Neymar ya pasa por el aro

El nuevo astro del fútbol brasileño, Neymar da Silva Santos Júnior, más conocido por Neymar, acaba de ser fichado por el F.C. Barcelona por la astronómica cifra de 54 millones de euros (casi 9.000 millones de las antiguas pesetas). Siendo la lengua materna del astro futbolístico el portugués, sin embargo, se destapó en el acto de su presentación balbuceando algunas frases sueltas en catalán, para regocijo de sus jefes en el Barça y del nacionalismo en general.

Era evidente que su concesión a quien tan bien le paga no era espontánea; entre otras cosas porque, como se puede ver en el vídeo adjunto, se limitaba a repetir unas frases sueltas previamente aprendidas tuvieran o no que ver con las preguntas que le hacían.
Bien asesorado por quienes le han fichado sobre lo que debe o no decir y cómo, incluso manifestó -sorpréndanse ustedes- que “me siento más cómodo en catalán que en castellano”.

Ahora sabemos que ha sido el presidente del club, Sandro Rosell, el que se ha empeñado en que aprenda catalán antes que español. Así que, para la presentación, se le contrató una profesora –Bel Juvinyà (codirectora de la empresa AB Relocation Solutions, una compañía dedicada a facilitar la adaptación de los trabajadores a países extranjeros) que le estuvo dando apenas cuatro horas de clase para que soltase lo que soltó “un alumno muy aplicado”.

Tragar las consignas nacionalistas va en el sueldo de los jugadores del F.C. Barcelona. Le pasó a Messi que, incluso, negando la evidencia llegó a afirmar que nunca tuvo ningún problema con el catalán y le pasa ya a Neymar.

Mientras, el día de su presentación, los aficionados barcelonistas, algunos con la camiseta del astro -a 92 euros se vende ya en la tienda oficial del Barça- le rindieron tributo desde la grada, con cánticos y pancartas de bienvenida, alguna haciendo una referencia jocosa al eterno rival. “Florentino [Pérez, presidente del Real Madrid], en Madrid, ni hay mar ni Neymar”, rezaba una de ellas. Tampoco nacionalistas catalanes.

Rencorosos…

En este país de broma, donde se conmemoran guerras de sucesión dinásticas que ocurrieron cuando no existían ni trabajadores ni ciudadanos como ahora los entendemos; donde se nombran a malos aprendices de payaso como comisarios de las celebraciones de esos manipulados hechos históricos o donde nuestros máximos representantes públicos ejercen un sectarismo evidente que esconde sus innumerables casos de corrupción y su incapacidad para dar una respuesta adecuada y justa a la crisis que padecemos, de vez en cuando, surgen nuevos oportunistas que se suben al carro de la desvergüenza, la risa fácil y el desprecio al diferente; añadiendo su granito de rencor… a su falta de talento creativo.

Los últimos en esta carrera de desenfreno la protagonizan los Mali Vanili, un dúo formado por Jofre Borràs y Miquel Malirach. Me dirán ustedes, ¿quiénes son estos? No busquen; no encontraran más que la evidencia de su falta de trayectoria y de éxito (uno, con un pequeñito papel en un culebrón de TV3, El cor de la ciutat, como máximo hito hasta ahora; el otro, como uno de los principales actores de la primera web-serie catalana nacida, concebida y emitida solo en internet, dentro del ámbito del independentista Racó Català. Probablemente, en circunstancias normales, habrían acabado limpiando las calles o en una oscura oficina; pero, en el mundo virtual que los nacionalistas han creado, siempre hay ocasión para los estómagos agradecidos. El precio: denigrar a España y los españoles; eso sí, de forma democrática. ¡Faltaría más!

Algunos consideraran que dedicarles la entrada de hoy contribuye a su publicidad y propaganda, pero, creía necesario desenmascarar su realidad, para ayudar a entender a quienes nos leen contra qué y quienes nos enfrentamos. En fin, contra ira, paciencia y mansedumbre.

Trias y Rosell se mofan de Colón a costa de los barceloneses

Hasta el mes de junio de 1998 la firma de ropa deportiva europea Kappa equipaba al F.C. Barcelona en inmejorables condiciones económicas. Sin embargo, pese a que ofreció para renovar su contrato una cifra astronómica y que el equipo azulgrana se saltaba a la torera los términos establecidos que prohibían la negociación con terceros hasta 1999, fue sustituida por la multinacional norteamericana Nike en condiciones sensiblemente inferiores. El contrato sigue, desde entonces, vigente.

¿Adivinan quién era el responsable de marketing deportivo de Nike para España y Portugal entonces, concretamente de 1996 a 1999? Sandro Rosell, el actual presidente de la entidad culé.

Este diplomado en Ciencias Empresariales y MBA por ESADE –últimamente salen muchos delincuentes de cuello blanco de sus aulas- accedió a la presidencia del club en julio de 2010 y ya desde un principio ha apoyado, siguiendo la estela de sus últimos antecesores, la causa secesionista en Cataluña. Como ya señalé en otra entrada de este blog, el F.C. Barcelona nutre su directiva, prácticamente, sin excepción de afiliados y simpatizantes nacionalistas.

Es en este contexto en la que se ha de situar la autorización dada por el Ayuntamiento de Barcelona a la empresa Media Planning Group –una empresa del Grupo Havas Media- y a su cliente, la multinacional de ropa deportiva Nike, para vestir con la camiseta del F.C. Barcelona -para la próxima temporada- la estatua de Colón, que corona el monumento al descubridor de América en los aledaños del puerto, encendiendo la polémica; justo lo que esperaban y, seguramente, perseguían tanto los responsables de aquella empresa como el máximo responsable municipal: el alcalde nacionalista y conservador, Xavier Trias.

La concesión de este singular espacio para fines publicitarios vulnera a priori diversos preceptos de dos ordenanzas locales, la del Paisaje Urbano, aprobada en 1999 (concretamente su artículo 19 recoge la siguiente prohibición: ‘No se admite la publicidad sobre los templos, los cementerios, las estatuas, los monumentos, las fuentes, los equipamientos, los servicios públicos, las zonas naturales y los espacios verdes’), y la de Protección del Patrimonio Arquitectónico, Histórico y Artístico, vigente desde 1979 (su artículo 32 prohíbe toda actividad publicitaria en los edificios y monumentos catalogados; el de Colón tiene categoría B, es decir, bien cultural de interés local). Sin embargo, las propias ordenanzas recogen la posibilidad de excepcionar aquellos preceptos y a ello se ha acogido el equipo municipal para, haciendo una interpretación extensiva y muy sui generis otorgar visos de legalidad a una acción que queda lejos de estar amparada por el derecho vigente.

Otro posible caso de prevaricación y de apropiación indebida del espacio público, el de todos los ciudadanos, para fines particulares en interés de las partes invitadas al negocio nacionalista. Rápidamente, el Espanyol de Barcelona ha protestado a través de su presidente, Joan Collet, el cual ha llegado a afirmar que “en nombre de un club todo está permitido”. Quizás fuera más exacto decir que en nombre del nacionalismo todo está permitido en la Cataluña de hoy.

A veces, la copia supera al original

Dedicado a Alba

Una seguidora incondicional de 13 años a la que quiero mucho me hace llegar estos dos vídeos para que los compare y elija el que más me guste. A veces, la copia supera al original y a veces, simplemente, la realidad supera a la ficción.

