Cataluña

‘Nuestros nacionalistas no quieren pertenecer a Europa, sino a un exquisito club formado por alemanes y otras gentes de bien como la imagen que tienen de ellos mismos. Sin españoles, ni portugueses. Puro infantilismo narcisista, por no decir un descarnado racismo disfrazado de reivindicación histórica’

[&hellip

Redacción
Martes, 9 de abril de 2013 | 08:25

María Teresa Giménez Barbat, escritora y miembro del Consejo Territorial de UPyD en Cataluña, en un artículo publicado en Abc, este domingo:

‘[…] Hace unos días, debatí con una agradable independentista que reclamaba la secesión esgrimiendo ese argumento ahora tan usual de los motivos económicos. Pero fue más allá: añadió con franqueza que no quería aportar recursos a ‘gente extraña’. ‘Gente extraña’. Reconozco que me chocó particularmente. No sólo por el crudo distanciamiento moral que traslucía la expresión, sino por el hecho de que quien la profería tenía como apellidos unos nada catalanes. Digamos, por poner un ejemplo, que se llamaba Ibarreche Aznar. La verdad, era tan paradójico que no pude evitar manifestarle mi sorpresa. Y eso es todo lo que puedo decirles sobre su postura y sentimientos, ya que no le pareció necesario responderme. La agradable señora no dialogó más conmigo y quien la sustituyó fue mi amigo anfitrión, que recriminó dolido mis palabras. ¿Acaso una catalana de apellidos, hum, españoles, no podría ser independentista? ¿Acaso estaba yo discriminando a la gente por su apellido? ¿No podría él, en justa contra-argumentación, atribuir mi españolismo a mi muy delator primer apellido?

Está claro que no me comprendió. Por supuesto que se puede ser independentista con apellidos como los suyos o como el mío. ¡Pues no hemos visto a Lópeces y Péreces reclamando Estado propio! Naturalmente. De la misma manera que se puede estar en contra de desgajar Cataluña de España llamándose Galvany o Tutusaus. Lo que me asombra, me entristece y me desanima es esta locución, ‘gente extraña’. Porque es extravagante y un sinsentido que alguien califique así al resto de los españoles. Nos gustarán más los gallegos que los extremeños, los aragoneses que los valencianos, y siempre por motivos personales y subjetivos. Pero ‘extraño’ no lo es ninguno. Y menos para una Ibarreche Aznar. Seguramente serán la mayor parte de sus parientes y también una buena parte de sus amigos. Personas con las que ha compartido un país, un lugar de donde proceden o procedieron abuelos, primos o algún cuñado o yerno. ¿Cómo puede decir alguien una cosa tan ilógica?

Pues lo dicen convencidos. Y la causa no ha sido la realidad, ni la experiencia, ni el sentido común. Felicidades, nacionalistas. Las opiniones de la agradable señora no tienen más etiología que años y años de adoctrinamiento en el extrañamiento que, como saben los psicólogos de masas, no está muy lejos de la deshumanización del otro, paso previo para el odio. Ella no quiere que su dinero vaya a quien no considera suyo. Lo mismo que otros ciudadanos antiespañoles. Pero resulta que les preguntas y todos quieren formar parte de la Unión Europea. Y ahí está el quid de la cuestión. Si una Ibarreche Aznar considera que otro Ibarreche Aznar es un ‘extraño’ que no merece su solidaridad, ¿qué no dirá cuando le pida dinero un Bratovic o un Opieczonek? Para raros, raros, los que no han formado parte ni de su sangre ni de su historia. En realidad, nuestros nacionalistas no quieren pertenecer a Europa, sino a un exquisito club formado por alemanes, holandeses y otras gentes de bien como la imagen que tienen de ellos mismos. Sin españoles, ni griegos, ni portugueses. Puro infantilismo narcisista, por no decir un descarnado racismo disfrazado de reivindicación histórica.

Nunca, nunca una región que se separe de un país democrático debería ser admitida en Europa. Si no has podido tolerar a los tuyos, llevas la peor tarjeta de presentación para un club de muy distintos. Eres una bomba de relojería. Podríamos decir que Europa es una metáfora de España. Gentes diversas y un surtido completo de virtudes y defectos. Con su gente trabajadora, sus vagos, sus emprendedores o sus corruptos. Como en todas partes. Y no necesita ni más tribus ni más naciones. Precisamente se creó para superar la tentación nacionalista, pulsión letal que tantas muertes ha causado. Y el escalón obligatorio para el acceso es haber asumido a los propios como propios. Qué menos. Si no es así es que alguien no ha entendido de qué va el asunto’.

