudalistas separatistas (estudios muy bien documentados de autores tan diversos como Jon Juaristi, Antonio Elorza, Enrique Gil-Calvo o Jesús Laínz) hasta el PSOE (Lágrimas socialdemócratas, de Santiago González; o el magnífico libro Zapatero y el Pensamiento Alicia, de Gustavo Bueno, un libro aparentemente menor en su obra filosófica pero que, a mi juicio, está llamado a ser en la obra de Bueno lo que para Marx representó la publicación de El 18 Brumario de Luis Bonaparte). Sin embargo, estudios teóricos sobre el PP no existen realmente, salvo los manidos libelos ideológicos socialdemócratas de Juan Luis Cebrián junto con Felipe González o las críticas más basadas en vivencias que en análisis serios de Federico Jiménez Losantos (Con Aznar y contra Aznar) o Ignacio Villa (Prohibido pasar: la historia oculta del PP). ¿Cómo resumir, entonces, el pensamiento político del PP, si lo hay? Si el pensamiento Alicia es el propio de Zapatero, un pensamiento no utópico, sino infantil o adolescente que cree que los problemas políticos desaparecerán con solo ignorarlos al mismo tiempo que cree obstinadamente que con solo desearlo se llegará a un mundo mejor, ¿cuál es el pensamiento, si lo tiene, de Mariano Rajoy?

En el PP existen familias ideológicas, igual que en todos los demás partidos de España. Familias mal avenidas cuyo único ortograma ideológico es el constitucionalismo de 1978 y el posicionarse frente al resto de partidos. Se trata de familias que vienen de distintas tradiciones ideológicas e históricas que, a pesar de sus fricciones, se influyen mutuamente de la misma manera viscosa que a escala más general ocurre a nivel sociopolítico en toda España. Esas familias podrían resumirse en las siguientes:

a) La neofranquista, o franquista sociológica, la que inició el núcleo del PP con Manuel Fraga al frente (la primigenia Alianza Popular), de gente que aceptaba el legado del franquismo y la influencia del falangismo en la sociedad política española pero aceptaban entrar en un sistema partitocrático al estilo europeo tras la muerte del dictador. Hoy es minoritaria en el PP, aunque como núcleo generador de la institución sigue teniendo una importancia seminal para entender la formación y el devenir histórico del PP. No en vano, su neofranquismo es coherente con el régimen anterior tanto a nivel político (la aceptación en la sucesión en la jefatura del Estado del Rey Juan Carlos I designado por Franco, la aceptación de la orientación pro yanqui y pro europeísta que el propio Franco indicó ya desde la década de 1950, así como la apertura económica desde una ‘derecha socialista’ -término de Gustavo Bueno que se explica en su obra El mito de la derecha-, hacia una economía capitalista de mercado pletórico, idea que ya el propio Franco indicó como necesaria para España en discursos tempranos de 1954 ó 1956, pocos años antes de la reforma tecnocrática de los planes de desarrollo de 1959 que convirtieron a España, diez años después, en la décima potencia industrial del mundo). Este núcleo neofranquista en el PP sería, por tanto, heredero del franquismo en un sentido completamente reformista, análogo al que podía representar, a su manera, la Perestroika o la Glasnost soviética de Gorbachov pero con más éxito político que éste.

b) La democristiana, tanto en lo político y social (las reformas de la ministra Ana Mato en materia sociosanitaria así lo prueban, como las declaraciones políticas de Jaime Mayor Oreja) como en lo económico (lo muestran las declaraciones de Vicente Martínez Pujalte). Los democristianos del PP, si bien no estuvieron en el núcleo generador del partido, por participar en la formación de Unión de Centro Democrático (UCD), que gozaba con mayor aceptación por parte del rey designado por Franco, sí lo estuvieron en el desarrollo de su cuerpo, conformado con el transcurso de la democracia en sus inicios. En principio, Mariano Rajoy, nuestro presidente, pertenecería a esta rama, si bien su política económica actual con recortes en educación y sanidad considerables, se alejan de la tradicional política económica democristiana, que junto con la socialdemocracia construyó los establos del bienestar europeos, y se acercan a las tercera y cuarta familia política pepera.

c) La liberal-política. Tambien minoritaria, y también venida de la extinta UCD, y a diferencia de la cuarta familia que luego trataremos, es la que ideológicamente hablando rompe dentro del partido con el núcleo generador neofranquista, con tal contundencia que abre al mismo a un espectro ideológico impensable en sus inicios: la clase media urbana (aristocracia obrera, pequeña burguesía, funcionarios, asalariados con salarios medio-altos), de las grandes ciudades españolas y las capitales de provincias. Este liberalismo político es heredero de la Constitución de Cádiz y de las ramas liberal-conservadoras que en España disfrutaron de diversos momentos de poder durante el siglo XIX español. Los liberales del PP son los que permitieron permear en el partido ideas políticas centroeuropeas dentro de una tradición política española particular que podía disputar a la socialdemocracia liberal del PSOE el espectro político de un grueso de votantes urbanos decisivos en muchos comicios electorales. Rita Barberá, Cristóbal Montoro, María Dolores de Cospedal o Celia Villalobos son, a mi juicio, algunos nombres representativos de este liberalismo político conservador dentro del PP.