De todas formas, hay que ser optimistas y pensar que existen razones para creer en un mundo mejor; sobre todo, viendo que las generaciones que vienen detrás son las más preparadas e informadas de la historia. Hay que tener esperanza… y participar; porque, como cantaba el uruguayo Daniel Viglietti, “este mundo es de nosotros y no del que tenga más”.

Debate socialista no nacionalista

“Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”
(Rosa Luxemburgo)

El concepto de partitocracia surge en el contexto de la discusión de las relaciones entre sociedad civil y sociedad política y alude a una abusiva apropiación de espacios políticos por parte de los partidos en una determinada sociedad. En los regímenes de partido único, sean estos de corte socialista o simplemente autoritario, la preeminencia que el partido adquiere en la vida política es indiscutible y, como ya lo previó Rosa Luxemburgo en la famosa discusión que sostuvo con Lenin sobre el papel del partido, la predominancia absoluta que los bolcheviques acordaron al papel del partido en la conducción del Estado y la sociedad, llevaría inevitablemente a la muerte de la democracia socialista y a la “brutalización de la vida pública”. La crítica de Luxemburgo es una posible explicación de lo que sucedió en la URSS y en el resto del campo socialista con el ascenso de Stalin al control del partido.

En el mismo sentido, Albert Einstein, en su famoso artículo ¿Por qué socialismo? apuntaba en 1949 que ‘la realización del socialismo requiere solucionar algunos problemas sociopolíticos extremadamente difíciles: ¿cómo es posible, con una centralización de gran envergadura del poder político y económico, evitar que la burocracia llegue a ser todopoderosa y arrogante? ¿Cómo pueden estar protegidos los derechos del individuo y cómo asegurar un contrapeso democrático al poder de la burocracia?’.

De una forma similar pero en otro contexto asistimos, en la actualidad, a una crisis del sistema de partidos en las democracias occidentales multipartidistas; entre otras, en la nuestra. Una crisis que tiene su origen en el nacimiento inevitable en el seno de las formaciones políticas supuestamente democráticas de unas élites que se hacen con el poder en las mismas y acaban negando toda posibilidad de debate interno a las minorías disidentes.

De ahí que, hoy por hoy, el debate político real venga mayoritariamente de la base -de los trabajadores y ciudadanos agrupados, fundamentalmente, en asociaciones y plataformas, esencialmente de la izquierda política- que sondea un cambio de sistema. Prueba de ello son las tres citas que a continuación recomiendo; todas ellas a celebrar en Barcelona en una fructífera semana y que nos ayudarán a entender que la postración que las llamadas clases subalternas sufren en esta Comunidad Autónoma y en el resto del país tiene solución.

La primera, el martes 21 de mayo de 2013 (19:00 horas), en el Centro Cívico Fort Pienc, donde Ediciones Península y la asociación Alternativa Ciudadana Progresista (ACP), coorganizan la presentación del libro del periodista Alfredo Grimaldos, Claves de la transición 1973-1986 (para adultos).

‘La imagen oficial de la Transición se ha construido sobre el silencio, la ocultación, el olvido y la falsificación del pasado. Una y otra vez se vuelven a dibujar las claves políticas de aquellos años como un juego de mesa, como una especie de partida entre destacados franquistas que, de repente, se transforman en demócratas y tienen que enfrentarse con el búnker fascista. En esa opereta, los miembros de la oposición controlada actúan como artistas invitados. Tras contemplar semejante cuadro, parece que la lucha en la calle nunca ha existido’.

La segunda, el viernes 24 de mayo de 2013 (19:15 horas), en el Hotel Abba Sants, donde la asociación Ágora Socialista organizará la presentación del libro del político Joaquín Leguina, El camino de vuelta, en una muestra de apoyo de éste a la alternativa socialista al PSC que en esta Comunidad Autónoma representa la Coordinadora de Agrupaciones Socialistas Autónomas (CASA).

A través de sus páginas, Leguina analiza desde su punto más personal, los 30 años de historia de su partido, desde las elecciones de 1982 en las que el PSOE de Felipe González consiguió una aplastante mayoría absoluta hasta la actualidad. Del triunfo de Felipe González a la crisis de PSOE, reza el subtítulo del libro del que fuera presidente autonómico de la Comunidad de Madrid y secretario general de la Federación Socialista Madrileña.

La tercera y última, la tenemos el domingo 26 de mayo de 2013 (10:00 horas), en la Fábrica de creación Fabra i Coats, donde la sucursal catalana del Frente Cívico que lidera Julio Anguita celebra su II Asamblea. Estas son las once propuestas de programa para iniciar su debate:

1. Salario mínimo interprofesional (SMI) de 1.000 euros mensuales.
2. Ninguna pensión por debajo de este SMI.
3. Extensión y ampliación de la prestación por desempleo. Los puntos anteriores pueden servir para abordar con presupuestos concretos la posibilidad de una Renta Básica.
4. Reforma fiscal: progresividad, persecución del fraude fiscal, la economía sumergida y los paraísos fiscales.
5. Banca Pública como corolario de la nacionalización de la banca privada y las cajas de ahorros.
6. Nacionalización de los sectores estratégicos de la economía.
7. Desarrollo de los contenidos de los Títulos Preliminar y VII de la Constitución.
8. Control y democratización de los canales de distribución y comercialización del sector primario de la economía.
9. Efectiva separación de Iglesia y Estado.
10. Reforma del sistema electoral en el sentido de implantar otro de proporcional, con las CCAA como circunscripción y un colegio único de restos.
11. Denuncia de la deuda ilegítima.

Lo dicho, tres citas absolutamente recomendables desde el socialismo que dan la palabra a los trabajadores y ciudadanos, propiciando su participación. Por favor, infiltrados nacionalistas e intoxicadores secesionistas abstenerse.

262 asesores políticos

Este es el número de asesores que tiene el Ayuntamiento de Barcelona (1.615.448 habitantes), que preside Xavier Trias (CiU); el que más tiene de entre todos los alcaldes de España. Madrid (3.293.601 habitantes), por ejemplo, tiene 231; y, en el extranjero por poner una referencia significativa comparada de nuestro entorno, una ciudad con bastante más población (2.257.981 habitantes, dentro de sus estrechos límites administrativos) que la ciudad condal, París, tan sólo tiene 36 asesores pese a que la legislación gala le permitiría llegar a tener hasta 40.

Son datos del programa Salvados que presenta el periodista, humorista y guionista de televisión Jordi Évole y que el domingo –repetición de la emisión que ya se realizó a finales del año pasado-, bajo el título significativo de Dedocracia, dedicó su espacio al escándalo de los asesores políticos en España.

Sabíamos de las limitaciones del actual alcalde de Barcelona que ya le hicieron estar en cuestión dentro de su mismo partido antes de su designación como candidato y que le llevaron a ceder la dirección de los debates de plenario una vez se alzó, con una mayoría simple, con la vara de mando, dadas sus evidentes limitaciones oratorias. Sin embargo, no sabíamos que la Casa gran incluyese en su seno una red clientelar de cargos de confianza, amigos y enchufados, de tal calibre; por decisión directa de nuestro máximo responsable municipal y por lo tanto, también, de su personal. Sencillamente obsceno en tiempos de crisis como los que vivimos en los que cientos de miles de familias ven como no entra ni un euro en sus hogares al estar todos sus integrantes en paro.

Como consuelo nos queda saber que, de acuerdo con las últimas reformas impulsadas por el Gobierno de la nación, a partir de 2015 no podrá haber más asesores que concejales en los ayuntamientos españoles. En este caso, Barcelona no podría tener más de 41 asesores, que es el número de concejales del Consejo Municipal, tras las elecciones municipales celebradas en mayo de 2011.

