A este lado

‘Por la cara’

[&hellip

Daniel Tercero
Jueves, 18 de febrero de 2010 | 23:24

‘Los hechos que cuenta este libro son verdaderos’. Así empieza el periodista Braulio García Jaén su Justicia poética con dos hombres que fueron ‘condenados por la cara’. Es importante recordar, durante la lectura de las 380 páginas del libro, que tanto lo primero -hechos verdaderos- como lo segundo -condenados por la cara- son el eje central de una obra que compendia el injusto trato que la justicia española puede ofrecer a dos personas inocentes.

Así es, Ahmed Tommouhi y Abderrazak Mounib, ambos de nacionalidad marroquí, fueron y son inocentes del delito de varias violaciones -17 el primero, 12 el segundo- cometidas en Cataluña a principios de los años 90. Fueron y son inocentes. Sí. Condenados y dos vidas destrozadas, una ya en otro mundo (Mounib falleció en su celda el 26 de abril de 2000), pero inocentes. No cometieron ni uno solo de los delitos -no solo de violaciones se les acusó- por los que fueron condenados. No solo eso, ni siquiera se pudo demostrar su culpabilidad en los distintos juicios que tuvieron lugar y que los llevaron a la cárcel. Es más, desde junio de 1997 se tienen pruebas del error judicial que se ha cometiendo con Tommouhi y Mounib y, sin embargo, se les mantuvo en prisión (Tommouhi cumplió su condena el 26 de abril de 2009). La justicia no reconoce errores.

García Jaén sintetiza en el magnífico libro, editado por Seix Barral (enero 2010 y Premio de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano), el calvario sufrido por los dos marroquíes. Pero no el calvario personal y emocional, que no cabe duda. No. García Jaén demuestra, pone encima de la mesa, expone, denuncia negro sobre blanco la injusticia cometida. Hechos. No sentimientos. Quince años de prisión ‘por la cara’ (página 64).

Falló todo. A lo grande, queriendo o sin querer, pero fallaron todos los estamentos que rigen, en teoría, un estado de derecho. El periodismo (lectura especial merece el capítulo 7 dedicado a una ¿información? del caso publicada por La Vanguardia el 16 de noviembre de 1991), los procedimientos en las ruedas de reconocimiento (‘Es una mentira práctica que va confirmando una teórica verdad: la indistinción entre hecho y derecho, cuando la voz de la víctima de delitos sexuales se trata’, página 236), los jueces (esa chulería de Margarita Robles, por ejemplo), los abogados (como Jorge Claret y Pedro J. Pardo que facturaron procedimientos de Tommouhi que no habían llevado ellos, capítulo 29), el fiscal jefe de Cataluña (José María Mena, en julio de 2008: “El ministerio [de Justicia] no tuvo capacidad operativa […] para comparecer concediendo el indulto [… por la] tremenda presión beligerante de quienes estaban apoyando lo que luego ha sido la Ley integral contra la violencia de género”, página 246), el último gobierno del PP, el primero de José Luis Rodríguez Zapatero y su ministro de Justicia (Juan Fernando López Aguilar y la imagen en la que coge del antebrazo, en un aparte, a Arcadi Espada y demuestra su ignorancia sobre el tema) o esas pruebas de ADN (hoy ‘siguen intactas’, página 343) que si bien sus resultados no permiten identificar, lógicamente, al culpable de una violación si pueden exonerar al inocente.

Y con estos mimbres, García Jaén ha realizado una auténtica maravilla de la investigación. De la trazabilidad. Del relato. De los hechos, en definitiva. Y comprobaciones que los que tenían que haberlas realizado no las llevaron a cabo. Y de los nuevos tiempos, sin duda. La mejor manera que encontró para registrar, almacenar, divulgar y trabajar el material que iba recopilando fue la creación de un blog: “Allí iba publicando las grabaciones de las entrevistas, facsímiles judiciales, fotos, todo. Era necesario para darme un soporte respetable, porque no trabajaba para ningún medio”, ha dicho García Jaén en una entrevista reciente. Así es.

El lunes 15 de febero colgaba en su blog el último encuentro que ha mantenido con Tommouhi, para entregarle el primer ejemplar que la editorial le había facilitado al autor (“se lo he prometido”). “Cuenta su historia”, ha escrito en el blog. “Veinte años después”, ha respondido Tommouhi. Los hechos que cuenta este libro son verdaderos: fueron condenados sin una sola prueba.

Daniel Tercero es periodista y también se le puede leer en su blog personal.

4 Comments en “‘Por la cara’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Lydia - Jueves, 25 de febrero de 2010 a las 22:05

    Daniel,

    ¿Por qué me borra los comentarios?