d) La neoliberal, una escisión de la anterior que, junto con ésta, es la que más ha influido en el curso político histórico del PP hasta el presente ya desde su transformación de Alianza Popular a Partido Popular el 4 de septiembre de 1989, cuando José María Aznar se hace con la presidencia del partido. Esta rama, conservando algunas ideas propias de la liberal (la defensa de la nación política española), sin embargo ahonda en el aspecto político económico en un sentido aún más liberalizador, apoyados históricamente en una tendencia que se inicia, como hemos dicho antes, ya a mediados de la década de 1950 según discursos del propio Franco, lo que no significa que esta rama sea heredera del franquismo, pues para los neoliberales Franco era un peligroso socialista. Es en la Comunidad de Madrid donde el PP tiene su laboratorio neoliberal, con medidas de política económica como el área única sanitaria, la concesión a gestores privados de los hospitales públicos o la triplicación de las tasas universitarias en licenciatura, grado, máster y doctorado, imposibilitando así que amplias capas de las clases trabajadoras españolas en Madrid puedan terminar sus estudios universitarios, donde estos ávidos lectores de las teorías económicas de la Escuela Austriaca y de los neoclásicos de la Escuela de Chicago de Milton Friedman desarrollan una política antiestatista y rupturista del tejido social español tan perjudicial o más como la neofeudalista separatista en Cataluña o el País Vasco (no en vano, CiU está a la altura en neoliberalismo de Esperanza Aguirre, y grupos como la CUP, que se dicen marxistas-leninistas, no siguen para España en absoluto la tradición republicana, unitaria, presidencialista y unicameral, jacobina, del marxismo-leninismo como explícitamente afirmó Lenin en su obra El Estado y la revolución). Aznar, Aguirre, Javier Fernández-Lasquetty, Juan José Güemes, Luis de Guindos, Ignacio González o Lucía Figar, entre otros, son los más claros representantes de esta familia neoliberal dentro del PP, la única que tiene como apoyo el quehacer ideológico de diversos mamporreros teóricos que les suministran ideas teóricas a través de fundaciones privadas como FAES, el Instituto Juan de Mariana y otras tanto dentro como fuera de Madrid.

Entre estas cuatro familias se conforma un pastiche ideológico al que votan más de diez millones de nuestros compatriotas, al menos en las últimas elecciones generales. Un pastiche que, apoyado en el patriotismo constitucional con alguna fundamentación histórica propia o ajena, no bebe de una tradición teórica propia histórica que puedan tener otras formaciones como el Partido Comunista de España (hoy en Izquierda Unida), o incluso el PSOE, el cual sin embargo tiene elementos tan ultraliberales como el PP dentro de su seno (como prueban las medidas en contra de los trabajadores españoles de los astilleros gallegos, asturianos y vascos que, amparado en la legalidad de la Unión Europea, defiende Joaquín Almunia, destruyendo los pocos restos que todavía quedaban de proletariado español y asegurando así que España sea una nación de tercera dentro de Europa, dedicada al turismo, los servicios y los casinos como Eurovegas, en una colonia empobrecida al servicio del IV Reich alemán de Merkel y sus sucesores, inestable políticamente pero, mientras interese, mantenida en su unidad política por la OTAN como frente de batalla geopolítico ante el inestable Magreb islámico). El PP no tiene tradición teórica política, ha de beber de una fundamentación histórica conformada en su propio quehacer desde la Transición, y si acaso, son los neoliberales los que importan ideas extranjeras ultraliberales que creen ayudarán a España a salir del pozo negro en que se encuentra. En absoluto, pues el neoliberalismo impulsado ya hace veinte años, gracias al Consenso de Washington, en naciones iberoamericanas como Chile, permitieron un crecimiento económico apoyado en una desigualdad social abrumadora, en una depredación de empresas extranjeras en el país que lo han esquilmado y no le han permitido tener el control de sus autóctonas materias primas y han sumido en la casi imposibilidad de tener estudios universitarios a sus clases de trabajadores. Y eso es lo que pretende esta rama neoliberal, muy pujante en el PP, implantar en España. Al contrario de lo que sostenía Fredrich August von Hayek, el camino a la servidumbre es el camino del desorden político, económico y moral que la debilitación del Estado y de sus instituciones acarrea el neoliberalismo. Tan neoliberal es Arnaldo Otegui o Oriol Junqueras como lo es Juan José Güemes o Lucía Figar. Y por ello, tan enemigos de la nación española, de su unidad territorial política y económica, son unos como otros.

