Internacional

Se cumplen 20 años del referendo de Ida Virumaa que no sirvió para nada

Hace 20 años, la región de Ida Virumaa votaba a favor de su autonomía. Pero el Estado estonio detuvo la iniciativa. Hoy, los 146.000 habitantes de la región, en su mayoría rusos, viven sin reivindicar su independencia, pero al margen del resto del país. “La televisión es en ruso, los habitantes se comunican con la familia que se quedó al otro lado de la frontera, en Rusia. Aquí no se mantiene ningún vínculo con la República de Estonia. Los niños hablan inglés, pero pocos hablan estonio”.

Maite Molina
Martes, 23 de julio de 2013 | 11:50
Votación del referendo en Ida Virumaa, Estonia (foto: Lembit Michelson / 'Eesti Päevaleht').

Votación del referendo en Ida Virumaa, Estonia (foto: Lembit Michelson / ‘Eesti Päevaleht’).

“¿Qué referendo? No, no sabía nada”. Se ha cumplido el 20 aniversario de la celebración de un referendo sobre la autonomía de una región de Estonia cuya mayoría es rusófona. En Ida Virumaa ganó el sí con el 54% de apoyo y una participación del 52%. La consulta se llevó a cabo los días 16 y 17 de julio de 1993. No sirvió para nada.

Esta semana se ha recordado desde las páginas del diario local Eesti Päevaleht -según ha recogido Presseurop- un referendo que hace 20 años supuso un motivo de preocupación para las fuerzas política que defendían la República de Estonia, cuya independencia de la URSS había conseguido en 1991.

La consulta se organizó en tres localidades de la región: Narva, Kohtla-Järve y Sillamäe. A pesar del resultado, el Tribunal Estatal estimó que los referendo de las tres ciudades eran contrarios a la Constitución y el movimiento por la autonomía se fue desinflando poco a poco. Por ello nunca llegó a crearse la Transnistria de Estonia, como sí se ha creado -no sin conflicto bélico- la región rusófona que se independizó de Moldavia pero que no cuenta con el reconocimiento de ningún país.

A principios de los 90 del siglo XX, la situación planteaba más de un problema. Narva era una ciudad en la que coexistían la bandera blanca, negra y blanca (Estonia) y la estatua de Lenin. “Fue la experiencia más fuerte que he vivido: me encontré con tres cosacos en carne y hueso a la salida del gabinete de Vladimir Tšuikin, presidente de la asamblea municipal”, ha recordado Rein Annik, de 78 años, que entonces era director de la red eléctrica de la ciudad, al diario Eesti Päevaleht.

Ese día, Tšuikin le preguntó a Annik si era posible instalar un campamento y electricidad en el punto de control entre lo que iba a convertirse en la región autónoma y la República de Estonia.

Sin reconocimiento legal

El modelo a seguir para los partidarios de la autonomía de la región era la república rusófona y pro imperial creada en 1992 cerca del río Dniester en Moldavia. “Como Tšuikin era originario de ese lugar, tuvo la idea de importar sandías de allí, un producto inusual por entonces. Comprendí que se trataba de algo más que simples sandías”, ha explicado Annik.

Mihhail Stalnuhhin, ex alcalde de Narva, hoy diputado y de origen ruso, cree que lo que desembocó en el referendo fue, por un lado, el intento de una élite originaria del comunismo de aferrarse al poder creando esta región autónoma; por otro, una profunda decepción relacionada con la llegada al poder del primer ministro nacionalista Mart Laar (de 1992 a 1994 y, luego, de 1999 a 2002) y la adopción de una política de ciudadanía muy estricta que había dejado a la mayoría de rusos que vivían en Estonia sin ciudadanía.

“Desde el principio, sentimos una cierta injusticia”, ha señalado Stalnuhhin. Las primeras leyes adoptadas en Estonia no tuvieron en cuenta a la población rusófona: “En 1991, en Narva sólo había dos profesores de estonio titulados para quince colegios y 13.000 alumnos. Los demás profesores eran simples estonios, sin ninguna formación concreta. ¿Acaso podemos reprochar a las personas normales que no dominen el idioma estonio?”.

“Aquí no se mantiene ningún vínculo con la República de Estonia”

Sin embargo, parece que las cosas han ido cambiando. De hecho, tal y como se señala en la prensa local, en Narva, hoy, reina la calma. “La legislación estonia nos ofrece hoy la posibilidad de defender nuestros derechos. Entonces no era posible”, ha indicado Stalnuhhin. Según Annik, lo que contribuyó a devolver la calma a la región fueron las primeras medidas concretas aplicadas por el Estado. Por ejemplo, unos meses después del referendo se trasladó la estatua de Lenin de la plaza central al patio del museo.

