UPyD: elecciones en Cataluña

27.01.2012 | 12:48
 

Usted fue votante del PSOE hasta que en 2006 suscribió el manifiesto de Ciudadanos, ¿ahora vota a Rosa Díez?

En las últimas elecciones voté a su partido allí, Ciudadanos. En realidad, hubiera preferido no votar, pero me parece feo no hacerlo (Félix de Azúa, filósofo y catedrático de Estética)

El próximo día 11 de febrero de 2012 los escasos militantes de UPyD en Cataluña tienen una importantísima cita en las urnas para elegir al Consejo Territorial que debe regir, en principio, la organización en esta circunscripción los próximos años. Desde su fundación en el año 2007, el partido de Rosa Díez y Carlos Martínez Gorriarán -apoyado por intelectuales de talla mundial como Fernando Savater e, incluso por un Premio Nobel como Mario Vargas Llosa- ha seguido una senda de crecimiento electoral constante que le llevó a obtener, finalmente, grupo parlamentario en las elecciones generales celebradas de 2011.

Sin embargo, en las últimas elecciones autonómicas en Cataluña los resultados fueron discretos. ‘UPyD concurrió a las elecciones al Parlamento [autonómico] de Cataluña de 2010 con el lema ‘La alternativa necesaria’, tras designar como candidato al ex diputado [autonómico] de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía Antonio Robles, que fue elegido en las elecciones primarias celebradas por el partido el 2 de octubre de ese mismo año, obteniendo Robles el 72% de los votos de los afiliados. El partido logró unos resultados testimoniales del 0,17% (5.293 votos), aunque tanto Robles como Rosa Díez aseguraron que volverían a presentarse en 2014′ (fuente: Wikipedia).

¿Cuáles son las causas de esta diferente evolución en Cataluña respecto al resto de España? En primer lugar, la existencia en la misma de un partido que se visualiza, por mucho que lo nieguen dirigentes de ambos partidos, como similar por los potenciales votantes. El ejemplo de lo que manifestaba, hace unos días, Félix de Azúa es sintomático. Quien desea una opción política no nacionalista y alternativa a los grandes partidos nacionales, normalmente, en Cataluña vota C’s en las locales y autonómicas y UPyD en las nacionales y europeas. Los datos empíricos así lo demuestran.

En segundo lugar, la desorganización y/o falta de la misma que ha venido sufriendo UPyD en esta Comunidad Autónoma es incuestionable. Cambios constantes de coordinador territorial, sensibilidades ideológicas encontradas y enfrentadas, salidas de militantes destacados, falta de información a los simpatizantes, limitada capacidad de expansion, etc. Todo ello hizo desembocar en la imposición de una gestora que ha dirigido, con un limitado perfil político, los designios en los últimos meses. A ello tampoco ha sido ajena la dirección nacional que como consecuencia de la crisis que sufrió en su seno la formación política en 2009 observa con recelo e intenta controlar cualquier movimiento en el partido.

Se imponen soluciones; la ciudadanía las reclama. Necesita de UPyD, pero muchas veces no sabe, ni tan siquiera, a quién dirigirse ni quién la representa en Cataluña. Así, la nueva Coordinadora Territorial que surja debería centrarse en lo siguiente. Primero: consensuar una respuesta única dentro de la misma formación que suponga de facto aunar todas las voluntades y sensibilidades en objetivos comunes y compartidos –en este sentido es necesario un coordinador que sea aceptado por la mayoría con talante dialogante e integrador- (una lista sería mejor que varias, pero, en cualquier caso, la que salga elegida, inmediatamente, debe ponerse a disposición de todos los afiliados). Segundo: articular una presencia política que, sin perder su trabazón con la dirección nacional, añada ese plus de información y experiencia que solo los que viven el día a día en esta Comunidad pueden aportar.

Tercero: tender puentes de encuentro con su partido aquí C’s -¿qué tal, para empezar, la organización y participación en actos communes?- que favorezcan, al menos, las sinergias políticas ahora desaprovechadas -¿sería inasumible para UPyD, por ejemplo, participar en el próximo San Jordi, conjuntamente con C’s en los actos que este partido, normalmente, organiza?-. En parecido sentido, abrir diálogo permanente con los sectores no nacionalistas de los partidos de ámbito nacional en Cataluña (PP, PSC e IU).

