100 años del semanario ‘La Ira – Órgano de expresión del asco y de la cólera del pueblo’

18.07.2013 | 19:52
 

Dedicado a los anarquistas de Huesca

‘¿Regionalistas sinceros? No podéis serlo, catalanistas, comerciadores con las ideas y con las cosas […]. Váyanse norabuena los curanderos catalanistas, que si hay que echar el fórceps en la matriz cansada de la vieja España, no faltaran curanderos, que si curanderos al fin y no doctores, a lo menos serán más parcos en honorarios y no amargarán con poses de afamados tocólogos. Váyanse norabuena catalanistas y catalanizantes a sus propios lares y duerman tranquilos y no les desvele tan desinteresadamente el porvenir de las demás regiones, que aunque ellos no se engarben ni cacareen […] no por ello faltará en nuestra España el sol de cada día’ (Ramón Acín, en un artículo de 1918: Cristos-Judas. Para Demócrito).

Hoy se cumplen 100 años de la fundación en Barcelona, por Ramón Acín ‘con Ángel Samblancat [d]el semanario La Ira – Órgano de expresión del asco y de la cólera del pueblo-. El primer número, aparecido el 18 de julio [de 1913], inserta una viñeta de Acín y en el interior aparece su primera colaboración escrita en prensa, Id vosotros, artículo en contra de la guerra de Marruecos.

El papel de Acín como pedagogo y como político o más bien como activista social, puede apreciarse a través de sus escritos en la prensa. Si comenzó trabajando en los periódicos y revistas en su faceta de dibujante y humorista, acabará haciéndolo como escritor, o como polemista. Su amplia cultura y sus convicciones ideológicas harán de esos artículos un manifiesto de sus ideas. Anarquista blanco, pacifista a ultranza y pedagogo revolucionario en una época de enseñanza oscurantista y represora, creó un estilo.

Los primeros escritos eran adolescentemente explosivos. El paso del tiempo y la visión de una realidad más compleja le llevaron a una escritura menos beligerante en las formas, menos sangrante pero más eficaz, con la que llegaba a todos los lectores con una aplastante dialéctica florida de buenos modales. O casi.

Conjunto monumental dedicado a Ramón Acín en el Parque Miguel Servet de Huesca (foto: Federico Llosa Marsé).

Conjunto monumental dedicado a Ramón Acín en el Parque Miguel Servet de Huesca (foto: Federico Llosa Marsé).

Esa actitud –posiblemente más que su militancia- provocó un odio visceral hacia su persona en los sectores más conservadores que tomaron nota de ello y actuaron en consecuencia tras la sublevación de 1936: ‘En la noche del 18 de julio de 1936 una multitud de oscenses se dirige al gobierno civil en demanda de armas para hacer frente a la sublevación militar, el gobernador de Huesca se entrevista con Acín y otros líderes antifascistas asegurándoles que todo está bajo control. Al día siguiente Huesca es tomada por los rebeldes. Acín se oculta en su domicilio hasta que el 6 de agosto, al oír como maltratan a su esposa, sale de su escondite voluntariamente y se entrega. Ese mismo día será fusilado en las tapias del cementerio de Huesca. Su esposa Conchita Monrás será asesinada, diecisiete días después, junto a un centenar de republicanos oscenses’ (fuente: Wikipedia).

Su legado ni debía ni podía desaparecer con su muerte porque sus denuncias se basaban en hechos y sus reivindicaciones eran justas. Sus herederos mantienen viva la llama de su recuerdo a través de la Fundación Ramón y Katia Acín. Desde este humilde rincón, que toma su nombre de aquel semanario, hoy le recordamos.

9 Comments en “100 años del semanario ‘La Ira – Órgano de expresión del asco y de la cólera del pueblo’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Una opinión más - Lunes, 22 de julio de 2013 a las 10:16

    He leído “id vosotros”, escrito hace ya un siglo, y rezuma realidades resentidas y odio hacia el señorito. No conozco ninguna nación que haya tenido tantos detractores de sí mismos como la española: De las Casas y la Inquisición fueron explotados hasta la saciedad por los enemigos de España, sobre todo por ingleses y franceses. La Inquisición en España no fue peor que la Inquisición en otras naciones, y ahí están los puritanos que tuvieron que huir de sus naciones de origen rumbo a América para salvar sus vidas y las Leyes de Indias que reflejan el interés de la corona española por los indios, algo inexistente en la corona británica o francesa..
    Sí es cierto que el colonialismo es ocupación, yo mismo la viví en el Sahara español, pero no es menos cierto que los saharauis vivieron durante años del dinero y de las inversiones españolas, sobre todo trabajando para el ejército y no sólo como personal civil. Por cierto, se cuenta que el ejército español salió del Sahara tras la marcha verde porque Franco dijo textualmente: “El Sahara no vale una gota de sangre española”. Los españoles desconocen el dineral que les costó mantener el Sahara a base de subvenciones de los presupuestos general del Estado, incluso tras su marcha de esas tierras.
    En cuanto al fin sangriento de Acín y su esposa, estoy convencido de que todo odio sembrado tiene su cosecha y los anarquistas sembraron bastante, muchos españoles fueron asesinados por el mero hecho de ir a misa, votar derechas o no ser de izquierdas.
    Nos debería servir de reflexión este artículo y la vida de Acín para no recaer en los mismos errores, pero somos más de embestir que de pensar.
    Por último: el maniqueísmo de Acín de españoles malos y moros buenos es evidente, pocos años más tarde de este artículo llegó el desastre de Annual en donde fueron asesinados con saña y ocasionando el mayor dolor físico y moral posibles muchos españoles, pero no queda recuerdo de aquello, sólo de lo malo que pudieron hacer algunos españoles. Bastará con ver lo que hicieron los franceses entre 1807 y 1813 para saber cómo se vive bajo ocupación por extranjeros que se consideran superiores y con derecho a todo, pero no recuerdo a ningún francés que hablara de ellos mismos como lo hace Acín en este artículo.