¿Y qué hace Rajoy mientras permite este expolio a España, amparado en la negación de los problemas, en esconder la cabeza mientras la nación se desmorona poco a poco, ocultando cual avestruz su cabeza en un agujero esperando que el crecimiento económico haga que todo pase? Rajoy es tan aliciesco como Zapatero, con la única salvedad de que en público él no discute el concepto de nación española. Aunque en la práctica, y a pesar de la unidad de mercado, el patriotismo constitucional del PP unido a la pujanza del neoliberalismo de ideólogos como Jesús Huerta de Soto o Juán Ramón Rallo entre muchos votantes y militantes del PP, desteje esa necesaria unidad nacional política que no solo lo es ejecutiva, legislativa y judicial, sino también económica, productiva, gestora, planificadora y redistributiva, así como diplomática, federativa (la política exterior española ha de ser unitaria) y militar. Y en esto también todos los partidos son partidos escoba: se han especializado en borrar todo lo que los anteriores detentadores del poder, sean nacionales, regionales o municipales, han realizado.

Que muchos hayan dado su voto a un partido que, supuestamente, debido a su poder y su presencia institucional, son el gran impedimento a la balcanización de España, como voto útil o menos malo, convierte a todos estos tanto en víctimas de un sistema político que pueden defender o aborrecer, pero también en cómplices objetivos de su continuidad hasta la podredumbre total. El microcosmos ideológico y político dentro del PP solo es un espejo del pastiche ideológico que todo el conjunto de los partidos escoba españoles entretejen y destejen en diversas instituciones políticas, educativas y económicas que, inevitablemente, influyen y se retroalimentan del comportamiento político de todos nosotros, los ciudadanos de España. Si el supuesto patriotismo constitucional del PP es lo menos malo para algunos frente a la deriva separatista en Cataluña, las medidas socioeconómicas antiestatistas influidas por la familia neoliberal del PP, las medidas contra la familia como institución que la rama democristiana del PP realiza (la última, la exclusión de la reproducción asistida para parejas lesbianas o mujeres solteras), la nulidad política de la rama liberal y la herencia franquista del PP, una herencia nefasta en tanto que la Constitución española de 1978 fue, en cierto sentido, la última ley orgánica del franquismo teniendo su origen en la última reunión de las Cortes franquistas para aprobar la Ley de Reforma Política del 18 de noviembre de 1976, una Constitución con unas fallas político-jurídicas temibles para España, y también nefasta en tanto que es en el franquismo donde se fragua de manera decisiva en la actualidad la ignorancia y el analfabetismo político de prácticamente todas los partidos políticos actuales, desde el PP hasta la CUP, pasando por PSOE, IU y UPyD, entonces no nos quedaría otra necesidad más que reconocer el grado extremo de decrepitud que la particocracia española experimenta en su actualidad.

No obstante, un patriotismo español político, cívico, ciudadano, e incluso con una inequívoca vertiente unitaria y republicana, también por qué no socialista, opuesto tanto al neofeudalismo separatista reaccionario como a la podredumbre de los grandes partidos nacionales, incluido el PP, es la única garantía, si se fragua como es debido y se articula de manera exitosa, la única salida posible al gran problema histórico de nuestro presente: la unidad de la nación política española. Por ello no basta con el voto útil, y no basta con quedarse en casa para votar al PP o al PSOE en una actitud de presentismo irresponsable y antipatriota. En tanto que líderes peperos como el propio Aznar y Rajoy, en sus discursos, distinguen entre Cataluña y España, distinguiendo así de manera inconsciente e igualando como si fuesen dos cosas parecidas, a una región de una nación política (distinción que influye, por su viscosidad y por desgracia, entre personas completamente alejadas del PP, en tanto admiten referendos separatistas en Cataluña negando al resto de españoles el poder votar en ese referendo sobre algo que a todos nos concierne e importa, como es la unidad de la patria en la que todos generamos valor económico, tejido social y comunidad, como he podido comprobar en el artículo publicado en LA VOZ DE BARCELONA Sin miedo al referendo, de mi amigo Daniel Perales), y en tanto que las medidas neoliberales del PP son tan separadoras del tejido social español como lo son los ataques neofeudalistas dentro de nuestras propias instituciones, y en tanto que todos los trabajadores españoles pagan con sus impuestos la destrucción de su patria, pagando a instituciones de inequívoco discurso neofeudalista separatista y neoliberal. En resumen, en tanto que el PP, desde el poder en Madrid, es cómplice y aliado político y económico de las pretensiones del neofeudalismo racista antiespañol, hoy día el patriotismo político español pasa, entre otras cosas, por ir radicalmente en contra del PP, tanto en materia ideológica básica como histórica, política y económica. Pues el PP, en absoluto, ni en la teoría ni en la práctica, defiende a la nación española.

En resumen: ¿quieres defender la nación española? Ataca sin concesiones al PP.

Santiago Armesilla es miembro de Izquierda Hispánica

Temas: , , , ,

33 Comments en “Contra el PP”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Antonio-F. Ordóñez - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 12:49

    “Un patriotismo español político, cívico, ciudadano, e incluso con una inequívoca vertiente unitaria y republicana, también por qué no socialista, opuesto tanto al neofeudalismo separatista reaccionario como a la podredumbre de los grandes partidos nacionales, incluido el PP, es la única garantía, si se fragua como es debido y se articula de manera exitosa, la única salida posible al gran problema histórico de nuestro presente: la unidad de la nación política española”. Brillante afirmación y necesaria opción.

