Cultura, Medios e Internet

“Quiero a España tanto como al Perú”

Un discurso elogioso con la lectura, emotivo en lo particular y crítico con los nacionalismos.

Agencias / Redacción
Martes, 7 de diciembre de 2010 | 18:54

Mario Vargas Llosa ha aceptado, este martes, el Premio Nobel de Literatura 2010 con un discurso en Estocolmo (Suecia) elogiando la lectura y teniendo palabras de agradecimiento a todas las personas que han sido referencia para él, tanto en lo personal como en lo intelectual. El título del discurso (aquí, íntegro) es lo suficientemente elocuente: Elogio de la lectura y la ficción.

Vargas Llosa, que recibirá el Premio el próximo viernes, ha destacado que la literatura, además de sumirnos en el sueño de la belleza y la felicidad, nos alerta contra toda forma de opresión. El escritor e intelectual peruano, nacionalizado español, ha asegurado que, sin las ficciones, el hombre sería menos consciente de la importancia de la libertad para que la vida sea vivible y del infierno en que ésta se convierte cuando es conculcada por un tirano, una ideología o una religión.

Lágrimas para con su mujer

El escritor ha rendido homenaje a su familia, en especial a su madre, y a sus maestros, entre quienes ha citado a los escritores Flaubert, Faulkner, Cervantes, Dickens, Tolstoi o Thomas Mann. Además, el momento más emotivo -con lágrimas en los ojos- se ha producido cuando Vargas Llosa ha recordado a su mujer e hijos, de los que solo ha tenido buenas palabras.

Entre los asistentes al acto se ha podido ver a su agente literaria desde hace más de 40 años, Carmen Balcells, y su amigo el artista peruano Fernando de Szyszlo. También se han encontrado en el acto de aceptación la ministra de Cultura de España, Ángeles González Sinde, el de Perú, Juan Osio, y la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel.

A continuación, reproducimos un extracto del discurso, el referido a España, Barcelona y los nacionalismos:

Quiero a España tanto como al Perú y mi deuda con ella es tan grande como el agradecimiento que le tengo. Si no hubiera sido por España jamás hubiera llegado a esta tribuna, ni a ser un escritor conocido, y tal vez, como tantos colegas desafortunados, andaría en el limbo de los escribidores sin suerte, sin editores, ni premios, ni lectores, cuyo talento acaso –triste consuelo– descubriría algún día la posteridad. En España se publicaron todos mis libros, recibí reconocimientos exagerados, amigos como Carlos Barral y Carmen Balcells y tantos otros se desvivieron porque mis historias tuvieran lectores. Y España me concedió una segunda nacionalidad cuando podía perder la mía. Jamás he sentido la menor incompatibilidad entre ser peruano y tener un pasaporte español porque siempre he sentido que España y el Perú son el anverso y el reverso de una misma cosa, y no sólo en mi pequeña persona, también en realidades esenciales como la historia, la lengua y la cultura.

De todos los años que he vivido en suelo español, recuerdo con fulgor los cinco que pasé en la querida Barcelona a comienzos de los años setenta. La dictadura de Franco estaba todavía en pie y aún fusilaba, pero era ya un fósil en hilachas, y, sobre todo en el campo de la cultura, incapaz de mantener los controles de antaño. Se abrían rendijas y resquicios que la censura no alcanzaba a parchar y por ellas la sociedad española absorbía nuevas ideas, libros, corrientes de pensamiento y valores y formas artísticas hasta entonces prohibidos por subversivos. Ninguna ciudad aprovechó tanto y mejor que Barcelona este comienzo de apertura ni vivió una efervescencia semejante en todos los campos de las ideas y la creación. Se convirtió en la capital cultural de España, el lugar donde había que estar para respirar el anticipo de la libertad que se vendría. Y, en cierto modo, fue también la capital cultural de América Latina por la cantidad de pintores, escritores, editores y artistas procedentes de los países latinoamericanos que allí se instalaron, o iban y venían a Barcelona, porque era donde había que estar si uno quería ser un poeta, novelista, pintor o compositor de nuestro tiempo. Para mí, aquellos fueron unos años inolvidables de compañerismo, amistad, conspiraciones y fecundo trabajo intelectual. Igual que antes París, Barcelona fue una Torre de Babel, una ciudad cosmopolita y universal, donde era estimulante vivir y trabajar, y donde, por primera vez desde los tiempos de la guerra civil, escritores españoles y latinoamericanos se mezclaron y fraternizaron, reconociéndose dueños de una misma tradición y aliados en una empresa común y una certeza: que el final de la dictadura era inminente y que en la España democrática la cultura sería la protagonista principal.