Temas: , ,

63 Comments en “‘Nuestros nacionalistas no quieren pertenecer a Europa, sino a un exquisito club formado por alemanes y otras gentes de bien como la imagen que tienen de ellos mismos. Sin españoles, ni portugueses. Puro infantilismo narcisista, por no decir un descarnado racismo disfrazado de reivindicación histórica’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Cómo? - Miércoles, 10 de abril de 2013 a las 16:34

    RUBLIK – Martes, 9 de abril de 2013 a las 23:43

    Toda la razón, y es cierto que se puede hablar de una Catalunya profunda y también de una Catalunya cosmopolita y mediterránea, tradicionalmente abierta y de orígenes mercaderes, alejada de siempre de todos estos postulados de ruptura. Dicho esto los apellidos tienen poco que ver, más bien lo importante es la actitud, que será de sumisión caso de ser un subvencionado del régimen. En nuestra sociedad habría que valorar más la aptitud que la actitud.

  2. ja hi som - Miércoles, 10 de abril de 2013 a las 20:14

    “A veure, et poso algunes frases claus de l’article:”

    Gràcies. Ja les havia llegides.

    El que vosté no pot negar és que la clau de l’article són els cognoms. L’autora no ens hauria mostrat el seu horrible etnicisme si l’interlocutora s’haguès dit, per exemple, Puig Ulldemolins.
    Però no, es deia, diguem, Ibarreche Aznar.

    I aixó la senyora Giménez no ho enten. Estem acostumats a que els dirigents d’un partit que treu menys vots que el partit pirata no entenguin res d’una societat catalana que escull de forma aclaparadora opcions polítiques oposades al seu nacionalisme ètnic.

    Com no enteneu la colla de nacionalistes espanyols que no hi ha cap xenofòbia en la catalanitat. Negar-nos a abraçar una identitat que ens menysprea és absolutament lògic i necessari.
    Ningú consideraria xenòfob a algú que s’identifica com francès, o nordamericà, o argentí, i no espanyol.

    NO era cap “sinsentido” que un Bolívar mostrés el seu rebuig per Espanya, per molt espanyol que fos segons aquella constitució “bihemisfèrica” ni molts cognnoms espanyols que tinguès.

    Però només el més ranci etnicisme us porta a dubtar de la catalanitat d’una Ibarreche. NIngú normal dubta de la francesitat d’un Sarkozy, o la nordamericanitat d’un Obama.
    O de l’argenititat d’un Giménez.

    I si no li agrada el que fa Marc-Alvaro (??) s’ho diu vosté. Jo em limito a mostrar el meu rebuig a l’ultraespanyolisme de la senyora Giménez.

  3. Les gambes de Palamos parlan catala - Miércoles, 10 de abril de 2013 a las 23:45

    Hola,

    Soy una anchoa de Cantabria. Mi prima vive en L’Escala. Tengo que aprender catala para irme a Gerona a ver a mi prima? Y si me pescan, me salan y me meten en un bote, pagaran mas por mi si parlo catala? Paladares finos, en catala si us plau.

  4. MG - Jueves, 11 de abril de 2013 a las 14:18

    Totalmente de acuerdo. Es curioso algunos comentarios nacionalistas. No son consciente de la realidad en que viven. Muchos de ellos tienen lazos familiares, amigos, ect y seguro estoy que muchos o algunos no piensan igual, éstos sólo se dedican a crear falsa realidades para excusar e insulta al vecino o hermano, ect. No existe ninguna diferencia, pero ellos si la ven. Menuda imaginación.

  5. ja hi som - Jueves, 11 de abril de 2013 a las 15:04

    “crear falsa realidades para excusar e insulta al vecino o hermano, ect.”

    Dir que som i ens sentim catalans no és cap insult per ningú.
    Negar-nos a ser tractats com ens tracta l’estat espanyol és un exercici de dignitat.