    Felicidades por el artículo.

  2. Irene - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 13:15

    Me he leído el tema entero, paso a paso. ¡Menudo análisis!

    Creo que sobrevaloras nuestros conocimientos para llegar a esa República madura.

    Si llevamos 40 años de medias verdades a toque de corneta , 35 años más de mentiras como excusas de purismos “democráticos” en donde se entremezclan todo tipo de acitudes que nada tienen que ver ya con la coherencia entre las actitudes y las siglas y slóganes que se cuelgan , pues es que pides mucho, la verdad.

    En estos momentos España funciona a golpe de consignas, cosa que sí es tradición que nos une a toda la gama de colores y fines. ¿Formará parte de nuestra idiosincrasia?

  3. Irene - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 13:16

    Aclaro:

    En lo de : “`Menudo análisis”. No tiene ningún aire peyorativo sino todo lo contrario, eh.

  4. Fagot - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 13:34

    Muy buen artículo; y hay un par de cosas en las que me gustaría ahondar:

    1º No es que se hayan disuleto izquierda y derecha al más puro estilo leche y nesquick, es que el nacional socialismo no puede decir que lo es debido a la historia de la ideología encarnada en Adolf Hitler; de mostrarse sin complejos y como realmente son, estarían en inferioridad moral e cualquier debate político ya que alertar de esas consecuencias es mucho alertar.

    2º El franquismo, realmente no tenía ideología política. En un principio la idea era hacer lo de siempre en la España de Alfonso XIII, dar un golpe de estado para poner un poco de orden en un país demasiado anárquico, y luego, ver qué pasaba. Problema, Franco no era el líder, ni siqueira la mano derecha del líder de esta idea y, dado un cúmulo de “desgraciadas casualidades” resulta aue se encuentra en donde nunca debió estar. Pasado el periodo de represión brutal del franquismo (o sea, cuando de verdad acaba la GC) y empieza “la dictablanda”, lo que en realidad ocurre es que Franco, que realmente es consciente de que no está hecho para gobernar un país (es algo que le viene enormemente grande) cede muchísimo poder de facto a la democracia cristiana española (más cristiana que demócrata y más clasista que critiana) pero se reserva el “derecho de intervención”. Es decir, si a su jucio pasa algo “peligroso” para la estabilidad del país, se reserva el derecho de encarcelamiento/ajusticiamiento. Al final de la dictadura, la democracia cristiana ha sido casi erradicada del poder de facto dando paso a unos reformistas tímidos, ya que lo son economicamente hablando, pero les cuesta dar pasos adelante en las reformas sociales (aceptación del divorcio, aborto, etc). De ahí que sea tan complicado hubicar ideologicamente a la dictadura franquista, ya que fue el mejor ejemplo de que todo seguía igual, pero todo estaba cambiando, lo cual fue el auténtico secreto de la transición española. Leegado a su fin, no había fascistas (que es dónde se hubicó ideológicamente franco, sin tener muy claro que era eso) ni en el gobierno franquista, y de ahí que tampoco el Pp reniegue de lo que fue esa lacra.

    3º. No creo que Rajoy esconda el ala, creo más bien que es muy consciente de que antes de intentar apagar un fuego con la primera garrafa de líquido que te encuentras a mano (que puede ser de gasolina super) prefiere analizar bien los componentes inflamables de la garrafa. Tiene un aspecto bueno, y es que no deja que le marquen la agenda (por eso ha sobrevivido a Pedro J) y uno malo, se crean nuevos incendios y alguno acabará prendiendo.

    Con todo esto, me gustaría reclacar una cosa. Si al final a Rajoy le sale bien la jugada de mirar bien las garrafas, si el descenso del paro es tendencia y no algo puntual, y si se ve luz en el túnel, tengo muy claro que la ideosincrasia española se resume en “vive y deja vivir, que a lo mejor estás equivocado” y la alta abstención de la izquierda (que es como reconocemos nuestros errores) puede llevar a este hombre a ser un presidente más longevo de lo que muchos deseríamos.

  5. Romualdo - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 14:29

    Estoy de acuerdo con el artículo y el comentario de Antonio-F. Ordóñez pero veo un inconveniente. Y es que, guste o no guste, se quiera o no, hoy hay pocas voces contundentes frente al secesionismo. Se reducen a Ciutandans, UPyD y en mucha menor medida el PP. Al menos así lo percibe la mayor parte de la ciudadanía.

    ¿El Problema? Pues que mientras cuaja la propuesta de Armesilla y el Partido Político en torno al cual se articularía la izquierda renovada nos podemos encontrar con que lo que surte efecto en la sociedad es la lucha contra el PP a la que él llama, y el triunfo de los, mucho más peligrosos, resto de Partidos Políticos Escoba que “comprenden” al nacionalismo secesionista y creen en el “derecho a decidir”.

    Como ningún Partido Político va a conseguir representar a toda la sociedad, Dios nos libre de ello, necesitamos unir fuerzas para derrotar dialéctica y políticamente al secesionismo. Y una nueva izquierda es imprescindible. Evidentemente frente a toda la derecha que yo creo que ha quedado bien definida en el resto de partidos políticos porque su derechismo es cuestión de grados.