Aunque no ocurrió así exactamente, la transición española de la dictadura a la democracia ha sido una de las mejores historias de los tiempos modernos, un ejemplo de como, cuando la sensatez y la racionalidad prevalecen y los adversarios políticos aparcan el sectarismo en favor del bien común, pueden ocurrir hechos tan prodigiosos como los de las novelas del realismo mágico. La transición española del autoritarismo a la libertad, del subdesarrollo a la prosperidad, de una sociedad de contrastes económicos y desigualdades tercermundistas a un país de clases medias, su integración a Europa y su adopción en pocos años de una cultura democrática, ha admirado al mundo entero y disparado la modernización de España. Ha sido para mí una experiencia emocionante y aleccionadora vivirla de muy cerca y a ratos desde dentro. Ojalá que los nacionalismos, plaga incurable del mundo moderno y también de España, no estropeen esta historia feliz.

Detesto toda forma de nacionalismo, ideología –o, más bien, religión– provinciana, de corto vuelo, excluyente, que recorta el horizonte intelectual y disimula en su seno prejuicios étnicos y racistas, pues convierte en valor supremo, en privilegio moral y ontológico, la circunstancia fortuita del lugar de nacimiento. Junto con la religión, el nacionalismo ha sido la causa de las peores carnicerías de la historia, como las de las dos guerras mundiales y la sangría actual del Medio Oriente. Nada ha contribuido tanto como el nacionalismo a que América Latina se haya balcanizado, ensangrentado en insensatas contiendas y litigios y derrochado astronómicos recursos en comprar armas en vez de construir escuelas, bibliotecas y hospitales.

No hay que confundir el nacionalismo de orejeras y su rechazo del “otro”, siempre semilla de violencia, con el patriotismo, sentimiento sano y generoso, de amor a la tierra donde uno vio la luz, donde vivieron sus ancestros y se forjaron los primeros sueños, paisaje familiar de geografías, seres queridos y ocurrencias que se convierten en hitos de la memoria y escudos contra la soledad. La patria no son las banderas ni los himnos, ni los discursos apodícticos sobre los héroes emblemáticos, sino un puñado de lugares y personas que pueblan nuestros recuerdos y los tiñen de melancolía, la sensación cálida de que, no importa donde estemos, existe un hogar al que podemos volver.

Temas: ,

28 Comments en ““Quiero a España tanto como al Perú””

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. barreiro - Martes, 7 de diciembre de 2010 a las 21:19

    Espero que los nacionalistas vascos, catalanes y gallegos lean el discurso a ver si aprenden algo y una vez leído el discurso del Sr. Vargas Llosa a ver si se dan cuenta que los que simpatizamos con upyd luchamos para que en España nos fijemos en lo que nos une. En hora buena Sr. Vargas Llosa en España también le queremos. Gracias.

  2. angela - Martes, 7 de diciembre de 2010 a las 23:06

    Los emigrantes españoles, que también amamos a España, pero desde el otro lado del charco, opinamos lo mismo. Cuando estamos lejos nos unimos mas y no caemos en nacionalismos ni partidismos. Estamos juntos en las celebraciones y en los pesares, nos ayudamos los unos a los otros, somos solidarios con los que no les ha ido bien, sin fijarnos de que comunidad autónoma sean….todos somos emjigrantes españoles…y amamos España tanto como a nuestro país de acogida.