    Haz lo que yo digo, pero no hagas lo que yo hago.

  2. Lydia - Jueves, 25 de febrero de 2010 a las 22:09

    ¿Qué es censurable del comentario censurado?

    No hay insultos de ningún tipo, es una opinión que propone un hecho concreto y necesario. ¿Qué pasa?
    ¿Le he puesto el ojo a alguién? Pues que se rasque si le pica, no le haga usted el trabajo sucio.
    Venga, a borrar éste tambien….O no.

  3. No más multas tráfico - Lunes, 22 de marzo de 2010 a las 16:35

    ¿Sabéis que en Cataluña podéis dejar de pagar multas de tráfico? Es muy sencillo: Si aparcáis en un sitio en donde las indicaciones están únicamente en catán, podéis recurrir que no está en la lengua oficial del Estado, el español, y la multa os la retiran automáticamente.
    Si empezamos a tocarles el bolsillo, seguro que, como les duele, en algún momento empezarán a ceder y a rectificar.
    Esto se hace con arreglo a la Ley General de Seguridad Vial. Ya mucha gente se está ahorrando un dinerito con este “chollo”. No se lo digas a nadie, por si acaso, pero si te apetece, pásalo.
    Si se enteran muchosm a lo mejor este chollo desaperece, por eso no quiereo que se enteren tanto, pero a ti te lo digo confidencialmente, y te adjunto un formulario,para que te sirva de ayuda si necesitas hacer algún recurso por este motivo:
    RECURSO PARA NO PAGAR MULTA POR APARCAMIENTO POR NO ESTAR LA PROHIBICIÓN DE APARCAR SEÑALIZADA EN ESPAÑOL

    Para recurrir la multa Usted puede usar el formulario que sigue:

    Iltmo. Sr. …………… (Aquí debe ir el cargo al que te indicaba el faldón de recursos que mandaras el pliego de descargos.)

    Doña María Multas Aparcamiento……………, mayor de edad, DNI……….., con domicilio (el tuyo), a efectos de notificaciones, en Calle/ Plaza,………………………. Nº………Teléfono …………. ante usted comparece y como mejor proceda en derecho DICE:

    Que mediante escrito de fecha ………….. le ha sido notificada una propuesta de resolución, de la …………..(Aquí figurar el órgano que emite la notificación que Usted hacibido), expediente núm. ………/……, en virtud de la cual puede serle impuesta por estacionamiento indebido , y no encontrando ajustado a Derecho dicho acto administrativo, dentro del plazo de quince días concedido al efecto, formula el siguiente escrito de

    DESCARGOS Y ALEGACIONES

    PRIMERO

    Que cree no haber incurrido en infracción alguna al aparcar el coche en el lugar referido, puesto que las señalización de la prohibición de aparcar que en ese lugar incumple los artículos 56 y 138 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, relativos al idioma de las señales. Ambos apartados normativos obligan a que las señales estén redactadas en español:

    El articulo 56 de dicha ley establece que «las indicaciones escritas de las señales de tráfico se expresen al menos en el idioma oficial del Estado.

    Para la señalización en la vía pública cuando se trata de una Comunidad Autónoma con reconocimiento de otra lengua oficial, además del español, el artículo 134 de la misma Ley afirma que es preciso que «figure en idioma español, y además, en la lengua oficial de la Comunidad Autónoma cuando la señal esté ubicada en el ámbito territorial de dicha Comunidad.

    SEGUNDO.- En cuanto a los aspectos jurídicos, formales y sustantivos del expediente, se ponen en conocimiento de ese órgano instructor los siguientes elementos de juicio que evidencian la ausencia de los principios básicos para el ejercicio de la potestad y el procedimiento sancionador: Se puede adjuntar una foto de la señalización correspondiente en la que se ve que el lugar donde fue sancionado el vehículo no está esta señalada en español la prohibición de estacionar.

    En virtud de lo expuesto, SOLICITA:

    PRIMERO. Que se admita a trámite este escrito de descargos y alegaciones y se proceda al sobreseimiento del expediente.

    SEGUNDO. Que para la demostración de los hechos citados se propone la práctica de los siguientes medios de prueba: tomas fotográficas en las que se verá claramente que la señalización que existe en el lugar referido incumple la normativa vigente en los artículos anteriormente descritos, puesto que en ella no figura el español, que es el en el idioma oficial del Estado.

    En Barcelona a tantos de tantos de tantos

    (Lugar, fecha y firma)

    EL INTERESADO Doña María Multas Aparcamiento

  4. Lydia - Lunes, 22 de marzo de 2010 a las 22:35

    Hay un intersante chat con Paco Caja en La Razón. Se habla poco de Caja en este medio.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.