Cataluña

Mas entrega 600.000 euros a las casas regionales en el exterior para que difundan su proyecto secesionista

La mayor parte de las denominadas comunidades catalanas del exterior presentaron recientemente dos manifiestos independentistas. El líder nacionalista trata de internacionalizar su proyecto rupturista, para lo que ha diseñado una estrategia que incluye viajes al exterior, un plan de comunicación con la prensa extranjera y la futura Ley de la Acción Exterior. Un nuevo organismo, Diplocat, es el encargado de dinamizar y coordinar todas las actuaciones, que se centran en desprestigiar la imagen internacional de España.

Alejandro Tercero
Lunes, 8 de julio de 2013 | 15:51
Artur Mas, en la Delegación de la Generalidad ante al Unión Europea (foto: gencat.cat).

Artur Mas, en la Delegación de la Generalidad ante al Unión Europea (foto: gencat.cat).

El departamento de Presidencia de la Generalidad ha anunciado la convocatoria de una nueva ronda de subvenciones ‘para actividades de promoción y difusión de Cataluña, su cultura y la lengua catalana, a ayudas sociales, al apoyo a la nueva emigración y al funcionamiento ordinario de las comunidades catalanas del exterior para el año 2013′.

Según la resolución PRE/1451/2013, publicada el viernes pasado en el Diario Oficial de la Generalidad (DOGC), la dotación de esta partida asciende a 600.000 euros, si bien, ‘podrá ser modificada’. En ocasiones anteriores, la cantidad inicialmente presupuestada se duplicó a lo largo del año. Así, en 2012, los 600.000 euros previstos en un principio pasaron a 1,2 millones. Y en 2011, los 700.000 euros presupuestados finalmente se duplicaron hasta los 1,4 millones de euros.

Por otra parte, para poder optar a las subvenciones se exige ‘cumplir los requisitos establecidos en los artículos 32.1, 32.3 y 36.4 de la Ley 1/1998, de 7 de enero, de política lingüística’. Estos artículos establecen que ‘la señalización y los carteles de información general de carácter fijo y los documentos de oferta de servicios para las personas usuarias y consumidoras de los establecimientos abiertos al público deben estar redactados, al menos, en catalán‘. Y ordenan que ‘los rótulos e informaciones de carácter fijo y que contengan texto que han de constar en el interior de los centros laborales dirigidos a las personas que trabajen en los mismos deben figurar, al menos, en catalán’. Todo ello contradice lo dictaminado en la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña.

Las comunidades catalanas del exterior son casas regionales, casales o, simplemente, grupos de catalanes que se encuentran en el extranjero (o en el resto de España) y que la Generalidad reconoce oficialmente como tales. Esta calificación les permite recibir diversas ayudas -principalmente económicas- por parte del Gobierno autonómico a cambio de fomentar la cultura y la lengua catalanas en esos países. Son entidades de carácter privado y, actualmente, la Generalidad reconoce a casi un centenar de ellas. Están repartidas por todo el globo, desde China y Australia, hasta Canadá y Estados Unidos, pasando por Japón, Islandia y Marruecos. Sin embargo, las más numerosas se encuentran en los países iberoamericanos.

Apoyo incondicional de los casales al plan secesionista de Mas 

Una de las claves del proyecto secesionista liderado por el presidente autonómico, Artur Mas (CIU), es lo que los nacionalistas denominan ‘internacionalización del conflicto’. Y en este punto, las comunidades catalanas del exterior es uno de los pilares en los que la Generalidad basa esa estrategia.

De hecho, las bases de esta convocatoria de ayudas (PRE/187/2013) especifican que ‘el objeto de esta línea de subvención es financiar los gastos de organización de actividades sociales y culturales de difusión y promoción de Cataluña, su lengua, cultura e historia, que organicen las comunidades catalanas del exterior, así como aquellas que se adecúen a los objetivos estratégicos de la Generalidad de Cataluña‘.