  3. karles - Martes, 7 de diciembre de 2010 a las 23:22

    Home, l’amic d’Aznar!! L’escriptor que escriu només en diaris tant “poc nacionalistes” com la Razón, el Mundo o el ABC!! L’escriptor que per aconseguir la doble nacionalitat española-peruana s’ha venut al nacionalisme espanyol més ranci! Ara del nacionalisme excloyent del PP en diu patriotismo? Quins pebrots! Que bonic era la Barcelona dels 70, amb tot en castellà i sense cap problema per tenir que entendre una llengua “indigena” eh Mario? I es que en España, solo en cristiano!!

  4. Óscar de Gandia - Martes, 7 de diciembre de 2010 a las 23:32

    I jo estimo tant València com Catalunya.
    Un valencià de Gandia.

  5. Che Guevara - Martes, 7 de diciembre de 2010 a las 23:38

    Barreiro, cuanta hipocresía en tus palabras! A ver si aprenden ustedes los nacionalistas españoles que han estado jodiendo gran parte de Sudamérica en los últimos siglos con su espíritu imperialista.
    A ver si retirás de una vez Telefónica, Repsol y otros cientos de empresas que sólo estan en sudamérica para continuar el saqueo que empezó hace ya cinco siglos.
    Un saludo desde Buenos Aires.

  6. Alex - Martes, 7 de diciembre de 2010 a las 23:42

    “No hay que confundir el nacionalismo de orejeras con el patriotismo, sentimiento sano y generoso, de amor a la tierra donde uno vio la luz, donde vivieron sus ancestros y se forjaron los primeros sueños.” — Vargas Llosa

    Entonces Mario por qué critica a los catalanes o vascos que tenemos un sentmiento sano y generoso, de amor a la tierra donde vimos la luz?

  7. La democracia no es un pedo nacionalista - Martes, 7 de diciembre de 2010 a las 23:42

    Karies, ves al dentista, o mejor dicho al oculista, porque la Razón es un diario catalán, y no sigo porque contigo no vale la pena…

  8. La democracia no es un pedo nacionalista - Martes, 7 de diciembre de 2010 a las 23:59

    Alex porque tú y los de tu secta habeis “normalizado” lo que es patriotismo aparte de repartir carnets del mismo. Yo he nacido en Cataluña y como es normal quiero al lugar donde he nacido. Es bonito, pero da igual, aunque fuera feo. Pero me niego a que retrógrados como tú me den carnets de lo que soy y dejo de ser. Mis sentimientos son míos, pero mis dererechos quiero que sean iguales a los de los demás.

  9. Angel2 - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 00:09

    Iba a decir lo mismo pero “pa no cagarla” dejo que lo diga Mario,

    Detesto toda forma de nacionalismo, ideología –o, más bien, religión– provinciana, de corto vuelo, excluyente, que recorta el horizonte intelectual y disimula en su seno prejuicios étnicos y racistas, pues convierte en valor supremo, en privilegio moral y ontológico, la circunstancia fortuita del lugar de nacimiento. Junto con la religión, el nacionalismo ha sido la causa de las peores carnicerías de la historia, como las de las dos guerras mundiales y la sangría actual del Medio Oriente. Nada ha contribuido tanto como el nacionalismo a que América Latina se haya balcanizado, ensangrentado en insensatas contiendas y litigios y derrochado astronómicos recursos en comprar armas en vez de construir escuelas, bibliotecas y hospitales.

  10. barreiro - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 01:58

    Señor Che Guevara, Repsol adquirió YPF porque el Sr. MENEN hizo lo que hizo. Los mandatarios argentinos lo qe tienen es que repetar la seguridad jurídica y no parecerse a un País bananero “LOS POLÍTICOS”, qué pasó con Aerolineas Argentinas. España participa, compra, lo mismo que hace Brasil. No me venga ahora con el oro que los españoles hemos traido de América. Yo, creo en lo que dice el Sr. Vargas Llosa, cuando dice que España es anverso y Sudamérica el reverso y al revés. En pleno siglo XXI el Sr. Che no se vaya a creer que los Españoles van a regalarles las empresas, es el mercado y acepto el término hipócrita y desprecio los nacionalistas. Desde España saludos.