Una razón más, y ya van demasiadas, para pedir la dimisión del Excelentísimo Señor Alcalde de Barcelona (#Triasdimisión; #Triasdimissió).

El trilero de la Plaza San Jaime

Hace años que nuestras autoridades municipales pretenden eliminar de las calles a los trileros; es decir, a aquellos que se dedican a ese juego callejero de apuestas fraudulentas que consiste en adivinar en qué lugar de tres posibles se encuentra una pieza manipulada. Sin embargo, me temo que el mayor trilero de todos se encuentra en posesión de la vara de mando municipal.

Para nuestro alcalde de Barcelona su principal preocupación no son los problemas de movilidad que sufren los vecinos por los recortes en los buses de barrio, los desahucios, el paro, los pisos con aluminosis que aún existen en algunas zonas de la ciudad o los servicios sociales que no dan abasto, como ayer, por ejemplo, le reivindicaron un grupo de vecinos indignados, con toda la razón, organizados en la plataforma Nou Barris Cabreada.

Trias tiene otras prioridades más allá del servicio a los trabajadores y ciudadanos y que podemos resumir en dos a satisfacer durante su mandato: devolver a los lobbies que financiaron su subida al poder los servicios prestados y poner la estructura municipal al servicio de su partido y, más concretamente, al servicio de su líder mesiánico y su deriva secesionista.

No hay nada como tener buenos amigos, deben pensar los miembros de la burguesía barcelonesa más añeja, en la que se inserta el mismo alcalde. En poco tiempo ha dado satisfacción a varios -no en vano el 92% de las contrataciones municipales son a dedo-; veamos -y no se trata de una relación exhaustiva-:

Al lobby hotelero se le regala un nuevo plan de usos de Ciutat Vella que favorece sus intereses particulares.

Al lobby del motor se le subvenciona con ocho millones de euros -que antes pagaba la Generalidad- para que los coches pijos de la Fórmula 1 circulen por Montmeló.

– Al lobby de los comerciantes: ayer les pone una pista de hielo en la Plaza de Cataluña y mañana les hará una Diagonal a su medida.

– Al lobby mediático: 2,4 millones en informes que no piensa publicar y en el que destaca uno sobre la caída de una palmera en la Plaza Real o los realizados por personajes públicos, significados políticamente a favor de la secesión, como la inefable Patrícia Gabancho.

– Al lobby sanitario.

– Al lobby deportivo que representa fundamentalmente el F.C. Barcelona…

¿Seguimos?

Si ya fue grave hacer la manifestación pública de que el Ayuntamiento de Barcelona se ponía al servicio de la causa soberanista que encabeza Artur Mas y que este actúa de facto como banco de la Generalidad de Cataluña en condiciones preferentes, ahora nos hemos enterado que Trias, como buen trilero, ha hecho desaparecer 25 millones de euros de las arcas públicas municipales en favor de la Administración autonómica con cargo a unas sospechosas obras que se realizaron antes incluso de contraída la deuda originaria a costa de Spanair. ¿Se acuerdan? En otros países, por cosas menores a esas, algunos responsables políticos se ven forzados dimitir y otros acaban en la cárcel; aquí nuestro alcalde se lo pasa todo por el forro y encima se ríe en la cara de la inmensa mayoría de ciudadanos.

Al final con los nacionalistas, todo se limita a saber quién la hace más grande y quién la tiene más grande. De momento, el trilero mayor no está en la calle, sino a la cabeza del poder municipal. ¿Hasta cuándo soportaremos su manipulación?

Alternativas a los que nos gobiernan

“Que caiga España que ya la levantaremos nosotros” (Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas del PP y entonces congresista, presionando así al resto de grupos de la oposición para que rechazasen, en mayo de 2010, el paquete de recortes que presentaba en el Congreso José Luís Rodríguez Zapatero, a la sazón presidente del Gobierno del PSOE).

“La crisis es la tormenta perfecta para la independencia” (Francesc Homs, consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno autonómico por CiU, en 2012).

La crisis española que se inicia en 2008 hace referencia a la crisis económica que desde entonces sufre España y que, extendida durante años, ha mostrado que no solamente es una crisis de este tipo -con una específica y explosiva burbuja inmobiliaria que ha provocado la mayor crisis inmobiliaria en nuestro país-, sino también una crisis social, institucional, territorial y política.

Es una crisis cuyos efectos derivan, fundamentalmente, de las políticas neoliberales que han campado a sus anchas y prácticamente sin control en casi todo el mundo durante décadas y que nos llevan ineludiblemente a un cambio de paradigma; el sistema capitalista, donde las rentas del trabajo cada vez tienen menor peso, no es viable y debe ser sustituido por otro en beneficio de la inmensa mayoría de la población.

Para superarla, se imponen otras recetas bien diferentes basadas en el crecimiento que palíen la precaria situación que padecen las capas de la sociedad más humildes y ayuden a consolidar el bienestar construido durante años; todo ello mediante un reparto del trabajo y de la riqueza más justo.

Hay alternativas a la crisis… y al secesionismo; la peculiar deriva de la injusticia social que en Cataluña utiliza la élite política local para sustraerse de sus obligaciones, eludir los juicios por corrupción y desmantelar el siempre precario sistema público de nuestro país, mediante la sustitución del marco de referencia. La respuesta a ambas han de venir de los sectores ideológicos críticos con ellos; básicamente de la izquierda real, mediante la necesaria reconstrucción de la unión de los trabajadores y ciudadanos. Vicenç Navarro, Juan Torres López y Alberto Garzón Espinosa ya las ofrecieron en su exitoso libro Hay alternativas.

Siguiendo su estela pero adaptado al caso concreto de Cataluña agravado por el desafío secesionista, la asociación Alternativa Ciudadana Progresista (ACP) organiza una mesa redonda con miembros destacados de asociaciones socialistas (Ágora Socialista, Socialismo 21 y la misma ACP). Merece la pena acudir para escuchar de primera mano que cabe otra respuesta a nuestros problemas más allá de la fractura social y política con el resto de españoles (será en el Centro Cívico Pati Limona, el jueves 9 de mayo a las 19:00 horas).

Hay alternativas y estas pasan, ineludiblemente, porque nuestros gobernantes prioricen el interés general sobre el suyo propio de partido. Sin embargo, viendo comentarios de los líderes conservadores como los que encabezan esta entrada, uno se pregunta –al igual que hace la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH)- si esto es posible. Nuestros gobiernos, nacional y autonómico, realmente, ¿para quién gobiernan?

Estrategia totalitaria del nacionalismo

“Derecho a decidir” por “ruptura”

“Normalización lingüística” en lugar de “imposición del catalán”

“Girona, Lleida” por “Gerona, Lérida”

“Conflicto vasco” en vez de “Terrorismo de ETA”

“Preso político” en lugar de “Asesino encarcelado”

“Kale Borroka” por “Terrorismo callejero”

“Impuesto revolucionario” en sustitución de “Extorsión”

“Comando” por “Grupo de ETA”

“Aparato militar” en vez de “Pistoleros de ETA”

Como muy bien señala el reportaje de Telemadrid: “Llamémoslo resistencia o insumisión frente a la imposición semántica, el diccionario o, simplemente la coherencia”.