‘En agosto de 2011, C’s decidió no concurrir en solitario a las elecciones generales que anticipadamente se celebrarían en noviembre; sólo lo haría en el caso de acompañar a UPyD, además de cualquier otra fuerza que quisiera sumarse, para configurar una tercera vía a nivel nacional que permitiese la gobernabilidad del país sin el apoyo del nacionalismo-independentismo de algunas regiones, [hecho rechazado por UPyD alegando que ya decidió presentarse a las generales “con el mismo programa y bajo las mismas siglas en todas las circunscripciones electorales”‘ (fuente: Wikipedia). Interpretemos esta iniciativa de C’s como un primer paso en la línea de favorecer el acercamiento natural de dos formaciones que, al final, no les quepa la más menor duda, acabaran confluyendo.

Es de desear y lo esperan todos que el Consejo Territorial de UPyD que salga elegido en unas semanas tenga la capacidad de aunar política y estrategia, perspectiva y capacidad de visualizar lo mejor para el futuro. Los ciudadanos de Cataluña hace tiempo que buscan un instrumento que posibilite una opción no nacionalista progresista, fuerte y de ámbito nacional. El día 11 de febrero volverán a ponerse los relojes a cero en UPyD de Cataluña; no repitan, nuevamente, los viejos errores que han supuesto desaprovechar talento y energía. Las próximas elecciones se ganan desde ahora. El tiempo corre en su contra y, lo que es más importante, en el de los ciudadanos catalanes contrarios a la imposición nacionalista.

14 Comments en “UPyD: elecciones en Cataluña”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Angel Hernandez Guardia - Viernes, 27 de enero de 2012 a las 15:17

    Es dificil responder a una información/opinión sin conocer quien la firma y por tanto las tendencias que subyacen en sus palabras.De cualquier manera intentaré aclarar algunas de las afirmaciones que me parecen no acertadas o tendenciosamente desacertadas.

    En primer lugar, llamar elecciones a lo que se viene haciendo a nivel interno en UPyD, en Cataluña o a nivel nacional es desinformación o tendencioso, puesto que UPyD desde su primer y único congreso está regido por un sistema de lo que en ciencia política se llamaría centralismo democrático de corte leninista que no garantiza ni la libre elección ni la autonómia política de los organos electos, como se ha podido comprobar tanto en la elección del Consejo Politico Nacional, como en la destitución del primer Consejo Territorial de Cataluña electo por sus pocos afiliados.

    Lo del centralismo democrático leninista no es exclusivo de UPyD, sino que es común a todos los partidos con representación parlamentaria incluidos por supuesto los más conservadores.

    Por descontado afirmar que la elección es para “el organo que debe ¿regir? la organización en esta circunscripción en los proximos años es o tendencioso o no conocer las normas, el funcionamiento y la historia de UPyD nacional y regional. Rosa Diez se ufana en su discurso de que no hay “sucursales” o “franquicias” en UPyD y que sus consejos territoriales son meros “gestores” de la política decidida por los organos de dirección nacional a pesar de que presenten candidaturas a parlamentos regionales con dinámicas políticas propias.

    La afirmación de que Ciudadanos recibe los votos de UPyD a nivel regional y en las generales al revés, tampoco es correcta; eso es lo que afirman los partidarios de que UPyD elimine a Ciudadanos como partido y así imponer su organización en Cataluña sin tener que soportar la confrontación democrática con una militancia ya organizada y potente como para no permitir cacicadas o manipulaciones antidemocráticas en el proceso. Eso es lo que pretende Rosa Diez y Carlos Martinez Gorriarán y por eso rechazan cualquier intento de unificación democrática con Ciudadanos. Cuando RD ha necesitado coaligarse con un partido regionalista como Foro Asturias para conseguir grupo parlamentario no ha hecho ascos de ningún tipo ni ha respetado su discurso anterior.

    No es cierta la afirmación de “cambios constantes de coordinador” en Cataluña. Desde la fundación de UPyD hasta hoy solo ha habido dos coordinadores: el que esto suscribe hasta la celebración del primer congreso y las elecciones consecuentes despues del congreso en que fué elegida Mari Cruz Hernández con el equipo apoyado por Antonio Robles, hasta la destitución de esta coordinadora y la imposición de una gestora nombrada y designada por la dirección nacional.

    Para no alargar el comentario, solo indicar que UPyD ya rechazó por enesima vez la “unión” con C`s y que C`s ya descartó tambien dicha posibilidad reafirmando su compromiso para ampliar su representación y concurrir en el ámbito nacional y en las elecciones generales por lo que si UPyD no rectifica sus practicas y discursos, es dificil que dicha unificación se produzca. De momento lo que queda a UPyD es nombrar su nuevo consejo territorial y trabajar para ganarse su espacio militante y de discurso en Cataluña. Aunque la verdad mi experiencia me dice que eso nunca le ha importado de verdad a un partido caudillista, elitista y de formación potencialmente madrileña.

