Cataluña

Mas solo consigue el apoyo de ERC e ICV-EUiA en la reivindicación de una agencia tributaria ‘única’ catalana

El PSC se abstiene en la parte fundamental de la propuesta de concierto económico de CiU, mientras el PP vota en contra. Socialistas y ‘populares’ advierten de que la iniciativa del presidente autonómico solo generará ‘frustración’. Ciudadanos, que propone un modelo federal, y Solidaritat, que apuesta por la independencia, rechazan el documento al completo.

Alejandro Tercero
Miércoles, 25 de julio de 2012 | 19:35

El Parlamento autonómico de Cataluña, durante las votaciones de la propuesta del pacto fiscal en la línea del concierto económico debatida este miércoles (foto: parlament.cat).

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, no ha conseguido que su propuesta de pacto fiscal en la línea del concierto económico haya recibido el apoyo que deseaba. Solo ICV-EUiA y ERC han ayudado a CiU a aprobar el texto definitivo al completo, mientras que el PSC se ha abstenido en la parte fundamental (recogida en el apartado 4.a), y el PP, al igual que Ciudadanos y Solidaritat, han votado en contra.

La iniciativa insta al Ejecutivo autonómico a reclamar al Gobierno un nuevo modelo de financiación autonómico consistente en que sea la agencia tributaria de la Generalidad ‘la única’ que recaude y gestione todos los impuestos que se pagan en Cataluña, para después negociar ‘bilateralmente’ una aportación a la Administración General del Estado en concepto de solidaridad interterritorial y del coste de los servicios prestados en esta Comunidad.

“Gimnasia independentista para ir acumulando frustraciones”

El PSC ha secundado la mayor parte de los puntos del documento (lo que incluye la crítica a un supuesto y ‘preocupante déficit fiscal’; la defensa de ‘un cambio de modelo’ que permita ‘alcanzar la plena capacidad de decisión sobre todos los tributos soportados en Cataluña’; y garantizar lo que se conoce como el principio de ordinalidad), pero ha rechazado posicionarse a favor de que la Agencia Tributaria de Cataluña sea ‘la única administración responsable’ de la gestión tributaria.

Cabe destacar la posición del ex consejero de Educación Ernest Maragall, miembro del sector nacionalista del PSC y hermano del ex presidente autonómico, que tal y como había anunciado, ha roto la disciplina de voto y ha apoyado la propuesta de una agencia tributaria única catalana.

A pesar de la negativa anunciada por socialistas y populares a apoyar el concierto económico, y consciente del corto recorrido que le espera a la propuesta, Mas ha decidido seguir adelante sin modificar la parte nuclear del documento, lo que confirma las sospechas de algunos de los partidos de la oposición, que apuntan que el objetivo del líder nacionalista no es mejorar el modelo de financiación de la Generalidad, sino vender el rechazo a su proyecto como si fuera una nueva afrenta contra Cataluña.

Quien mejor ha resumido la estrategia del presidente de la Generalidad ha sido la responsable de Economía del PSC, Rocío Martínez-Sampere, que, durante el debate, ha advertido a Mas de que “si de lo que se trata es de ir haciendo gimnasia independentista para ir acumulando frustraciones con la ilusión de que, llegados a un determinado grado de saturación, de ahí salga una gran mayoría para la independencia de Cataluña, no nos esperen”.

Mas amenaza con las “consecuencias” de un ‘no’ al pacto fiscal

Mas ha dedicado 56 minutos a explicar su proyecto, que ha calificado de “vital para la Cataluña de hoy y para la Cataluña de mañana”. Y ha insistido en que no se trata de “un capricho”, “una maniobra partidista”, “un movimiento de oportunismo político”, “una queja”, o “un acto de lamentación”, sino “una necesidad con mayúsculas”, para después lanzar una advertencia:

“De lo que hoy pase en este Parlamento [autonómico], además, y en los próximos meses en Madrid, se derivarán consecuencias de gran calado dentro de la propia Cataluña y consecuencias de gran calado en la relación entre Cataluña y el conjunto del Estado español. [El pacto fiscal] también puede llegar a ser una oportunidad para el conjunto del Estado si en Madrid se ven las cosas de una forma un poco diferente, con una óptica diferente de la tradicional”.