En los últimos meses, las comunidades catalanas del exterior han mostrado públicamente su apoyo inequívoco al proyecto rupturista de Mas. En octubre de 2012, medio centenar de casales de todo el mundo presentaron un manifiesto de apoyo al líder nacionalista ‘en la transición nacional hacia el estado propio’ y ‘hacia la plena soberanía de nuestro país [por Cataluña]’. ‘A falta actualmente de un cuerpo diplomático propio, y con el objetivo de explicar la realidad de Cataluña al mundo, las comunidades catalanas del exterior firmantes de este manifiesto nos ponemos a disposición del Gobierno [autonómico] para difundir el mensaje del pueblo catalán por todo el mundo, con la finalidad última de que Cataluña pueda convertirse en un estado libre y soberano en el marco de la Unión Europea’, añade el texto.

En febrero pasado, otra treintena de casales -en esta ocasión, de Sudamérica y Centroamérica- hicieron público un manifiesto de apoyo a la declaración secesionista aprobada el 23 de enero en el Parlamento autonómico de Cataluña. En él, denunciaban una supuesta ‘agresión permanente del Estado español’ a Cataluña durante los últimos 300 años; anunciaban ‘el inicio de la etapa final del proceso de independencia de Cataluña’; reivindicaban la celebración de ‘una consulta vinculante’ para que Cataluña pueda ‘ejercer el derecho de autodeterminación’; y hacían un llamamiento a ‘colaborar en el proceso de independencia y a participar activamente en la campaña para ampliar y consolidar la mayoría social favorable al estado propio’, comprometiéndose, también, a difundir ‘a todas las personalidades relevantes de los gobiernos de las comunidades de acogida, instituciones culturales, educativas, sociales, sindicales, y por todos los medios de comunicación posibles la identidad de Cataluña como nación y sus características históricas, sociales y económicas’.

La Ley de la Acción Exterior, próximo objetivo

Las iniciativas de Mas en el ámbito internacional se han intensificado en los últimos tiempos. El presidente autonómico ha incrementado sus viajes a otros países y sus contactos con políticos extranjeros para recabar apoyos a su proyecto, aunque, de momento, no ha tenido demasiado éxito.

Por otra parte, Mas ha puesto en marcha un plan de comunicación para hacer llegar a la prensa internacional su mensaje sin intermediarios. Y hace unos meses, sustituyó a los responsables de la política exterior autonómica y de las delegaciones en el extranjero (las polémicas embajadas) por personas con un perfil claramente independentista.

También ha creado un organismo especializado en ‘contribuir al conocimiento y reconocimiento exterior’ de Cataluña, denominado Diplocat, que ya prepara a los futuros diplomáticos autonómicos. A finales de abril se conoció el primer argumentario elaborado por esta institución destinado a sus entidades colaboradoras para que lo difundan por todo el mundo: un documento de seis páginas en el que se presenta a España como un país caótico, intolerante, uniformizador y recentralizador que rechaza el multiculturalismo y que maltrata económicamente a Cataluña.

El próximo objetivo es la autonómica Ley de la Acción Exterior de Cataluña, cuyo anteproyecto se publicó el miércoles pasado para ser sometido a información pública. La normativa tiene como propósito ‘la proyección de Cataluña como actor internacional’, y, según recoge el preámbulo, Mas no esconde sus intenciones de utilizarla para promocionar su plan para celebrar un referendo secesionista: ‘Hay que internacionalizar los anhelos mayoritarios de Cataluña para expresar su voluntad de forma democrática y proyectar la nación catalana en el exterior en sus dimensiones histórica, económica, social, lingüística y cultural’.

Temas: , , ,

32 Comments en “Mas entrega 600.000 euros a las casas regionales en el exterior para que difundan su proyecto secesionista”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Eduardo González Palomar (Manlleu) - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 16:12

    ¡Para desdicha de los usuarios de la sanidad pública en Cataluña, el nacionalismo aquí y en Pekín sí se paga a precio de oro!

  2. quicu ventatu - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 16:59

    si, si, sigamos como que no pasa nada, pero al final el tio está montando estructuras de estado y que pasará con eso??

    pues que tendremos q financiarlas los eapñoles.

    el rajoy está que se sale….

