Opinión

Federalismo e igualdad

‘Con un estado federal, se acabaría de una vez por todas el obstruccionismo y mala fe nacionalistas al quedar los gobiernos regionales sometidos a un estricto juego de normas constitucionales que les impediría chantajear al Estado para la obtención constante de nuevos privilegios, poniendo fin al pernicioso principio dispositivo de competencias. Y, también, se desacreditarían los falsos agravios esgrimidos por los independentistas, pues, nadie (cuerdo) en la Unión Europea tacharía a un sistema federal de organización del estado, como al alemán o austríaco, de ser contrario a los principios de libertad, democracia e igualdad que la inspiran’.

Ramón de Veciana
Sábado, 31 de agosto de 2013 | 14:12

Transcurridos 30 años desde la promulgación de la Constitución, puede hacerse un balance con perspectiva y en profundidad de los logros y de los fracasos de este proyecto político constitucional.

Es evidente que España durante estos años ha prosperado mucho, y parte importante de ese éxito se debe al diseño constitucional pensado para ese delicado momento político de salida de una dictadura y de consolidación de una democracia europea moderna.

Pero ese diseño político da muestras graves de agotamiento que, de no remediarse con celeridad, puede dar lugar al colapso de todo el sistema constitucional, con consecuencias imprevisibles. Basta abrir los periódicos para comprobar, a diario, este fracaso institucional. El prestigio de la Corona (Título II), el funcionamiento de las Cortes Generales y la representación política de los ciudadanos (Título III) y el Poder Judicial y el Tribunal Constitucional (Títulos VI y IX) ha entrado en una caída en barrena, impensable hace sólo unos años.

Es urgente, pues, que se hagan las necesarias reformas constitucionales y legales que garanticen la total independencia del Consejo General del Poder Judicial, de los Tribunales Supremo y Constitucional, así como una reforma de la Ley Electoral que responda a una mayor y mejor representatividad de los ciudadanos; una reforma de la Corona que le otorgue la prestancia y dignidad perdida durante los últimos tiempos; y una auténtica Ley de Transparencia que garantice la exigencia de responsabilidad de todos ellos.

Pero el fracaso más evidente es del Título VIII, de la organización territorial, que se redactó por los constituyentes con el benévolo propósito de implicar a los nacionalismos vasco y catalán en la construcción política de España y de que, a su vez, la descentralización política cohesionase económica y socialmente todas las regiones españolas.

Lo cierto es que los resultados obtenidos, al cabo de tres decenios, son los contrarios a los previstos. En este momento, y a la vista está, el nacionalismo catalán y vasco están socavando la estabilidad de España con una deriva independentista creciente, amparada por el acomplejamiento de PP y PSOE; y, por otra parte, PSOE y PP, como partidos de ámbito nacional, han descubierto que el nacionalismo de cualquier índole (andaluz, gallego, valenciano, extremeño, etc…) es fuente de poder omnímodo, bastando con recurrir a la exaltación del sentimiento localista.

Pero, además, la inexistencia del diseño de un modelo territorial cerrado ha tenido como consecuencia la indeseable coexistencia de varios modelos territoriales contradictorios -de corte confederal, federal y unitario- cuya dinámica ha sido perversa: el constante chantaje político de los nacionalismos catalán y vasco para obtener constantes privilegios, la elefantización del Estado con la duplicidad de gastos y un despilfarro de recursos públicos sin exigencia de responsabilidad alguna, la desigualdad de derechos de los españoles en función del lugar donde viven y la creación de unos auténticos biotopos autonómicos de carácter clientelar.

Por eso, ahora es el momento de hacer propuestas que permitan superar urgentemente esta crisis institucional y política; y, en este sentido, no cabe duda que deben ser propuestas valientes y rotundas, sin complejos y formuladas desde la perspectiva del fomento del bien común de la nación.

Debe reformarse la Constitución para cerrar la distribución de competencias entre el Estado y CCAA e ir hacia la construcción de un modelo federal cooperativo, donde el Estado asuma una serie de competencias exclusivas e intransferibles en materias claves para el interés general y la cohesión social de todos los españoles y de su derecho a la igualdad y a la libertad, como son la justicia, la educación, la sanidad, el medio ambiente y el urbanismo, entre otros.

Por lo tanto, y como primera prevención, debe suprimirse la disposición adicional primera que consagra los derechos históricos de los territorios forales, por ser contrarios al valor superior de la igualdad que rige la Constitución y por pretender la existencia de derechos históricos que justifiquen privilegios de una parte de España.

Correlativamente, debe reformarse el Senado para que sea una verdadera cámara de representación territorial, de composición mixta de elección directa y por los parlamentos autonómicos, dejando que en el Congreso se debatan los intereses generales de ámbito nacional.

El modelo federal europeo es el modelo territorial que ha dotado a los países más prósperos de nuestro entorno más inmediato, como es el caso de Alemania y Austria, de estabilidad política, además de alcanzar de forma ordenada la igualdad de todos los ciudadanos.

No es casual la campaña de desprestigio que los nacionalistas, en plena deriva independentista del catalanismo político, están realizando de forma inmisericorde hacia las propuestas federales de España.

Con un estado federal, se acabaría de una vez por todas el obstruccionismo y mala fe nacionalistas al quedar los gobiernos regionales sometidos a un estricto juego de normas constitucionales que les impediría chantajear al Estado para la obtención constante de nuevos privilegios, poniendo fin al pernicioso principio dispositivo de competencias. Y, también, se desacreditarían los falsos agravios esgrimidos por los independentistas, pues, nadie (cuerdo) en la Unión Europea tacharía a un sistema federal de organización del estado, como al alemán o austríaco, de ser contrario a los principios de libertad, democracia e igualdad que la inspiran.

En este sentido, existe una sola fuerza política de carácter nacional que desde su fundación ha hecho frente con valentía a todo tipo de nacionalismo, del violento al supremacista, y que ha exigido sin ningún tipo de acomplejamiento abrir el melón de la reforma constitucional que garantice mayor libertad e igualdad de todos los españoles, con independencia de donde vivan y cómo piensen. Y esta fuerza, UPyD, está liderada por una mujer menuda y valiente, Rosa Díez, que vendrá a Hospitalet (Barcelona) el próximo 5 de septiembre, unos días antes de la Diada, para hablar de federalismo e igualdad, y, haciendo caso omiso al nacionalismo rampante que quiere dividir en dos y enfrentar a la sociedad catalana, explicar a la sociedad catalana la necesidad de un partido valiente y de ámbito nacional con una propuesta inevitable, inaplazable, de regeneración política.

Ramón de Veciana es miembro del Consejo de Dirección de UPyD

Temas: , ,

38 Comments en “Federalismo e igualdad”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Ex-C´s - Sábado, 31 de agosto de 2013 a las 15:40

    UPyD es el único voto útil en Cataluña

  2. Maribel - Sábado, 31 de agosto de 2013 a las 15:47

    Excelente artículo. Definitivamente, sólo un partido de ámbito nacional con planteamientos claros y valientes como UPyD puede dar respuesta al tremendo reto del sepataratismo.

  3. la realidad - Sábado, 31 de agosto de 2013 a las 16:20

    es muy curioso…. en España nadie ha creido nunca en el federalismo y, a pesar de que se ha disertado en algunas ocasiones sobre el tema, siempre ha permanecido guardado en el típico cajón de las cosas que no miras nunca…

    cuando se ha visto que lo de la independencia va en serio, entonces de repente algunos se han acordado de aquello que tenian guardado y han ido a mirar a ver si todavia no estaba apolillado…

    el problema es que en España, nadie ha creido nunca en el federalismo y los que creian el él en Catalunya ya se han aburrido… es como el que dice que va a lanzar un producto nuevo innovador y al cabo de 30 años aún lo estas esperando… la mayoria de federalistas hoy dia son independentistas…

    el federalismo, a dia de hoy, no tiene interés para nadie… Los catalanes estamos ya en otra etapa, y los españoles, si no ganamos el referendum, volveran a guardar el “federalismo” en el mismo cajón de siempre…

    un saludo

  4. Jose Orgulloso - Sábado, 31 de agosto de 2013 a las 16:34

    Me gustaría que Don Ramón nos explicara qué diferencias hay entre el sistema actual y el sistema federalista que propugna.