  2. El full parroquial dels Siudadanus és molt divertit - Viernes, 27 de enero de 2012 a las 18:28

    Els resultats electorals tant de la Rosa d’Ejpaña com dels Siudadanus són molt discrets a Catalunya. A més de ser pocs, a sobre malavinguts. Podeu continuar barallats però, encara que estigueu junts, no tindreu res a pelar.

  3. Diego Vega - Viernes, 27 de enero de 2012 a las 22:29

    Lo que hace falta en Cataluña es un partido de izquierdas que se enfrente abiertamente al nacionalismo, y no esa “opción no nacionalista progresista, fuerte y de ámbito nacional”. que dice representar UPyD. Esta formación tiene sus puntos fuertes en la organización recentralizadora del Estado y en algunos aspectos de la política fiscal. Por el contrario, sigue los parámetros dictados por el FMI y otras instancias neoliberales en materia laboral.

    No hablo de etiquetas, sino de cuestiones concretas. Los trabajadores del cinturón industrial de Barcelona no somos tontos. UPyD tiene vocación liberal y centrista. Que siga por ahí si quiere, pero que no cuente con nosotros.

  4. Rep - Sábado, 28 de enero de 2012 a las 11:45

    Los trabajadores del cinturón industrial de Barcelona pueden seguir votando al PSC hasta que les hunda en la miseria. Pero como en Cataluña “sabemos” que nuestros problemas son causantes siempre por “otros” pues nadie responsabiliza a los partidos políticos, bueno si, a los otros, claro.; pues no pasa nada a seguir así, nos ira bien.
    Los partidos conservadores que tenemos ahora tanto de izquierda como de derecha no nos solucionaran los problemas, pero han conseguido coger el control total de la población, actúan como grandes empresas cuyo negocio es el control de los recursos públicos.
    Por eso siempre que sale un pequeño partido, como las multinacionales, intentan destruirlo por todos los medios. UPyD y C´s pueden que no sean la panacea, pero algunos les necesitamos, nos gustaria que fuesen solo uno y quiza algo distinto; pero siguen siendo algo fresco dentro de la pútrida sociedad política que tenemos.
    La culpa de lo que nos pasa ahora no es de fuera, es un problema generado por los incompetentes de CiU,PSC,PP,IC,ERC que siguen viviendo en el siglo XIX y han sido educados por el franquismo. No están a la altura de los tiempos.

  5. Sexagenaria en tanga - Sábado, 28 de enero de 2012 a las 14:00

    Gracias Ángel por compartir tu sapiencia, es una njusticia que ni el PSC, ni UPyD, ni Ciutadans, ni PP, ni…. hayan sabido valorar a un estadista como tu.

    Rosita de Badalona

  6. Anibal - Sábado, 28 de enero de 2012 a las 21:17

    PARA QUE UPyD ARRANQUE EN CATALUÑA, NECESITA VARIAS COSAS:

    a) Que aparezca un líder con capacidad y carisma que defienda sin complejos los principios de política nacional que representa UPyD.

    b) Que Gorriaran y compañía decidan aceptar y respetar ese liderazgo, sin lanzarse a destrozarlo (como ha hecho hasta ahora) porque no es de su gusto o simplemente porque no aceptan más liderazgo que ellos mismos. No han entendido todavía que en Cataluña, solo una persona muy fuerte y con la cabeza muy bien puesta (o sea, un lider) es capaz de no temer ni dejarse acomplejar por unos gobernantes totalitarios.

  7. Anton - Sábado, 28 de enero de 2012 a las 21:43

    CUANDO GORRIARAN LLEGO A CATALUÑA DECIDIO BARRER DE UN PLUMAZO A TODOS LOS QUE HABIAN LUCHADO DURANTE AÑOS DE FORMA RADICAL CONTRA EL CATALANISMO.

    Es curioso que lo que la lucha que él, Rosa y todo su equipo habían llevado a cabo en el País Vasco y lo consideraban un mérito, en Cataluña lo considerasen un defecto o algo propio de casposos.

