Opinión

Una Cataluña sin Constitución

‘Pero para eso, para derribar ese gigante con pies de barro, una cosa es imprescindible, existe una condición necesaria y suficiente: que declaremos en público lo que pensamos en privado. Por eso, si somos ciudadanos, como reconoce nuestra Constitución, si no queremos dejar de serlo, estamos obligados a luchar contra la falta de libertad lingüística, contra la inmersión, por una escuela bilingüe’.

Francisco Caja
Miércoles, 25 de abril de 2012 | 14:07

Nos dicen, para justificar que nos priven desde la infancia de nuestra libertad lingüística: “Per un país de tots, una escola en català“. Entiéndase bien, exclusivamente en catalán. O sea, que para que el país sea de todos hay que excluir de la escuela, proscribirla, la lengua propia de más de la mitad de los ciudadanos catalanes y la lengua común de todos ellos y del resto de españoles.

El modelo lingüístico escolar que ha derivado el nacionalismo de ese trágala político de la escuela para todos a partir de la exclusión de la lengua propia de la mayoría de ciudadanos de Cataluña, la inmersión lingüística, es a todas luces incompatible con la democracia. Y es fácil, muy fácil, comprender por qué, nosotros, los demócratas que nos sentimos ciudadanos, que somos ciudadanos y que queremos seguir siéndolo, luchemos contra ese trágala de la inmersión lingüística y a favor de una escuela bilingüe.

Le llaman sistema de inmersión lingüística, pero basta detenerse un momento para advertir el carácter fraudulento hasta en el nombre. Si el sistema de inmersión es un sistema para aprender una segunda lengua, en el sistema de inmersión lingüística que ellos han impuesto en las escuelas de Cataluña no todos los niños son inmersionados. Sólo lo son los que no tiene como lengua el catalán. Los niños catalanohablantes no son inmersionados, reciben la enseñanza en su lengua materna.

¿No éramos todos iguales? ¿Qué se ha hecho del principio de igualdad? ¿Por qué sólo los catalanohablantes tienen derecho a la enseñanza en lengua materna? ¿Por qué sólo los niños castellanohablantes para recibir la enseñanza a la que tiene derecho tienen que cambiar de lengua?

Esta es la primera lección (política) que reciben los escolares en Cataluña. Que unos tienen derechos, los otros no… por razón de lengua y de origen. Toda una lección de igualdad política. Nadie puede ser discriminado por razón de lengua dice, expresamente, el artículo 14 de nuestra Constitución, la Constitución de todos. Para los nacionalistas, muy democráticamente eso sí, dicen que la Constitución no va con ellos, porque es la Constitución española, y nos imponen la escuela de la desigualdad, una escuela inconstitucional para que los niños aprendan a ser “catalanes de verdad”.

Las escuelas catalanas no son escuelas, son correccionales lingüísticos. Las han convertido en correccionales lingüísticos para extirpar, mediante un rito de iniciación (el bautismo por inmersión) en los escolares un mal nefando: el hablar la lengua común de todos los españoles, porque la primera obligación para ser catalanes de verdad es dejar de ser español. Todo por la expulsión del castellano como lengua vehicular en las escuelas de Cataluña. Porque, para ellos, la expulsión del castellano en las escuelas es una cuestión de vida o muerte, como la expulsión del demonio del espíritu de los posesos.

El modelo lingüístico que ha impuesto el nacionalismo en las escuelas de Cataluña, por tanto, no es de inmersión, es de exclusión: el centro del modelo es la exclusión del castellano. El nacionalismo catalán ha inventado un modelo exclusivo, único en el mundo, el de exclusión lingüística. Un modelo que se basa en la exclusión de la lengua materna mayoritaria de los escolares que, además, es la lengua común de todos los españoles, por razones exclusivamente políticas. Para grabar en la conciencia de sus súbditos desde la Educación Infantil esta lección: que para ser verdaderos catalanes hay que dejar de hablar la lengua común de todos los españoles.

