Opinión

‘Ara que tinc vint anys’

‘Tras la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto en la que se indica que el catalán no puede ser considerado como ‘preferente’, y las clarísimas sentencias del Tribunal Supremo se abre un nuevo y esperanzador panorama a pesar de la maniobra de dilación del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, devolviendo la pelota al Supremo’.

Eduardo López-Dóriga
Martes, 24 de abril de 2012 | 09:49

Desde su creación en 1992, la Asociación por la Tolerancia ha enfocado sus actividades hacia dos temas de los que en aquel momento apenas nadie hablaba en Cataluña porque eran temas tabú. Por una parte la defensa del bilingüismo en el ámbito público y la libertad de elección lingüística en el ámbito privado, y por otra parte la denuncia del terrorismo y el reconocimiento de sus víctimas.

A mediados de los 90, Tolerancia recogió más de 50.000 firmas en su primer manifiesto en el que pedía que se respetaran los derechos lingüísticos de todos los catalanes. A partir de 2004, Tolerancia ha realizado concentraciones o acciones coincidiendo con el Día Internacional de la Lengua Materna, el 21 de Febrero, en las que se ha abogado por ese derecho reconocido por la Unesco. Un derecho que los políticos nacionalistas defendían, y con razón, en los años 70 cuando la lengua excluida de la enseñanza era el catalán, pero que ahora nos ocultan y nos niegan a los padres que queremos que nuestros hijos empiecen la escuela en su lengua materna y cooficial de Cataluña.

Como ejemplo de la censura sobre estos temas, a inicios del 2009, el Ayuntamiento de Barcelona nos vetó una campaña publicitaria en los autobuses en la que pretendíamos dar difusión a la sentencia del Tribunal Supremo, que obligaba a que en los formularios de inscripción de los colegios se incluyera una pregunta sobre en qué lengua materna y oficial querían los padres que se impartiera la primera enseñanza.

En octubre del mismo año, tras una campaña en los autobuses que se permitió a Plataforma per la Llengua, titulada ‘El català suma’, no tuvieron valor para negarnos que se paseara por Barcelona un autobús con nuestro nuevo lema que empezaba igual: ‘El català suma’. Y a eso añadíamos: ‘El castellano multiplica’.

L’exclusió del castellà resta i ens divideix. Sembla obvi que el català, una de les dues llengües oficials de Catalunya, és una riquesa i suma. El castellà, l’altra llengua oficial de Catalunya, també suma , i a més a més multiplica les possibilitats de comunicació amb moltes altres persones de la resta d’Espanya i de mig món.

L’exclusió del castellà resta drets i llibertats als ciutadans catalans que tenen aquesta llengua com a propia. L’exclusió del castellà divideix els catalans entre ciutadans amb tots els drets i ciutadans sense drets lingüístics i, el que és pitjor, pretén també la divisió amb la resta d’Espanya.

Per contra, el bilingüisme respecta els drets de tots els catalans, els que tenen com a llengua pròpia el castellà i els que tenen com a llengua pròpia el català. Defensar el bilingüisme es anar contra el català i mereixer la consideració de “fatxa” o d'”enemic de Catalunya” ? Es patir un malatía de “autoodi”?

Recentment s’ha publicat un llibre que us recomano, que entre d’altres també es fa la mateixa pregunta i que recull a la perfecció la idea del nostre lema. Sumar y no restar. Razones para introducir una escuela bilingüe en Cataluña. És de la Mercè Vilarrubias, profesora d’anglès, i associada a la Tolerancia, que avui no ha pogut venir per motius familiars. Al seu llibre ho diu amb claretat :

‘Antes el castellano era el bueno y el catalán, el malo. Ahora, para muchos es al revés. Frente a todo ello no somos pocos los ciudadanos que rechazamos esta visión de las cosas y pensamos que dos lenguas es mejor que una‘.

Tras la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto en la que se indica que el catalán no puede ser considerado como ‘preferente’, y las clarísimas sentencias del Tribunal Supremo se abre un nuevo y esperanzador panorama a pesar de la maniobra de dilación del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, devolviendo la pelota al Supremo.