    Según me parece, el sistema federal no sería más que cambiarle el nombre a lo que hay y, además, seguiría teniendo los mismos problemas y seguiríamos estando en manos de los radicales estos.

    Hay que ir a una reintegración de España. Punto. Y me sorprende que desde UPyD se esté por estas zarandajas del federalismo. No me lo esperaba, la verdad.

  5. Marianne - Sábado, 31 de agosto de 2013 a las 16:47

    UPyD tiene mi voto

    (LLinars del Vallés)

  6. Una opinión más - Sábado, 31 de agosto de 2013 a las 16:47

    Si se quiere acabar con España el ideal es comenzar por el Federalismo, que dará paso al Cantonalismo y al Municipalismo. Ignorar que Lequeitio odiaba a muerte a Ondarroa, que oñaicinos y gamboínos se mataban entre sí, que duraron décadas las luchas entre agramonteses y beamonteses y que España es un hervidero natural de rencillas entre Villa Arriba y Villa Abajo, con los naturales de estas villas enterrados hasta las rodillas dándose garrotazos (como nos muestra el cuadro de Goya), es ignorar la realidad.
    Nuestro ejemplo no son Alemania o Austria, trozos desgajados de Imperios Centrales y que se conformaron recientemente por unidad de idioma y necesidades bélicas, sino Francia.
    Francia tenía guerras como nosotros: hugonotes contra católicos, la langue d’oc frente a la langue d’oil, revolucionarios contra realistas… pero supieron poner punto y final con su Constitución centralista: un gobierno, una lengua, un sistema.
    No es franquismo, es centralismo. España creo que precisa más de un centralismo que de un federalismo. El centralismo nos dejó unidos y en décimo lugar en el concierto mundial, hoy estamos divididos y creo que ya hemos bajado del décimocuarto lugar en el mundo, así que no es cierto que, comparativamente, hayamos prosperado con este Régimen Juancarlista.
    El centralismo nos dejó con pleno empleo y un sistema financiero estable, este régimen nos ha dejado con cifras de cincuenta por ciento de desempleo juvenil en algunas regiones (las más partidarias del socialismo federalista).
    Por lo vivido hasta ahora, creo que debemos imitar a Francia, creo que Alemania nada tiene que ver con lo español, es otra mentalidad, en Austria denuncian a quien se compra un coche si está cobrando el paro, en España comentarían lo listo y vivo que es el pájaro. Cañamero en Austria estaría hace años en prisión, aquí sale en la tele.

  7. Genial - Sábado, 31 de agosto de 2013 a las 18:06

    Genial, no sabía que UPyD pedía un federalismo simétrico, algo parecido a la idea de España que tenía Ortega y Gasset. Lo dicho, genial, sin duda mi voto irá a UPyD.

  8. Romualdo - Sábado, 31 de agosto de 2013 a las 20:29

    El independentismo de hoy jamás fue federalista. Sólo le interesaba “encajar en España desde el *hecho diferencial*” y en esas sigue aunque con el órdago del referéndum disfrazado de consulta o la consulta disfrazada de referéndum que tanto da.

    El artículo lo deja claro y la propuesta está bien porque mucho me temo que, teniendo toda la razón Una Opinión más, la vuelta al centralismo sea imposible a menos que esto explote. No será hasta entonces, y aun así lo dudo, cuando PP, PSOE e IU se caigan del caballo.

    Yo el problema lo veo en que si se hace todo lo que propone el señor Veciana, lo que no me parece difícil respecto a los partidos políticos de ámbito estatal, ¿Qué haremos y cómo en el momento en que los partidos ya declarados independentistas no quieran llegar a un acuerdo y digan que los que no quieren “dialogar” son los demás? ¿Bastará con un acuerdo de reforma Constitucional entre PP, PSOE, IU, UPD y otros tales que Partidos Regionalistas de Navarra, Aragón, Canarias…?

    ¿Qué dirán PSOE e IU si los nacionalistas no se suman a la reforma? ¿Que ésta va adelante o que “la culpa es nuestra por no *dialogar* , no con el nacionalismo, sino con *Cataluña y Euzkadi*? ¿Y en ese “nuestra” a quién harán responsable? Al PP naturalmente. ¿Sacarán adelante la reforma contra los votos nacionalistas o se retirarán y dirán que debe ser nuevamente estudiada y modificada? Es decir, cederán *como siempre*. Y propondrán un “federalismo asimétrico” inaceptable para los demás españoles.

    Porque que nadie espere colaboración de los independentistas para hacer una España Federal. Han repetido por activa y por pasiva “que no creen en ella”. La quieren Confederal, es decir: Me quedo en España en las condiciones que yo quiero y por el tiempo que yo quiera. En eso consistía el Plan Ibarretxe y en eso consiste toda la estrategia que ahora demanda el Pacto Fiscal como paso previo al *encaje en España*: El “Estado Libre Asociado…”

  9. Ciaro - Sábado, 31 de agosto de 2013 a las 21:16

    Que no nos vendan la moto estos de UPyD.

    El único partido cuarto hoy en dia es Ciudadanos. Por mucho que lo intenen no les harán sombra en Cataluña. Que hubieran aceptado la coalición cuando les tendieron la mano, no quisieron? Pues a hacer polícita en el resto de España. Hasta que Ciudadanos de el salto…

  10. Llïonés - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 00:49

    Seguro que UPyD, basa el estado federal en las comunidades autónomas actuales, con lo cual no convence ni a castellanos ni a leoneses. Si se modificara de una vez el dichoso mapa político de España, en el cual los estados fueran:

    Castilla (Castillas Vieja y Nueva, La Rioja y Cantabria)
    Catalunya (actual)
    Asturies (actual)
    València (actual)
    Aragón (actual)
    Navarra (actual)
    Murcia (Murcia y Albacete)
    Andalusía (actual)
    Euskal Erria (actual)
    Estremaúra (actual)
    Llïón (Salamanca, Zamora y León)
    Galiza (actual)
    Balears (actual)
    Canarias (actual)

    Seguro que así la mayor parte de España votaría por un Estado Federal, mientras Castilla siga separada y León unido a Castilla la Vieja poco va a lograr UPyD.
    Y por supuesto oficializando todas las lenguas del territorio.
    LLÏÓN ENSÍN CASTIELLA; CASTILLA SIN LEÓN Y UNIDA.

  11. Iñaki - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 01:19

    Veciana, lo siento, me pareció una patochada cuando lo planteó el PSC y me sigue pareciendo una patochada cuando lo plantea UPyD.

    Creo que efectivamente, hay que modificar la Constitución para eliminar derechos históricos porque suponen una desigualdad de facto.

    Pero aquellos que proponen el federalismo:

    No entienden qué es una nación.
    No entienden qué es un estado federal.

    La propuesta de que se arme ahora un estado federal es ABSURDA E IRRACIONAL. NO TIENE NI PIES NI CABEZA.

    1.- Un estado federal no puede ser sobrevenido. Es empezar la casa no por los cimientos, sino por el tejado. Un estado federal como resultado de un acuerdo inicial entre Estados independientes que se unen para resolver problemas comunes o dotarse de una defensa mutua

    Pudieran darse situaciones en que se formasen nuevas entidades nacionales federales en casos hipotéticos como:

    • Hace tiempo Saramago dijo que se tendría que formar una federación ibérica entre España y Portugal. Si eso fuese así, por ejemplo, 2 países soberanos en pie de igualdad renunciarían a parte de su soberanía para ponerla en común a favor de una nueva entidad mayor.