Contra el victimismo, tozudos con la verdad por delante… aunque la defensa de ésta no sea lo políticamente correcto en la Barcelona y la Cataluña nacionalistas. Este es mi pequeño granito de arena; plantéate ¿qué puedes hacer tú en tu entorno diario para ayudar a revertir estar situación artificial creada por intereses partidistas y sectarios? Si creemos en la igualdad y la libertad, no solo de boquilla, debemos trabajárnoslas día a día y ganárnoslas en todo momento. Nos jugamos en ello nuestra condición humana.

Del negocio de 1714 a la lucha de 2013

Uno asiste atónito al espectáculo que los políticos nacionalistas en el poder, Junqueras (ERC) y Mas (CiU) –no se sabe bien bien quién manda en la Generalidad de Cataluña-, ofrecen a los trabajadores y ciudadanos en esta triste y gris Barcelona de la actualidad.

Ayer, una vez más, se escuchó el grito unánime de la ciudadanía en la calle manifestando su más absoluto rechazo a unos recortes que están dejando en los huesos al ya menguado cuerpo social. Sin embargo, nuestros representantes no tienen oídos para ese gemido desgarrador, el que precede al desastre. Sus esfuerzos se han desviado del obligado servicio al interés general al negocio partidista y sectario que representa esa entelequia sin salida que son los hechos de 1714 y la visión que de ellos ofrece la historiografía oficial, adecuadamente subvencionada.

No importa que una vez más los cuatro bancos de alimentos de Cataluña estén bajo mínimos, señal inequívoca de la situación dramática por la que pasan miles de personas (los últimos datos conocidos hablan, nada más ni nada menos, de que existen en esta Comunidad Autónoma 267.000 familias sin ingresos que subsisten gracias a las, cada vez más reducidas, ayudas públicas) y que constituye una verdadera emergencia social.

El negocio es el negocio, la pela es la pela como se decía antiguamente; y estos desvergonzados mafiosos que tenemos como dirigentes utilizan lo público para promocionar lo suyo y a los suyos… Con estos mimbres no es de extrañar que esos malos payasos que son Soler y Calçada (¿con ç o con z?) sean los únicos que hayan accedido a dirigir, en su línea, ese patético circo montando al unísono por el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalidad; en el que cabe todo, pero, se excluye a casi todos.

Como decía Gregorio Morán hace una semanas, ‘vamos a la violencia, de cabeza’. Perdieron hace tiempo la vergüenza y subvencionan a diestro y siniestro -más esto último-: ¿puede alguien explicar por qué, en una situación de práctica bancarrota, Trias despilfarra un solo euro (y han sido 10.000) en el autor más vendido en San Jordi? Miserables.

Mientras tanto, los trabajadores y ciudadanos debemos unirnos en esta lucha final ahora que se acerca el Primero de Mayo. La naciente Coordinadora de Agrupaciones Socialistas Autónomas (CASA) ha publicado un comunicado llamando a la celebración en la calle de fecha tan indicada en el que, entre otras cosas, señala ‘que no podemos permitirnos la fragmentación del movimiento obrero en clave nacionalista o regionalista, otra de las formas que toman los ataques a la soberanía nacional popular. No podemos tolerar que, en nombre de demagógicos argumentos chovinistas e identitarios, los trabajadores se enfrenten entre sí para regocijo de los poderes hegemónicos y de las élites locales que propician directamente tal división’.

Hagámosles caso. Ha llegado la hora de salir a la calle todos; es el momento de retomar la unidad de los trabajadores y de los ciudadanos; los únicos llamados por la historia a vencer. ¿Lo entiende señor Mas?

Los abogados de los pobres se revelan

El artículo 119 de la Constitución señala que ‘la justicia será gratuita cuando así lo disponga la ley, y, en todo caso, respecto de quienes acrediten insuficiencia de recursos para litigar’. Para garantizar este derecho a la justicia gratuita el Estado ha previsto la adscripción voluntaria de los abogados de las distintas demarcaciones judiciales a una lista en sus respectivos colegios oficiales, en la que por turno y materias se les va designando a petición de los ciudadanos que acrediten esa insuficiencia de recursos a la que hace referencia la Constitución (de ahí, lo de turno de oficio).

En Barcelona, de los 22.700 abogados colegiados (16.343 ejercientes y 6.357 no ejercientes), sólo 3.458, es decir un 15,3%, están inscritos en el citado turno, que supone un gasto que sobrepasa ligeramente el millón y medio de euros, habiéndose tramitado 95.318 expedientes de solicitud de justicia gratuita (según la Memoria de 2012). ¡Si los comparamos con los 38 millones de euros que Bárcenas llegó a tener en cuentas en Suiza, la cantidad puede resultar hasta modesta!

Sus mermadas indemnizaciones que apenas alcanzan la quinta parte de los honorarios normales, están siendo sistemáticamente recortadas por la administración competente, la autonómica Generalidad de Cataluña (las retribuciones, que se congelaron en el mes de enero de 2010, ya sufrieron una reducción del 5% el año 2011 y una nueva reducción del 5% más el año pasado, a las que se ha de añadir el 3% de este año).

¿Cuál ha sido la respuesta de un colectivo, el de los abogados, individualista y poco dado al asociacionismo? Por un lado, destaca la de la asociación Altodo Cataluña que considera insuficiente la respuesta dada por la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados y pide su dimisión:

‘La Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Barcelona (ICAB), a sabiendas de las propuestas de la Generalidad, no ha impulsado ninguna acción en defensa de los abogados de oficio. Tampoco apoya a Altodo Cataluña, la única asociación de abogados y la única que ha impulsado una acción detrás de otra en defensa del turno de oficio. Más bien intenta desprestigiar y desmovilizar a este colectivo. Los abogados somos un pilar de la justicia y del Estado de derecho y tenemos que ser capaces de empezar por limpiar nuestra casa, exigiendo la dimisión en bloque de la Junta de Gobierno del ICAB y eligiendo a unos representantes que hagan entender a la ciudadanía que la justicia gratuita la tiene que costear el Estado, y no unos abogados que en muchas ocasiones se empobrecen más que aquellos ciudadanos a los que defienden. Justicia gratuita para los que no pueden costearla sí, pero no a costa de los abogados’.

Por otro lado, la Junta de Gobierno se defiende:

‘La crítica que hace sobre la falta de movilización de la Junta no se corresponde para nada con la realidad. Le recordamos que precisamente ayer a las 19:00, organizamos un acto de protesta y reivindicación del turno de oficio y asistencia al detenido, durante el cual se leyó un manifiesto (que invitamos a leer a través de nuestra web) y que es la continuación de las múltiples acciones que hemos realizado en defensa de la profesión. Siempre hemos estado al lado del colegiado, como las urnas nos han legitimado para hacerlo’.

De hecho, se ha redactado un manifiesto bajo el título expresivo de Los abogados adscritos al turno de oficio del ICAB decimos basta con la correspondiente recogida de firmas. En realidad, la actual Junta de Gobierno del ICAB, tradicionalmente complaciente con las directrices políticas nacionalistas, puede y debe hacer más, no debiendo permitir que la ya de por si ilusoria igualdad de los ciudadanos ante la ley acabe por volver a ser, pura y llanamente, inexistente.

San Jordi sólo para nacionalistas

Felicitación enviada por Trias a los trabajadores y funcionarios del Ayuntamiento.

Felicitación enviada por Trias a los trabajadores y funcionarios del Ayuntamiento.