Pero el traslado de la estatua de Lenin al museo no significó la victoria de la bandera de Estonia. Los primeros años tras la independencia, había cerca de diez representantes de origen estonio en el consejo municipal de Narva. Hoy solo queda uno.

Esta situación es frustrante para Annik. El Estado está mucho menos presente en esta región que a comienzos de los años 90. “Un habitante de Narva de origen ruso no sabe nada del Estado estonio ni de la situación del país”, ha denunciado. Y ha añadido:

“La televisión es en ruso, los habitantes se comunican con la familia que se quedó al otro lado de la frontera, en Rusia. Aquí no se mantiene ningún vínculo con la República de Estonia. Los niños hablan inglés, pero pocos hablan estonio”.

Nadie llega, nadie se va

Además, según ha manifestado, Katri Raik, directora de un colegio, si se tiene en cuenta el mapa de la movilidad de las personas dentro de Estonia, la ciudad de Narva -cuya población es rusa en un 96%- es como un Estado dentro de otro Estado. Nadie se marcha del lugar y nadie viene a vivir aquí.

El único elemento atrayente de la ciudad es el consulado ruso ante el cual se forma una cola de espera, según ha dicho, lamentándose, Annik. Este considera que el Estado debería comportarse de otro modo: “Ningún primer ministro ha hecho nada para que esta región sea más Estonia. Han dejado que las cosas sigan su curso”.

Temas: , , ,

17 Comments en “Se cumplen 20 años del referendo de Ida Virumaa que no sirvió para nada”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Disidente - Martes, 23 de julio de 2013 a las 15:39

    Lo que podría pasar en Cataluña sería lo siguiente: que es Estado Español deje en la estacada a los que se saben españoles y defienden la idea de un país fuerte y sin complejos ni carencias identitarias. El Estado Español (del que forma parte la aristocracia catalana) siempre ha pasado olimpicamente de sus súbditos y ha preferido la amistad de quienes le quieren mal, como es el caso de la burguesía decimonónica catalanista. Eso, sumado a la ineficacia para gobernar de la casta suprema catalanista. Igual: un país nuevo, con un idioma inacabado e impuesto desde el poder. Nuevo epro ruinoso para casi todos, excepto los políticos. Poco interés internacional a pesar del esfuerzo en márqueting de los ultranacioanalistas de ERC quienes estarían a la greña con los tecnócratas de CIU. La extrema derecha dominaría el país. Vaya, que seremos ciudadanos de segunda como ahora, pero POR LEY.

  2. Eloy - Martes, 23 de julio de 2013 a las 16:20

    También hay regiones en Francia que son mucho más diferentes que lo que puede ser Cataluña y no cometen la estupidez de pedir la independencia. porque los franceses se reirían tanto que las carcajadas llegaría hasta aquí.
    Una nación grande u unida es respetada, de las nacioncitas de pacotilla, nadie hace el menor caso. Hay tenemos a Andorra , etc.

    Yo quiero una España una y unida y en paz y concordia.

  3. sergioc - Martes, 23 de julio de 2013 a las 16:56

    En cataluña la gran mayoria proceden de otros territorios de españa(solo hay que mirar los apellidos de los catalanes), si en ese caso era una cuestion etnica, aqui no lo es. Aqui son un grupo de tarados que compran televisiones, diarios etz y te dicen que si haces esto conseguiras dinero y los poco inteligentes van y se lo creen, un engaño, es mas un timo, por que lo unico que quieren es poder robar mas.

  4. Barcelonio - Martes, 23 de julio de 2013 a las 18:18

    El caso catalán es muy diferente. Aquí existe un proyecto “normalizador” que va mucho más allá de la lengua. Es un proyecto de ingeniería social para crear “catalanitos” en masa. Y que yo creo que está fracasando. Uno de los motivos del subidón separatista de los últimos dos años es que creen que necesitan herramientas de estado totalitario para que acabe teniendo éxito.