    • Lo mismo con Europa. Supongamos que en un momento dado los países europeos formasen una nueva entidad soberana: Alemania, Italia, Francia, España, etc formarían una nueva entidad federal constituyendo un nuevo país con estructuras políticas y administración propias. Cederían poderes a esta nueva federación.

    Ahora bien, lo que plantean aquellos que proponen federalismo, qué coño es? Dividimos una nación ya existente, España, en 17 nuevas subestructuras soberanas o naciones. Y volvemos a votar o a hacer una constitución para volver a formar una nueva España federal? Y si algunas no quieren? Deshacemos lo que existe para volver a hacer lo mismo?

    Déjense de chorradas, señores. España es una nación, de las más viejas del mundo. Quizá la más antigua en sus fronteras actuales, con su geografía y población estables. Les lleva al menos 3 siglos de ventaja a Italia, a Alemania, al Reino Unido e incluso es más antigua que Francia. No es un mecano que ustedes hagan o deshagan a su conveniencia.

    2.- En un estado federal, Cataluña o cualquier otra CCAA tendría bastante probablemente MENOS ATRIBUCIONES Y AUTOGOBIERNO que las que tiene actualmente. Y lo digo por experiencia, que vivo en Florida.

    3.- Una federación, es por definición SIMETRICA, o sea todos los federados tienen exactamente los mismos derechos, competencias y obligaciones. Y estos nacionalistas lo que quieren es no sé qué ventajas. Más atribuciones o reconocimiento. La chorrada del “federalismo asimétrico” de Maragall.

    4.- España es un país que, sin adoptar el federalismo explícito como forma política, dentro de la forma del Estado Autonómico, sí lo sería de facto. Muchas veces se dice, y es cierto, que nuestras comunidades autónomas tienen competencias que no tienen países federales, p.ej los Lander alemanes. O sea que para tener más o menos competencias, y ya tienen demasiadas, no hace falta para nada esta tontería del federalismo.

    5.- El federalismo para nada colmaría lo que quieren Mas, Carod o Urkullu. Seguirían dando la matraca igual, por tanto, no hay que darles ni media concesión. Si hay que modificar algo es recentralizar:

    5.a) sanidad para que no haya 17 tarjetas distintas y si me desplazo de vacaciones no tenga que presentar no se qué identificación entre los dientes para que me atiendan y tenga los mismos servicios en todas partes.

    5.b) Educación, para que no fabriquen nacionalistas en serie y además mi hijo pueda estudiar en español en Barcelona si así me da a mí la gana como su padre y ejerciendo mi libérrima patria potestad y no me imponga Rigau el catalán porque le sale de los ovarios.

    5.c) Unidad de mercado.- para que pueda fabricar y vender algo en todo el territorio nacional, sin atender a 17 legislaciones distintas.

  12. Lluis C (Banyoles) - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 01:54

    Ramón: Jo t’en faig un altre de proposta: Mira, és molt fàcil, nosaltres (els catalans)
    marxem, que ja és tard i va siguent hora; i amb el que us quedi, cardeu el que vulgueu o el que pugueu…
    Qué et sembla? Més fàcil que això no trobaras res. Tothom a casa seva i tothom content!!!

  13. robertg - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 02:49

    Sin duda una gran idea para organizar España una vez los catalanes os hayamos dejado para siempre.
    Si insistís en meternos en vuestros proyectos a la fuerza, aunque sea con la forma de otra tomadura de pelo, os encontraréis con que la E.T.A. , al lado de lo que os espera, eran un puñado de monjas de clausura. Esta vez ya no hay vuelta atrás. Ni diálogo, ni acuerdos, ni nada. Con vosotros, nunca jamás, nada más.

  14. anto33 - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 06:19

    Totalmente de acuerdo con José Orgulloso.El nuestro ya es un sistema federal.Cambiar el nombre no sirve para nada.Y pensar que los nacionalistas pueden conformarse algún día,es no tener ni idea.

  15. Antonio - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 11:02

    Tres errores:
    – Si hay reforma de la Constitución, el resultado será peor aún que el que hoy nos ampara a los no nacionalistas. Para que así no fuera, los dos partidos mayoritarios deberían tener otra actitud con los nacionalistas. Ese es el problema y no la reforma de la Constitución.
    – El Senado no sirve para nada en la actualidad, si se convierte en cámara territorial, se le habrá dado una razón más al nacionalismo secesionista para poner al territorio por encima de los ciudadanos. Su mejor destino es el cierre.
    – Los nacionalismos no se pararán por un sistema federal, sino por la determinación del Estado y sus partidos nacionales de hacer cumplir la ley. Con que se hiciera eso, la Constitución actual sobraría para acabar con la demolición del Estado.

    Aún así, aspirar a un cierre del actual sistema autonómico para impedir las constantes reivindicaciones de competencias por parte de los nacionalistas, está justificado, es necesario e imprescindible. Pero eso no se consigue con cambiar el nombre a la cosa, sino con cultura política nacional comprometida con la igualdad real entre españoles.

  16. Juan Alonso - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 12:53

    Transcurridos 30 años desde la promulgación de la actual Constitución, y todo lo que conlleva, lo que creo que sí podemos inferir es que un estado de autonomías o de federaciones es excesivamente caro, que el supuesto acercamiento del poder al pueblo ha servido de poco; más bien lo que hemos conseguido es una administración abultadísima que no nos podemos permitir y un montón de cargos que, más que estar para ayudar al ciudadano, a lo único que parece que se dedican es a hacer leyes innecesarias, para justificar su existencia, algo que no beneficia precisamente al contribuyente, menos en momentos en que tiene la bolsa excesivamente esquilmada de tanto pagar, a cambio de nada.

    Francia es un estado centralista, que ha aportado modernidad a las democracias actuales, poco sospechosa de ser una dictadura y que funciona bastante mejor que nosotros. ¿Por qué, entonces, seguir con un sistema de abultamiento de las administraciones, que solo beneficia a los partidos políticos, que se convierten en máquinas de contratación de “trabajadores”, a costa de los trabajadores de verdad, los que no necesitan entrecomillarse?

    Lo hemos probado con las autonomías, en las que creímos, intentarlo con otro sistema que no sería más que más de lo mismo, es incomprensible… a no ser que sea cierto el dicho de los tropiezos con las piedras de los humanos.

  17. Juan Alonso - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 13:05

    ¿Las normas de un estado autonómico son de menor rango que las que tendría un estado federal? ¿Por qué? ¿Acaso un estado federal sería una especie de calmante para las ínfulas de los nacionalistas? ¿Sería la manera segura para que “los gobiernos regionales sometidos a un estricto juego de normas constitucionales que les impediría chantajear al Estado”, como si las normas constitucionales actuales -que las hay, y tan constitucionales como otras federales- estuviesen acordadas para que algunos se las saltasen a la torera y las otras, no? Me parece que los nacionalistas separatistas seguirían en sus trece, que son las que les proporcionan el sistema de vida holgado que disfrutan y que dudo que quisieran abandonar por otras formas de organización.

  18. fernandomartinez@@ - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 14:46

    Pues yo soy antifederalista y antiautonomico, o sea que aunque he votado a UPyd mi voto jamás ira para ellos, salvo en las europeas como forma de protesta, el modelo de Estado ideal para España es el de Inglaterra (donde vivo) ojo digo Inglaterra no UK

  19. ANS. HISPANO. - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 15:36

    EN NOMBRE DE TODOS LOS CATALANES

    Algún sonao habla en nombre de todos los catalanes,
    como si todos opinaramos como él. Típica postura fascistoide.