Todo lo demás es mentira. Nos dicen: “¿El castellano? Ya lo aprenden en la calle”. ¡Que ya somos adultos! ¡Que nos digan qué calle es esa que mandaremos a nuestros hijos a esa calle en vez de la escuela! Si los niños catalanes aprenden el castellano en la calle, por esa misma razón, a los niños en Andalucía, en Extremadura o en Madrid se les debería enseñar en inglés o… en catalán.

Y nos dicen para justificar lo injustificable, para vulnerar la Constitución: “la lengua catalana, el catalán, es la lengua propia de Cataluña”. El catalán no es la lengua propia de Cataluña. La han convertido en una lengua expropiada al pueblo de Cataluña por una banda de políticos indeseables que la utilizan como ariete político para dividir y enfrentar a los ciudadanos de Cataluña imponiéndola como obligatoria y como condición para ser reconocido políticamente como verdadero catalán.

Y nos dicen: “Una única lengua (el catalán) garantiza la cohesión social”. Con fundamento podemos decir que inmersión es discriminación. Argumentar que la cohesión social depende de la exclusión como lengua docente de una de las lenguas que hablamos los catalanes es decir lo mismo que decían los responsables de la educación en el régimen franquista para excluir el catalán de la docencia: que la unidad de España dependía de eso.

Sólo alguien que profesa una ideología antidemocrática puede decir que la construcción o la salud de la nación exige el sacrificio de los derechos y libertades fundamentales (de la libertad de la lengua). Nosotros no queremos una nación semejante. Nosotros ya pertenecemos a una nación que reconoce como principios supremos que aseguran la paz y la convivencia social la libertad y la igualdad. Y no estamos dispuestos a regresar a la caverna política en la que el poder político se ejerce en nombre de una tierra o una lengua que tiene derechos e impone deberes sobre los ciudadanos.

El sistema lingüístico que rige hoy en las escuelas es la mejor garantía para la desigualdad y la exclusión social en Cataluña. Es obvio, a la luz de datos verificables, que el sistema de inmersión lingüística produce una innegable fractura en el nivel educativo y social entre castellanohablantes y catalanohablantes, aumentando las desigualdades y dificultando la igualdad de oportunidades entre todos los ciudadanos.

Pero ellos erre que erre. El presidente autonómico, Artur Mas, asegura: “Los escolares en Cataluña terminan con el mismo nivel de castellano que de catalán, y no sólo eso: alcanzan el mismo nivel o superior de castellano que los escolares en Salamanca o Valladolid”. Y nos lo tenemos que creer. Les confieso que no creo en los milagros. Sobre todo si los autores del milagro son el señor Mas o la señora Rigau. Porque se trata de un milagro. Si los niños catalanes acabaran con el mismo nivel de castellano que los del resto de España sería un milagro. Veamos: si el resto de los escolares en España tiene 25 horas de enseñanza en castellano y los niños catalanes 2 ó 3 horas y, a pesar de ello, acaban la enseñanza con el mismo nivel de castellano, entonces una de dos: o los niños catalanes son unos superdotados o los del resto de España unos débiles mentales.

La verdad es otra: muchos niños catalanes o no saben hablar y escribir el castellano (especialmente los que viven en zonas de Cataluña interior) o no lo dominan situándose, a causa del sistema de inmersión lingüística, al final de la enseñanza obligatoria en una posición de clara desventaja competitiva frente a los niños del resto de España.

Pero ellos nos siguen diciendo: si así no fuera, “si abandonásemos la inmersión lingüística en las escuelas” se amenazaría “la convivencia y la cohesión” del país, Cataluña. O sea, que la convivencia y la cohesión social de Cataluña se logra gracias a esa forma de exorcismo general que es la llamada inmersión lingüística y que consiste en la expulsión de demonio-castellano de las escuelas.