Mas ha destacado la “enorme trascendencia” y la “profunda carga histórica” del debate, y ha asegurado que “el pacto fiscal es la respuesta a casi todas las necesidades, inquietudes y retos del momento”, y ha pedido al resto de los partidos “un consenso significativo” en torno a él.

El dirigente nacionalista ha enarbolado, de nuevo, la bandera del victimismo, presentando el pacto fiscal como la panacea contra todos los males:

“Quiero recordar que solo con la mitad, solo reconduciendo la mitad de nuestro déficit fiscal, solo con eso, Cataluña en este momento tendría déficit cero y todavía sobraría dinero para no tener que hacer los ajustes que estamos haciendo. Con la mitad del pacto fiscal, déficit cero. Lo digo por todos aquellos que se alarman sobre la situación de Cataluña”.

“Ahora o nunca”

A pesar de reconocer “la enorme dificultad de que un pacto fiscal de estas características progrese desde un punto de vista político”, Mas ha asegurado que este es “el momento probablemente mejor para hacer un planteamiento así”, y ha subrayado: “Ahora o nunca [es el momento], y, por tanto, ahora, porque el nunca no nos lo podemos permitir“.

Además, y en contra de la opinión de los expertos, ha considerado que la extensión a la Generalidad de un concierto económico similar al vasco y navarro “es perfectamente constitucional”. “No podemos seguir estando dentro del régimen común. El problema es que no se nos quiere fuera. No es un problema de legalidad, sino de voluntad política“, ha añadido, antes de cargar contra la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto, que ha calificado de “absolutamente denigrante hacia lo que era una aspiración colectiva positiva de la sociedad catalana”.

Rocío Martínez-Sampere (PSC), Artur Mas (CiU), Alicia Sánchez-Camacho (PP) y Oriol Pujol (CiU), durante el debate de este miércoles (fotos: parlament.cat).

Mas ha mostrado, de nuevo, cuál es su estrategia a medio plazo para convencer al Gobierno: cambiar el modelo, aunque el resultado del mismo no sea inmediato:

“Que Cataluña cambie de estatus en el modelo de financiación no cuesta ni un euro, de entrada, porque es un cambio de estatus político y jurídico, y las modificaciones de las leyes no cuestan dinero de entrada, según cómo se haga. Y a partir de aquí se establecen calendarios para obtener los recursos en el futuro, cuando los recursos se vayan produciendo, obviamente, pero de entrada lo que se pide es el fuero“.

En su turno de réplica, el presidente autonómico ha añadido que “este debate del pacto fiscal se inserta absolutamente en el tema del derecho a decidir”, y ha reconocido que no tiene “la garantía de que esto vaya a salir bien”, pero ha indicado que “si las cosas no salen bien”, habrá “consecuencias” y “cada uno de nosotros podrá hacer una propuesta de futuro”. Por último, se ha mostrado convencido de que no habrá una intervención de la Generalidad por parte del Gobierno “porque, si esto pasa, el Estado español entrará en una fase mucho más complicada de la que tiene en este momento, y se sabe en Madrid”.

El número dos de CDC, Oriol Pujol, ha alertado de una “ofensiva recentralizadora” por parte del Gobierno, y ha señalado que el pacto fiscal “es la última estación conocida en la relación con España antes de entrar en el terreno desconocido”.

El PSC advierte de que es una propuesta inviable

El PSC ha advertido a Mas de que su propuesta es inviable política y jurídicamente. Martínez-Sampere ha instado al presidente de la Generalidad a plantear “un camino transitable” alejado de la “reivindicación” y del “sentimentalismo”, y le ha recordado que, a diferencia de la “excepción” de los casos vasco y navarro, “que tampoco nos gusta porque configura un Estado confederal”, la Constitución “no ampara” un modelo similar para la Generalidad. Según la dirigente socialista, la solución es “avanzar hacia las soberanías compartidas”.