A partir de ahora los padres ya no tendremos que conformarnos con el discriminatorio sistema de ‘atención individualizada’ en castellano en el que nuestros hijos atendían las clases en catalán, y sólo puntualmente o al finalizar la explicación, se les traducía al castellano lo que el profesor de turno creyera oportuno. ¿Es eso respetar el derecho a la enseñanza en lengua materna que defiende la Unesco y que pedían los nacionalistas en los años 70?

Es obvio que no lo es, como indicaban las propias sentencias del Supremo cuando admitían que ‘se niega categóricamente que el castellano sea lengua vehicular en la primera enseñanza’ y reafirmaban que ‘no se imparte en la lengua materna, sino que se utiliza el sistema de atención individualizada en lengua castellana, que es algo bien distinto del derecho a recibir esa educación en su lengua habitual’.

La atención individualizada puede llegar a ser humillante, pero hasta ahora era el único recurso que teníamos. Ya me lo dijo una amiga, nieta de un histórico dirigente nacionalista: “Eduardo, cada cual educa a su hijo como mejor le parece, pero no puedo omitir salir en defensa de tu hijo. Por favor no le hagas sentir como un bicho raro en clase; los niños son muy crueles y se lo harán pagar”. Quizás ella lo decía hasta de buena fe, pero era el clásico ejemplo del discurso del miedo con el que los directores de los colegios conseguían disuadir a los padres : “Piénselo bien. Su hijo va a ser diferente a los demás. Puede crearle un trauma…”.

Los pocos que no seguíamos esos consejos amenazadores nos encontrábamos con un problema añadido. ¿A alguno de vosotros os parecería normal que después de haberse acogido a esa atención individualizada os dijeran que no habían versiones en castellano de los libros de texto? Pues para el Síndic de Greuges, el señor Ribó, era lo más normal del mundo que nuestros hijos no los tuvieran, tal y como manifestaba en su respuesta a la queja que le presentamos.

Confiamos en que dentro de poco se podrá disfrutar de esos derechos sin tener que mendigarlos o reclamarlos en los tribunales, pero a muchos niños se los han hurtado, lo que nos ha llevado a los padres a tomar algunas decisiones difíciles. Com he dit al començament, l’Asociación por la Tolerancia porta treballant des de 1992, és a dir, aquest any fem vint anys. Vint anys reclamant unes administracions i una escola bilingüe. Vint anys demanant una Catalunya més oberta. Vint anys són molts anys i de vegades es fa difícil, pero com deia Joan Manuel Serrat: “Ara que tinc vint anys. Ara que encara tinc força, que no tinc l’ànima morta, i em sento bullir la sang. Ara que em sento capaç de cantar si un altre canta. Avui que encara tinc veu i encara puc creure en déus…”.

Les asociacions i partits que hem convocat o que s’han adherit a aquest acte encara tenim força, però necesitem la vostra veu i la de molta més gent per treballar junts. Tenim que despertar les conciencies de moltes persones i així aixecar moltes més veus per defensar un drets que considerem basics, i beneficiosos per a Catalunya.

Ara que tinc vint anys.
Vull alçar la veu,
per cantar als homes
que han nascut dempeus,
que viuen dempeus,
i que dempeus moren.

Vivamos de pie. Informemos a todos nuestros familiares, amigos y conocidos. Animémosles a exigir sus derechos a la luz de las sentencias. Que no nos asuste significarnos aunque los políticos nacionalistas y sus medios de comunicación subvencionados nos critiquen, nos señalen y nos tachen de lo que en realidad son ellos. Porque, tal vez sin darse cuenta, ellos son los verdaderos enemigos de los catalanes y de su progreso.

Eduardo López-Dóriga es presidente de la Asociación por la Tolerancia

[Texto leído en el acto del sábado 21 de abril en defensa del bilingüismo y para exigir el cumplimiento de las sentencias judiciales que obligan a la Generalidad de Cataluña a reintroducir el español en las escuelas como lengua vehicular, junto al catalán, celebrado en el Teatro Goya de Barcelona]

Temas: , , ,

17 Comments en “‘Ara que tinc vint anys’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. AFOR - Martes, 24 de abril de 2012 a las 10:20

    Excelente.