En una sociedad democrática el Estado no puede ser confesional. La confesionalidad lingüística es tan inaceptable como la religiosa. Si la confesionalidad religiosa es lo contrario de la libertad religiosa, la confesionalidad lingüística es contraria a la libertad lingüística. La oficialidad no es una forma de confesionalidad, es una garantía de la libertad lingüística: el Estado reconoce como propia aquellas lenguas que hablan mayoritariamente los ciudadanos, porque de otra forma no sería un Estado democrático y representativo. Una lengua es oficial, esto es de uso normal por los poderes políticos en y entre ellos y en sus relaciones con los ciudadanos no porque sea la lengua de los poderes públicos; una lengua es oficial porque los poderes públicos están obligados a reconocerla porque es la lengua de los ciudadanos.

¿Vamos a tolerar que nos sigan robando nuestra libertad, nuestra condición de ciudadanos? Por eso me permito exhortaros hoy para que hagáis un esfuerzo más, para que os comprometáis activamente en la recuperación de la libertad lingüística, para que luchéis contra el modelo de exclusión lingüística, la llamada inmersión, selectiva, forzosa; contra un modelo escolar que es en realidad un correccional lingüístico y la piedra angular del sistema de adoctrinamiento político.

Lo sé, los he experimentado antes en mis propias carnes. Lo sé. Esta es la situación: los que exigimos del poder político que cumplan y hagan cumplir la Constitución, el respeto a los derechos y libertades fundamentales, nos han convertido en disidentes. En esto ha convertido Cataluña los nacionalistas: un lugar de España en el que el espacio de lo político no está definido por la Constitución sino que está constituido por unas supuestas líneas rojas inviolables, que nadie puede traspasar so pena de quedar excluido políticamente.

Pero el nacionalismo es un gigante con los pies de barro. Nos dicen que son solo tres familias las que han acudido a los tribunales. Pues esas tres familias los han puesto contra las cuerdas. Porque no están solas: porque tras ellas está la Constitución, no solo la voluntad mayoritaria sino el poder constituyente. Y los ciudadanos que sentimos la pasión de la libertad, de la igualdad y de la justica, los demócratas, no queremos una Cataluña sin Constitución; queremos que Cataluña, como el resto de nuestra nación, España, continúe siendo una democracia constitucional.

Pero para eso, para derribar ese gigante con pies de barro, una cosa es imprescindible, existe una condición necesaria y suficiente: que declaremos en público lo que pensamos en privado. Por eso, si somos ciudadanos, como reconoce nuestra Constitución, si no queremos dejar de serlo, estamos obligados a luchar contra la falta de libertad lingüística, contra la inmersión, por una escuela bilingüe.

No queremos estar gobernados por las líneas rojas, queremos estar gobernados por la Constitución. Por esa razón decimos: ‘Por una Cataluña de todos, una escuela bilingüe’. Porque si Cataluña es bilingüe, la escuela (para ser democrática, esto es para no excluir a nadie) deber ser bilingüe.

Francisco Caja es presidente de Convivencia Cívica Catalana

[Texto leído en el acto del sábado 21 de abril en defensa del bilingüismo y para exigir el cumplimiento de las sentencias judiciales que obligan a la Generalidad de Cataluña a reintroducir el español en las escuelas como lengua vehicular, junto al catalán, celebrado en el Teatro Goya de Barcelona]

Temas: , , ,

26 Comments en “Una Cataluña sin Constitución”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Erasmus - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 14:16

    DIGNIDAD MÁS QUE NUNCA, TRAS LA PROMESA DE WERT

    La promesa del ministro Wert, “Garantizaré el derecho a estudiar en español en Cataluña” (Entrevista a El Mundo, 23/04/2012), no debe hacernos cejar en ninguna acción o presión para acelerar el arribar a ese objetivo pues solo su consecución debe desmovilizarnos. Pero tenemos que creer sin sombra de duda las palabras del ministro. ¿Verdad que nos parece mentira después de tantos desengaños? Pues no nos lo parezca. Ha llegado el momento, a falta de la tramitación que proceda. Es una promesa formal del Gobierno.