    Es como si el inquilino de un piso hablase en nombre de
    todos los inquilinos del inmueble y cogiera potestad
    para hacer y deshacer a su antojo. Sería para llamar
    a los loqueros.

    Pues así es como va a acabar la historia de estos
    acomplejados secesionistas de medio pelo, que
    siguen siendo minoria y no paran de dar el coñazo
    y el peo, sacando el pecho-lata ante la indiferencia o
    menosprecio del resto de ciudadanos.

  20. ANS. HISPANO. - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 15:46

    FEDERALISMO Y AUTONOMISMO

    El Federalismo sirvió en su dia para los paises en vias de unificación
    (ej. Alemania, Italia, Suiza, etc) pero no para los paises ya unidos
    (ej. Gran Bretaña, Francia y España).

    Sobre estas cuestiones, el filósofo y político Don José Ortega y Gasset
    expuso las siguientes opiniones en su discurso que hizo en las Cortes Constituyentes,
    en la noche del 25 al 26 de septiembre de 1931:

    “Un Estado unitario que se federaliza, es un organismo de pueblos
    que retrograda y camina hacia su dispersión (…) Ni vosotros ni yo
    estamos en esta fecha seguros de que el pueblo español, que se
    ha dormido esta noche dueño de una soberanía unida, sabe, sospecha,
    que al despertarse va a encontrarse su soberanía dispersa. No, eso no…”

    Este discurso y otros, desde el primero que pronunciara en el Ateneo
    durante el otoño de 1909 hasta sus últimas intervenciones parlamentarias
    en 1932 a propósito del Estatuto de Cataluña, se recogen en el
    libro “DISCURSOS POLÍTICOS DE J. ORTEGA Y GASSET” editado por
    Alianza Editorial num. 500. Vale la pena conseguir este libro porque
    es muy esclarecedor y no es caro.

  21. Isma - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 15:47

    La desaparición de las autonomías es la única forma de salvar la Nación. Muerto el perro autonómico, muerta la rabia paleto-separata. “Una nación unitaria que se establece en Estado federal está condenada a desaparecer”- José Ortega i Gasset (un hombre cuyo CI es superior al de todos los paletos separata-provincianos juntos… 126 a 1). xD

    Nunca han sido estos caspalanes (diferenciar de los que somos catalanes) muy amigos para la cultura… pobrets. Ejeje.

  22. Vlac - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 16:50

    El estado federal que pide el Sr. de Veciana, ya existe porque la Constitución ya es federal: Las competencias son las solicitadas por las autonomías y son de ellas. No son delegadas de los poderes del estado central.
    Parece ser que el Sr. de Veciana pide modificaciones en la Constitución , pero la raíz no está en defectos constitucionales sino en el uso y abuso que han hecho determinados partidos apoyándose en la misma.
    Si modificando la Constitución se acabara con esos abusos, yo estaría de acuerdo
    Le doy la razón a Antonio cuando dice que el problema es de los dos partidos mayoritarios. Siempre han sido chantajeados por los nacionalistas y esta relación es la que nos han llevado a la situación surrealista actual.
    Para terminar una pequeña reflexión: El estado federal es una situación aceptable cuando hay diferencias identitarias e históricas apreciables y no está claro que el proyecto de nación sea común.
    En la situación actual, en la época de internet, en la época de la CE, donde las diferencias de pensamiento entre un andaluz y un catalán son ínfimas y os diría más;españoles y alemanes tienen la misma escala de valores, nos obliga a pensar que a los españoles tienen que suspendernos en convivencia y en sacrificio por el desarrollo común y uniforme de nuestro país.
    Si desde el siglo VI en el que ya San Isidoro de Sevilla decía que España era el mejor reino de Europa y hasta la situación actual en la que han transcurrido 15 siglos seguimos sin aclararnos, es que somos un país de zoquetes.

  23. Uno de manresa - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 23:22

    Pues la propuesta de upyd me parece lógica y sería una forma para que los nacionalistas, en concreto los nacionalistas catalanes, dejasen de mangonear en todo el Estado. Bien por upyd, si luego no la caga cuando esté en la generalitat o gobierne la Nación.

  24. Mariacruz - Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 23:37

    Yo supongo..que el Rey que vivió y se educó de niño en Suiza.y visitaria de mayor a su abuella la Reina en Lausana.deseò para España un modelo semejante al suiizo y a él debemos ( creo yo)el Estado de las Autonomias que ha funcionado bien para todos.

    Con lo que no contó el Rey porque no lo podía prever fue con el’
    La manzana pasada de ambición y traición que apareció en la cesta España.
    Basta una manzana no vista y apartada a tiempo…y ésa heecha a perder el cesto.

  25. Miguel Angel - Lunes, 2 de septiembre de 2013 a las 00:26

    Todo lo que decís es verdad. Que si al federalismo sólo se llega desde el Confederalismo, nunca desde el Estado Unitario, etc…

    Pero el quid de la cuestión es que son las élites de poder locales las que han ocupado todo el cotarro autonómico y ahora es imposible arrebatarles el poder. Antes sólo teníamos dos oligarquías locales: la vasca y la catalana, hijas de las burguesías oligárquicas que con buena parte de razón, a partir del Desastre del 98 querían controlar una España decadente e impresentable.
    Pero la Constitución del 78 creó un café para todos que intentaba neutralizar los nacionalismos vasco y catalán, pero que resultó lograr el efecto contrario. LAs otras 15 oligarquías han creado un discurso casi similar , emulativo, para congregar a su alrededor a los ciudadanos, creándoles “identidades ” útiles para cohesionar a la gente en torno a ellos, es decir, para descohesionarles de España.

    Es casi imposible que las oligarquías aragonesa, andaluza, balear…acepten ceder poder por el bien de España. Esos procesos sólo ocurren a regañadientes y a la fuerza, como en europa tras las guerras mundiales. Se rebelarían y harían inviable el proceso

    Haría falta un núcleo de liderazgo nacional español que no existe, un movimeinto tipo fundación de Estados Unidos o la Alemania del XIX.Es decir, un Washington o un Bismarck.

    Y eso, ni lo soñemos.

    Tenemos lo que nos merecemos.

  26. UP and DOWN - Lunes, 2 de septiembre de 2013 a las 01:25

    Algunos de los comentarios que preceden a éste me han parecido muy interesantes y dignos de tener en cuenta. No el artículo que, en mi opinión, va a mejorar poco la imagen de UPyD y de su jefa, a la que define como diminuta y valiente.
    Venir a Cataluña a predicar la Vía Federalista poco antes del estallido separatista de la Vía Catalanista hace pensar que no ve lo que nos estamos jugando. Creo que no ha entendido lo que significa el credo nacionalista identitario.
    Hace años pensé que tal vez Rosa Díez era la líder que necesitaba el nuevo partido. Así que me interesé por su historia y su carácter. Quedé decepcionado. Ahora sé que es una profesional de la política con una gran ambición y un gran instinto oportunista. Fue feliz compartiendo el Gobierno Vasco con el PNV y se resistió a dejarlo cuando lo decidió su partido debido al acuerdo del PNV con HB, es decir, los socios de ETA. Etc. Etc.
    Es evidente que en España hay que regenerar la política partitocrática, resolver los problemas de los separatismos identitarios heredados del pasado, perfeccionar la Constitución, unificar el mercado, aumentar la eficiencia en la educación, desarrollar la economía, crear empleo, salir de la crisis, etc. pero eso no se va a conseguir pregonando federalismo.
    El incendio separatista que ha provocado el NACIONALISMO en Cataluña no lo apagará el FEDERALISMO. Lo hará el CIUDADANISMO.