    Mostrarem sempre que calgui fins a quin punt és detestable el nacionalisme ètnic espanyol que mostra la seva horrible sorpresa pels cognoms de qui s’identifica com català.

  6. Sedanolloc - Jueves, 11 de abril de 2013 a las 20:25

    “la seva horrible sorpresa pels cognoms de qui s’identifica com català.”

    Repetir mil vegades la mateixa mentida no fa que sigui certa. En tot cas et fa quedar com un analfabet funcional.
    Un cop més: la sorpresa de la senyora Barbat no és “pels cognoms de qui s’identifica com català”, sino dels qui consideren la resta d’espanyols “gent estranya”.
    Si no ests capaç de seguir un raonament tan senzill limíta’t a llegir tebeos o programes electorals d’ERC.

  7. Sedanolloc - Jueves, 11 de abril de 2013 a las 22:00

    Per cert, si vols veure qui són els que estan obsessionats amb els cognoms (¡Ooooh, horrible etnicisme, buàaa, buàaa!), fes una ullada a això:

    https://twitter.com/CarodRoviraJLl/status/322426120123326466

  8. ja hi som - Jueves, 11 de abril de 2013 a las 23:21

    “la sorpresa de la senyora Barbat no és “pels cognoms de qui s’identifica com català”, sino dels qui consideren la resta d’espanyols “gent estranya”

    Vosté ho pot intentar negar, però la senyora Giménez (per qué li diu “Barbat”? no li agrada Giménez), ens ha mostrat la seva horrible sorpresa pels cognoms:

    “Reconozco que me chocó particularmente. No sólo por el crudo distanciamiento moral que traslucía la expresión, sino por el hecho de que quien la profería tenía como apellidos unos nada catalanes. Digamos, por poner un ejemplo, que se llamaba Ibarreche Aznar. La verdad, era tan paradójico que no pude evitar manifestarle mi sorpresa”

    Sou tan profundament ancorats en un passat de pureses de sang que no veieu la monstruositat de trobar paradoxal que algunes persones no segueixin el vostre ranci etnicisme.

    Com si el món s’haguès de moure segons els cognoms. Si fos per vosaltres, els descendents de Bolivar encara ara haurien de acotar el cap front el Borbó.

  9. ja hi som - Jueves, 11 de abril de 2013 a las 23:28

    “els que estan obsessionats amb els cognoms”

    Ui, sí!! Obsessionadíssim.

    Segur, segur, que un català fill d’aragonès està obsessionadíssim pels cognoms.

    Com el López. O com el Carretero, oi?

    Sou patètics…

    http://www.vozbcn.com/2012/01/02/98....unya-2010/

  10. ja hi som - Viernes, 12 de abril de 2013 a las 12:49

    “Repetir mil vegades la mateixa mentida no fa que sigui certa.”

    Que la senyora Giménez mostra sorpresa pels cognoms “poc catalans” de la seva interlocutora no és cap mentida.

    “Reconozco que me chocó particularmente. No sólo por el crudo distanciamiento moral que traslucía la expresión, sino por el hecho de que quien la profería tenía como apellidos unos nada catalanes. Digamos, por poner un ejemplo, que se llamaba Ibarreche Aznar. La verdad, era tan paradójico que no pude evitar manifestarle mi sorpresa”

  11. ja hi som - Viernes, 12 de abril de 2013 a las 12:52

    Per qué li diu “senyora Barbat”? No li agrada Giménez?

  12. MG - Viernes, 12 de abril de 2013 a las 22:40

    ja hi som. Es mentira lo que afirmo. Yo me siento catalan y soy catalán. Desde su óptica es algo imposible ya que me siento español y no entra en la mentalidad de muchos de vosotros. El estado español como bien dice usted es sujeto de derechos y deberes, de lo contrario sería una colonia. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. Tiene usted libertad y sobre todo pluralismo político de lo contrario usted y yo viviríamos en un estado opresor.

  13. Sedanolloc - Sábado, 13 de abril de 2013 a las 09:33

    “Per què li diu “senyora Barbat”? No li agrada Giménez?”

    Suposo que pel mateix motiu que la gent li deia Zapatero i no Rodríguez al president anterior.

    De debó, faci’s mirar aquesta obsessió malaltissa amb els cognoms de la gent. Horrible, horrible etnicisme.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.