    Pero eso no debe inhibir nuestra actitud de negarnos a usar el catalán en Cataluña hasta que el español sea lengua vehicular, visto y comprobado. Que al menos hayamos tenido un gesto de dignidad antes de la desaparición de la infamia, para escupir a la cara de nuestro opresores nuestro asco y nuestro desprecio. Nuestra lengua, el español, es en Cataluña, oficial como el catalán y más hablada que el catalán por libre decisión de sus habitantes. Pero es discriminada y perseguida por la política oficial, principalmente en la escuela pública, al estar prohibida como lengua de enseñanza igual que lo estuvo el catalán con Franco.

    “Cataluña tiene dos lenguas, una desde hace cuatro siglos y otra desde hace ocho”, como dijo el poeta y senador Carlos Barrall. Nuestra lengua no es el catalán, sino el español, que sirve para integrarse en la sociedad catalana no menos que el catalán. Como escolares estamos obligados a aprender las dos lenguas de Cataluña. Pero nadie está obligado a usar ni a aprender ninguna lengua fuera de la etapa escolar. Ahora decidimos no usar el catalán como protesta, mañana decidiremos usarlo, o no, por razones personales de las que no tenemos que dar cuenta a nadie. La escuela en Cataluña debe ser bilingüe, porque lo es la sociedad catalana. Los individuos serán bilingües, o monolingües, dependiendo solo de su elección. Es fácil vivir en Cataluña hablando solo español, lo es menos hablando solo catalán.

    Neguémonos a usar el catalán hasta que el español sea en Cataluña lengua vehicular de la enseñanza, dándose a nuestra lengua el mismo trato que al catalán estableciéndose el bilingüismo escolar. Ni nuestra lengua es menos que el catalán, ni lo somos nosotros que sus hablantes, ni lo son nuestros hijos que los suyos.

    Defendemos el bilingüismo integrador, esto es, impartir a todos los alumnos parte de las asignaturas en español y parte en catalán, con las dos lenguas oficiales vehiculares para todos, sin separar a los alumnos por su lengua habitual. Junto con inglés, como tercera lengua vehicular voluntaria, en colegios públicos trilingües de libre acceso, cualquiera sea el domicilio del alumno, creados en función de la demanda.

  2. Erasmus - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 14:17

    EL DERECHO ESTATAL DEROGA AL DERECHO AUTONÓMICO

    El derecho estatal deroga al derecho autonómico. Porque el derecho autonómico no puede contradecir al derecho estatal, ya sea éste anterior, ya sea posterior al autonómico. El Estado tiene la función de la ‘legislación básica’ sobre cualquier materia, incluidas las transferidas a las Comunidades. Lo que el Estado transfiere es la gestión ejecutiva y la ‘legislación de ejecución’, por naturaleza subordinada a la legislación básica.

    Como recoge la Constitución (Ley Fundamental) alemana, conforme con el principio de jerarquía de las normas jurídicas: ‘Bundesrecht bricht Landesrecht’, “La ley estatal rompe la ley autonómica” (Bund “Federación”, Land “Autonomía”).

  3. Pepito - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 14:35

    El debate sobre las lenguas en la escuela en realidad ya no tiene sentido. Se acaba la escuela pública y el derecho a la educación, al igual que se ha acabado desde ayer con el derecho a la salud. Sin escuela pública, da igual en qué lengua se estudie (cada escuela decidirá la lengua, y punto). El debate lingüístico es para tiempos de bonanza, ahora hay que salvar los derechos más fundamentales, que están antes.

  4. José - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 14:50

    TIENE MÁS RAZÓN QUE UN SANTO. Pero para cuando la aplicación de las sentencias en Cataluña? Que juzguen a los cargos públicos que no quieran acatar las sentencias del Tribunal Supremo sobre el bilinguismo escolar!.

  5. Angel - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 15:41

    Estoy en sintonia con lo que dice Francisco Caja.Es increible lo que pasa en Cataluña con la lengua,como se esta utilizando el catalan por los beneficios sociales y economicos que les da a quienes se suben al carro.Hoy el negocio en Cataluña es dedicarse a promocionar el catalan,para esto tenemos cientos de millones de euros que el regimen nacionalista situado en el poder reparte sin ninguna verguenza.El problema es que las subvenciones ideologicas no crean ninguna riqueza y ya tenemos una deuda acumulada de 48000 millones de euros.