  3. Cierzo - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 17:25

    Tendríamos que preguntarnos si esto es MALVERSACIÓN DE CAUDALES PUBLICOS, pues no es difícil deducir que los fines separatistos no son fines constitucionales y están muy alejados del artículo 2 de la Constitución española de 1978…

    No puede ser legal una finalidad que tiende a ser ilegal su finalidad, por mucho que la vote la partitoracia catalanista, separatista y sus adláteres…

    El Sindicato Manos Limpias tendría que decir algo, ahora que se habla de la Financiación ilegal de los partidos Políticos (entre ellos el caso Bárcenas y las declaraciones en el Mundo)…

    No veo muy lejos que se pueda actuar por este punto sobre el jerarca separatista y contrario a la Ley Constitucional de la que deriva su poder actual…

    Ciierzo

  4. BCN,ESPAÑA - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 17:27

    PARA SANIDAD Y EDUCACION NO HAY DINERO

    PARA LA CONSTRUCCION/TRANSICION NACIONAL NUNCA HABRA SUFICIENTE

    DISFRUTEN DE LO VOTADO

    IDIOCRACIA

  5. Unidad - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 18:03

    TRIBUNA , Ante el caos y el descrédito autonómico, el Estado unitario y democrático

    Los españoles estamos asistiendo a una representación teatral llena de acusaciones diversas entre los protagonistas, los ganadores y los perdedores de las elecciones, que inquietan a muchos ciudadanos de buena fe y que prueban a los ojos de otros la inviabilidad de una ordenación constitucional, el Estado Autonómico, puesto en ruina y descrédito por un ejercicio vanidoso e insolidario de los principios constitucionales y, lo que es más importante, por el olvido de los criterios del buen gobierno.

    Nunca, como en este caso, se podrá constatar con más propiedad cómo se ha despilfarrado la pólvora del rey, que no es otra cosa que la versión actual de los impuestos y de los esfuerzos fiscales de los españoles. Por eso, conviene apelar al cambio, desechando dogmas y rigideces constitucionales, para que las instituciones sean puestas al servicio de los ciudadanos y que éstos dejen de estar condicionados por su mal funcionamiento: hay que cambiar el propio Estado.

    Como en otras ocasiones de nuestra historia, estamos viviendo una crisis política y constitucional, que casi nadie niega ya, que causa las dificultades para estabilizar en España un modelo de Estado, que responda a las necesidades de una sociedad democrática contemporánea. Lo que viene sucediendo es un eslabón más en la cadena de problemas con los que se ha enfrentado el Estado en España desde que los liberales de Cádiz alumbraron la nación política y la dotaron de una Constitución, la de 1812, que pronto hará doscientos años. El modelo unitario que se pretendió entonces ha tenido escasas posibilidades de realizarse en democracia, porque ésta ha sido siempre fugaz en nuestro país. Pero, en mi opinión, no debería condenarse al olvido una formulación constitucional, la del Estado unitario, sobre todo si se considera que lo opuesto a la misma, federalismo o autonomismo, ha supuesto el crecimiento de los sentimientos centrífugos, que alimentan la desigualdad y el debilitamiento del poder público.

    Los últimos dos siglos de la historia de España han estado marcados por la controversia y el enfrentamiento entre dos modos de organizar la vida pública y la propia convivencia de los españoles: por una parte, está la tradición más autoritaria y menos tolerante, identificada con la visión centralista del Estado, que ha gozado de una clara preeminencia. Por otra parte, también hemos contado con la tradición abierta y humanista, proclive a la modernización del poder público, cuyo protagonismo ha sido menor, aunque sus proyectos y propósitos siguen teniendo interés para lograr los objetivos del progreso político y de la transformación social.

    Estado unitario y centralismo

    España, por causa de una historia difícil y serpenteante, está todavía aquejada de importantes déficits sociales y educativos, también democráticos, sin contar todavía con una sociedad civil suficientemente sólida para suplir tales carencias
    Como consecuencia de ello se ha llegado a la mistificación de confundir al Estado unitario con el centralismo, haciéndolo incompatible con un orden abierto y democrático. Esa es la razón básica de que en las épocas democráticas haya primado la idea de cambiar la estructura del Estado, sin preocuparse demasiado de los contenidos ideológicos del mismo. Con un simplismo muy propio de nuestro carácter nos hemos dejado llevar demasiado por algunas ensoñaciones, cuya realización ha acarreado más problemas de los que perseguía resolver: el federalismo de la segunda mitad del siglo XIX y el autonomismo ensayado en el siglo XX pueden ilustrarnos sobre cómo políticas aparentemente bien intencionadas conducen las más de las veces a la degradación del poder público y al debilitamiento de su expresión máxima, que es el Estado.