  11. Fran - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 09:22

    Señor Che Guevara, su discurso es penoso, a otro perro con ese cuento. La mala redistribución de la riqueza en Latinoamérica lo deben resolver ustedes y no pasar el problema a la historia y si al modelo de sociedad criolla que vds. están creando. Inventen señores, inventen y dejen de apoyarse en las plantaciones de patatas, ganado y materias primas.

  12. Manuel - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 10:10

    No tengo palabras, seguramente son muy malas, para valorar, ponderar en su justa medida el discurso y de ello el múltiple raciocinio del maestro Nobel Vargas Llosa.
    Soy peruano, y gracias a él estoy muy orgulloso de serlo.

    El Perú no tiene una identidad, las tiene todas.

    Y parte de esa identidad (contempóranea e indivisible) es ser el anverso o el reverso de España.
    A la herencia que se ha fundido con las otras bellas culturas que conforman y evolucionan mi país.
    El nacionalismo y otras ideologías de corto vuelo (incluyendo a la religion), nos llevan a la peor discriminación.

    Un saludo para todos los buenos hermanos españoles y latinoamericanos.

  13. Cacao maravillao - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 10:46

    Doncs jo no em sento al.ludida amb les paraules de don Mario. Primer de tot, aquí no es valora el lloc d’origen, ni la raça ni totes aquestes sòries i camàndules: és català qui viu i treballa a Catalunya (i se’n sent, és clar). Dit d’una altra manera, és català qui ho vol ser. No hi ha cap “nacionalitat” tan oberta al món. I en segon terme, jo no sóc nacionalista: vull el mateix que els altres tenen i viuen amb naturalitat, ço és, vull un Estat, ni més ni pus (com el Sr. Vargas que té el privilegi de gaudir de dues nacionalitats).

  14. LluisC - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 11:30

    Aquests Sr. Mario hauría de ser coherent amb les seves paraules i manifestacions, demanant que el seu païs, tornés a formar part d’Espanya, d’on va ser arrancat per un “nacionalisme” provincià, que el va arrencar de la seva “autèntica” Pàtria.

    Dir el que és bo i dolent pels altres i no aplicar-ho a un mateix, és si més no lleig, Sr Vargas……

  15. Romualdo - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 11:40

    Cacao:

    No sé si te he entendido bien. ¿Quieres el privilegio de las dos nacionalidades de Vargas Llosa? Es decir, quieres una Cataluña independiente para pertenecer a dos países.

    Me lo temía.

    Lo de España genocida, asesina, expoliadora sólo es para conseguir separarse porque luego a pedir la doble nacionalidad. Luego a hablar de pasado común, pueblos hermanos… Luego a mantener ventajas e incrementarlas respecto a los “españoles”.

    Y no estoy de acuerdo con lo que dices. Cataluña es mucho menos acogedora que en otros tiempos. Y en otros tiempos fueron las clases humildes las que acogieron. La burguesía jamás acogió. Ella es la que apodó charnego al recién llegado al que sólo quiso para explotarlo. Es la que se ha hecho con el poder catalanista y quiere que todos “sientan” a Cataluña como ellos. De abierta al mundo nada. Nunca ha sido más cerril.

  16. reset - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 11:49

    Cacao,
    jo sóc català (de naixement i de sentiment), i ni vull cap Estat propi ni el català és el meu idioma. A més, mai podria parlar aquest català tan bonic que escrius tu. Què és, balear?

  17. ¡¡¡¡Viva España!!!! - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 12:48

    tomemos buena nota: “Ojalá que los nacionalismos, plaga incurable del mundo moderno y también de España, no estropeen esta historia feliz”.

    SE REFIERE A LOS SEPARATISMOS ESDPAÑOLES DE LAS NEFASTAS AUTONOMÍAS, QUE ES PRECISO ELIMENAR.

  18. Cacao maravillao - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 12:54

    #Romualdo. Em penso que no m’has entès bé. Jo no vull dues nacionalitats, vull el privilegi de viure la pròpia amb la mateixa naturalitat que el Sr. Vargas. La resta del teu comentari:
    /
    1. Espoli, etc. Són paraules teves. Mai no m’he expressat en aquests termes. Tu sabràs.
    2. Menys acollidora. Hi mescles dues coses diferents: un estat psicològic amb una qüestió de principis. La percepció de si la gent catalana és més o menys acollidora depèn de les teves experiències personals, en canvi, que el discurs oficial i majoritari a Catalunya, pel que fa a l’adquisició de la condició de català, és el que jo he comentat és un fet.