Ya comenté hace un año que la llegada al poder municipal de Xavier Trias (CiU) comportaba un paso más en la lectura, nunca mejor dicho, partidista y sectaria de la tradicional fiesta de San Jordi. Como ya expresé, no me oponía a que este día tuviese un aspecto reivindicativo de la cultura catalana y muchos balcones luciesen la senyera. Me oponía a la pretensión de algunos de negar la evidencia, no respetando la cultura del otro y la lengua común de todos.

Ha pasado un año y la cosa no ha mejorado. Otra vez los profesionales del Ayuntamiento de Barcelona, como siempre en fechas destacadas, han recibido una felicitación -adjunta a este post- de esta conmemoración; y como siempre se ha hecho, exclusivamente en catalán, hablando este año ‘de una diada que nos proyecta alrededor del mundo como ciudad y como país con una historia, una lengua y una cultura propias’.

Uno tiene la sensación de que, para cierta gente, una parte de la población ni existe ni, lo que es aún peor, debiera existir. Utilizando el subtítulo de la felicitación, ‘un gesto lo cambia todo’; un gesto, sin embargo, que el nacionalismo nunca ha hecho de solidaridad y comprensión. Ejemplos como este demuestran la existencia de una problemática, aún sin resolver, por lo que hace a la coexistencia y la convivencia de las dos lenguas oficiales en Cataluña. Negar la evidencia nunca ha ayudado a solucionar los problemas.

Los muros de Cataluña y su decadencia

Ahora que se acerca San Jordi y que, por lo tanto, se promociona la venta de libros y se supone que también su lectura; me permito así, a vote bote pronto, hacerles dos recomendaciones para acercarse a comprender la situación de crisis profunda que vivimos en esta Comunidad Autónoma como consecuencia de la mundial del capitalismo, pero, también de los daños añadidos evitables que la agravan aquí derivados de la ideología nacionalista imperante, con la inestabilidad inherente a la misma, consecuencia de la potencial fractura social latente. Sobre todo porque de libros que defienden la secesión, sin mirarse siquiera al ombligo, habrá a centenares en las librerías y estarán bien publicitados por los medios de comunicación afines; es decir, la inmensa mayoría en esta aldea cada vez más miserable.

Presentación del libro 'Los muros de Cataluña', de Javier Montilla.

Presentación del libro ‘Los muros de Cataluña’, de Javier Montilla.

La primera, el libro del escritor y periodista residente en Barcelona Javier Montilla, Los muros de Cataluña, con prologo de Aleix Vidal-Quadras que la asociación Impulso Ciudadano presenta, precisamente, este sábado día 20 en el Centro Cívico Cocheras Borrell a las 18:00 horas, con el apoyo de la Asociación por la Tolerancia y el periodista, siempre ingenioso y combativo, Juan Carlos Girauta.

Se trata de ‘un libro polémico y disidente que no dejará indiferente a nadie’, según reza en su propia portada:

‘El debate sobre la independencia de Cataluña ha alcanzado una inusitada intensidad después de 30 años de autonomía. El nacionalismo radical ha intentado dominar la batalla ideológica con mitos, falsedades, manipulaciones y adoctrinamiento.

¿Qué significa en realidad el nacionalismo? Para responder a esta pregunta y puntualizar conceptos, Javier Montilla nos entrega su libro más valiente y comprometido. Un explosivo ensayo, mezcla de reflexión histórica y análisis político. Una obra reveladora, rotunda y polémica, que se lee de un tirón. Prohibido tener miedo: prohibido el silencio. Este es un libro de referencia para quienes quieran conocer de primera mano todas las claves de lo que está ocurriendo en Cataluña. Ha llegado la hora de expresar todas las ideas y mostrar todas las posturas, porque lo que está en juego es la libertad. El destacado columnista Javier Montilla, tan español como catalán, hace suya la famosa frase de Albert Camus en Cartas a un amigo alemán: “Amo demasiado a mi país para ser nacionalista”.’

La segunda recomendación es la del articulista de La Vanguardia, el asturiano Gregorio Morán, que acaba de presentar su obra La decadencia de Cataluña: contada por un charnego:

‘La decadencia de Cataluña abarca 17 años de historia, un total de 46 textos que definen el presente de este país que ahora es el mío porque yo lo decidí; un privilegio del que no gozan la mayoría de los autóctonos, obligados a vivir allí donde los parió su madre, les guste o no. De ahí el orgullo de “charnego”, expresión utilizada para quien vino a trabajar en Cataluña. En mi caso no tiene el más mínimo sentido lo de sentirse integrado en la sociedad donde vive, cosa que tampoco me ocurriría en París, Roma o Lisboa, porque no aspiro a ser “charnego agradecido”. Ni ellos me regalan nada, ni yo les bendigo por su benevolencia. Cada cual cumple con su trabajo y su responsabilidad como ciudadano. Punto’.

Dos recomendaciones para una lectura amena, pero, rigurosa en el tratamiento de los temas, de dos autores que conocen, de primera mano, la realidad barcelonesa y catalana. “Leemos para saber que no estamos solos”, se decía en la película Tierras de penumbra. Afortunadamente no lo estamos y ello hace, precisamente, posible que sigamos en la lucha por la igualdad y la libertad.

¡No pasarán!

Un trabajador y ciudadano inglés es igual que uno chino; uno ruso igual que uno indio; un argentino igual que un australiano… Por las mismas razones uno catalán lo es igual a uno asturiano, andaluz o gallego… Sus intereses de clase son los mismos y, por eso precisamente, antagónicos a los de cualquier burguesía, oligarquía o aristocracia, cuyos privilegios a lo largo y ancho de la historia han pretendido mantener a costa de la inmensa mayoría. No debemos olvidar nunca llevándolo siempre muy presente que nosotros somos muchos y siempre seremos muchos más que ellos.

Ayer fue 14 de abril, aniversario de la proclamación de la Segunda República española y fecha aprovechada por los partidarios de la misma para reivindicar la venida de la próxima. Mientras en Madrid se manifestaban decenas de miles de personas pidiendo la Tercera República en una acción multitudinaria y unitaria, en Barcelona sus partidarios activos y divididos apenas llenaban una cuarta parte de la Plaza San Jaime –entre ellos se podía observar a los miembros de la animosa asociación Alternativa Ciudadana Progresista (ACP) con una gran pancarta-.

¿Cómo es posible que en el momento de más baja popularidad de la monarquía en España desde la Transición democrática y en un momento de crisis profunda como el que venimos padeciendo a causa de las políticas criminales neoliberales, la respuesta barcelonesa haya sido tan pobre? ¿Es esta la que debería esperarse en un momento en el que, según las encuestas oficiales, el 50% de la población española (seguramente en mayor proporción en Barcelona y el resto de Cataluña) se declara republicana?

Cartel de la manifestación del 14 de abril en Madrid (imagen: tercerainformacion.es).

Cartel de la manifestación del 14 de abril en Madrid (imagen: tercerainformacion.es).

Las contestación a estas preguntas, una vez más, hemos de encontrarlas en el nacionalismo hegemónico en Cataluña que desactiva cualquier respuesta ciudadana que no venga mediatizada y controlada por ese poder omnímodo en esta Comunidad Autónoma española.

Rompiendo la unidad de acción que el marxismo siempre consideró prioritaria (‘Proletarios de todos los países uníos’), la secesionista Comisió de la Dignitat y el Ayuntamiento de Barcelona controlado por el rastrero alcalde actual de Barcelona han restituido la dedicatoria del monumento a la proclamación inconstitucional de la República catalana que se encuentra en una zona boscosa del parque de atracciones del Tibidabo. El monumento erigido en 1933 para conmemorar por los secesionistas la retransmisión en la que el presidente Francesc Macià proclamaba, a través de Ràdio Barcelona, el cambio de régimen, había perdido al parecer durante el franquismo su identidad.