    España, por causa de una historia difícil y serpenteante, está todavía aquejada de importantes déficits sociales y educativos, también democráticos, sin contar todavía con una sociedad civil suficientemente sólida para suplir tales carencias. Por ello, sigue necesitada de un poder público que impulse su transformación y su modernización, sin despotismo pero con energía. Y el Estado es el instrumento idóneo para ello. Así lo entendieron los países europeos que hace más de siglo y medio abrazaron los principios de la revolución burguesa, que requería Estados fuertes para vencer las inercias y las resistencias al cambio político y social. Sin esa fortaleza solo se podía aspirar a ligeros barnices de modernización, incapaces de alterar las corrientes retardatarias que, con una u otra apariencia, han sido dueñas y señoras de la política española.

    La confusión ideológica, trufada de posiciones nacionalistas arcaizantes, ha contribuido a consolidar la idea de que el Estado unitario fuerte es una manifestación autoritaria a la que hay que oponer un modelo distinto, basado en la idea de las parcelaciones territoriales dotadas de poder político propio y autónomo. Los individuos quedan así en un segundo plano, con cierta indefensión ante un poder cercano, que suele carecer de la neutralidad de la distancia y de la preocupación por el interés general. Esa es en gran parte nuestra experiencia política reciente, cuya maduración arroja frutos de desigualdad para los ciudadanos y de corrupción en el ejercicio del poder público: hay regiones importantes, y menos importantes, en España en las que la alternancia en el poder resulta poco menos que inverosímil, sin que haya razones de bienestar económico y social que lo justifiquen. Prueba de ello es lo que está sucediendo estos días.

    Creo que disponemos de conocimiento y experiencia histórica para constatar que los intentos de modernización del Estado en España, basados en aquellas premisas, han fracasado sucesivamente, porque, entre otras cosas, se han primado los sentimientos de lo centrífugo. Se ha olvidado que en nuestro país, donde todavía persisten importantes desequilibrios sociales, sigue siendo necesaria la capacidad homogeneizadora de un poder público central fuerte. La tendencia de los poderes regionales autónomos a eludir el interés nacional ha sido una constante histórica. Que no debería ser así, porque también son parte del Estado, pero es, y a los hechos me remito. Cada día tenemos pruebas de ello.

    En un momento crítico en lo político y en lo económico, que obligará a cambios de todo orden, parece justificado encarar un problema que tiene difícil arreglo sin cambiar éste orden constitucional: entre las reformas del mismo habría que abordar la sustitución del derecho a la autonomía de las regiones por formulaciones más cercanas a la descentralización administrativa que al concepto de autonomía. Porque se quiera o no, y a los hechos me remito, éste último siempre deriva en acentuar la debilidad del poder público, cuando no en la deslealtad hacia el propio Estado. Un Estado unitario, nutrido y sostenido con los valores de la democracia, nada tiene que ver con el señuelo del odiado Estado centralista, que ha resultado tan útil para vender a los españoles una mercancía política muy beneficiosa para algunas clases dirigentes, pero menos para los ciudadanos y contribuyentes.

  6. Irene - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 18:48

    Mi opinión es que en el fondo la internacionalización de la política secesionista se la bufa, porque con esas cantidades no tienen ni para empezar, esos recursos en el fondo son para dar de comer a los amiguetes del pesebre, que en esta ocasión han de bailar sardanas,

  7. robertg - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 19:10

    Unidad – Lunes, 8 de julio de 2013 a las 18:03

    Cuando Catalunya definitivamente pueda librarse de España, entonces será el momento de que ustedes recobren formalmente su estado unitario en paz , a su entero gusto y plena conveniencia. De hecho tampoco tiene ningún sentido que siendo como son una ciudad-estado tengan que seguir con esta pantomima autonómica para tratar de contentar a los discordantes, que encima les está saliendo carísimo.
    España es ,de hecho , una gran ciudad-estado, cuyo centro es Madrid, con diferentes periferias, anexos y dependencias, de mayor o menor estrato o consideración, conectadas con trenes de alta velocidad con el centro de la ciudad y muchas zonas verdes, reservas boscosas, playas diversas , algunas islas, zonas de recreo, de caza, de pesca,etc, etc .
    Que Catalunya , por alguno de esos tristes avatares de la historia, haya sido atrapada por esa megalópolis cósmica durante tres lamentables y penosos siglos de nuestra historia, es algo difícil de explicar, pero que nuestra generación está plena y firmemente decidida a ponerle remedio. Eso sí, sin acritud,ni violencias ni revanchas,lo hecho hecho está,pero que no nos jodan más.