  19. Jose Orgulloso - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 12:58

    Aplaudo efusivamente el discurso. No puedo estar de acuerdo en que es un gran escritor; jamás he podido con sus libros, pero como persona, como político y como español, me siento conmovido por sus palabras.

    Creo que la Madre Patria tendría que mostrarse más generosa con sus hijos de allende los mares y establecer una nueva unión, federación o Imperio con los paises que después de doscientos años han descubierto que la independencia es perjudicial para todos.

  20. Cacao maravillao - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 13:02

    #Resert. Idò, qui diu el contrari?. Tu ets tu i jo sóc jo. No nego que la societat catalana és molt plural i, per tant, hi ha de tot. Quant al teu català, l’escrius molt bé. No t’autoimposis limitacions perquè l’esperit de superació no té límits. No sabem fins on podem arribar.//No és balear (“idò” sí que ho és, i es pot traduir com “buenuuuu”). Au, salutacions que he de preparar la pitança.

  21. JM - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 13:58

    Sencillamente demoledor: “Ha sido para mí una experiencia emocionante y aleccionadora vivirla de muy cerca y a ratos desde dentro. Ojalá que los nacionalismos, plaga incurable del mundo moderno y también de España, no estropeen esta historia feliz.

    Detesto toda forma de nacionalismo, ideología –o, más bien, religión– provinciana, de corto vuelo, excluyente, que recorta el horizonte intelectual y disimula en su seno prejuicios étnicos y racistas, pues convierte en valor supremo, en privilegio moral y ontológico, la circunstancia fortuita del lugar de nacimiento. ”

    Seguro que los mezquinos de los nacionalistas cargaran contra él y sus palabras con mil sandeces, pero son las palabras de un sabio universalmente reconocido.

  22. Romualdo - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 16:20

    Cacao…:

    Independizar un territorio que no ha sido colonia no se ajusta al Derecho Internacional y no puede ser decidido unilateralmente. Porque afecta a todos los habitantes de España, Lo hemos hablado mucho.

    En la España de las Autonomías cabemos todos. Porque si no es así no había que haberla hecho y la Constitución tampoco. Todos hemos cedido. Yo quiero una España centralista sin autogobiernos de ningún tipo. Los acepté para que cupiera el nacionalismo. Si no cabe yo tampoco. Y a lo que tenemos hoy no estoy dispuesto a llegar si nos lo cargamos. Quiero bastantes menos competencias o ninguna.

    Y claro que son palabras mías lo de la España expoliadora, genocida y demás. Mías oídas en este foro a muchos catalanistas.Es decir me limito a repetirlas. Si no opinas así me alegro y me sorprende gratamente.

    Bien la matización de experiencia personal, está bien. Gracias.

    Yendo al discurso oficial discrepo. Antes no había discurso oficial por lo que sólo se podía analizar desde la experiencia. Ahora el discurso no es de acogida. Es de exigencia de lealtad a la causa catalanista. Eso sí muy solapadamente en unos casos y descaradamente en otros. Ahora ya no se quiere al inmigrante únicamente para que trabaje, ahora se pretende que se sume a una causa política. Que se convierta en buen catalán. Concretamente se le utiliza.

    Un saludo.

  23. logrero - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 17:31

    Como debe odiar a su Peru este mequetrefe, el quiere ser español, menuda putada le hicieron sus ancestros echando a los castellanos, los peruanos quieren ser españoles? les molesta la Independencia que hicieron de su Peninsula?,Peru deberia ser todavia castilla, al nobelito le molestan los nacionalismos, seguramente el peruano también ?

  24. Angel - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 18:13

    El Quijote es conocido como uno de los libros mas universales por su contenido.Cervantes su autor, es conocido por una de las mentes mas brillantes de su tiempo.Hoy Mario Vargas LLosa es premiado por su buen hacer.

