Autonómicas 2010

“Yo creo que esos proyectos independentistas [como Solidaritat], con todos los respetos, tienen un recorrido corto y tampoco veo yo al señor Laporta, digamos, trabajando en el Parlamento de Cataluña, estar en comisiones y tal, yo creo que se mueve en otro tipo de perspectiva”

[&hellip

Andreu Caballero
Lunes, 29 de noviembre de 2010 | 20:41

Jaume Roures, socio fundador de Mediapro, en una entrevista de este lunes en Gestiona Radio:

“Yo creo que esos proyectos independentistas [como Solidaritat], con todos los respetos, tienen un recorrido corto y tampoco veo yo al señor Laporta, digamos, trabajando en el Parlamento de Cataluña, estar en comisiones y tal, yo creo que se mueve en otro tipo de perspectiva. Ya he visto muchos titulares de prensa de Madrid diciendo que aquí se estaba jugando el soberanismo, yo no creo que el resultado de las elecciones vayan, en absoluto, en esa dirección.

[…] Yo creo que el déficit fiscal que tenemos los catalanes no está bien repartido. Una cosa es la solidaridad, y la otra es que aquí hay unas necesidades básicas de infraestructuras, de educación y tal, a las que no llegamos. Evidentemente no creo que la palabra robar sea la adecuada, pero creo que esto se tiene que revisar profundamente y creo que en parte de eso que se llama las españas muchas veces se hace demagogia en este tema, que es un tema delicado porque también afecta a cómo se construye una parte de España que es Cataluña, y no puede haber este grave desequilibrio fiscal que hay de manera eterna”.

Temas: ,

1 comentario en ““Yo creo que esos proyectos independentistas [como Solidaritat], con todos los respetos, tienen un recorrido corto y tampoco veo yo al señor Laporta, digamos, trabajando en el Parlamento de Cataluña, estar en comisiones y tal, yo creo que se mueve en otro tipo de perspectiva””

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Eduardo González Palomar (Manlleu) - Martes, 30 de noviembre de 2010 a las 16:32

    Barre la nuera lo que ve la suegra
    Aparentemente, ceder a la obstinada ambición de los que en este territorio pretextan defender el bien común, alertándonos de los estragos que nos acarrea el infame “déficit fiscal de Catalunya”, es una propensión natural en cualquier individuo. No obstante, respecto a lo anterior convendría no pasar por alto el porqué a estos interesados sujetos que dotan de capacidad para poseer déficit fiscal a un determinado territorio en España pasan por alto el mayor desequilibrio fiscal que existiría entre la provincia de Barcelona y las del resto de Catalunya o el aún superior que hallarían entre el barrio de Pedralbes (Barcelona) y el de La Mina (Sant Adrià de Besòs). En términos de irrefutable realidad podríamos hallar el máximo exponente en desproporción hacendística entre el individuo que de manera fehaciente más tributa y el que menos.
    Bajo los efectos de un paroxismo patriotero muchos se erigen en la voz de Catalunya (¡vaya usted a saber si es por ello que a mis 43 años aún no he acertado a discernir si Catalunya habla con voz gutural o nasal?) desde tribunas mediáticas, simples asociaciones privadas (debidamente subvencionadas con dinero público) o instituciones gubernativas de rango menor. En el supuesto de que lo que pretendan fuere hacerlo en nombre de los catalanes, huelga decirles que somos de toda condición y pelaje. El “hecho diferencial” al que tanto gustan traer a colación desde el mundo soberanista a modo de extraordinario aglutinante catalanista se hace añicos con sólo darse un atracón de realidad a pie de calle y constatar lo mucho que nos aleja ideológicamente a unos de otros; la diversidad racial o lingüística de nuestros conciudadanos; el abismo que dista entre los que son creyentes religiosos y los que, como un servidor, se saben agnósticos por tolerancia y ateos por convicción y tantos otros hechos diferenciales “autóctonos” como el espacio, el tiempo y la capacidad de nuestras seseras nos permitiesen exponer. No obstante, todo lo expuesto anteriormente no debería ser obstáculo para que unos seres humanos fueren iguales en derechos y obligaciones en cualquier sociedad que como tal aspire a llamarse democrática.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.