    Pero tenemos que aceptar que el PP no es el primero a batir. Porque bien puede ocurrir que consigamos batirle sin que la alternativa de izquierda cuaje y el resto de la izquierda española no cambie su postura de cesión ante el secesionismo.

    En resumen que ahora mismo y al margen de una renovación de la izquierda que es muy necesaria se necesita que todo el arco político estatal sea consciente del peligro secesionista y se una dejando de lado diferencias e intereses partidistas tentadores de entendimiento con el secesionismo y se aborde el debate político e intelectual frente al secesionismo y la Reforma de la Ley Electoral.

    Porque todos comparten derechismo pero no es necesario que lo abandonen siempre que sean conscientes de que al secesionismo lo tienen que combatir y que se pongan de acuerdo en el único modo de combatirlo. Me gustaría decir que PSOE e IU no son de derechas pero en mi interpretación de que todo discurso secesionista es de derechas y parte del nacionalismo y en la convicción de que se antepone la conquista del poder a la ideología tengo que rendirme, a la vista de cesiones y componendas a la evidencia de que es así.

    Enhorabuena por el artículo.

  6. Jose Orgulloso - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 15:46

    Me parece un análisis lúcido y contundente.

    Sólo creo que, si bien el PP ha sido un partido pastiche desde su fundación y, especialmente, desde que absorvió la extinta UCD, también el PSOE se encuentra en esta situación de pastiche, en su caso por degeneración y dejación de sus principios ideológicos. También hay que valorar en su justa medida que este pastiche del PSOE tiene un componente territorial o pecado original en el abandono de Cataluña en manos del PSC.

  7. Pues no se bien que decir... - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 16:43

    Hablar de república es algo tan obsoleto… no he podido aguantar todo el artículo, pues en un vistazo rápido he visto como se vincula al PP con Franco, utilizando el “neo-liberalismo” como pegamento… y creo que estamos un poco fuera de lugar.

    Creo que las legislaturas del PP se basan más en resultados que en propaganda, y como dice Fagot si a Rajoy le sale bien nadie le va a comer la tostada. A los españoles les falta juicio político, solo miran resultados. El gran enemigo del PP era el PSOE, que a falta de los mismos utilizaba unas estupendas campañas de marqueting, pero como hemos visto abocadas al fracaso al medio y largo plazo.

    Sin embargo, los hechos como la política de Perejil o el Peñon, marcan diferencia. La tendencia económica, marca diferencia. Las leyes de custodia compartida, o la eliminación de los favoritismos judiciales a políticos o feministas, la ley de transparencia, la reforma laboral y educativa son modificaciones importantes de calado, que no se están publicitando pero que pueden marcar unos fuertes cambios en el sistema.

    Si la mitad de todo eso le funciona, en contra le quedarán este tipo de artículos, de una notable fuerza subjetiva y que harán las delicias de aquellos que, como en toda democracia, no estén contentos con la forma de pensar de la mayoría.

    O sale un partido como Ciudadanos a nivel nacional, o el PP vuelve a ganar por mayoría y es posible que absoluta.

  8. Pues no se bien que decir... - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 16:48

    Y por cierto, con lo de “neo-liberalismo” tengo un cacao increible… ¿llamamos “neo-liberalismo” a las ultimas tendencias liberales, o encasillamos como “neo-liberalismo” a las políticas más que superadas hoy?

    Mucho le queda al partido más liberal de España por aprender, pero creo que aún no hemos visto todas las reformas económicas previstas, y tampoco soy de los que piensan que los cambios radicales son buenos por definición, en las sociedades de millones de personas.

    Bajar los impuestos, podemos empezar por ahí. Pero para bajar los impuestos hay que recortar servicios. Ah no, recortar no. Entonces, no hablemos de liberalismo, neo, post o ultra.

  9. renatxs - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 16:57

    Es facil atacar al PP y no seré yo quien lo defienda. Veo que sabes mucha teoria y poca practica pero lo que deberías hacerte mirar es que pasas por alto la realidad de las cosas en este momento concreto, lo cual hoy para mi es un pecado. Si algo no sirva para nada no puede valer mucho

  10. Carlos - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 18:30

    “una tradición teórica propia histórica que puedan tener otras formaciones como el PCE (hoy en Izquierda Unida), o incluso el PSOE”.
    “son los neoliberales los que importan ideas extranjeras ultraliberales”.
    O sea , que la buena izquierda no ha importado ideas extranjeras (Marx , Engels, Lenin y demás enemigos de la libertad deben ser de Cuenca).
    La equiparación de dirigentes democráticos del PP con Otegui , es una burda manipulación al estilo agitprop comunista.
    La alusión al IV Reich de Merkel es poco elegante , ya que es una dirigente democrática.
    Lo que el articulista pone de manifiesto es:
    1-Está completamente influido por el pensamiento Alicia Zapateril donde el mundo no es como es , si no como a mi me gustaría que fuera.
    2-Forma parte de esa izquierda decimonónica que piensa que la derecha no es el adversario político si no el enemigo.
    Sr Armesilla: La única forma REAL de combatir el separatismo catalán y vasco es mediante una acción conjunta y sostenida en el tiempo de los partidos constitucionalistas (PP, PSOE, C´s, UPyD. No incluyo a IU porque es una coalición totalitaria además de separatista). Desde luego, el PP y sobre todo el PSOE no han actuado en el pasado bien en la defensa de la idea de España, pero sin la unión de estos dos actores los separatistas ganarán,no lo dude.