  2. Pedro Acín - Lunes, 22 de julio de 2013 a las 16:02

    “En cuanto al fin sangriento de Acín y su esposa, estoy convencido de que todo odio sembrado tiene su cosecha y los anarquistas sembraron bastante”.
    Tiendo a distinguir entre las personas y sus ideas. El oponerme a estas no implica para mí el faltar al respeto a aquellas. Sin embargo, mantengo excepciones a ese principio, como cuando alguien pretende justificar la muerte de inocentes. Me parece una vergüenza que se haya permitido publicar ese comentario. Quiero que conste mi protesta y mi indignación.

  3. Montse - Martes, 23 de julio de 2013 a las 11:37

    Comprendo perfectamente el comentario de Pedro Acín. Es indignante la falta de respeto a una figura tan importante como Ramón Acín, cuyo asesinato y el de su esposa no deja de ser una muestra de la crueldad y el retraso endémico durante siglos en España por culpa de los poderes más reaccionarios. Sólo basta leer libros de hace 2 siglos como “Cartas de España” de Blanco White, que tuvo que huir de España para que no lo mataran.

    Enhorabuena por el artículo en homenaje a Ramón Acín y su esposa.

  4. Una opinión más - Jueves, 25 de julio de 2013 a las 02:51

    Pedro Acín – Lunes, 22 de julio de 2013 a las 16:02

    Le pido excusas si se siente ofendido pero me he limitado a deducir por lo leído en “id vosotros” ya que no conozco al fallecido Ancín y, supongo, fue víctima del odio, como tantos españoles. Simplemente, hablo por conocimiento personal de la persecución de que fueron objeto muchas personas por votar derechas o ir a misa, familias destrozadas y mucho odio que se fue generando en años anteriores a la guerra civil. Quise expresar en mi comentario que “id vosotros” es un artículo que puede llevar al odio contra ciertos españoles y a la división entre ellos, como así sucedió en los años treinta. Reitero mis excusas por si alguien se siente ofendido, en este caso con mayor motivo ya que parece tratarse de un descendiente de don Ramón Ancín, me pongo en su lugar y lo comprendo.
    A estas horas, casi las tres de la mañana, estoy pendiente de las trágicas noticias del accidente de Galicia, por eso me he metido en la VdB y no había releído esta noticia y los comentarios que, como el de Montse, se indigna por la libertad de expresión que afecta a la memoria del señor Ancín, del que desconozco completamente su biografía, francamente, solamente conozco el artículo al que me referí como algo que nos debería servir de reflexión.

  5. Federico Llosa Marsé - Jueves, 25 de julio de 2013 a las 13:58

    Agradezco, en general, todos los comentarios que respetuosa y constructivamente se hacen a las entradas que confecciono. Sin ellos y sin los amables y pacientes lectores de las mismas, este blog no tendría sentido.

    Dicho lo anterior, sin embargo, no puedo sino unirme a la denuncia de Pedro Acín, cuyo comentario suscribo en su totalidad (no me pertenece hacer las veces de moderador en LVdB). Si bien, ‘una opinión más’ ha pedido excusas, estas no son de rectificación general, sino, de simple matización.

    No puedo ni quiero unirme al rebaño que da el mismo peso en la balanza de los desmanes de la Guerra Civil a los que organizaron los rebeldes a una República democráticamente elegida por el pueblo español, eran bendecidos por sus mandos y por los poderes fácticos que apoyaban la sublevación (como por ejemplo, la Iglesia católica) y se perpetuó más allá de finalizada la contienda con una Victoria que supuso el destierro y fusilamiento de miles de españoles.

    Los excesos que sí los hubieron, por supuesto, en el bando republicano, nunca fueron alentados desde el gobierno legítimo de la República (primero en Madrid y después en Valencia) -más bien, fueron denunciados y perseguidos- y se limitaban a elementos aislados no institucionales.