    La inmersion linguistica solo en catalan nos afecta a todos los catalanes,porque crea una frontera linguistica a los que vienen a Cataluña,pero tambien a los que salen.

  6. CATALONIA IS NOT SPAIN - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 16:14

    El Caixa està ficat en un bucle que no té sortida ninguna. Continua donant-se cops de cap contra un mur i evidentment abans d’enderrocar-lo es trencarà el cap. Perfecte, que se’l trenqui, el mur es molt fort i el recolzem la amplia majoria de la societat catalana.
    Visca la immersió!!!!

  7. AFOR - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 16:20

    Excelente.

  8. Jose Soñora Tubío - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 16:36

    Hay que ser muy valientes para “pararle los pies” a los separatistas.Son muy violentos.
    Los que sí valían para eso los han expulsado de los puestos de mando;rindiéndose a Pujol.

  9. Miquel - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 17:04

    Mentrestant, a Espanya, l’ensenyament obligatori és en monolingüe castellà, sigui quina sigui la llengua materna i els drets lingüístics dels alumnes.
    Ja ho sap la UNESCO ?

  10. CATALONIA IS NOT SPAIN - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 17:41

    MANIFEST ATUREM LA SENTÈNCIA DEL TRIBUNAL SUPREM CONTRA L’ESCOLA
    EN CATALÀ
    Manifest per ser llegit a les concentracions d’Escola en Català el proper 28 d’abril,
    convocades per aturar la sentència del Tribunal Suprem contra el català com la
    llengua vehicular de l’escola catalana
    El català ha estat una llengua perseguida en nombrosos períodes de la nostra història. Tot
    i així la voluntat i perseverança de generacions i generacions de catalans i catalanes han
    fet perviure una llengua mil·lenària com la nostra.
    En els darrers anys, una de les eines que ha permès recuperar al català el seu prestigi i
    el seu ús social i cultural ha estat el sistema d’immersió lingüística, un model que al llarg
    de tres dècades ha rebut el reconeixement internacional de la UNESCO i l’aval de la Unió
    Europea, entre altres organismes. Aquest model és una peça bàsica i irrenunciable per a
    la recuperació de la llengua catalana i per al manteniment de la cohesió social.
    Una vegada més, forces polítiques i judicials de l’estat espanyol ataquen i sentencien el
    català i el sistema d’immersió lingüística. Les sentències judicials per imposar el castellà
    en l’ensenyament, igual com es va fer durant la dictadura franquista, tenen com a objectiu
    destruir la llengua catalana, el principal fonament de la nació catalana.
    Pretenen trencar el consens social creat al voltant de la nostra llengua pròpia, acabar amb
    el model lingüístic escolar, judicialitzar la política lingüística i marginar el català com a
    llengua vehicular comuna i de relació del sistema educatiu.
    Per la dignitat de la nostra nació , de la nostra llengua, de la nostra memòria, avui ens
    manifestem amb contundència, i diem ben alt i ben clar que:
    1. Exigim que s’aturin les sentències judicials contra el català com la
    llengua vehicular de l’escola catalana, perquè no les acatarem.
    2. Exigim al Parlament de Catalunya que blindi per Llei el català com a única
    llengua vehicular de l’ensenyament, aprovant la proposició de Llei
    presentada per l’Associació Escola en català que ja ha rebut el suport de desenes
    de milers de signatures.
    3. Constatem que la dominació política d’Espanya envers Catalunya i els Països
    Catalans té per objectiu acabar amb la llengua i la nació catalanes. Demanem, en
    conseqüència, al poble de Catalunya i al Parlament de Catalunya que iniciem ja
    la transició a la independència nacional, per proclamar la independència el
    més aviat possible i poder normalitzar definitivament la llengua i la cultura
    catalanes.
    Visca la llengua catalana, Visca l’Escola en Català!

  11. Guillermo - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 17:41

    Al parecer Miquel quiere que en los cloegios de Cadiz se den las asignaturas en Euskera ???????