El presidente del grupo parlamentario del PSC, Joaquim Nadal, ha subrayado que su partido ha votado la mayor parte de la propuesta, y ha justificado la abstención de su partido ante varios de los puntos por “un exceso de tacticismo” por parte de CiU y por su voluntad de “romper las reglas de juego”.

El PP lamenta que Mas busque “un choque de trenes”

La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha mostrado la disposición de su partido para colaborar en la mejora de la financiación de la Generalidad, para lo que ha defendido un nuevo modelo “singular y propio” que garantice el principio de ordinalidad, pero “dentro del régimen común”. Sánchez-Camacho ha lamentado que la propuesta de Mas busque “un choque de trenes” de “consecuencias imprevisibles” que lleve a “la frustración”, y le ha instado a “decir la verdad”, reconociendo que “está ofreciendo un modelo que no puede obtener en el Congreso”.

La líder popular ha señalado que “la solidaridad no se parcela”, como pretende CiU, porque “si todos nos pusiésemos a pedir pactos fiscales, también lo pediría Lérida, Tarragona, Gerona e, incluso, pedirían una redistribución dentro de una misma ciudad”.

ICV-EUiA pide un “pacto social”

Joan Herrera (ICV-EUiA), Joan Puigcercós (ERC), Albert Rivera (C's), Uriel Bertran (SI) y Joan Laporta (DC), durante sus intervenciones en el pleno del Parlamento autonómico de este miércoles (fotos: parlament.cat).

Joan Herrera (ICV-EUiA), que ha defendido un “pacto social”, ha sido uno de los oradores que con más dureza ha criticado a CiU, lo que hace que el apoyo de su formación a la totalidad del texto sea, cuando menos, sorprendente. Herrera ha citado el caso Palacio de la Música, que salpica de lleno a CiU, y ha ironizado con el hecho de que el portavoz de la Generalidad, Francesc Homs, llamase “macarra” al ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, a quien deberán presentar la propuesta de pacto fiscal.

Por parte de ERC, Joan Puigcercós, ha asegurado que “el déficit fiscal” de Cataluña “se remonta a cientos de años” y ha considerado que estamos ante “una oportunidad que no podemos dejar pasar”. Puigcercós ha cargado contra “aquellos políticos irresponsables que insultan sistemáticamente a Cataluña y que han podido hacer crecer sus CCAA gracias al esfuerzo de los trabajadores” de Cataluña. “Sabemos que el neofranquismo, presente en esta Cámara [autonómica], ha querido siempre cerrar esta Cámara [autonómico] y que el Gobierno [autonómico] no existiese”, ha añadido. Y ha criticado al “centralismo español” por haber generado “una casta tecnocrática en el centro de la meseta”.

Ciudadanos lo considera otro paso para “legitimar el victimismo”

Albert Rivera (C’s), el único que ha realizado su intervención en castellano, ha lamentado que el Parlamento autonómico debata sobre el pacto fiscal en vez de hacerlo sobre el rescate financiero de la Generalidad. Rivera ha criticado “el tono casi eclesiástico de la sesión, como si estuviéramos apelando a la historia”, en vez de hacer un ejercicio de autocrítica y reconocer la mala gestión de los gobiernos autonómicos actuales y anteriores. Para el líder de la formación naranja, el debate de este miércoles no es más que una paso más en “la agenda propagandística” de Mas que solo servirá para “generar frustración”.

Rivera ha criticado la cantidad de recursos destinados a “construcción nacional” y a “estructuras administrativas” a pesar de la crisis, y ha propuesto un modelo de financiación autonómica similar al de Alemania, y no “los cupos forales feudales”. “Usted [señor Mas] sabe que el pacto fiscal es inviable, por eso solo es otro paso en la agenda independentista para legitimar el victimismo. A ustedes no les gusta gestionar, solo les gusta reivindicar“, ha concluido.