  27. ANS. HISPANO - Lunes, 2 de septiembre de 2013 a las 11:33

    ENTREVISTA A JAVIER BARRAYCOA, AUTOR DE
    “HISTORIAS OCULTADAS DEL NACIONALISMO CATALÁN”
    16 Septiembre 2011
    Navarra confidential.Com

    Companys, el “presidente Mártir”, de joven militó en el lerrouxismo y se dedicaba a disolver sardanas a bastonazos. Los “mozos de escuadra” eran una tropa españolista, monárquica y borbónica. La Diada no tiene un origen nacionalista. Hasta el Día de la Hispanidad es una invención catalana

    El libro “HISTORIAS OCULTADAS DEL NACIONALISMO CATALÁN”, escrito por Javier Barraycoa y publicado por la Editorial Libros Libres, promete sacar a la luz algunos de los mitos históricos en los que todos los separatismos, en este caso el catalán, apoyan su actual discurso antiespañol. La siguiente entrevista con el autor apunta algunas de las revelaciones, a menudo explosivas, que pueden encontrarse a lo largo de sus páginas.

    Ha escogido un título provocativo, para este libro …
    El libro no pretende ser una provocación sino una invitación a conocer mejor Cataluña, tanto a catalanes, catalanistas como al resto de españoles. Hoy ni siquiera los catalanistas ni los nacionalistas conocen bien la historia de Cataluña. Este es un libro escrito por amor a lo catalán y deseando que ayude a que en el resto de España se nos conozca mejor.

    ¿Hay alguna diferencia entre catalanistas y nacionalistas catalanes?
    Los primeros “catalanistas” eran lingüistas e historiadores interesados en conocer mejor el catalán y la historia de Cataluña, como Milà y Fontanals y otros. Eran normalmente católicos, conservadores, escribían en castellano, se sentían españoles sin complejos y no tenían ningún interés en convertir ese movimiento en algo político. De hecho a la lengua catalana ni siquiera la llamaban así, la denominaban “Llemosí”. Ser catalanista a mediados del XIX significaba ser un folklorista o una persona interesada por la cultura catalana. El nacionalismo catalán, como opción política, surgirá muy tardíamente y liderado por un conservador: Prat de la Riba. Paradójicamente el nacionalismo catalán originalmente fue de “derechas”.

    ¿Y entonces cuándo surgió el catalanismo político?
    El catalanismo tiene dos arranques políticos diferentes. Por un lado un catalanismo de izquierdas, republicano y federalista, liderado por Almirall. La explicación de este catalanismo es la frustración ante la caída de la I República. Ésta fue liderada por catalanes pero fracasó. Almirall se enfadó con Pi y Margall porque un catalán impidió la proclamación del Estado catalán. Sin embargo, Almirall siempre consideró que su nación era España y Cataluña era su Patria. Y, con él, así pensaban todos primeros catalanistas de izquierdas. Podemos decir con toda tranquilidad que no eran nacionalistas. El pendón federalista estaba escrito en castellano y no usaba siquiera las cuatro barras. Almirall, acabó militando en el españolísimo Partido Radical de Lerroux.

    ¿Y la rama derechista del catalanismo?
    El catalanismo de derechas emergió más tarde y acabó configurándose como nacionalismo. La inmensa mayoría de sus militantes originalmente eran católicos y moderadamente regionalistas, pero liderados por un pequeño grupo de jóvenes nacionalistas conservadores y una potente burguesía que necesitaba un instrumento político para defender sus intereses ante la caída del Imperio español. Eran tan escasos los nacionalistas que el primer gran partido catalanista tuvo que llamarse Lliga Regionalista, pues las expresiones catalanista o nacionalista sonaban excesivamente fuertes incluso para ellos.

    ¿Y este catalanismo ya era antiespañol?
    Bueno, aquí empieza la complejidad del catalanismo. Prat de la Riba escribió y defendió la existencia de un Estado español compuesto por nacionalidades, lideradas por Cataluña. No tuvo ningún reparo en reclamar que se volviera a configurar un imperio español. Eso era lo que además quería la burguesía que le promocionó. Otros nacionalistas catalanes tuvieron itinerarios curiosos, pasando del catalanismo al españolismo, o viceversa, muchas veces abruptamente.

    ¿Algún ejemplo de “conversos”?
    No pararíamos. Ya hemos dicho que Almirall, fundador del catalanismo de izquierdas, acabó en el españolismo. Cambó, sucesor de Prat de la Riba, a pesar de su ambigüedad calculada en torno a su relación con lo español, acabó apoyando a Franco durante la Guerra Civil. Buena parte de los fundadores de la Lliga acabaron siendo franquistas. Companys, el “presidente Mártir” de joven, militó en el lerrouxismo y se dedicaba a disolver sardanas a bastonazos (pues la sardana se había convertido en el símbolo del catalanismo conservador). Maciá, igualmente, pasó de ser un entusiasta militar monárquico y españolista a liderar el nacionalismo ya separatista durante la II República.

    ¿Tiene entonces algún fundamento histórico el nacionalismo catalán o se trata de sentimientos?
    El paso del catalanismo al nacionalismo político estuvo enmarcado por el romanticismo que inundaba Europa. El romanticismo por su propia naturaleza emotiva deformaba la historia y creaba símbolos. Por eso los nacionalistas actuales no suelen hablar de historia, pero se reafirman en sentimientos. Muchos de los símbolos catalanistas nada tienen que ver la historia de Cataluña, empezando por el 11 de septiembre. Por cierto, no hay ninguna nación en el mundo que tenga como fiesta nacional una derrota, en todo caso se celebran victorias. Eso nos dice mucho más de lo que imaginamos.

    ¿La diada nacional de Cataluña no es catalanista?
    Quiero decir que los catalanes derrotados en 1714 luchaban por un Rey de España, fue una guerra de sucesión, no de secesión. La manifestaciones de españolismo fueron más que evidentes en todos los autracistas. Además también hubo muchos catalanes felipistas. Hubo una verdadera guerra civil dentro de Cataluña. De hecho los “Mozos de Escuadra” fueron originalmente tropas de represión contra los catalanes austracistas.

    ¿Los Mozos de Escuadra, por tanto no serían catalanistas?
    No, que va. Fueron tropas tan fielmente españolistas, monárquicas y borbónicas, que un catalán, Prim, suprimió el cuerpo ante la caída de Isabel II. Eran tan españolistas y eficaces que se tomaron como modelo para formar la Guardia Civil. Fueron restaurados por los carlistas y mantenidos tras la restauración. Pero, paradójicamente, Prat de la Riba, en el siglo XX quiso suprimirlos pues no se fiaba por su manifiesta devoción españolista. Sería divertido y sorprendente escribir la historia de los Mozos de Escuadra, desde su origen hasta su restauración por parte de Franco en los años 50.

    ¿Otros imaginarios nacionalistas, por favor?
    No pararíamos. El himno de Cataluña, Els segadors, por ejemplo …

    Cuente …
    En su origen era una canción tabernaria que hacía referencia al Corpus de Sangre, una refriega en Barcelona allá por 1640. La canción, escrita en métrica castellana, hacía referencias religiosas a la devoción del pueblo catalán y su reconocimiento en el liderazgo de Cristo. Pero la letra fue cambiada radicalmente por Emili Guanyabens, un anarquista y espiritista en relaciones con la masonería, convirtiéndola en una canción revolucionaria que emanaba odio contra el “enemigo”. La letra fue “impuesta” como himno de Cataluña por el catalanismo de izquierdas. Pero los primeros catalanistas conservadores no la aceptaban como himno por su carácter revolucionario (hoy los catalanistas conservadores la cantan con entusiasmo). Catalanistas de izquierdas de principios del siglo XX, como Rovira y Virgili, desdeñaban esta efeméride, pues consideraban que el pueblo catalán era fanáticamente religioso, por aquellas fechas. De hecho apareció un “Ejército cristiano” a favor del rey de España. Sin embargo hoy los catalanista idolatran este hecho histórico (vaciándolo de contenido, claro).

