Los tejemanejes del alcalde Trias

08.04.2013 | 15:51
 
Acto de presentación del ITA 2012. De izquierda a derecha: Manuel Villoria, Jesús Lizcano, Antonio Garrigues y Jesús Sánchez-Lambás.

Acto de presentación del ITA 2012. De izquierda a derecha: Manuel Villoria, Jesús Lizcano, Antonio Garrigues y Jesús Sánchez-Lambás.

“Es [en los ayuntamientos] donde hay más corrupción. El urbanismo ha sido un método de financiación rápido y flexible, lo que ha desencadenado unos problemas de corrupción terribles. […] Hay prácticas asumidas que cuando las cuentas en Suecia, donde los ministros van en metro o en bicicleta, se escandalizan. Aquí los alcaldes están en los tribunales de selección y contratación de funcionarios y tienen potestad para despedirlos; eso es una fuente de nepotismo y clientelismo brutal. Vamos a ver si la ciudadanía reacciona, que es el gran tema en este país” (Manuel Villoria, doctor en Ciencias Políticas y miembro español de la junta directiva de Transparencia Internacional, analiza la corrupción en España; entrevista para La Vanguardia el 1 de febrero de 2013).

La Administración municipal barcelonesa, es decir, el poder local, está dominado en la ciudad de Barcelona, como la inmensa mayoría de las cosas en la ciudad, por el nacionalismo más conservador y reaccionario. El Ayuntamiento de Barcelona que preside Xavier Trías, uno de los líderes destacados de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) que a su vez es uno de los partidos políticos españoles más relacionados con la corrupción, no ha revertido la tradicional falta de transparencia del consistorio.

En uno de los primeros post de este blog ya apunté la cuestión en base a datos de 2010. Desde entonces, la situación no ha mejorado y ya con los de 2012, no cabe constatar sino un panorama, absolutamente, pesimista. Juzguen ustedes (datos de la prestigiosa Transparency International España; Índice de Transparencia de los Ayuntamientos (ITA) 2012 que recoge los datos comparativos de todos los ayuntamientos de nuestro país; veamos los puestos que ocupa Barcelona en las diferentes comparativas):

  • Información sobre la corporación municipal: puesto 23
  • Relación con los ciudadanos y la sociedad: puesto 1
  • Transparencia económico-financiera: puesto 45
  • Transparencia en las contrataciones de servicios: puesto 51
  • Transparencia en materias de urbanismo y obras públicas: puesto 42
  • Indicadores de la nueva ley de transparencia: puesto 40
  • Conclusión – Ránkig de transparencia global: Barcelona ocupa el puesto 34

Para la ampliación de datos sobre los diferentes índices y su metodología cabe ir al siguiente enlace. Se observa, en definitiva, que el consistorio barcelonés continúa instalado en la mediocridad más absoluta en lo que respecta a transparencia; es decir y entre otras muchas cosas al suministro de información a sus ciudadanos sobre cómo se recaudan los recursos públicos y a qué se destinan.

No es de extrañar teniendo en cuenta y por darles sólo dos datos significativos, si el 92% de las contrataciones municipales se hicieron a dedo en 2012, es decir, de forma directa sin respeto alguno al principio de igualdad de oportunidades o si el Ayuntamiento de Barcelona funciona de facto como prestamista de la Generalidad de Cataluña sin ningún tipo de control –ésta le debe oficialmente más de 235 millones de euros, si bien, la cifra real es absolutamente imposible de conocer, dado el veto al acceso a la información que propicia el consistorio-.

Para Trias y su equipo, desde luego, la prioridad no es la transparencia y la lucha contra los corruptos. El mismo refirió, hace unos meses, que su objetivo era “dotar” a la capital catalana de “estructuras de capital de Estado” y para ello el derecho de información de los ciudadanos es un obstáculo a evitar, soslayándolo y sustrayéndolo del normal uso de aquellos.

Estos son los enredos poco claros para conseguir algo, los tejemanejes, en los que se hayan inmersos nuestros responsables municipales que han hecho de la opacidad su modus vivendi al servicio de su causa ideológica. Su objetivo: la secesión; que en Barcelona y con CDC al frente es lo mismo que decir, más o menos, tapar su corrupción.

2 Comments en “Los tejemanejes del alcalde Trias”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. JoseQuinta - Martes, 9 de abril de 2013 a las 12:13

    Es hora de fundar el Partido Nacionalista Barcelonés (uy, sus siglas serían PNB, el PNV por sus siglas en catalán, ja,ja,ja :)

    Es decir: “Catalunya ens robaaaaa !!!” :P

  2. Lehman Sisters - Martes, 9 de abril de 2013 a las 21:34

    corrupciu

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.