El congresista Jordi Jané (CiU); el portavoz de la Generalidad, Francesc Homs (CiU); el ex presidente autonómico Jordi Pujol (CiU); y los ex presidentes del Parlamento autonómico Joan Rigol (CiU) y Ernest Benach (ERC) en la tribuna de invitados. También han asistido al pleno de este miércoles el primer secretario del PSC, Pere Navarro; el líder de ERC, Oriol Junqueras; la presidenta de Òmnium Cultural, Muriel Casals; y el presidente del Ateneo Barcelonés y cuñado de Pujol, Francesc Cabana, entre otros (foto: parlament.cat).

Uriel Bertran (Solidaritat) ha acusado a Mas de plantear “un pacto mediático” porque sabe que es “imposible” que lo acepte el Gobierno, y ha denunciado un supuesto “expolio fiscal” por parte del resto de España, por lo que ha propuesto declarar unilateralmente la independencia. “Usted [señor Mas] ha de decidir ser como Murcia, una Comunidad pobre e intervenida, o ser Holanda. Podemos ser la Holanda del Mediterráneo, o un Valcárcel cualquiera, este es el dilema que hoy tiene el país [por Cataluña]”, ha señalado. Por último, el diputado autonómico no adscrito, Joan Laporta, ha apoyado el pacto fiscal propuesto por CiU “por sentido de Estado”.

Temas: , , , , , , , , ,

53 Comments en “Mas solo consigue el apoyo de ERC e ICV-EUiA en la reivindicación de una agencia tributaria ‘única’ catalana”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. confuso - Viernes, 27 de julio de 2012 a las 16:02

    Gracias Romualdo pero sigo confuso, comprendo técnicamente lo que argumentas, pero no es lógico que los partidos como el PP o el PSOE sigan defendiendo y no cuestionen en absoluto el modelo vasco y navarro, pero en cambio se oponen frontalmente al modelo catalán que además incluye una tasa de solidadidad superior al modelo vasco y navarro. Insisto en que a los asuntos catalanes les pasa algo especial, se les aplica “algo” que estará seguramente relacionado con “algo” pero ese “algo” no se quiere decir.

    Yo lo único que digo es que España va a tener un problema grave con Cataluña sino eliminan la visceralidad y la sustituyen por táctica e inteligencia, especialmente en temas que los catalanes consideran que son de tipo “esencial”. Generalmente esos temas tienen poca importancia efectiva pero mucha de simbólica, por eso es práctico utilizar la inteligencia en vez de la visceralidad, aunque entiendo que con latinos eso es más complicado ;) Los temas “esenciales” abarcan desde cosas tan irrelevantes como armas o toros a asuntos más respetables como lenguas o costumbres, hay que ser inteligente y ver el nivel de presión que se puede aplicar a eso para evitar que alguién se sienta sometido. No ataquen asuntos “esenciales” que en la práctica realizan poco como puede ser la lengua: la lengua la habla la gente solita y se ajusta automáticamente a la realidad, para qué preocuparse entonces? … en la calle oigo más castellano que catalán después de muchos años de inmersión linguística, eso demuestra lo que digo.

    España ha perdido muchas cosas de forma ridícula por falta de flexibilidad y tiene mala fama en la historia por esa manía por el esencialismo, se quiere algo perfecto como le gusta a uno y al final se pierde totalmente por aplicarle esa perfección. Recuerden que Cataluña ha originado o potenciado problemas en los que Cataluña ha perdido, España ha perdido, y se ha beneficiado un tercero; eso es altamente estúpido. Alguien dijo que el problema catalán no se puede solucionar, sólo se puede sobrellevar, pues hagánlo con inteligencia. Hace 10 años el independentismo era marginal en Cataluña … y ahora veo que ya está entrando en las clases medias como una opción normal… cuidado, cuidado, cuando algo entra como “normal” en las clases medias…