    Siga …
    La propia sardana fue una imposición del primer catalanismo conservador deseoso de tener un símbolo cultural común. La sardana apenas fue conocida por los catalanes hasta principios del siglo XX. Jacinto Verdaguer reconocía que sólo había visto bailar una vez en su vida una sardana.

    ¿Y respecto a la lengua, qué hay de cierto o de falso sobre las acusaciones de imposición del castellano?
    Aquí mejor recomiendo la lectura del libro. Los archivos de la corona de Aragón nos muestran la realidad. Los documentos oficiales de la Diputación de Cataluña están en latín, castellano, catalán, incluso árabe. La Corona de Aragón así como Cataluña y Barcelona era plurilingüe. Las escuelas de traductores de entonces, los documentos y los estudios serios así nos lo demuestran. Durante varios siglos en buena parte de Cataluña se hablaba el mozárabe y los poetas catalanes escribían en occitano. Y el castellano ya se hablaba, y en él se escribía, en Barcelona desde hace muchos siglos. Y en italiano se representaban las obras de teatro. Para colmo, en los documentos medievales oficiales de la Diputación Catalana, casi siempre que se refieren a Cataluña lo hacen como “Provincia” y escasamente como nación.

    O sea, ¿no se puede hablar de una lengua propia?
    En el caso de Cataluña es bastante absurdo ¿qué es una lengua propia? La lengua propia de Castilla sería el bable, si nos atendemos a la historia. El castellano fue una lengua que apareció en la periferia de Castilla. Nunca hubo una oposición catalán-castellano o Cataluña-Castilla, como se nos ha querido hacer creer. Incluso hay curiosidades …

    ¿Respecto a la relación Castilla -Cataluña?
    Sí, si atendemos al origen etimológico de la palabra “Cataluña”, hay varias interpretaciones. Por cierto, nunca he conocido un catalanista que se haya preocupado por saber de donde viene la palabra Cataluña. El origen está, muy probablemente, en “castellanus”, que así se denominaban a los habitantes de los castillos catalanes. La palabra fue derivando en varias formas por influencia francesa, chatlar, chatelain, etc., hasta llegar a “catalán”, y de ahí “Cataluña”. Por tanto, esencialmente, “Cataluña” y “Castilla” significan lo mismo, tierra de castellanos o habitantes de castillos.

    Esto es muy fuerte, decirlo así …
    Sí, pero es lo que es. Suena tan raro como decir que el Real Madrid lo fundaron dos hermanos catalanes, o que uno de los primeros equipos de fútbol fundados en Barcelona se llamaba el Madrid de Barcelona. Pero esto es la historia y no podemos cambiarla, te guste o no.

    Yo pensaba que el Barcelona era el equipo catalán por excelencia …
    Nunca fue así. En su origen, el suizo Gamper fundó el equipo del Barcelona, prohibiendo que jugaran catalanes. Sólo podían jugar extranjeros. El Español se fundó como un equipo en el que pudieran jugar los catalanes, como así fue. Toda la iconografía del Barça, era suiza y protestante. El español, a petición de un socio, cambió el color amarillo de su camiseta por el blanquiazul, color de las enseñas de los almogávares y de la Inmaculada. Era una respuesta catalana al Barça de los extranjeros.

    Y ahora Usted me dirá que el Toro de Osborne es también catalán …
    Pues en cierta medida sí. El nacionalismo declaró la guerra a los famosos toros por ser símbolo de españolismo. Pero el toro fue diseñado por un comunista y retomado por un famoso publicista catalán, ya fallecido, que fue el que organizó toda la campaña de plantar las conocidas siluetas del toro por toda la geografía española. Se puede decir que si el toro de Osborne forma parte de nuestro imaginario colectivo es gracias a un catalán.

    A ver si ustedes los catalanes van a ser más españoles que el resto de los españoles …
    El siglo XIX fue definido por autores como Madariaga como aquel siglo en el que Cataluña se mostró españolísima. Hasta el gran historiador, republicano y catalanista, Rovira y Virgili, reconocía que el pueblo catalán en el siglo XVIII se volvió entusiásticamente español y borbónico. Cuando aún no existía Madrid, ni el nombre de Cataluña, el territorio se designaba “Marca hispánica”, el Obispado de Tarragona ostentaba el título de Primado de las Españas, y en los documentos francos cuando hablan de los catalanes se refieren a ellos como de “natione hispana” o los documentos del siglo VIII nos hablan de los hispanos de Barcelona. Cuando no existía siquiera Castilla, lo que es ahora geográficamente Cataluña era el epicentro de Hispania. Coja los cronistas medievales catalanes y se llevará una sorpresa mayúscula, todos, absolutamente todos, al hablar de Cataluña la consideran las “Españas”.

    ¿Tiene algo más para desmontarme esquemas?
    Sí, el 12 de octubre es actualmente una fiesta española. Originalmente fue una fiesta privada de los catalanistas en el Círculo Hispano ultramarino de Barcelona, un centro dedicado a impulsar las redes comerciales en América de los burgueses catalanistas. Tras la caída de Cuba se intentaba mantener las relaciones afectivas y económicas con Hispanoamérica. Un periodista asturiano dio cuenta de esta celebración y rápidamente se fue extendiendo por toda España. Otro dato curioso es que la fiesta por excelencia en Madrid, “el dos de mayo”, lo fue a petición de un catalán, Antoni Campmany, en las Cortes de Cádiz. Quería que fuera una fiesta para toda España.

    Bueno, pero al menos confírmeme que Franco persiguió el catalán
    Al principio sí, era lo “lógico” tras acabar la guerra: prohibiciones, juicios, ejecuciones, etc. Pero el catalán se fue abriendo paso bastante bien durante el franquismo. Había censura de textos en catalán pero no por la lengua, sino por los contenidos. El censor en Barcelona, por cierto, era catalanoparlante. Se pueden contabilizar decenas de editoriales que publicaban sin ningún problema en catalán durante el franquismo. Eso sí, no estaban subvencionadas. Durante el franquismo, especialmente al final del Régimen, se hacían cursos de catalán, había programas de radio, de televisión en catalán e incluso se reconoció oficialmente como lengua legal para la enseñanza primaria. ¿Sorprendente no? Más cuando ahora te dicen, y yo lo he oído, que Franco prohibió “hablar” en catalán. Por cierto, Joaquín Viola, el gran impulsor del catalán dentro del franquismo, fue asesinado durante la transición por terroristas separatistas.

    ¿Me está diciendo que no hubo resistencia catalanista al franquismo?
    Hubo varias resistencias al franquismo, especialmente la de los comunistas en la clandestinidad que nada tenían de catalanistas. La resistencia catalanista fue escasa y centrada especialmente en elementos burgueses y entornos eclesiásticos. Pero lo que verdaderamente erosionó el régimen en Cataluña, fue la desafección de los hijos de las familias franquistas, que se hacían marxistas tras pasar por colegios religiosos y llegar a la Universidad. Esto sí que es lo que hay que estudiar, de donde provenían esos jóvenes revolucionarios y uno descubrirá que la mayoría no venían precisamente de los barrios obreros, sino que iban a la Universidad y provenían de las “familias bien”.