Esa es la contribución oficial a día tan señalado desde nuestras instituciones y lo que cabe esperar de ellas, de momento y mientras no cambiemos democráticamente a sus responsables: la anteposición de la clave identitaria, que sólo beneficia al final los intereses particulares de la burguesía catalana y que supone de facto mantener en el tiempo el sometimiento de las llamadas clases subalternas, a la clave social que es la que beneficia el progreso de todos basado en la igualdad de oportunidades y la libertad para desarrollarnos como personas a través de la profundización del Estado de bienestar, que es tanto como decir a través de la potenciación de la justicia social.

Desde aquí les digo, como a la sucursal española de la reacción les opusieron hace años los hombres y mujeres más honrados, combativos y sensatos de nuestro país, que a la que dirigen y controlan los poderes fácticos catalanes en esta Comunidad Autónoma, cuya cabezas políticas más visibles son Xavier Trias, en el Ayuntamiento de Barcelona, y Artur Mas, en la Generalidad de Cataluña, sólo cabe oponerles un grito unánime, de toda la clase obrera: ¡No pasarán!

“Yo soy yo y mis compañeros”

La represión franquista se refiere al largo proceso de violencia física, económica, política y cultural que sufrieron durante la Guerra Civil los partidarios del bando republicano en la zona nacional, y durante la posguerra y el régimen de Franco los perdedores de la Guerra Civil -los republicanos-, quienes les apoyaban o podían apoyarles, los que eran denunciados como antifranquistas -lo fueran o no-, así como posteriormente los miembros de organizaciones políticas, sindicales y en general quienes no estaba de acuerdo con la existencia de la dictadura franquista, manifestaban su oposición al mismo y quienes constituían o podían constituir un peligro para el mismo (fuente: Wikipedia).

Marcha en memoria de la lucha obrera convocada por ACP.

Marcha en memoria de la lucha obrera convocada por ACP.

En los años finales de la dictadura se produjo una escalaba brutal de la represión que coincidía con un ciclo de luchas de la oposición antifranquista, organizada y dirigida principalmente por los sindicatos clandestinos y el Partido Comunista de España (PCE) todavía ilegal. En unas condiciones muy difíciles de persecución, estos movimientos políticos encabezaban las luchas obreras, el movimiento estudiantil y las movilizaciones vecinales.

Entre los asesinados por el régimen, destaca Manuel Fernández Márquez, militante del PSUC y de CCOO y símbolo de la lucha obrera de aquellos años en Cataluña. Recién llegado de su tierra natal, Extremadura, llevaba tres meses en Santa Coloma de Gramanet, cuando el 3 de abril de 1973 la Guardia Civil le ametralló en una manifestación de 2.000 obreros, matándolo de una ráfaga, en la puerta de la central térmica de San Adrián del Besós.

Cuarenta años más tarde, la asociación Alternativa Ciudadana Progresista (ACP) rinde homenaje a la lucha obrera de aquellos años, tomando como referencia la muerte de aquel obrero. En su convocatoria señalan que:

‘Eran las postrimerías del franquismo y la inmensa mayoría, en buena lógica, creíamos que la democracia llevaría a una relación de fuerzas entre clases sociales, equilibrada, no violenta y de perceptible progreso. Pasados […] 35 años de democracia formal nos encontramos con una enorme precariedad laboral, paro, sueldos que rozan el umbral de pobreza, desahucios, desatención a personas dependientes, deterioro de la sanidad y educación públicas, etc., en definitiva, la desigualdad social es creciente’.

Se hace necesario no perder la memoria de la lucha obrera de aquellos años por que sus anhelos siguen vigentes. El sábado 13 de abril de 2013, a las 11:00 horas está convocada la I Marcha en Memoria de la Lucha Obrera contra el Franquismo, con salida desde la Plaza de la Vila de Santa Coloma de Gramanet (al lado de su ayuntamiento). El discurso final, en San Adrián del Besós, será leído por la escritora y política Lidia Falcón. Todos los trabajadores y ciudadanos debemos dar apoyo a esta iniciativa acudiendo a la misma en una jornada festiva y reivindicativa.

Martes 3 de abril de 1973.
Ese dia murió
Manuel Fernández Márquez,
Obrero.

Pero no de cansancio,
Como morimos muchos.

Pero no de accidente de trabajo,
Como seguimos muriendo .
Pero no de hambre y de miedo,
Como quisieran que muriésemos.
Murió por gritar
que no quería morir por nada de eso.

Murió por decir: “Yo soy yo y mis compañeros”.

Murió porque el único argumento de nuestros opresores se le incrustó en el cuerpo.

Ese martes, ese 3 de abril teñido de sangre asesinaron a Manuel Fernández Márquez, compañero nuestro.

(Poema ‘Murió por gritar’, de un compañero anónimo de trabajo de Manuel, dedicado al mismo)

De Pepe a Rina

“Los cambios sociales se hacen a contrapelo de los fuertes. Nunca quieren dejar el poder pero el caso es que acaban dejándolo” (José Luís Sampedro, en una entrevista concedida a La Vanguardia en 1998)

Acudí ayer, casi por casualidad, a la presentación en la Casa del Libro del nuevo libro de Pepe Ribas, Encuentro en Berlín. Conocido escritor anarquista barcelonés perteneciente a la burguesía catalana que siempre será recordado, sin embargo, por haber sido el impulsor de la emblemática revista de la contracultura española, Ajoblanco.

No conocía a Ribas personalmente, pero sí algunos conocidos míos que me lo presentaron. Me pareció un tipo comprometido con el necesario cambio de una sociedad –la barcelonesa, la catalana y la española, en general- asfixiante desde hace años a causa de los nacionalismos.

Encontró en su exilio voluntario en Berlín -que ha durado cuatro años- aire fresco y un país que funciona. Allí, las élites descendieron para ofrecer ilustración al resto de la población; lo que nunca ha pasado en España, y lo lamenta profundamente. Reivindica una palabra desacreditada desde hace tiempo que, al igual que a él, siempre me ha parecido esencial en las relaciones humanas: lealtad.

Portada del libro de Pepe Ribas.

Portada del libro de Pepe Ribas.

Su libro es absolutamente recomendable porque pretende entretener y hacernos pensar sobre nuestra Europa, capaz de lo peor pero también de lo mejor. Debe haber esperanza. Sus compañías no lo son tanto –allí se juntó para arroparle parte del pijerío progre y corrupto de Barcelona (incluso estaba Pasqual Maragall) que reside en los barrios altos de la ciudad y presume de compromiso social- y me temo, por ello, que no tardará en salir huyendo a la menor oportunidad. La gente complaciente, rica y guapa, también acaba cansando. Los franceses lo resumen muy bien: “No es bueno ser desgraciado, pero sí haberlo sido”. Algunos pagan el precio de no haber estado nunca al borde del precipicio.