  8. R. S. - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 19:15

    Antes de criticar la acción exterior de Cataluña, que nos enseñen los españolistas un listado detallado del presupuesto diplomático español, para que veamos cómo se gasta el dinero de los contribuyentes, incluso el de los catalanes que, irónicamente, financian parte de la estrategia española de hacer propaganda y presiones internacionales en contra de su voluntad mayoritaria. Nosotros en Cataluña, cuando financiamos nuestra acción exterior, no pagan ni un duro los españoles de otras comunidades: esta es la diferencia.

  9. Orgasmatron - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 19:33

    Els catalans a l’estranger són dels que més clarament veuen que és el millor pel país, y òbviament és normal que el govern català els ajudi.

    Esteu obstinats en veure estrany allò que és el més normal.

  10. Desestelado - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 19:47

    No puede ser que esten robando a los funcionarios sus pagas extras y con eso esten financiando proyectos “identitarios” y que nadie proteste. Es increible. Este pais esta muerto.

  11. La Razón en horas bajas - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 20:58

    Cada uno mira lo que quiere. Pero seguro que hay más dinero en la mafia PePera que en todo lo que malgasta la Generalitat. Se a cusa a Mas de tener cuentas en Suiza( sea verdad o no) pero a nadie le preocupa la cantidad de dinero evadido si lo hacen los partidos caciques del gobierno central. Se gasta en un ave inoportuno e inservible en muchos tramos, pero no importa. Se derrocha en el ejército, tampoco importa. Se prefiere el rescate bancario al de las personas, pero que más da. Solo vemos las tonterías de las identidades españoleras u otras periféricas. Y con ello consiguen embobar a mas de uno como demuestra estos foros de LVB. Saludos y procuren no romper más esto a lo que se llama españa.

  12. robertg - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 21:12

    Orgasmatron – Lunes, 8 de julio de 2013 a las 19:33

    Efectivament. Els catalans que vivim a l’ estranger som els que més hem notat la diferència quan hem sortit de la paranoia espanyola per passar a viure en llocs normals.
    Per això la majoria ens hem tornat altament beligerants amb el tema independència quan molts de nosaltres abans erem apolitics.
    Cal organitzar-se a l’ exterior perquè des de fora podem fer molta força .

  13. ROC - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 21:29

    Avui he llegit el pròleg curiós d’un llibre còmic sobre la història d’Espanya. L’autor diu que Espanya mai ha gaudit del seu propi territori perquè sempre ha estat pensant a reconquerir-lo o bé patint perquè no es trenqui la unitat. L’espanyol, en general, és un infeliç, perquè sempre està patint per Espanya, d’aquesta manera mai no la disfruta. Ara entenc perquè tenen tanta mala hòstia i gens de sentit de l’humor, en general, els espanyols.

  14. Orgasmatron - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 21:33

    Els catalans a l’estranger són dels que més clarament veuen que és el millor pel país, y òbviament és normal que el govern català els ajudi.

    Esteu obstinats en veure estrany allò que és el més normal.

    Moderador: per quin motiu m’esborra aquest comentari?

  15. Mariacruz - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 21:43

    Los del exterior y los del interior tenemos.ya.basta bastante con Siria y Egipto!
    No mas .Gracias NO!!

  16. JC - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 22:11

    Yo soy catalán, de padres y abuelos catalanes, y me siento muy orgulloso de ser español. Y estoy convencido de que este sentimiento es compartido por millones de catalanes. Y por supuesto que, cuando una entidad privada o pública catalana habla mal en el exterior de España, no lo hacen en mi nombre. No nos representan.

  17. La parte y el todo - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 22:36

    ¿A que no hay coj**es a decir en Pekín que concedan la independencia al Tíbet?, ¿a que Cataluña no reconocería ni la independencia de Taiwán ni establecería relaciones diplomáticas con la isla?.