  5. Pepitox - Martes, 23 de julio de 2013 a las 18:34

    Estonia y Letonia son ejemplo de lo lejos que puede llegar el nacionalismo aislando a sus propios conciudadanos. En ambos países sigue habiendo una parte muy destacada de la población que no goza de la nacionalidad ni de todos los derechos por el mero hecho de no hablar las lenguas estonia y letona respectivamente (son poblaciones rusófonas). ¡Claro que esos países son ejemplo para los separatistas catalanes! Es exactamente lo mismo que quieren hacer (y que de facto ya hacen) con los que nos sentimos españoles y hablamos la inmensa mayoría de nuestro tiempo en español (salvo cuando se nos impone el catalán por imperativo legal – lo dice un español de lengua materna española y con nivel C de catalán “por imperativo legal”). Nos pretenden dejar sin nacionalidad, sin todos los derechos de ciudadanía. De hecho, a mí algún radicalillo de estos ya me lo ha insinuado: en ningún proceso de independencia han podido votar los “colonos”. Así nos llaman… en fin. Pero igual que las poblaciones de origen ruso en dichos países han seguido luchando, en Cataluña lucharemos con más razón aún: no pasarán, no nos quitarán nuestra nacionalidad y no seremos extranjeros en nuestro propio país. No lo conseguirán.

  6. robertg - Martes, 23 de julio de 2013 a las 18:58

    Estonia a lo largo de la historia sufrió diferentes vicisitudes: una parte perteneció a Dinamarca, otra a la Liga hanseática, luego a la Gran Lituania aunque bajo el poderreal de la Orden Teutónica, despues todo pasó a Suecia, luego auna parte a Polonia, despues todo al Imperio Ruso, con un periodo intenso de rusificación a finales del XIX. Luego , tras una pequeña independencia fueron anexionados a la URSS y ahora vuelven a ser independientes.
    Como consecuencia de los distintos procesos de rusificación auspiciados tanto por la URSS como antes por el imperio ruso , la región de Ida Virumaa se quedó con mayoría rusa. Pero nadie cuestionó que formara parte del territorio histórico de Estonia.

    No sé si el propósito del articulista era comparar a los rusos de Ida Virumaa con los castellanohablantes de una futura República Catalana.

    El caso catalán tiene diferencias sustanciales:
    1) estonios y rusos son pueblos con idiomas claramente diferentes y distintas religiones y rasgos raciales distintos.
    2) los estonios eran un grupo racialmente homogéneo (y los rusos básicamente tambien) , mientras que los catalanes somos gentes de origenes muy diversos
    3) para un ruso es muy dificil ser aceptado como estonio. En cambio catalán lo puede ser cualquiera que se lo proponga.
    4) pocos rusos se integraron en Estonia , en cambio la mayoría de gentes que acuden a Catalunya se integran con facilidad a la sociedad catalana

    En una Catalunya independiente no habrá ciudadanos de primera ni de segunda. Todos seremos catalanes con los mismos derechos, sin distinción de grupos étnicos, ni razas, ni religiones, ni lenguas maternas.

  7. No persona - Martes, 23 de julio de 2013 a las 19:40

    Jajajaja, robertg, qué modosito estás hoy. Menudos saltos pegas de un día para otro.

  8. Barcelonio - Martes, 23 de julio de 2013 a las 19:44

    ¡Que bonito Robert! ¿Y qué pasará con los millones de ciudadanos que no renunciamos a nuestra españolidad? Puede que acabemos siendo una minoría muy grande y pidamos nuestros derechos como minoría, reconocidos por la ONU.

  9. No persona - Martes, 23 de julio de 2013 a las 19:45

    Por cierto, robertg, ¿no te has parado a pensar que eso de que aquí no haya “claras” diferencias idiomáticas, religiosas y raciales con “vuestros” “vecinos” es contradictorio con los dogmas catalanistas que pretenden hacernos ver que “españoles” y catalanes son dos pueblos tan distintos que parece que procedan de diferentes planetas?

  10. ramon rubiales - Martes, 23 de julio de 2013 a las 19:51

    robrtgt despues de leer tú comentario sólo decirte que los totalitarismo siempre venden que no habrá diferencias ¿a quién quieres engañar?

  11. robertg - Martes, 23 de julio de 2013 a las 19:58

    Barcelonio – Martes, 23 de julio de 2013 a las 19:44

    Se debería poder ser catalán sin necesidad de renunciar a lo que tu llamas españolidad, que yo lo entiendo como identidad española y no como ideología españolista (anexionista, imperialista)

    Desde luego no haremos a “nuestros españoles”, lo que los españoles nos han estado haciendo a los catalanes durante estos 3 lamentables siglos.