    Venga Miquel !!!! vete a contar mentiras a otro lado, que a estas alturas a los nacionalistas ya os tenemos mas que calados

    Miquel, el Troll con barretina !!!!!!!!!!!

    JAJAJAJA

  12. Valencianet - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 19:22

    Si un castellanohablante reclama en Catalunya unos supuestos derechos linguisticos de que los niños estudien en su lengua materna y que no sean discriminados por motivos linguisticos o de origen.

    Los mismos derechos deben de tener los niños catalanohablantes en Sevilla y poder escolarizarse en su lengua materna el catalan.

    Mientras eso no sea posible, y realmente seamos todos iguales como quiere el Caja, aunque este solo lo quiere aplicar en Catalunya para los castellanohablantes, pero no le oido ni mu en defensa de los catalanohablantes de Sevilla o Valladolid. Menudo hipocrita.

    A CATALUNYA EN CATALA! VISCA LA INMERSIO!

  13. Juanc - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 20:35

    Valencianet:Los supuestos derechos linguisticos, no son supuestos. Son derechos reales y plasmados en la Constitución.
    La democrácia empieza cuando respetamos las leyes que nos hemos dado entre todos. Si esto nos lo saltamos, la falta de seriedad y de rigor se carga y desprestigia a la clase política que toma decisiones y promulga leyecillas saltándose las leyes fundamentales.
    Lo que es ya de juzgado de guardia, es que, habiendo sentencias del Tribunal Constitucional que ponen claro el desaguisado realizado, que el PP no exija el cumplimiento de las mismas.
    Lo que dices de los catalanohablantes de Sevilla y Valladolid es un deseo, muy loable por cierto, pero no hay ninguna ley que exija su cumplimiento.
    Lo que pasa en Cataluña clama al cielo.

  14. FRAN_BCN - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 21:04

    Amigo Francisco: nunca te he visto pronunciar en publico ni una frase en catalán. tu defiendes bilingüismo? o realmente el bilingüismo lo deseas”para los demás” . A alguns se us veu el “llautó” como se dice por aquí…

  15. scolanus - Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 23:23

    be comença a veures un cansansi i desperacio per la inutilitat de la seve lluita ,us entenc

  16. Cierzo - Jueves, 26 de abril de 2012 a las 01:50

    scolanus – Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 23:23

    Hoy debido a la crisis hay más robos y más hurtos que nunca…No por que haya muchos ladrones no vamos a dejar de luchar y protegernos contra el delito…

    Cuando llegue el momento oportuno ya entrarán en chirona…algunos se escaquearán , digo yo

    Cierzo

  17. robertg - Jueves, 26 de abril de 2012 a las 05:41

    Ja no puc comentar res en aquest lloc.
    M ‘ho censuren tot.

  18. Romualdo - Jueves, 26 de abril de 2012 a las 09:32

    La lucha no es inútil por mucho que sean tres familias las que lo hayan denunciado. Un solo hombre negándose a cumplir leyes injustas acabó con el Apartheid en Sudáfrica: Mandela. Y el nacionalismo lo sabe. Sabe que la verdad termina imponiéndose y que si lo que hace es el único lugar del mundo en que se hace antes o después, por muchos intereses políticos y adoctrinadores que haya de por medio, saldrá derrotado.

    Y muchos dirán, al igual que en Sudáfrica sobre el Apartheid que ellos nunca fueron partidarios de la inmersión. Puede que no lo fueran pero callaron ante el atropello. En eso estamos. En no callar y en no marcharnos, como con todo cinismo sugieren algunos.

    Y nada tiene que ver que Caja no hable catalán porque lo que defiende es que lo aprendan los niños junto al castellano. También Anasagasti es un acérrimo defensor del euskera y no sabe hablarlo. Ibarretxe lo aprendió con cuarenta años o más. Es curioso por ejemplo el País Vasco donde la lengua “propia” algunos la aprenden con cuarenta años. ¿En qué lengua hablaban antes, aprendida en su casa? ¿En una “impropia”? Vamos por la vida haciendo el ridículo.