    Las frías cifras, en fin, también son claras, por cada rebelde (o partidario de la sublevación) muerto, fueron 3 los muertos en defensa de la República, durante la Guerra Civil.

    Desmanes en ambos bandos sí; de igual factura, permítanme discrepar, de ninguna manera. Midamos nuestros comentarios y seamos justos con los muertos y con las generaciones que nos contemplan.

  6. Una opinión más - Jueves, 25 de julio de 2013 a las 21:04

    Sólo deseo contestar aportando este enlace a la hemeroteca de enero de 1933:

    http://hemeroteca.lavanguardia.com/....2/pdf.html

    ¿Dónde están los atentados causados por la derecha?

    Y reiterar mis respetos al señor Acín, que no Ancín (topónimo navarro éste que me llevó a la confusión), pero creo que debemos respeto a todos los muertos, incluso a los que lo fueron a manos anarquistas, valorar que unos muertos lo fueron mejor que otros me recuerda a muertos más recientes (algo habrá hecho) y, por supuesto, no he justificado ni por asomo el asesinato del matrimonio Acín, pero sí ponerlo en el contexto del momento en que ocurrió, en que unos sedientos de sangre fueron a tomarse la justicia por su mano, tal cual parece ser el caso de este matrimonio. Los primeros días del Alzamiento Nacional (sic) fueron caóticos en los dos bandos, hasta que el ejército “rebelde” se organizó bajo un mando único.
    Por cierto, tengo antepasados directos muertos por los “leales” por el mero hecho de haber votado derechas e ir a misa, y jamás escribieron artículo alguno ni militaron en partido o sindicato. Simplemente, fueron a matarlos y a saquear sus bienes.

  7. Topo - Viernes, 26 de julio de 2013 a las 09:28

    Una opinión más – Jueves, 25 de julio de 2013 a las 21:04

    Uno de los grandes problemas de España, son frases como:

    “Los primeros días del Alzamiento Nacional (sic) fueron caóticos en los dos bandos, hasta que el ejército “rebelde” se organizó bajo un mando único.”

    No fue un Alzamiento Nacional, fue un golpe de estado fascista contra una República Democrática. Quizás si no se hubiera dado este golpe de estado no hubiera pasado nada caótico en los dos “bandos”, por cierto no son dos bandos, porque entonces los pone usted al mismo nivel, hay los golpistas y los que defienden el estado democrático vigente.

    Sobre el tema de los Anarquistas, gusta mucho generalizar, ¿asesinaron a gente? por supuesto, estaban en guerrra. ¿antes de la guerra asesinaron a curas, empresarios, etc? seguro, pero no más que a la inversa (refiriéndome a los empresarios).

    Posiblemente todos los españoles tenemos antepasados muertos a manos de unos u otros, sin haber hecho nada por ello, como sus antepasados directos.

    Está claro que hay que respestar a los muertos, pero también hay que dejar bien claro quienes fueron los golpistas.

    Saludos,

  8. Pedro Acín - Lunes, 29 de julio de 2013 a las 14:30

    A la persona que se esconde tras el seudónimo “Una opinión más”:
    -Creo que con sus aparentes rectificaciones no hace sino empeorar el asunto. Así ocurre con frases como “por supuesto, no he justificado ni por asomo el asesinato del matrimonio Acín, pero sí ponerlo en el contexto del momento en que ocurrió, en que unos sedientos de sangre fueron a tomarse la justicia por su mano”. ¿De qué justicia habla usted? ¿Me puede informar de los actos que hicieron a Ramón Acín y su esposa merecedores de la pena de muerte? ¿O es que usted considera que el tener ideas anarquistas hace a alguien merecedor de tal pena?
    -El artículo que usted menciona (“Id vosotros”) constituye una crítica a la institución de los soldados de cuota, que parece bastante razonable. En cualquier caso, no contiene llamada alguna a la violencia ni elementos que puedan considerarse objetivamente inadmisibles, más allá de las opiniones de cada uno. También le informo de que hubo intelectuales franceses, británicos o estadounidenses, por ejemplo, que criticaron las guerras coloniales llevadas a cabo por sus respectivos países.
    -A pesar de compartir su apellido, no soy pariente de Ramón Acín. No creo que tal hecho me otorgara ningún plus de legitimidad para protestar frente a quienes, como usted, justifican su asesinato. Tengo ascendientes anarquistas y también monárquicos, seguidores de Primo de Rivera (D. Miguel, por supuesto). Juzgo a las personas por sus actos, no por su ideología. Soy, esencialmente, un liberal.
    -Lamento muchísimo que la crítica al nacionalismo identitario, tan loable, atraiga a personas como usted.

  9. Liberal español - Sábado, 24 de agosto de 2013 a las 03:47

    El anarquismo es profundamente antiespañol. Sólo hay que recordar ciertos discursos de Salvador Seguí, uno de los ídolos del partido antisistema CUP:

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.