En las antípodas de la vida de Pepe y su entorno, recojo aquí la denuncia del caso de Rina, esa madre boliviana que asesinó a sus dos hijos menores. Su vida está alejada del glamour de la gauche divine barcelonesa: inmigrante en una región española que discrimina por razones etnolingüísticas a parte de sus ciudadanos autóctonos, imaginen la que debe sufrir día a día una sudamericana -seguramente de aspecto indígena, piel oscura y bajita-, condenada por su origen a los trabajos que nadie de aquí quiere realizar, sola en un entorno hostil y con responsabilidades familiares; problemas económicos que irremediablemente la llevan a sobrevivir en el umbral de la pobreza en un país, por ejemplo, que ofrece hoy por hoy a los sin papeles la peor sanidad de la Unión Europea; su precariedad era tal que estaba inmersa en un proceso de desahucio; echando más leña al fuego, su vida sentimental estaba hecha unos zorros, separada y víctima de malos tratos… No vio más salida que abandonar este mundo en el que no tenía cabida. La echamos.

Rápidamente, los responsables políticos de las administraciones competentes se han apresurado a subrayar los problemas psíquicos de la infortunada; no sea que alguno ose propagar que ha sido esta sociedad enferma la que la ha acabado convirtiéndola en una parricida. Hipócritas. Libertad, igualdad y fraternidad… Para Pepe y los suyos presumo que la libertad ocupa el primer lugar en sus preferencias; para Rina, la igualdad era el objetivo a anteponer. ¿Dónde queda la fraternidad? Me temo que la lucha de clases continúa.

Señalé la importancia personal que para mí tiene la palabra lealtad. Apunten otra: caridad.

Los tejemanejes del alcalde Trias

Acto de presentación del ITA 2012. De izquierda a derecha: Manuel Villoria, Jesús Lizcano, Antonio Garrigues y Jesús Sánchez-Lambás.

Acto de presentación del ITA 2012. De izquierda a derecha: Manuel Villoria, Jesús Lizcano, Antonio Garrigues y Jesús Sánchez-Lambás.

“Es [en los ayuntamientos] donde hay más corrupción. El urbanismo ha sido un método de financiación rápido y flexible, lo que ha desencadenado unos problemas de corrupción terribles. […] Hay prácticas asumidas que cuando las cuentas en Suecia, donde los ministros van en metro o en bicicleta, se escandalizan. Aquí los alcaldes están en los tribunales de selección y contratación de funcionarios y tienen potestad para despedirlos; eso es una fuente de nepotismo y clientelismo brutal. Vamos a ver si la ciudadanía reacciona, que es el gran tema en este país” (Manuel Villoria, doctor en Ciencias Políticas y miembro español de la junta directiva de Transparencia Internacional, analiza la corrupción en España; entrevista para La Vanguardia el 1 de febrero de 2013).

La Administración municipal barcelonesa, es decir, el poder local, está dominado en la ciudad de Barcelona, como la inmensa mayoría de las cosas en la ciudad, por el nacionalismo más conservador y reaccionario. El Ayuntamiento de Barcelona que preside Xavier Trías, uno de los líderes destacados de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) que a su vez es uno de los partidos políticos españoles más relacionados con la corrupción, no ha revertido la tradicional falta de transparencia del consistorio.

En uno de los primeros post de este blog ya apunté la cuestión en base a datos de 2010. Desde entonces, la situación no ha mejorado y ya con los de 2012, no cabe constatar sino un panorama, absolutamente, pesimista. Juzguen ustedes (datos de la prestigiosa Transparency International España; Índice de Transparencia de los Ayuntamientos (ITA) 2012 que recoge los datos comparativos de todos los ayuntamientos de nuestro país; veamos los puestos que ocupa Barcelona en las diferentes comparativas):

  • Información sobre la corporación municipal: puesto 23
  • Relación con los ciudadanos y la sociedad: puesto 1
  • Transparencia económico-financiera: puesto 45
  • Transparencia en las contrataciones de servicios: puesto 51
  • Transparencia en materias de urbanismo y obras públicas: puesto 42
  • Indicadores de la nueva ley de transparencia: puesto 40
  • Conclusión – Ránkig de transparencia global: Barcelona ocupa el puesto 34

Para la ampliación de datos sobre los diferentes índices y su metodología cabe ir al siguiente enlace. Se observa, en definitiva, que el consistorio barcelonés continúa instalado en la mediocridad más absoluta en lo que respecta a transparencia; es decir y entre otras muchas cosas al suministro de información a sus ciudadanos sobre cómo se recaudan los recursos públicos y a qué se destinan.

No es de extrañar teniendo en cuenta y por darles sólo dos datos significativos, si el 92% de las contrataciones municipales se hicieron a dedo en 2012, es decir, de forma directa sin respeto alguno al principio de igualdad de oportunidades o si el Ayuntamiento de Barcelona funciona de facto como prestamista de la Generalidad de Cataluña sin ningún tipo de control –ésta le debe oficialmente más de 235 millones de euros, si bien, la cifra real es absolutamente imposible de conocer, dado el veto al acceso a la información que propicia el consistorio-.

Para Trias y su equipo, desde luego, la prioridad no es la transparencia y la lucha contra los corruptos. El mismo refirió, hace unos meses, que su objetivo era “dotar” a la capital catalana de “estructuras de capital de Estado” y para ello el derecho de información de los ciudadanos es un obstáculo a evitar, soslayándolo y sustrayéndolo del normal uso de aquellos.

Estos son los enredos poco claros para conseguir algo, los tejemanejes, en los que se hayan inmersos nuestros responsables municipales que han hecho de la opacidad su modus vivendi al servicio de su causa ideológica. Su objetivo: la secesión; que en Barcelona y con CDC al frente es lo mismo que decir, más o menos, tapar su corrupción.

#NoNosVamosNosEchan

Jóvenes españoles emigrados se manifestarán este domingo en ciudades de todo el mundo bajo el lema ‘No nos vamos, nos echan’. Su objetivo es denunciar el exilio forzoso de miles de personas y buscar la manera de luchar conjuntamente por cambiar su situación y combatir el paro y la precariedad.

Los datos que ofrecen las estadísticas y que se recogen en su publicidad son concluyentes: 57% de paro juvenil, 85% de contratos precarios, minijobs, miniderechos, 1.000 exiliados por semana… Inaguantable para cualquier sociedad.

Así que han organizado su propia web (nonosvamosnosechan.net) y un conjunto de movilizaciones para el próximo 7 de abril de 2013, a las 19:00 horas, en diversas ciudades de toda Europa (sólo Madrid, Palma y Zaragoza, en España –destaca la significativa ausencia de la ciudad condal, otrora en la vanguardia de las reivindicaciones sociales ¿acaso debido al nacionalismo paralizante?-).

Ya hace tiempo que sabemos que los grandes perjudicados de la crisis, que han creado ese 1% en perjuicio del 99%, son los jóvenes en nuestro país. Los vemos partir, bien formados, buscando ganarse la vida en horizontes lejanos. Les tocará comenzar de cero y a todos, aquí, se nos queda un regusto amargo y una sensación de triste impotencia. Tenéis razón y mi apoyo. ¡Qué se vayan ellos!

Una Iniciativa Ciudadana Europea a apoyar: renta básica universal

“No hay que repartir bocadillos en la calle por la dignidad de las personas”, Neus Munté Fernández, consejera de Bienestar Social y Familia de la Generalidad de Cataluña, en una entrevista aparecida en El País el 2 de abril de 2013.

Ya hace tiempo que los trabajadores y ciudadanos de Barcelona, Cataluña, España y el resto de Europa, sabemos del cinismo de nuestros políticos y nos hemos acostumbrado a ello. Tenemos el convencimiento de que ni nos representan ni harán otra cosa, como conjunto, que defender los intereses de supervivencia que les son propios y aquellos otros de las oligarquías a las que verdaderamente sirven como voceros cualificados. Es la democracia de escasa calidad que padecemos y que requiere, urgentemente, una reforma en profundidad.