  19. Jose Orgulloso - Jueves, 26 de abril de 2012 a las 10:22

    Don Romualdo, estoy de acuerdo con Usted pero debemos propagar la buena nueva que, gracias a CCC con el Sr Caja al frente, los padres pueden solicitar ya la educación de sus hijos en castellano.

    Si primero fueron 3 y después 500, debemos marcarnos un objetivo factible para los próximos tres a cinco años: 500.000 padres, la mitad que como poco es castellanoparlante, deben ejercer sus derechos frente a los radicales. España no espera menos de nosotros.

  20. Lluis C - Jueves, 26 de abril de 2012 a las 15:41

    “más hablada que el catalán por libre decisión de sus habitantes.”
    Tu no has viscut el temps del franquisme, oi??.
    Molts catalans, ni parlem ni escrivim l’espanyol “por libre decisión”. Varem haver d’apendre l’espanyol per collons !!. No t’ho ha explicat ningú això?. O tindràs els sants collons de negar-ho??.
    Mira, a Barcelona a on hi ha tanta xarneguería no ho sé, però a les comarques de Girona, les meves, ja t’asseguro jo que estudiar EN espanyol, mai més. Abans, cremem les escoles.
    O sigui, que si aquest ministre espanyol en te prous, que ho intenti.!!!

  21. Lluis C - Jueves, 26 de abril de 2012 a las 15:50

    Juanc – Miércoles, 25 de abril de 2012 a las 20:35
    Com ja m’imaginava, el problema no és d’idiomes, és de legislació, tal i com dius.
    Per tant, s’ha de vanviar la legislació i fer-ne una de xcatalana per substituir la espanyola.
    I això només es podrà fer en una Catalunya lliure.

  22. Romualdo - Jueves, 26 de abril de 2012 a las 16:17

    Don José Orgulloso:

    Tiene Vd. razón y verá cómo los objetivos se van cumpliendo. La razón y la paciencia juntas son invencibles. Un abrazo.

  23. SANTIAGO. BCN - Viernes, 27 de abril de 2012 a las 02:46

    LA LENGUA ESPAÑOLA

    Ya que va de lenguas, quiero decir lo siguiente:

    1.La lengua española o castellana es LENGUA COMÚN de todos los españoles desde la Edad Media. Franco no tuvo la culpa.

    2. En Cataluña se habla castellano desde la Edad Media. Los primeros interesados en dominarlo fueron los editorialistas, negociantes, artesanos, etc catalanes porque eran con la que se entendian con el resto,
    con la que hacían los negocios y con la que ganaban dinero. Y más cuando cruzó el Atlántico. Franco no tuvo la culpa.

    3. Ilustres catalanes como Lluis de Requesens, Desclot, J Boscán, etc. proclamaban la necesidad de aprender la lengua común que, como dijo Desclot, “es la común y la que en toda Europa se conoce”.
    Franco no tuvo la culpa.

    4. Cuando el castellano tenía gramática en 1492 (Antonio de Nebrija) el catalán divagaba en 7 variantes dialectales del provenzal o lemosín. Allá por 1933 un químico metido a filólogo (Pompeu Fabra) del que se reia Unamuno, compendió una especie de batua cogiendo como base el “barcelonì” y conformó la primera Gramática Catalana, O sea 441 años más tarde que la Gramática Castellana. Franco no tuvo la culpa.

    5.El poeta catalán B Aribau dice hasta 5 veces en su “Oda a la Patria” que escribe en lengua lemosina (provenzal). Franco no tuvo la culpa.

    6.En los años 60 las ediciones en catalán tuvieron su máximo esplendor
    (ej. Serra D,Or, Oriflama, Teleestel, Enciclopedia Catalana, etc) pero
    la gente seguia consumiendo producto EN castellano y muchas editoriales
    tuvieron que cerrar o ser subvencionadas. Franco no tuvo la culpa.
    Hace más de 35 años que los editorialistas catalanes pueden editar
    exclusivamente en catalán y no lo hacen. Por qué no lo hacen? muy
    sencillo y comprensible, porque la lengua castellana o española es la
    que les da de comer. Verdad familia Godó, Lara, Bruguera, Molino,
    Plaza y Janés, etc etc etc.?. Franco no tuvo la culpa.