  11. Carlos - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 18:51

    La denominación NEOFEUDALISTAS a los separatistas es muy buena , le felicito.

  12. Una opinión más - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 19:05

    Por los resultados obtenidos en España en los últimos cincuenta años, es decir, por la realidad de las cosas que han acontecido, la izquierda y el separatismo han sido la ruina para los ciudadanos españoles. Los mejores números los presenta el PP, además de largo, así que no veo que el PP haya sido peor que el resto de partidos gobernantes. Y el liberalismo no lo hemos conocido, ni poco ni mucho, el intervencionismo en España forma parte de la historia, bien como mercantilismo, bien como proteccionismo, bien como socialismo porque en España hay millones que viven del Estado, directa o indirectamente. Estoy con renatxs, con no se bien que decir… y con los demás comentaristas que ponen peros a este artículo, que no sé bien si pretende echar más leña al fuego que nos quema desde hace años y que, además, ataca a los bomberos. Nadie es perfecto, pero prefiero a un abogado del Estado o a un Registrador de la Propiedad al frente de la cosa que al repartidor de butano sin estudios, al abogado que jamás ejerció y vive del partido desde su juventud o al teórico que no sabe qué es ganarse el pan en la vida privada ni jamás creó un empleo.

  13. robertg - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 20:30

    Son puntos de vista, naturalmente.
    A mi modo de ver el peor enemigo de España, es la propia idea de España , y en consecuencia los mismos españoles. Los políticos solo son un fiel reflejo de una sociedad enferma en proceso de liquidación. El PP, el PSOE…. todos han aportado su pequeño o gran granito de arena.
    Por lo menos los catalanes tenemos una esperanza , por la que lucharemos hasta el final.

  14. Mariaccruz - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 21:38

    Porque quiero que España salga con éxito de “esta situación ” reitero mi CONFIANZA EN EL PRESIDENTE D.MARIANO RAJOY Y SU GOBIERNO.
    En resumen para ni la Política de Rajoy se resume en algo muy práctico y eficáz.que.es ; TRABAJA Y CALLA.

    Si.cada uno de nosotros trabajase bien ” lo mejor que pueda” y callase…pronto saldríamos.de.esta…

  15. Juan Antonio - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 21:50

    Me sumo a las últimas opiniones y quisiera añadir:

    Creo que, sin querer, el artículo lo que pone de manifiesto es una profunda necesidad de ganar batallas perdidas en el pasado. De otra forma no explico que, para criticar las decisiones del presente, en lugar de valorar sus consecuencias se retrotraigan valoraciones sobre las tendencias políticas de hace décadas. ¿qué más me da a mi UCD, Franco, Fraga o Marx, si lo que tenemos por delante son problemas que nunca antes se habían dado? Nos enfrentamos a nuevos retos y para superarlos el pasado no puede servir más que de ejemplo, nunca de justificación.

    El que olvida su historia, está condenado a repetirla. Si seguimos posicionandonos en el sistema democrático como si de un combate de boxeo se tratase, en los momentos de debilidad del país aprovecharemos para buscar el KO, en lugar de reflotar la patria.

    Valores, señores, es lo que hace falta. Que nadie tiña de “facha” a aquél que quiera lo mejor para su país. El resto, historia, rencillas o memorias histéricas, mejor que queden para los libros de historia.

  16. Mariaccruz - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 21:53

    Mi mensaje anterior reiterando mi confianza e.n Rajoy no apsrece.o aparecerá má tarde?

  17. Ciudadano de Cataluña desde hace la tira - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 22:12

    No he podido terminar todo el Libro Gordo de Petete, el de Pedrito Ruiz por lo menos te hacía reír mientras mirabas alguna guapa y simpática chica. Lo siento, pero después de saber que este señor del artículo es de ideología Izquierda Hispánica que no sé qué es lo que representa, o quizás no quieran decir que son comunistas, solo me resta decir, que todas las izquierdas, sobre todo las españolas, lo único que han sabido hacer bien en España, es el equivalente a: Miseria, Hambre y Piojos.

  18. Mariaccruz - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 22:33

    ROBERTG.
    LOS ESPAÑOLES ANTI-ESPAÑA SON UNOS.DE LOS QUE HAN CONTRIBUIDO A.LA MALA SITUACIÓN.

  19. Mariaccruz - Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 22:50

    Como se dice ” entre todos la mataron ella.sola
    se murió”.

    En nuestro caso..” entre muchos la.atacaron y ella sola se salvó”

    Lo que toca es ” trabajar y callar” .y aunar en lugar de separar.