    La dirección nacional de UPyD ni conocen ni sienten la problemática real del nacionalismo catalán y se han dejado asesorar por “catalanistas ligh” que aspiran principalmente a vivir de la política. Y así le va. Y ASÍ LES IRÁ MIENTRAS NO CAMBIEN

  8. Diego Vega - Sábado, 28 de enero de 2012 a las 22:22

    Eso de la transversalidad es una pirueta electoralista. Los programas electorales se tienen que debatir y presentar, y ahí es donde se ve por donde tira cada partido. En concreto, la propuesta de UPyD consistente en implementar un único contrato laboral con indemnización creciente por despido en función del tiempo transcurrido es reaccionaria, así como priorizar los convenios de empresa sobre los sectoriales y ceder más poder al empresario acerca de las condiciones contractuales. Un solo contrato en estas condiciones, omitiendo de dónde partimos y dando al contratante una potestad virtualmente absoluta, significa echar por tierra derechos adquiridos y, en definitiva, dar un paso decisivo hacia el despido libre. Más madera todavía si, como también propone UPyD, se derivan los niveles de protección social a otras instancias ajenas al trabajo. Significa dejar en paños menores a la clase trabajadora y ponerla a expensas de patronos, burócratas y tecnócratas. Neoliberalismo puro y duro, vamos. Escasa diferencia respecto a lo que proponen CiU y PP.

    Significa, además, poner el acento de los problemas que padecemos en el mundo del trabajo, cuando la crisis tiene su origen en un modelo de crecimiento que precisamente desprecia el trabajo y lo pervierte cada vez más.

    UPyD ha tomado un camino equivocado en este sentido y ni tan sólo intenta defender esta postura ante los trabajadores. Se da por sentado que la senda que se sigue es la opuesta y se desatienden las reivindicaciones de la clase obrera y de sus representantes. ¿Dónde está UPyD el 1º de Mayo? ¿Acaso sus dirigentes tienen como prioridad recorrerse las fábricas, las empresas y los centros de trabajo para descubrir el sentir que allí se manifiesta? ¿Dónde estuvieron UPyD y C´s el día de la huelga general? ¿Cuáles son las relaciones que mantienen con los sindicatos?

    La clase trabajadora catalana, hispanohablante o inmigrante en su inmensa mayoría, sigue sin tener un partido que recoja sus demandas. Por un lado están los partidos nacionalistas, totalmente contrarios a un análisis de clase que los haría añicos de llevarse a cabo; por otro lado, está la falsa izquierda (PSC, ICV-EUiA y los sindicatos neoverticales), tan nacionalistas como los anteriores; y, por último, están los partidos liberales y conservadores que se consideran no-nacionalistas, como el PP. C´s y UPyD puede que se encuentren entre estos últimos o que, en cualquier caso, no acaben de encontrar nunca su espacio, un espacio que no existe. Así les va, y así nos va a todos.

    Yo siempre he votado a la izquierda clásica hasta la aparición de C´s. Voté a UPyD por primera vez cuando se presentó Antonio Robles como candidato a la presidencia de la Generalitat y, a estas alturas y después de todo lo que ha llovido, ya me he cansado de hacer la vista gorda frente a todo lo que no es de recibo. Hay personas majas en UPyD de Cataluña, pero no puedo seguir creyendo en un proyecto fallido en el que no cree ni la propia dirección nacional.

  9. Menosmandangas - Domingo, 29 de enero de 2012 a las 01:52

    Seguid peleando. Desgraciadamente mientras UPyD y C’s no aunais vuestros esfuerzos y alternativas en Cataluña, los simpatizantes de estos objetivos politicos ( que coinciden en ambas formaciones al 80% ) seguiremos utilizando el voto UTIL y RENTABLE.

    Esta es la unica y triste realidad.

    ( Lo malo es que la alternativa que se presentará al consejo de dirección en UPyD en Cataluña la conforman los ” rebotados ” que se fueron de C’s por perder DEMOCRATICAMENTE una decisión que no era de su gusto )

  10. Federico Llosa Marsé - Domingo, 29 de enero de 2012 a las 12:24

    En respuesta a Angel Hernandez Guardia, tan solo hacerle tres precisiones:

    Más allá del nivel de independencia y autonomía del futuro Consejo Territorial, se trata del órgano que ‘rige’ la organización de UPyD en las comunidades autónomas -no me parece un error definirlo así-;

    Que UPyD recibe el voto mayoritario (respecto a C’s) en europeas y nacionales es un hecho contrastable en Cataluña;

    Que en cuatro años se esté a punto de elegir al cuarto coordinador, me parece que responde a ‘cambios constantes de coordinador territorial’, uno por año; aunque, quizás, sería más preciso haber indicado, si quiere, ‘cambios constantes de miembros de la coordinadora o consejo territorial’.

    En todo caso, le agradezco su comentario y le animo a participar en este foro. Sin duda, en mi opinión, uno de los déficits, tanto de UPyD como de C’s, es la falta de debate político interno.

    Muchas gracias por su participación.