    Cervantes tenia como uno de los problemas morales mas dañinos para la sociedad de su tiempo a los renegados.En cataluña tenemos unos cuantos,que no saben ni siqueran quienes son y reniegan de ellos mismos,de su padre y de su madre,Montilla,Iceta,Chacon,etc. son ejemplos claros de rengados a favor de la plaga actual, el nacionalismo que, critica con buen atino Vargas LLosa, como una de las ideologias que amenazan al desarrollo de la humanidad.

  25. caganer pesebrista - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 19:47

    Todavía estoy esperando a que un nacionalista de estos de “orejeras” como graciosamente y con retranca (sorma) ha definido el gran Mario a los que habitualmente nos honran con sus (siniestras) presencias por este y otros espacios …me digan donde han tenido escondido el local oficial del centro de acogida para inmigrantes durante estos últimos 70 años….que igual es que los “nouvinguts” se han estado perdiendo algo importante (un vaso de agua del grifo los domingos supongo)

    Es la mentalidad clásica medieval de siempre del señor y el vasallo : Para el amo el solo hecho de que el vasallo pise lo que él considera de su propiedad (aunque no existan en ninguna parte tales actas ni tales documentos de arrendamiento y solo existan en su calenturienta imaginación de imperio de chichinabo) es un acto de divina condescendencia al que siempre le debe rendir agradecimiento eterno

    Porque salvo honrosas excepciones que se pueden contar con una mano, aparte de los consabidos escupitajos, clichés diversos, prejuicios xenófobos rozando la obsesión (andaluces, extremeños…) y miradas clasistas por encima del hombro, lamentablemente no se ha visto ni se suele ver cosa diferente
    Me da a veces por reirme bastante (siempre por lo bajini) cuando algunos de estos nacionalistas de “orejeras” en verdaderos actos de sublime (y patética) suntuosidad, pomposamente gustan de autodefinirse como abiertos y sobre todo “acogedores”.

    Cuando practicamente el mundo entero es conocedor que el carácter y el perfil del catalán medio clásico (el de pueblo, vamos) es el de un tipo (o una tipa) taciturno, de mentalidad más bien cerrada, con un saco a cuestas de prejuicios, ciertamente rencoroso, altamente desconfiado, algo receloso y que deben coincidir varias constelaciones al mismo tiempo en el firmamento para que se de el momento, si fuera necesario, de ofrecerte un vaso de agua (siempre del grifo per suposat)

    Es que es muy fácil además confundir interesadamente (para vanagloriarse supongo) tierra de “acogida” con tierra de inmigración

  26. caganer pesebrista - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 19:55

    Por cierto, que Mario ha debido de poner el dedo en la llaga en vista del grado de reacción entre la turba integrista que ha provocado

    Vaya que si lo ha puesto. Ha tenido que venir alguien de fuera para retratarlos bien retratados :

    “Detesto toda forma de nacionalismo, ideología –o, más bien, religión– provinciana, de corto vuelo, excluyente, que recorta el horizonte intelectual y disimula en su seno prejuicios étnicos y racistas, pues convierte en valor supremo, en privilegio moral y ontológico, la circunstancia fortuita del lugar de nacimiento. Junto con la religión, el nacionalismo ha sido la causa de las peores carnicerías de la historia”

    Para acabar : Una duda me asalta > ¿ lo de nacionalismo de “orejeras” será por las orejas de burro ?

  27. Catalunya irreal - Miércoles, 8 de diciembre de 2010 a las 20:19

    Jo em sento identificat amb la seva definició de patriota vers Catalunya, però no la de nacionalista.

  28. Angel - Jueves, 9 de diciembre de 2010 a las 09:50

    CAGANE PESEBRISTA, has retratado con una nitidez perfecta de lo que es un catalan nacionalista.Un pobre desgracio que se cree un hermano de la caridad.

    Haber si el gobierno despues de escuchar a gente como Vargas Llosa y a millones de españoles,contra la gentuza que supone la ideologia nacionalista,gobierna y hace cumplir la contitucion que para eso ocupa el cargo de gobierno.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.