  20. Fagot - Jueves, 8 de agosto de 2013 a las 00:05

    @Juan Antonio

    “De otra forma no explico que, para criticar las decisiones del presente, en lugar de valorar sus consecuencias se retrotraigan valoraciones sobre las tendencias políticas de hace décadas. ¿qué más me da a mi UCD, Franco, Fraga o Marx, si lo que tenemos por delante son problemas que nunca antes se habían dado? Nos enfrentamos a nuevos retos y para superarlos el pasado no puede servir más que de ejemplo, nunca de justificación.”

    No sabes cuanto te equivocas. La historia es cíclica, llevamos demasiado tiempo sobre la tierra y esto se puede resumir en dos tipos de guerras que se libran de distinto modo, pero de igual forma. Se empieza por la lucha de banderas y, cuando “los de abajo” se dan cuenta de que siguen igual de jodidos, se empieza por la lucha de clases (de ahí que se diga que lso grandes imperios se destruyen desde dentro, es decir, cuando deja de importar la bandera). Europa, después de la 2º GM abadonó la lucha de banderas y comenzó la de lases. Ahra que los caciques y demás favorecidos económicamente hablando son de nuevo hegemónicos en los gobiernos, empieza a asomar la gaita la lucha de banderas (no se puede oprimir tanto es Grecia, Portugal, irlanda, España, Chipre, ¿cuántos más se unirán a la cola? y una ves se calem esta, volverá la lucha de clases. Espero que ne España, sepamos cambiar el chip pronto, porque metidos en la de banderas, no están jodiendo vivos en la de clases.

  21. robertg - Jueves, 8 de agosto de 2013 a las 00:20

    Mariaccruz – Miércoles, 7 de agosto de 2013 a las 22:33

    No somos españoles anti-españa somo catalanes pro-catalunya.
    A nosotros el futuro de España no es absolutamente indiferente. es más, mientras esten ocupando ilegítimamente nuestro pais vamos a hacer todo lo posible para hundirles en todo lo que podamos.
    Le parece mal?

  22. daniel - Jueves, 8 de agosto de 2013 a las 06:04

    La idea de España y su unidad ahora mismo le importa solo a partidos como Falange, DN, AN, AES, España 2000, PXL, a amplias partes de Ciudadanos, UPyD, PXC, y a una minoría bienintencionada de PP y PSOE. En total, lo que representaría un 7 u 8 por ciento de los votos de toda España. Tengan claro los irreductibles peperos de este foro, que a la cúpula del PP España le importa una mierda y solo piensan en la pasta, y que Rajoy, desde luego, no es un tipo que vaya a mover el culo por salvar nada salvo su inmerecido dinero. Y cuanto antes deje la gente de buena fe de votar al PP y opte por algunos de esos partidos minoritarios aludidos en las dos primeras líneas, más libertad y menos sinvergonzonería tendremos.

  23. Mariaccruz - Jueves, 8 de agosto de 2013 a las 07:31

    Algunos quieren que Rajoy sea un ” bulldog”..y eso no lo puede ser porque es un “perro S.Bernardo”.Trae salvamento.No ladra da miedo y dentalladas.

  24. Mariaccruz - Jueves, 8 de agosto de 2013 a las 07:43

    A Rajoy le cuesta hacer daño a sabiendas.incluso no se mete ccntra sus enemigos .. ( y ellos lo saben por eso se envalentonan).
    En España a las buenas personas las suelen llamar ” tontas”.no ven otros motivos no les alcanza su visión.a más.Ser bueno NO es ser tonto.ni ciego ni injusto.

  25. ANS. HISPANO. - Jueves, 8 de agosto de 2013 a las 15:04

    IZQUIERDA HISPÁNICA.

  26. Ed - Jueves, 8 de agosto de 2013 a las 23:26

    No somos españoles anti-españa somo catalanes pro-catalunya.
    A nosotros el futuro de España no es absolutamente indiferente. es más, mientras esten ocupando ilegítimamente nuestro pais vamos a hacer todo lo posible para hundirles en todo lo que podamos.
    El que ocupa ilegítimamente es vd. .Cataluña se conquistó y se repobló, como todo país europeo. Cataluña forma parte de España como Barcelona de Cataluña.
    Siga con su matrix mental…

  27. omar - Jueves, 8 de agosto de 2013 a las 23:35

    Vaya fiera, resulta que hay que ir contra el pp y no contra ciu, erc, cup. La bomba.

  28. Miguel Angel - Viernes, 9 de agosto de 2013 a las 00:51

    Robertg.
    A nosotros el futuro de España no es absolutamente indiferente. es más, mientras esten ocupando ilegítimamente nuestro pais vamos a hacer todo lo posible para hundirles en todo lo que podamos.
    Le parece mal?