    Mucho hablar de Valencia y baleares, pero luego a callarse sobre el Rosellón no sea que se cabree el tío francés.

    Etc, etc…, siempre ha habido un grupito de cobardes que a la hora de la verdad se callaban. Vais a conseguir que haya problemas y muy graves en Cataluña, lo estáis buscando y nos vais a perjudicar a todos.

  18. Tristan - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 22:36

    Hay que comprender que es necesario subir el impuesto de sucesiones, subir el paro, subir los cortes,y bajarse los pantalones.
    Unos sin gobierno y los otros con socios sucios.

    Sabe alguien si hay algún país en el mundo que subvencione la propagación de calumnias en su contra ?
    Ademas de Espain…..claro.

  19. desconcierto total - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 22:52

    Hombre, pues, mejor que emplearan este dinero en pagar al tercer sector o a las farmacias que buena falta hace.
    Hay dinero para lo que interesa, está más claro que el agua.
    Cuando nos digan que no hay dinero para becas, para la dependencia, para la educación, para la sanidad, recordemos éstos gastos.
    Cataluña tiene casi un millón de persona en paro
    Casos de corrupción a granel
    Una sanidad pública con unas listas de espera de vergüenza
    Una educación en un nivel más que lamentable
    Unos políticos alejados de la realidad
    Esa es la realidad.

  20. ROBERTG el típico emigrante español - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 23:20

    Pues Robertg si vives en el extranjero y no mamas de la GenCat pues ya sabes lo mucho que interesa el catalán en el país que te acoge. Cero Maspatatero. No mientas que yo también estoy en tu extranjero.

  21. emilio - Lunes, 8 de julio de 2013 a las 23:58

    Catalanistas: cada dia “mas” y “mas” desprestigiados.

  22. ANS. HISPANO. - Martes, 9 de julio de 2013 a las 02:05

    EL MANICOMIO CATALÁN
    Ramón de España
    Entrevista en Periodista Digital
    5 Junio 2013

  23. anto33 - Martes, 9 de julio de 2013 a las 03:04

    Los indepes se quejan de déficit de financiación y justifican a estas asociaciones parásitas.Hay que ser cínico…

  24. Mariacruz - Martes, 9 de julio de 2013 a las 08:01

    La toda eata campaña…los extranjeros europeos opinan extrañados ….« es loco »..(lo que pretenden)

  25. Mariacruz - Martes, 9 de julio de 2013 a las 08:05

    Y la segunda extrañeza es…« y el Gobierno?..y los españoles?
    .
    Y la pregunta CLAVE « QUÉ DICE VUESTRA CONSTITUCIÓN»?

  26. Mariacruz - Martes, 9 de julio de 2013 a las 08:07

    También se acuerdan de pregunta..”y el Rey? “

  27. ROBERTOG - Martes, 9 de julio de 2013 a las 09:37

    Els catalans el extranjer intentem boicotejar espanya sempre

  28. ANS. HISPANO. - Martes, 9 de julio de 2013 a las 11:36

    Estos separatas tienen un complejo del copón
    porque quisieran tener una historia que
    nunca ha tenido lugar.

    Acabarán como siempre, huyendo despavoridos
    por las alcantarillas. Además de traidorzuelos,
    caganers.

  29. Luis - Martes, 9 de julio de 2013 a las 16:11

    Quedan muchos hospitales en cataluna de las epocas de franco para cerrar y contruyendo centros de barracones para los ninyos y von no pagar el gasto farmaceutico y de paso decimos eso de que Espanyas nos esta robando.
    Cuanto babau

  30. Elena - Martes, 9 de julio de 2013 a las 17:37

    Efectivamente, con noticias como esta, gastando dinero tontamente, mientras no se paga a funcionarios, farmacias, se cierran hospitales, se recortan servicios, se eliminan medicamentos de la SS, se paralizan obras, te hace pensar.

    ¿Hasta que punto están aborregados estos nacionalistas para no ver que su govern les esta tomando el pelo, los esta usando de tontos útiles y están jugando con su bienestar futuro y el de sus hijos?

  31. Una opinión más - Martes, 9 de julio de 2013 a las 18:09

    Hay dispendios que en otros países de nuestro entorno son delito.

  32. ja hi som - Martes, 9 de julio de 2013 a las 23:47

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.