    No persona – Martes, 23 de julio de 2013 a las 19:45
    Menos diferencias existen entre españoles y portugueses (idioma, raza, religión) y son pueblos diferentes. O entre argentinos,chilenos y uruguayos y son pueblos diferentes.
    Esta no es razón para que los catalanes no podamos tener nuestro propio estado.
    Pero es una ventaja evidente para que la gente de idiomas parecidos se integre con mayor facilidad.

  12. José de La Roda - Martes, 23 de julio de 2013 a las 20:48

    Analicemos la realidad.
    Los reportajes históricos nos muestran aquellos aquelarres de banderas crucigamadas y aquellos lemas proferidos con rotundo odio:”ein volk-ein reich-ein fürher”-
    Aquí podemos presenciar esas manifestaciones con bosques de banderas estrelladas, y aquellos gritos de: “sí, ya, independensiá”, los medios separatistas nos ofrecen sus triple lema: “nostra nació, nostra llengua, nostra bandera”, y la extrema izquierda separatista difunde una pegatina con un mapa pancatalanista que incluye Valencia y Baleares, y la siguiente leyenda: “Paisos catalans. Som un poble”. ¿Demasiadas coincidencias?. ¿O más bien que todos los nacionalismos tienen la misma perversa raiz?.
    Pues, a ver. Que no queremos reediciones esperpénticas de trágicos episodios superados. Y más cuando se financian con fondos escatimados a los más necesitados y débiles, como a los niños a los que se les retira la beca de comedor.

  13. Catalá - Martes, 23 de julio de 2013 a las 23:53

    Estan flipados hombre, están todos flipados. Yo soy Catalán de nacimiento, de padres Catalanes y de abuelos Catalanes y te aseguro que ninguno de nuestros conocidos con dos dedos de frente está a favor de la independencia, ni ellos ni nosotros.

    No hay independencia que valga por el simple motivo de que España es la integración de varias nacionalidades unidas dinasticamente en los tiempos de…

    España es Reino de Aragón (NO DE CATALUNYA), Reino de Castilla, Reino de Navarra y Reino de Granada…

  14. Espartero - Miércoles, 24 de julio de 2013 a las 00:44

    Insto al editor de este periodico digital a retirar inmediatamente esta noticia.
    Es mentira. Segun los abertzales nacionalistas los referendums hacen que se alargue la vida, que no haya paro, y que los ciudadanos viajen en unicornios voladores.
    Ya esta bien de tanta demagogia…..
    Butifarrendum ya!!!!!

  15. JOSE BLANCO - Miércoles, 24 de julio de 2013 a las 11:12

    Si los catalanes independentistas, llegasen a conseguir la independencia, cosa practicamente improbable, serian una nación sin patria, instalada en suelo español, las consecuencias podrían ser de aislamiento económico, y cultural, total, deberían pagar una renta por el derecho a compartir el suelo como extranjeros residentes, etc. la peor parte la sufrirían los catalanes que se sienten españoles, pues no serían considerados totalmente españoles ni catalanes, consecuencia lógica de haber jugado a dos caras en espera de ver los resultados, Cataluña como parte de España, fue exageradamente beneficiada durante el régimen franquista, luego continuó siéndolo por la necesidad de los sucesivos gobiernos de la nación de pactar para gobernar, pero estos privilegios tienen muchas posibilidades de desaparecer, de ahí las prisas por la independencia, aunque este motivo sea el menor, ya que el mayor es el poder manejar unos cuantos que no es necesario nombrar, las leyes y la economía para seguir campando a sus anchas sin importarle un comino el resto de los ignorantes que se creyeron sus mentiras y a los que han manejado como marionetas ……

  16. Jose Orgulloso - Miércoles, 24 de julio de 2013 a las 14:40

    Mirémoslo desde el otro punto de vista. Hagamos como los estonios, permitamos a este territorio “rarito” que celebren un referendo, que queden en evidencia (un poco más del 50% de participación y de votos afirmativos es una ridiculez) y seguidamente nos pasamos por el forro este 25% escaso de votos afirmativos totales.

    En el caso de un referendo en Cataluña, yo calculo que la participación no superaría el 30% y los votos afirmativos, como mucho, serían el 50% de este 30%. En resumen, el 15% de la población a lo sumo, que son los que votaron en las consultas municipales ilegales.

    Y con esto se terminaba el chantaje de los radicales por 50 años.

  17. Lehman Sisters - Viernes, 26 de julio de 2013 a las 04:13

    Me suena …

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.