    Algo en esos 10 años ha provocado ese cambio. Hay gente que dice que esto sucede porque la gente esta educada de forma nacionalista o a través de la TV (hay toda una campaña para la eliminación de las autonomías aprovechando la crisis), forzosamente eso es una explicación simplona ya que si fuese así Cataluña no tendría los antecedentes que tiene y he mencionado, además de que la educación y la TV ya existían así hace más de 10 años. Yo creo que en Cataluña sucede algo similar a en USA, se produce una asimilación al país de forma efectiva y no programada basada en una aceptación positiva de las costumbres locales y todo ataque exterior refuerza lo propio, eso demuestra la existencia de una cultura propia independiente de la lengua y es aceptada por gente de origen muy diverso, es un nacionalismo de tipo sencillo, “casero” si se compara con el francés por ejemplo. Alguién me contó una frase que no sé si es cierta (si alguien sabe algo que lo comente): me dijeron que en la época de Franco Fraga Iribarne en privado dijo: “Cataluña debe ser invadida cada 50 años”; si la frase fuese cierta demostraría que esa asimilación automática al país existe, que la asimilación debe de diluirse periódicamente, y que mi creencia es cierta ya que Fraga Iribarne no era precisamente tonto aunque sí muy impulsivo. Algunos acusan a los catalanes de “provincianos catetos” ya que logicamente Cataluña no se puede comparar a España (más concretamente a la Corona de Castilla), con su ex-imperio, su lengua de millones de hablantes, etc, pero eso es una comparación improcedente, ya que entonces muchos países serían provincianos y catetos comparados con las grandes glorias españolas del pasado… del pasado ;) Barrer una cultura casera y popular de este tipo sólo se puede hacer al “estilo romano”, o sea, lo de Fraga más “extras”, no me extenderé, los romanos tenían una cultura muy importante pero eran una gente muy cruel, pero esa solución en el siglo XXI no es posible.

    Hoy no es como hace 300 años, la soberanía en los paises que pretenden ser civilizados emana del pueblo y pertenece a la gente que vive en el territorio concreto, mucha gente en España todavía no entiende eso (es lógico) y analiza las cosas como si fuesen marqueses y tuviesen posesiones territoriales, por ejemplo, lo más importante no es que UK quiera devolver o no Gibraltar, lo mas importante es que los gibraltareños quieran o no ser españoles; lo más importante no es que España tenga derechos históricos sobre Ceuta sino que los ceutíes quieran seguir siendo españoles.

    Lo dicho, más vale ver la realidad aunque no guste y ser inteligente con ella, que esencialista y estropearlo todo.

  2. chilli peppers - Viernes, 27 de julio de 2012 a las 18:18

    ¿ Alguien apuesta algo a que “confuso” es “robertg” ?

  3. Romualdo - Martes, 31 de julio de 2012 a las 11:07

    Confuso:

    No sé si eres robertg como sugiere chilli peppers pero tu visión de España se asemeja mucho a la de él. Y yo tengo por norma no discutir con nacionalistas desde que casi me vuelven loco y alguno se ha dedicado constantemnte a insultarme. Así pues doy por supuesto que no lo eres.

    Seré breve:

    1) Los “esencialismos” son inventos como cualesquiera otros. Y el hecho de que seamos latinos no nos hace ni mejores ni peores, ni más ni menos competentes, corruptos o lo que sea. La historia es mucho más profunda y corruptos, mafias, folclores amén de lenguas y demás se encuentran en muchas otras culturas, algunas por cierto muy avanzadas económica y científicamente.

    2) Lo de reclamar a España “flexibilidad” es una forma de reclamarla “debilidad” en aquello en que no se debe transigir como es la desigualdad de los españoles en nombre de culturas, lenguas, historia o lo que sea. Porque hoy, en la España del siglo XXI todo eso está reconocido y protegido por la ley.

    3) El Concierto Vasco es un anacronismo y antes o después habrá que suprimirlo si se quiere que todos seamos iguales ante la ley. Pretender extenderlo aunque sea en peores condiciones como las que planteas para Cataluña es imposible. Porque al supone VENTAJA, ya que de lo contrario nadie lo reclamaría, la ventaja de uno es desventaja para otro y no suma CIEN. Si se va dando ventajas a los habitantes más ricos se está transfiriendo más pobreza a los más pobres.

    Yo creo, que a pesar de tu nombre, esto lo sabes perfectamente porque no genera ninguna confusión.

    Un saludo.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.