  2. Pau - Martes, 24 de abril de 2012 a las 10:45

    Excelente.

  3. Erasmus - Martes, 24 de abril de 2012 a las 11:10

    DIGNIDAD MÁS QUE NUNCA, TRAS LA PROMESA DE WERT

    La promesa del ministro Wert, “Garantizaré el derecho a estudiar en español en Cataluña” (Entrevista a El Mundo, 23/04/2012), no debe hacernos cejar en ninguna acción o presión para acelerar el arribar a ese objetivo pues solo su consecución debe desmovilizarnos. Pero tenemos que creer sin sombra de duda las palabras del ministro. ¿Verdad que nos parece mentira después de tantos desengaños? Pues no nos lo parezca. Ha llegado el momento, a falta de la tramitación que proceda. Es una promesa formal del Gobierno.

    Pero eso no debe inhibir nuestra actitud de negarnos a usar el catalán en Cataluña hasta que el español sea lengua vehicular, visto y comprobado. Que al menos hayamos tenido un gesto de dignidad antes de la desaparición de la infamia, para escupir a la cara de nuestro opresores nuestro asco y nuestro desprecio. Nuestra lengua, el español, es en Cataluña oficial como el catalán y más hablada que el catalán por libre decisión de sus habitantes. Pero es discriminada y perseguida por la política oficial, principalmente en la escuela pública, al estar prohibida como lengua de enseñanza igual que lo estuvo el catalán con Franco.

    “Cataluña tiene dos lenguas, una desde hace cuatro siglos y otra desde hace ocho”, como dijo el poeta y senador Carlos Barrall. Nuestra lengua no es el catalán, sino el español, que sirve para integrarse en la sociedad catalana no menos que el catalán. Como escolares estamos obligados a aprender las dos lenguas de Cataluña. Pero nadie está obligado a usar ni a aprender ninguna lengua fuera de la etapa escolar. Ahora decidimos no usar el catalán como protesta, mañana decidiremos usarlo, o no, por razones personales de las que no tenemos que dar cuenta a nadie. La escuela en Cataluña debe ser bilingüe, porque lo es la sociedad catalana. Los individuos serán bilingües, o monolingües, dependiendo solo de su elección. Es fácil vivir en Cataluña hablando solo español, lo es menos hablando solo catalán.

    Neguémonos a usar el catalán hasta que el español sea en Cataluña lengua vehicular de la enseñanza, dándose a nuestra lengua el mismo trato que al catalán estableciéndose el bilingüismo escolar. Ni nuestra lengua es menos que el catalán, ni lo somos nosotros que sus hablantes, ni lo son nuestros hijos que los suyos.

    Defendemos el bilingüismo integrador, esto es, impartir a todos los alumnos parte de las asignaturas en español y parte en catalán, con las dos lenguas oficiales vehiculares para todos, sin separar a los alumnos por su lengua habitual. Junto con inglés, como tercera lengua vehicular voluntaria, en colegios públicos trilingües de libre acceso, cualquiera sea el domicilio del alumno, creados en función de la demanda.

  4. Iñigo - Martes, 24 de abril de 2012 a las 11:13

    Excelente. Un canto a la libertad, al respeto, a la convivencia. Es decir, a todo lo contrario que desea el nacionalismo.

  5. Miquel - Martes, 24 de abril de 2012 a las 12:07

    I per demostrar el què entenen per “tolerància”, mentre al Congrés continuen prohibides les llengües gallega, catalana i basca,… callen.
    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltCon....enmascarar

  6. javier - Martes, 24 de abril de 2012 a las 13:55

    Los hay, como Miquel, que lo mismo les da Juana que su hermana. No leen nada, no miran nada, van a piñón fijo con sus ideas preconcebidas.