  11. Manuel Aguilella - Domingo, 29 de enero de 2012 a las 16:37

    Creo sinceramente que nos tenemos que tranquilizar. La unión política entre C’s y UPyD vendrá si tiene que venir de la mano de los afiliados y simpatizantes. Tendremos sinsabores que nos parecerá imposible esa unión y tendremos que aguantar a los nacionalistas que aparecen por este foro dando la vara. No importa si somos pocos o muchos. Finalmente encontraremos la forma y la dará el electorado. Los partidos sabrán llegar a la ciudadanía o no, y mientras tanto, los nacionalistas seguirán riéndose de nosotros, como si eso nos importara. Llevan años discriminando a la gente y ahora se divierten ridiculizando nuestros resultados como si eso a nosotros nos importara. Nosotros caminamos por la senda de la libertad y ese camino no tiene fin. Ellos envueltos en su identidad y nosotros a lo nuestro que es lo de todos: que cada uno haga lo que quiera dentro de las reglas del juego democrático.

    Yo he sido candidato en Ciudadano y en UPyD y perfecto. Ahora liado con Mollet el Vallés parándole los pies a unos que no saben que existe el artículo 14 y 16 de la Constitución.

    Tranquilidad. Llevamos años aguantando que los nacionalistas nos digan: esto no se hace, esto no se dice esto no se toca. Podemos aguantar 100 años más. Ellos no, porque se ponen nerviosos… ¡y es tan divertido verlos así! En el fondo son como niños. Amigos: paciencia y a los nacionalistas: ya podéis empezar a darme candela. Animo.

  12. Diego Vega - Domingo, 29 de enero de 2012 a las 18:00

    Se debate mucho por las formas y muy poco por el contenido. ¿Son acaso C´s o UPyD una alternativa política en Cataluña? ¿Se han planteado sus líderes hacer un verdadero estudio sociológico y sociopolítico del Principado? Las cosas se están haciendo mal desde el principio porque se piensa más en las necesidades de los dirigentes de los partidos que en las de la población. ¿De qué nos sirve un partido con una organización interna muy democrática si los programas políticos que se derivan de esas formaciones no lo son? Cualquier partido metapolítico (etérea regeneración democrática) o monotemático (la lengua, el nacionalismo) de ideología liberal, cuyos parámetros sean cosas tan inconcretas como la “ilustración” o la “libertad”, serán siempre un fracaso en Cataluña. Sólo sirven para gente con pocos problemas, no para la clase trabajadora catalana engañada o anestesiada por el nacionalismo catalán durante décadas.

  13. JAV - Lunes, 30 de enero de 2012 a las 09:21

    Difícil lo tiene UPyD, porque esa persona supuestamente con “talante dialogante e integrador”, la tienen -o creen tenerla-, pero, pocas dudas caben de que vendrá a ser la continuidad de Robles, como lo ha sido también Barriendos, ya que cualquier observador no demasiado advertido puede haberse percatado de la utilización de los mismos métodos de intriga subrepticia, aunque ejercidos desde un casi invisible anonimato. Poco cambio puede esperarse, pues, con los mismos métodos y los mismos segundos, no cabe esperar distintos resultados.

    La solución –difícil- en Cataluña pasaría por extirpar ese cáncer que tan tempranamente se ha instalado en UPyD y que obstruye el acceso de cualquier persona que quisiera tomar las riendas de ese partido con más generosas miras y sin desde un personalismo empobrecedor.

    Respecto a ese viejo sueño que tienen algunos de que se lleguen a unir UPyD y C’s, pues eso, que no deja de ser más que un sueño, si tenemos en cuenta el descomunal ego de sus líderes. Además, en el caso de UPyD, nos encontramos con un segundo, Gorriarán, que es quien mueve los hilos internos de su partido, que hará lo indecible para que nadie le pueda hacer sombra, ni ahora ni en el futuro.

    Ante ese panorama, soñar se puede porque es gratis, pero como en el clásico: “Los sueños, sueños son”.

  14. Diego Vega - Lunes, 30 de enero de 2012 a las 22:33

    C´s y UPyD no pasarán de ser partidos marginales en Cataluña, cuya existencia puramente testimonial servirá para justificar ante la sociedad catalana el escaso impacto de sus ideas, a no ser que se refunden realmente y se conviertan en lo que debiera de haber sido C´s desde un principio: el partido de izquierdas opuesto al nacionalismo burgués que nunca llegaron a ser ni el PSUC ni el PSC. Seguir insistiendo en la misma fórmula de C´s o de UPyD implica una huída hacia adelante que está condenada al fracaso. Es necesario un partido político de izquierdas en Cataluña que dispute la hegemonía al nacionalismo tratándole de tú a tú. Todavía estamos a tiempo.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.