    ¿Es, por tanto, Usted un “revisionista”?
    No, este no es un libro de historia, es un libro de historias. Pequeñas historias, hechos, acontecimientos que ilustran lo que fue el catalanismo y lo que fue Cataluña. Creo que muchos catalanes se sorprenderán y me gustaría que este libro ayudara a que en el resto de España se nos admirara y no rechazara. Cuando de joven fui a hacer el servicio militar a Madrid, al decir que era catalán, los mandos se admiraban: “¡un catalán!” como si fuéramos fantásticos. Y te daban los puestos de responsabilidad, pues se suponía que un catalán era mucho más serio y estaba mejor preparado que otros españoles. Esta experiencia la tuve en mis primeros viajes fuera de Cataluña: “¡Ah, un catalán!”, oía siempre con admiración. Ahora vas por España y casi tienes que disculparte por ser catalán. Este es un libro para redescubrir Cataluña, para querer amarla,

    ¿Y qué más, a parte de lo que nos ha contado, puede encontrar un lector en él?
    El lector descubrirá que hubo un pensamiento racista catalanista. Cataluña que fue avanzada en muchas cosas, acogió, al menos ciertos intelectuales catalanistas, el racismo pseudocientífico que venía de Europa. Muchos catalanistas acusaban al resto de españoles de ser semitas, moros, incluso alguno propuso que los catalanes teníamos un hueso especial en la cabeza que nos diferenciaba del resto del mundo. En el libro también se descubrirá el papel del catalanismo en la Guerra Civil. Hay muchas sorpresas. Hubo catalanistas radicales que intentaron asesinar a Companys, por ser demasiado moderado. O, como botón de muestra, la primera organización fascista española se fundó en Barcelona. El catalanismo tuvo su deriva “fascista”, sus vinculaciones con Mussolini, y tuvo también su particular Duce, Dencàs, presidente del Estat Català. Pero todo eso lo dejo para que el lector lo descubra.

    Entonces habrá que leer el libro …
    Sí, me temo que sí.

    http://www.libroslibres.com/ficha_libro.cfm?id=278

    http://www.libertaddigital.com/opin....39384.html

    http://www.abc.es/20110918/espana/a....80341.html

    http://www.elotrolado.net/hilo_hist....an_1676804

    http://www.elotrolado.net/hilo_hist....an_1676804

    http://youtu.be/FfS4BBosjPQ

  28. Fagot - Lunes, 2 de septiembre de 2013 a las 13:03

    El quid de todo esto es resumible en “¿si ERC y sus alegres muchachos (la ANC y CIU) no hubieran montado este pollo alguien hablaría de federalismo?”. ¿A que todos pensamos que nadie?

    Ahora pensemos en cual ha sido el auténtico “fallo” del sistema. La necesidad de los partidos de gobierno de recurrir siemrpe a acuerdos con grupos nacionalistas para gobernar el país. Si os fijáis bien, nunca jamás los nacionalismos se han quejado del “bipartidismo”, obviamente, porque saben que les beneficia al ser ellos la “llave de la gobernabilidad”. Con lo que nunca contaron fue con la aparición de una UPYD fuerte, surjida de la izquierda mas moderada y de la derecha mas progresista que ronde los 20 escaños, sería un auténtico varapalo para el nacionalismo, ya que si UPYD no es demasiado ambiciosa y sabe asumir su rol de bisagra montando su discurso alrededor de la autocrítica sin complejos y la sinceridad en sus propuestas, puede ser que tenga un espacio electoral lo suficiemente estable como para acabar con las presiones nacionalistas durante mucho tiempo. Ya, si Ciutadans saltase a la escena nacional, no necesitaría grandes resultados para convertirse en otro puntal de contención para los nacionalismos que, como se lleva viendo desde hae tiempo, saben que ya poco les queda por conseguir antes de empezar a reclamar independencias para encontrar su razón de ser.

  29. robertg - Lunes, 2 de septiembre de 2013 a las 18:32

    Todos los organismos vivo y me atrevo a decir que todo el cosmos está sujeto a procesos cíclicos: a un periodo de expansión le sigue otro de contracción, a uno de concentración le sigue uno de disgregación, a uno de crecimiento le sigue otro de decrecimiento, a uno de auge le sigue otro de decadencia. Y así sucesivamente. La conclusión es que no hay nada eterno.
    Los grandes cambios se producen de manera casi natural , por coyunturas históricas, confluencias diversas, razones múltiples.
    Y cuando ocurren, se materializan en muy corto plazo.
    Nadie , dos años antes, creyó por un solo instante que la caída de la URSS era inminente.
    Y sin embargo cayó.
    Cuando se desata un proceso de magnitud histórica, donde están implicadas muchas fuerzas de orígenes diversos, intereses múltiples y , como en el caso soviético o ahora en el español, no hay una contrafuerza que se oponga con la misma intensidad (a pesar de que lo han intentado con todas sus fuerzas) , los acontecimientos se aceleran de forma geométrica y el resultado está cantado de antemano.
    Pueden ustedes discutir lo que quieran, pero hoy por hoy la idea de España es algo desacreditado, en decadencia ,que no suscita pasiones ni entre ustedes. Tan solo a nivel corporativo, funcionarial, de defensa de sus intereses, porqué se juegan su propio pan.
    Pero no consiguen levantar esa fuerza popular, aunque sea sobrevenida, que se oponga con uñas y dientes a la voluntad de todo un pueblo (el catalán) y sobretodo a la esperanza de un pueblo por cambiar el negro futuro que les espera amarrados indefinidamente al dictado rojigualdo.
    El “federalismo” o el “ciudadanismo”, en bocas de ustedes solo son nuevas palabras para definir y describir viejas historias de sobras conocidas. Por eso ya nadie se las cree, empezando por ustedes mismos.

  30. Romualdo - Lunes, 2 de septiembre de 2013 a las 21:19

    Yo resumiría lo fundamental de lo que se ha dicho aquí en varios puntos:

    1) El Estado de las Autonomías es inviable económica y políticamente. Económica porque es excesivamente caro, más bien prohibitivo, y políticamente porque impide el normal funcionamiento institucional, rompe con la igualdad de los españoles y crea más conflictos al Estado y a la sociedad que los que resuelve.

    2) Estado de las Autonomías y Federal es lo mismo. Sólo queda suprimirlo, modificarlo o cerrar sus competencias.

    3) El Federalismo surgido para unir Estados ha creado naciones fuertes y poderosas como Estados Unidos, la posible futura UE o Alemania. El Federalismo como sistema descentralizador ha creado secesionismo y destrucción de Estados. El caso más palpable es España que si hoy sobrevive es por lo fuerte que es a pesar de su aparente debilidad. No se la destruye así como así. Ha superado pruebas mucho más difíciles. Pero cuidado porque esa confianza nos puede matar.

    Ante estos tres problemas la solución del señor Veciana es la correcta siempre que se saque del Congreso a los Partidos Nacionalistas y se reforme el Senado que es donde tendrían su representación, se haga una única circunscripción electoral y se elija al Presidente del Gobierno con segunda vuelta. Se podría también reordenar el mapa autonómico pero simplificándolo. Algo difícil.

    El escollo más difícil son los intereses de los principales Partidos Políticos, más bien de sus cúpulas dirigentes, en que todo siga como está. Nadie quiere renunciar al poder caciquil y clientelar que supone el Estado de las Autonomías: Ni PSOE, ni PP ni el nacionalismo. Se quejan de que se les llame chiringuitos pero es la palabra que mejor define lo que tenemos.

    Solución: Si PP, PSOE e IU son capaces de llegar a un acuerdo sobre el modelo de Estado y una nueva Constitución deberán ser capaces además de convencer a la sociedad catalana, vasca y navarra de que voten mayoritariamente a favor de la propuesta que no contendría ninguna asimetría. Derrotando al nacionalismo y al secesionismo en su propio terreno, con sus mismas armas respecto a medios de comunicación y movilizaciones y ganándoles el debate ideológico.

    Aun así, y con el mejor de los casos, el secesionismo derrotado seguiría haciendo victimismo Cataluña/España, hablando de trampas, de Transiciones trucadas… Pero estoy seguro que con campaña argumentativa y movilizaciones el referéndum por la Constitución y la Reforma del Estado se ganaría.

    La pregunta fundamental es ¿Se está dispuesto a reformar un sistema que proporciona poder y ventajas local y autonómicamente a tres ideologías diferentes pero iguales en sus relaciones con el dominio y el poder? ¿Concretamente a la Partitocracia?