    En fin…

  7. CATALONIA IS NOT SPAIN - Martes, 24 de abril de 2012 a las 16:18

    Aquest tipus, desconegut per la majoria, el que diu no te cap importància, son els brams d’un mindundi

  8. CATALONIA IS NOT SPAIN - Martes, 24 de abril de 2012 a las 16:20

    50000 signatures i per contra 1000000 de catalans al carrer….res de nou, intranscendència

  9. sensatez - Martes, 24 de abril de 2012 a las 18:08

    Es un orgullo ser miembro de la Asociación a la que tan bien representa Eduardo López-Dóriga.
    Mientras exista gente así, podrremos ir con la cabeza bien alta por el mundo.
    Salud.

  10. manuel - Martes, 24 de abril de 2012 a las 18:20

    Hemos de ir unidos contra la intolerancia del nacionalismo,
    ¡¡ ADELANTE !!.

  11. Jose Orgulloso - Martes, 24 de abril de 2012 a las 19:23

    Excelente artículo y trabajo probo y a la altura de quien lo ejecuta.

    Quiero hacer hincapié, sólo, en el tema de la casilla para pedir el idioma en que se desea escolarizar al hijo. Esta casilla, a pesar de lo que se dice en el artículo, hay que volver a repetir que sigue sin estar presente. Por lo que la inmensa mayoría de padres no ejercen ninguna decisión porque o no lo saben o no se atreven por lo que dirán. Hay que seguir exigiéndola.

  12. Miquel - Martes, 24 de abril de 2012 a las 20:24

    Text de la Casella (per exemple):
    “Vull que el meu fill sigui escolaritzat en la llengua forana castellana, exercint així el meu dret a no integrar-lo al país que el vol acollir”.
    En cas afirmatiu, marqueu una X a la casella.

  13. resistente - Martes, 24 de abril de 2012 a las 20:49

    Catalonia is….:Este tipus ,como dices, puede ser un desconocido para la mayoría.Pero tu eres un desconocido para la TOTALIDAD.Ademas,no hace falta ser conocido para decir lo que uno piensa.Eso sí,el que no piensa tiene que repetir lo que le mandan.Como tú.

  14. CATALONIA IS NOT SPAIN - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 11:05

    residente: que a tu no et conegui ni el teu pare no vol dir que als demés no els conegui ningú

  15. español y catalan - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 21:49

    Los talibanes del monolingüismo catalan no se han dado cuenta de que asi se caiga el cielo no vamos a dejar de ser lo que somos, ” españoles” precisamente por ser catalanes y hablaremos lo que nos de la gana, ademas de exigir LIBERTAD Lingüística para que cada uno
    estudie en la lengua que prefiera de las dos oficiales y bien “propias” de los catalanes. Porque nosotros , los españoles catalanes lo que queremos es que nuestra escuela sea la mejor del mundo en donde se desarrollen todas las capacidades de nuestros hijos. El sujeto de la educacion son los niños y no la ayuda a ninguna lengua que no hace falta , ni apoyo alguno a la construccion de esa nacion virtual, esa Catalonia que nunca existió.
    No nos van a quitar la libertad porque tenemos DIGNIDAD. Y si esto se pone feo pues….a palos.
    En el Quijote se lee que el hombre por su libertad debe luchar y aun apostar la vida. Pues eso.

  16. Alwix - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 22:42

    No cal ser espanyol si s’es catala, nomes cal creuar el Pertus i s’enten perfectament.

  17. Ciudadano Sinmitos - Jueves, 26 de abril de 2012 a las 12:09

    ¿Puede reconocer un nacionalista identitario de la ceba que la inmersión lingüística en catalán es ilegal y perjudicial? Imposible. Es más fácil que un talibán de las madrasas admita que lo del Paraíso y las siete vírgenes es cuento. La construcción de la nación identitaria sobre la lengua exige Fe ciega y Esperanza firme en la llegada al Estat Propi paradisíaco, cueste lo que cueste. Esta es la religión a la que nos enfrentamos los racionalistas que vivimos en Europa y en el siglo 21, lejos de la Edad Media. Tenemos tarea para rato.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.