    – No, nos parece simplemente ridículo, un exabrupto de friki , de nerd de medianoche.
    Devolved primero el condado de Urgell que robasteis a su legítimo dueño, el conde Armengol, al que arrebatasteis su territorio por la fuerza militar.
    En realidad, excepto la Cataluña Nord, el resto del territorio lo conquistasteis matando y violando a sus habitantes. Entonces no se perdía el tiempo en palabrería seudodemocrática , ni en retóricas vacuas sobre “la voz del pueblo”, ni los derechos a decidir.
    En aquellos tiempos tú hubieras sido el escudero de un caballero que mataba , pisoteaba y violaba. Ahora eres el sicario de una oligarquía extractiva, que roba a manos llenas en el Palau, en las ITV,casinos, y en las autopistas de vuestro Abertis, empresa catalana que roba los peajes, y en los hospitales que tenéis como coto cerrado para los latrocinios.
    La misma oligarquía explotadora de siempre.
    En la Edad Media, los condes provocaban al conde oligárquico vecino, y cuando este contraatacaba se refugiaban con los campesinos en el castillo, y cuando el conde agraviado se iba habiendo quemado las cosechas de los pobres diablos, las oligarquías les prestabais semillas con usura de nuevo,para replantar el campo que vuestra provocación había quemado Ahora las oligarquías señoriales catalanas agobian a los ciudadanos con impuestos para expoliar la Sanidad, los organismos subvencionados y las empresas títeres expoliadoras.

  29. robertg - Viernes, 9 de agosto de 2013 a las 01:01

    Ed – Jueves, 8 de agosto de 2013 a las 23:26

    Ustedes nunca conquistaron Catalunya.
    La conquistó Felipe V. Pero no lo hizo en beneficio de ustedes sino para si mismo.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Caso_de_los_catalanes
    Si luego, por la malas artes de unos “demócratas” se la han adjudicado ilegítimamente los españoles, estamos los catalanes ahí para enmendar el error.
    Y le aseguro que pelearemos hasta donde sea necesario .

  30. anto33 - Viernes, 9 de agosto de 2013 a las 07:14

    Gran artículo.

  31. robertg - Viernes, 9 de agosto de 2013 a las 18:16

    Miguel Angel, a mi no me importa en absoluto lo que diga usted de mi. Dicen que el ladrón cree a todos de su condición. Será por eso que ustedes nos acusan a nosotros de tantas cosas propias de ustedes que son completamente ajenas a nosotros.

    Decía Ed en su mensaje anterior que Catalunya se conquistó y se repobló. Y yo me olvidé de responderle que se repuebla una tierra que está despoblada. Que no era ni es el caso de Catalunya , que desde hace mil años está poblada por el pueblo catalán, que sigue en pie dispuesto a defenderla. Ustedes han venido a ocuparla en nombre de aquellos que se han apropiado de ella sin haberla conquistado legítimamente (si es que las conquistas pueden ser legítimas). Y desde esta posición quieren dominarla a su antojo, cambiarla a su gusto, y dejando a sus legítimos habitantes sin otra alternativa que callar y aceptar el dictado que ustedes les imponen por la fuerza de sus leyes y de sus hechos consumados

    Son por tanto cómplices de unas políticas genocidas. Y eso les quita toda razón o justificación o disculpa que pudieran tener.

    Y a propósito del PP. El PP durante años se ha dedicado a combatir a Catalunya desde cualquier posición. A cara descubierta o bajo mano. Por ejemplo, el PP ha convertido a la Comunidad Valenciana (Madrid y otras) en un enemigo y rival de Catalunya, que trata de competir con ella para quitarle cualquier cosa que Catalunya tenga, sea la fórmula 1, sea la lengua, sea el puerto, sea la industria automotriz, sea la moda, sea cualquier cosa en la que Catalunya esté destacando. No han podido, lo siento. Siempre inoculando veneno para crear enemigos .en lugar de crear buenos vecinos que trabajan y colaboran entre si.

    Y esto me ha venido a la mente a raíz del magnífico artículo de Salvador Sostres en el Mundo:

    http://www.elmundo.es/blogs/elmundo....encia.html

  32. Fagot - Viernes, 9 de agosto de 2013 a las 23:58

    @robertg

    “Decía Ed en su mensaje anterior que Catalunya se conquistó y se repobló. Y yo me olvidé de responderle que se repuebla una tierra que está despoblada. Que no era ni es el caso de Catalunya , que desde hace mil años está poblada por el pueblo catalán, que sigue en pie dispuesto a defenderla. ”

    Pues será ahora, porque cuando llegó Franco nos faltó tiempo para besar el suelo por el que pisabacon el espinazo bien doblado.

  33. momium - Sábado, 10 de agosto de 2013 a las 14:41

    Concuerdo prácticamente en todo con los foreros “Pues no se bien que decir…” y “Carlos”

    Realmente yo tampoco se muy bien qué decir …

    A cuadros me he quedao ..

    Si a veces esta pagina web no fuera tan pueril de lo que es girando a mano izquierda me la podría tomar un poco mas en serio

    Pero es que por más que lo intento viendo la gente que escribe, como escribe y sobre todo lo que escriben, simplemente no puedo

    A algunos solo les falta ponerse a restaurar y rescatar la momia de Lenin

    Artículo deplorable

    No hay por donde cogerlo

    Nada

    El summum ha sido lo de las “ideas importadas extranjerizantes”

    Momentazo

    Tremendo. Descacharrante

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.