La visita del Papa costará más de 1,8 millones de euros a las administraciones catalanas

21.10.2010 | 16:24
 

ACTUALIZADO 18.41 horas. La visita del Papa a Barcelona para consagrar el templo de la Sagrada Familia como Basílica los próximos 6 y 7 de noviembre tendrá un coste para las administraciones catalanas de más 1,8 millones de euros, según ha informado Europa Press. Esta cifra no incluye los cerca de 700.000 euros adicionales que aportará el Arzobispado de Barcelona.

El Ayuntamiento de Barcelona gastará 700.000 euros, la mitad para acondicionar el espacio público y la otra mitad para sufragar las horas extras de la Guardia Urbana y los servicios de limpieza y mantenimiento. La retransmisión televisiva de TV3 tendrá un coste estimado de 800.000 euros. Y el centro internacional de prensa habilitado en las Atarazanas será asumido por la Generalidad (250.000 euros) y la Diputación de Barcelona (100.000 euros).

No han trascendido cuáles serán los costes del dipositivo de seguridad que correrá a cargo del Estado, ni las horas extras que cobrarán los Mossos d’Esquadra y los miembros del Servicio de Emergencias Médicas.

Calles que sufrirán restricciones de movilidad y acceso durante la visita del Papa Benedicto XVI (fuente: Ayuntamiento de Barcelona).

Por otra parte, los vecinos del entorno de la Sagrada Familia sufrirán restricciones de movilidad por motivos de seguridad desde el miércoles 3 de noviembre, que afectará a 5.347 domicilios. Además, entre las 14 horas del sábado 6 de noviembre y las 6 horas del lunes 8, ningún vehículo podrá circular por las calles más cercanas al templo.

El Ayuntamiento ya ha empezado a enviar cartas a los vecinos en las que se informa de las medidas y se pide comprensión ‘porque vuelve a ser una magnífica oportunidad para difundir el nombre de Barcelona, y con ella Cataluña y España, por todo el mundo’.

Hoy también se ha conocido que diversas entidades, encabezadas por Ateus de Catalunya, protestarán contra la visita del Papa fletando un autobús privado que, durante los días previos a la llegada de Benedicto XVI, circulará por Barcelona con pancartas con el lema ‘Yo no te espero’ y ‘Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y vive la vida’.