    6. Los territorios y las instituciones no tienen lengua. La lengua es de las personas. Y resulta que la lengua materna de los catalanes son DOS (catalán 30-35%) y castellano (70-65%). Hecho que los reyezuelos locales se lo pasan por el arco del triunfo y no atienden a las demandas sociales y no cumplen lo ordenado por jueces y lo recomendado por la ONU, UNESCO, EE.UU. y otros organismos que dicen que los niños deben escolarizarse en su lengua materna. Franco no tuvo la culpa.

    7. A los castellanoparlantes nos importa un carajo que los catalanes hablen castellano, malgache o senegalés. Tenemos una lengua universal lo suficientemente importante como para entrar en debates-chorra. Actualmente el español es la lengua con más progresión en occidente, aporta el 15% del PIB, somos 500 millones de hispanoparlantes en el mundo, 25 paises tienen al español como lengua materna. Actualmente es la lengua de mayor progresión en occidente (Inst. Cervantes dixit). Franco no tuvo la culpa.

    8. Es lógico que el castellanoparlante tenga predilección por aprender lenguas universales (inglés, francés, italiano, alemán, etc) que les puede ser de mucha utilidad. Por eso no entienden que venga un reyezuelo local y les quieran imponer el nivel C de una lengua-pijama (solo sirve para estar por casa) o casera. Y más cuando la Constitución ampara nuestra LENGUA COMÚN y dice que todos tenemos “el deber de conocerla y el derecho a usarla”, artículo que no se cumple en Pujolandia porque si no tienes el nivel C de la variante dialectal del provenzal, no encuentras trabajo. Y esto no se puede tolerar porque no ocurre en ningún pais de Europa con lengua común (Ej GBretaña, Francia, Italia, Alemania, Rusia, etc). Por eso y otras cuestiones Cataluña (4 provincias) se está empobreciendo y Madrid (1 sola provincia) sube como la espuma.

    Actualmente Madrid, según estudios económicos
    de LA CAIXA, BBVA y otros, es la que aporta más riqueza al Estado.

    Franco no tuvo la culpa.

  24. Al pan pan y al vino vino. - Sábado, 28 de abril de 2012 a las 08:19

    Cada nación debe tener su propio idioma principal y oficial, pero solo uno. Poner dos idiomas oficiales con igualdad de derechos en algunas comunidades fue una auténtica locura sin solución que solo trae conflictos como se está demostrando hace años. En cualquier tema de la actividad social en donde haya intereses u opiniones contrarias, es imprescindible establecer un orden y eso supone marcar unas preferencias. Mientras Cataluña sea una parte de la nación española el idioma principal oficial debe ser el españo

  25. Julia Alcover - Sábado, 28 de abril de 2012 a las 13:39

    Esto es más divertido que el jueves, un analfabeto escribiendo artículos, un funcionario de presidente de españa y un constructor de presidente de un club de futbol, ¿que será lo siguiente?¿un principe pegandose un tiro en un pie y el rey tirandose a una concubina? ah no, que eso ya ha pasado.

  26. Romualdo - Sábado, 28 de abril de 2012 a las 14:50

    Julia Alcover:

    ¿Y qué me dices de Cataluña?

    Un arruina Bancos de Molt Honorable, analfabetos escribiendo artículos ni te cuento, vete a La Vanguardia y echa una ojeada a algunos “gurús del nacionalismo”,.

    ¿funcionarios metidos a político? Busca profesores de medio pelo, e incluso jardineros de un ayuntamiento, y por cada patada que des a un canto te salen veinte.

    Y ¿Presidente de club de fútbol? En eso hemos tenido de todo: En común que eran empresarios o en el peor de los casos titulares de un despacho de abogados.

    ¿Y qué será lo siguiente? ¿Una institución de la importancia de la Generalitat de Cataluña a la que le defraudan cientos de miles de euros y decide no personarse en la causa? ¡Ah, no, que eso ya ha pasado!

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.