Por eso nadie se echa ya las manos a la cabeza al oír a una sindicalista nacionalista -el oxímoron es evidente y da como resultado una oportunista- hacer manifestaciones como la señalada al inicio de este post y que demuestran la nula sensibilidad de los advenedizos de la política; verdadero cáncer a extirpar. Menuda ironía la existencia de un departamento como el que dirige en un gobierno, el catalán actual, dedicado sistemáticamente a desmantelar lo poco que queda de un Estado de bienestar que hace aguas en todo el Viejo Continente.

¡Señora consejera, no hay que repartir bocadillos, pero, dé una alternativa o si no cállese! No esperemos que nadie de esa ralea haga nada por nosotros. Debemos asumir, por el contrario, la inmensa mayoría (todos menos los de la casta y sus patrocinadores) irnos acostumbrando a utilizar los resquicios que el sistema permite y que pueden hacer posible, mediante el diálogo horizontal y la movilización, presentar iniciativas legislativas que vayan, estas sí, en la línea de preservar un mínimo de dignidad a las personas, simplemente, por el hecho de serlo.

El 14 de enero de 2013, la Comisión Europea admitió a trámite una Iniciativa Ciudadana Europea dando inicio a una campaña de un año que se desarrollará en todos los países de la Unión Europea. Se pretende estudiar la viabilidad de una renta básica europea que se define como el derecho de todo ciudadano y residente acreditado a percibir una cantidad periódica que cubra, al menos, las necesidades vitales sin que por ello deba contraprestación alguna.

Es posible, beneficiosa, viable y supondría un cambio radical en la situación de partida de todos nosotros, simplemente, porque nos acercaría a la igualdad y a la libertad real sin discriminaciones. Ha llegado la hora de establecer la renta básica universal. Ya puede firmarse aquí la Iniciativa Ciudadana Europea por una renta básica universal. Ya he firmado. ¡Pásalo; por ti y por el futuro de los tuyos!

Hospital de San Pablo… o la casa privada de los horrores públicos

El Hospital de la Santa Cruz y San Pablo de Barcelona es un conjunto modernista proyectado por el arquitecto Lluís Domènech i Montaner que fue construido entre 1902 y 1930 -si bien sus antecedentes se remontan hasta el siglo XII-. La notoriedad del mismo fue reconocida con diversos premios y el nombramiento como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1997.

En el año 2009 finalizaron las obras para un nuevo gran edificio, que se construyó en el extremo norte del actual conjunto, con la finalidad de la sustitución progresiva de todos los servicios ubicados en los antiguos pabellones modernistas. Su coste final, como si nada, acabó superando en casi 40 millones de euros el presupuestado inicialmente. En el patronato del hospital se incluyen la Generalidad de Cataluña, el Ayuntamiento y el Arzobispado de Barcelona, peligroso cóctel que se repite en otras tantas instituciones emblemáticas de la ciudad salpicadas por ya demasiados casos de corrupción.

Panel informativo en interior del edificio nuevo del Hospital de San Pablo de Barcelona, exclusivamente en catalán (foto: Federico Llosa Marsé).

Panel informativo en interior del edificio nuevo del Hospital de San Pablo de Barcelona, exclusivamente en catalán (foto: Federico Llosa Marsé).

Se organiza bajo la forma jurídica de ‘fundación de gestión sanitaria’, en este caso privada, tal y como acaba de establecer el Juzgado Social número 21 de Barcelona: ‘Rotundamente hay que afirmar que la fundación demandada no es pública, y no porque en su nombre completo figure la dicción de fundación privada, sino porque efectivamente lo es por su titularidad, por la voluntad de sus fundadores y [el] régimen estatutario que la rige’. Si bien, el hospital recurrirá ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) esta decisión que supone, en la práctica, tenga que devolver 3,3 millones de euros que recortó a 424 médicos, de acuerdo con el decreto aprobado por la Generalidad en mayo de 2010, en el que obligaba a todo el sector sanitario público a aplicar un descuento del 5% de las nóminas. El Gobierno autonómico pretendía que la medida afectara también a los centros concertados, aquellos que como el Hospital de San Pablo están financiados por la Generalidad pero su gestión depende de otras entidades públicas o privadas.

En otro post ya expuse mi opinión sobre la sospecha que generan las fundaciones en Cataluña dado que, a menudo, propician la falta de transparencia y sirven de instrumento para financiar intereses particulares burlando los controles existentes, que, al parecer, se han demostrado, del todo, insuficientes. Están siendo utilizadas para ocultar tramas destinadas a un único fin: financiar, directa o indirecta e irregularmente, el secesionismo catalán (sus partidos, asambleas, asociaciones, etc.); muy especialmente en los últimos tiempos a la nacionalista Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), el partido de gobierno en los poderes autonómico y municipal.

Somos muchos ya los que venimos denunciado el uso y abuso que se hace de los recursos públicos que, en muchas ocasiones, acaban embolsándose destacados directivos sanitarios a través de empresas pantalla de las que reciben cuantiosas retribuciones o mediante comisiones previas a su derivación para financiar esos oscuros intereses, como cuando recientemente se imputó a seis ex altos cargos del hospital por posible delito de malversación de caudales públicos; alguno de los cuales venía a cobrar anual y oficialmente, por ejemplo y asómbrense ustedes, el doble de lo que percibe el mismísimo presidente del Gobierno.

El hospital se nutre de ingentes cantidades de recursos públicos en forma de subvenciones (la Generalidad financió la actividad asistencial de San Pablo con 309,5 millones de euros en 2012, un 6% menos que los 329,5 millones de 2010), lo que no sirve para que, por ejemplo, se respete el bilingüismo oficial en sus paneles informativos (ver la foto adjunta), se evite la imperiosa necesidad de abrir una vía de pago que permita saltarse las listas de espera -rompiendo así el principio de igualdad entre sus pacientes-, o para que se respeten los derechos laborales de sus trabajadores (recientemente y como enésima irregularidad, la Inspección del Trabajo ha levantado un acta de infracción que asciende a 11,1 millones de euros, por cotizaciones sociales –horas extras- que el centro no pagó entre 2008 y 2012).

Como consecuencia de la sentencia y del acta de infracción, el sindicato Metges de Catalunya, ha pedido a la Consejería de Justicia que ‘solicite urgentemente la intervención judicial de la fundación para que queden protegidos los derechos y los intereses de terceros y la viabilidad de la misma fundación’. En su opinión, el hospital ‘no puede hacer frente a estas reclamaciones’ y la fundación se encuentra en una ‘situación crónica de quiebra’, con un patrimonio neto negativo, según la Sindicatura de Cuentas, de casi 300 millones de euros.

¿Cómo es posible que nuestros representantes públicos permitan que se acaben creando, bajo dirección privada, estos monstruos de siete cabezas, absolutamente ingobernables e incontrolables, con cargo a las arcas públicas que acaban suponiendo un lastre a los servicios más básicos para los más necesitados, los enfermos? Un horror al que sólo cabe esperar se responda por la justicia con el máximo rigor, haciendo posible que sus máximos responsables criminales acaben pagándolo con la cárcel, y por los ciudadanos evitando políticamente los cantos de sirenas en los que siempre han pretendido sumergirnos cualquier tipo de nacionalismo.