    Pues sólo si desde dentro de los Partidos que componen la Partitocracia surgen movimientos para cambiar las cosas en el sentido de lo propuesto por el señor Veciana.

  31. Mariacruz - Martes, 3 de septiembre de 2013 a las 07:47

    @ ANS.HISPANO 2.9 11:33
    Muchas gracias por tu información.Muy interesante ese libro.

  32. Mariacruz - Martes, 3 de septiembre de 2013 a las 07:54

    Robertetg.

    Cuámdo te convencerás de que la mayoría de los.as catalanes.as NO SE QUIEREN SEPARAR.?
    Lo quereís los de siempre …13-15 % de Errekerre” eso sì…dar guerra daís un rato LARGOOOOO]:-$

  33. Asturias nunca vencida - Martes, 3 de septiembre de 2013 a las 08:37

    Para Llionés:
    Estoy de acuerdo en parte con lo que dices pero no sólo habría que modificar Castilla y León,también muchas otras regiones para que se haga justicia histórica.Por ejemplo Albacete pertenece al Reino de Murcia y a Castilla habría que devolverle Utiel-Requena…Eso de que dejemos Asturias como está vamos a dejarlo para “prao”.Asturias estaba conformada por las Asturias de Oviedo y las Asturias de Santillana,así debería ser por criterios históricos.Javier de Burgos con el gobierno de Isabelona arrebató a Asturias -reino más histórico de España- las Asturias de Santillana y se las entregó a Castilla,Valdeón y Oseja de Sajambre para León y Fonsagrada y Suarna para Galicia.Asturias fue troceada por el capricho del gobierno liberal de 1833,que lo sepas.Preocúpate de León -reino en el que nací- y no decidas por Asturias ni por otros territorios.Asturias nunca vencida!!!; Asturias siempre por España!!!

  34. Nos_Jugamos_Muchooooo - Martes, 3 de septiembre de 2013 a las 12:25

    Yo creo que UPyD y Ciutadans deberian ir juntos a las elecciones, y dejarse de cuentos, porque nos jugamos mucho en los tiempos que corren.

  35. El chiringuito de Rivera - Martes, 3 de septiembre de 2013 a las 16:31

    Yo también creo que C´s debería diluirse en UPyD y tener más fuerza

  36. E.Gimeno (Gelida) - Miércoles, 4 de septiembre de 2013 a las 01:42

    “mala fe y obstruccionismo” de los nacionalistas.

    Eso por no hablar de la mala fe y obstruccionismo de los sucesivos gobiernos centrales. Se tardaron 20 años en transferir las competencias, daban las cosas con cuentagotas, así tenían a los partidos nacionalistas cogidos por las pelotas y decían que si a todo.

    Competencias en buena parte vacías, ya que no se transfirió y sigue sin transferirse el dinero suficiente para llevarlas a cabo. Todo esto regado por una incentivo al enfrentamiento entre regiones por parte de los partidos centralistas. Yo no se de quien era la mala fe.

    Todo se hizo muy mal desde el principio, y así hemos llegado donde hemos llegado, y esto no tiene más que una solución: que la España de vocacion centralista lo sea sin trabas, y la otra que se vaya. Y las “ovejas negras” que queden dentro de cada redil, se tendrán que fastidiar.

  37. Mesmer - Sábado, 7 de septiembre de 2013 a las 19:15

    Creo que si algo es obvio es que los “españoles” y los, como les han llamado en algunos comentarios, “separatas” , ya sean catalanes o vascos, tienen distintas concepciones de lo que el pais, en sentido amplio, debe ser, y eso no lo va a cambiar ninguna ley ni reglamento, como ya esta mas que visto, pues no hay ninguna ley de organizacion del estado en la que puedan estar de acuerdo los nacionalistas españoles del brazo en alto (el PP parece ultimamente lanzado en esta tendencia) y los nacionalistas perifericos, asi que la unica solucion es la separacion, como en la ex Yugoslavia, en la ue se dirimia mas o menos lo mismo.
    Es de notar que quienes impiden la separacion son quienes se declaran propietarios de todo, incluso de lo que nunca han visto ni veran ni les interesa, mientras los perifericos solo quieren vivir a su manera en su casa (la que segun los del brazo en alto no es suya sino de ellos por derecho de conquista).
    Ahi esta el meollo de la cuestion, que lo que muchos quieren es mil años mas de vencedores y vencidos, y el llamar a eso, con toda razon, “constitucionalismo” no es mas que calificar a la constitucion por lo que realmente fue: un engendro legislativo destinado a etermizar los aspectos principales del estado franquista, entre ellos la distincion entre vencedores y vencidos, y, como no, la corrupcion, un engendro legislativo que quienes vivimos aquella epoca sabemos que el pueblo voto bajo la amenaza de “o eso o mas palo”. No me extraña que los “españoles de bien”, los del brazo en alto que ahora mismo son mayoria absoluta en el pais con su partido, el PP, en el govierno, sean partidarios de continuar con lo mismo, despues de todo es su regimen, el que les garantiza que podran continuar sintiendose superiore a otros, de la misma manera que no es de extrañar que los perifericos prefieran perder de vista a los del brazo en alto y a su triste parentela.
    .

  38. iñaki - Domingo, 8 de septiembre de 2013 a las 01:20

    Hola Mesmer:

    No se pueden decir menos cosas sin sentido en menos espacio:

    1.- “como en la ex Yugoslavia”. Esa analogía entre la situación española con la antigua república balcánica está horriblemente traída a colación:

    Yugoslavia era un país artificial desde el mismo momento de su creación. Pegado con moco por Josif Tito y los partisanos comunistas tras la segunda guerra mundial, con distintas razas y religiones (p.ej Serbios ortodoxos y eslavos, croatas católicos, bosnios musulmanes y albaneses en el Kosovo y macedonia, etc). Un país que duró menos de tres cuartos de siglo.

    España es uno de los países más homogéneos del mundo y de los más antiguos de la historia, así de claro.

    2.- Tiene usted una fijación infantil en el tema de explicar que aquel que defienda España como país o como unidad es un fascista “de brazo en alto”, pero eso no es necesariamente así. Ustedes constantemente apelan a eso. En psicología se llama mecanismo de proyección: uno echa su mierda al de enfrente.
    Yo soy español y defiendo España en su unidad, como es actualmente y en el statu quo que existe casi desde el imperio romano, donde nos llamábamos Hispania y éramos una parte del imperio y había un par de provincias, la tarraconense y la bética. Y no por eso soy un fascista.

    3.- También es bastante discutible eso de “vencedores y vencidos”, eso no es así. Y no implica propiedad. Cataluña es una parte importante, nuclear de España desde que España existe como nación y eso es así hace muchos siglos. Lo que no se puede admitir es que una parte de la nación decida unilateralmente que se secesiona. Cataluña unilateralmente no se puede ir de España porque le dé la real gana. Cataluña no es una nación, ni tiene soberanía nacional, ni poder constituyente. Eso ocurre aquí como en Francia, Estados Unidos, Italia o Australia. Estos estados democráticos consideran que el país no puede ser dividido, ya que cada parcela del territorio nacional pertenece al conjunto de los ciudadanos. Debe ser que todos los países del mundo son dictaduras insoportables.

    4.- Finalmente lo de que cuando se aprobó la constitución era un engendro y que había algún asomo de presión, debe de ser en tu imaginación. Yo estaba allá y solo recuerdo alegría por hacer una transición civilizada tras el referéndum por la reforma política y una constitución que fue aprobada de manera libérrima por una mayoría aplastante por la población y que, evidentemente, como toda obra humana es mejorable. Sus aspectos más deficientes se han demostrado por la absoluta deslealtad de los movimientos centrífugos y disgregadores de los nacionalismos.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.